Sar­to­ri, No­vick y la de­mo­cra­cia

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - MARTÍN AGUIRRE

Pri­me­ro que na­da, un avi­so. Es un po­co tris­te, pe­ro en es­tas fe­chas hay que eli­mi­nar to­da sus­pi­ca­cia. El au­tor nun­ca vio a Juan Sar­to­ri, aun­que, a di­fe­ren­cia de una can­ti­dad de di­ri­gen­tes blan­cos, sí sa­be bien quién es y su tra­yec­to­ria em­pre­sa­rial. Es su tra­ba­jo. Por otro la­do, co­no­ce a No­vick, con quien man­tie­ne un tra­to co­rrec­to. Co­mo res­pon­sa­ble pe­rio­dís­ti­co de El País pue­de ase­gu­rar que ja­más una no­ta de nin­guno de los dos, tu­vo con­tra­par­ti­das eco­nó­mi­cas.

Bien, acla­ra­do es­to, so­bre to­do an­te la sus­pi­ca­cia he­cha lle­gar por al­gún di­ri­gen­te po­lí­ti­co en las úl­ti­mas ho­ras, po­de­mos en­trar al te­ma de fon­do: el im­pac­to de la irrup­ción de es­tos can­di­da­tos “no tra­di­cio­na­les”, por de­fi­nir­los de al­gu­na for­ma, en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co lo­cal.

Los ti­tu­la­res de es­tos días los ro­bó Juan Sar­to­ri, con su pro­mo­cio­na­do arri­bo al Uru­guay, y una cam­pa­ña de ex­pec­ta­ti­va so­bre su even­tual pos­tu­la­ción en la in­ter­na blan­ca. Se tra­ta de un em­pre­sa­rio de me­nos de 40 años, que de al­gún for­ma desa­rro­lló la prin­ci­pal em­pre­sa agrí­co­la del país (UAG), y que su­po ha­cer bue­nos ne­go­cios en el go­bierno an­te­rior, en­tre ellos al­guno vin­cu­la­do a la ma­rihua­na.

Su in­ten­ción de com­pe­tir por la pre­si­den­cia en el Par­ti­do Na­cio­nal ha ge­ne­ra­do un tsu­na­mi. Va­rios di­ri­gen­tes han sa­li­do con inusi­ta­da du­re­za, y el dipu­tado Gan­di­ni se­ña­ló que le gus­ta­ría ha­cer­le una es­pe­cie de test so­bre la le­tra de la Mar­cha de Tres Ár­bo­les. Des­de el Fren­te Am­plio, cu­yos go­bier­nos lo tra­ta­ron con afec­to, se ape­ló a su ca­li­dad de “mi­llo­na­rio” y a que vi­ve en el ex­te­rior pa­ra de­fe­nes­trar­lo. Muy cohe­ren­te y ma­du­ro to­do.

La pre­gun­ta que na­die hi­zo y que es la can­ta­da, es pa­ra qué quie­re Sar­to­ri ser can­di­da­to en una in­ter­na don­de tie­ne mí­ni­ma chan­ce de ga­nar. Re­cor­de­mos que se tra­ta de una pri­ma­ria sin vo­to obli­ga­to­rio, por lo cual los apa­ra­tos es­ta­ble­ci­dos son vi­ta­les. La ver­dad, no pa­re­ce que en unos po­cos me­ses, el nue­vo can­di­da­to pue­da com­pe­tir se­ria­men­te con los as­pi­ran­tes ya con­so­li­da­dos.

El ca­so de No­vick es un po­co di­fe­ren­te. Es un em­pre­sa­rio que hi­zo for­tu­na en Uru­guay, que siem­pre tu­vo vin­cu­la­ción con la po­lí­ti­ca, y que vie­ne tra­ba­jan­do ya ha­ce años en la in­gra­ta ta­rea de im­po­ner un nue­vo par­ti­do. Su per­fil a ve­ces des­con­cier­ta a los ana­lis­tas, ya que tie­ne un tono du­ro con el go­bierno y el Pit-cnt, pe­ro ha si­do siem­pre res­pe­tuo­so con el pre­si­den­te Váz­quez, y ha­bi­li­tó con sus edi­les la con­cre­ción del plan de obras que iba a “sal­var” a la ges­tión de Da­niel Mar­tí­nez. De las gran­des obras, si te he vis­to no me acuer­do.

Des­de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal se le cri­ti­ca la su­pues­ta “com­pra” de di­ri­gen­tes y que con­se­gui­ría im­po­ner su men­sa­je en ba­se a di­ne­ro. Co­mo reac­ción, en la úl­ti­ma ley de fi­nan­zas elec­to­ra­les se in­clu­yó un as­pec­to que im­pi­de a un can­di­da­to pa­gar cos­tos sus­tan­cia­les de cam­pa­ña con su pro­pio ca­pi­tal, al­go que apun­ta con nom­bre y ape­lli­do con­tra No­vick.

Más allá de en­co­nos y zan­ca­di­llas, hay un as­pec­to que sue­le ser men­cio­na­do co­mo re­le­van­te a la ho­ra de cri­ti­car a es­tos per­so­na­jes que ate­rri­zan en la po­lí­ti­ca lue­go de ha­cer for­tu­na en otros cam­pos. Y es el pe­li­gro de que su éxi­to cons­pi­re con­tra un sis­te­ma de par­ti­dos que ha si­do el gran di­fe­ren­cial ins­ti­tu­cio­nal de nues­tro país res­pec­to a la re­gión. Un sis­te­ma du­ro y com­pe­ti­ti­vo, y que ge­ne­ra un fe­no­ti­po de di­ri­gen­te ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te a No­vick o Sar­to­ri.

Aho­ra bien, es­ta si­tua­ción obli­ga a ha­cer­se va­rias pre­gun­tas.

La pri­me­ra es por qué a los po­lí­ti­cos “tra­di­cio­na­les” les ge­ne­ra tan­ta irri­ta­ción el sur­gi­mien­to de es­tas fi­gu­ras. Por un la­do, no pa­re­ce que in­clu­so in­vir­tien­do mi­llo­nes (co­sa que no es­tá sien­do el ca­so) pue­dan ge­ne­rar un im­pac­to tan gran­de en la opi­nión pú­bli­ca. De nue­vo, las chan­ces de Sar­to­ri son muy es­ca­sas, y pe­se a los años que lle­va ya en la pa­les­tra, el par­ti­do de No­vick en nin­gún en­cues­ta ha lle­ga­do al 10%

Se­gun­do, ¿qué tie­ne de ma­lo

¿Por qué a al­gu­nos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos “tra­di­cio­na­les” les ge­ne­ra tan­ta irri­ta­ción el sur­gi­mien­to de es­tas fi­gu­ras que irrum­pen en es­ce­na?

que al­guien con di­ne­ro quie­ra me­ter­se en po­lí­ti­ca? Se tra­ta de una ac­ti­vi­dad du­ra, in­gra­ta, y que en Uru­guay nun­ca ha he­cho mi­llo­na­rio a na­die. Si al­guien que tie­ne la chan­ce de pa­sar su tiem­po en al­gu­na pla­ya de las Mal­di­vas, pre­fie­re re­co­rrer un can­te­gril y me­ter­se en el fan­gal del de­ba­te pú­bli­co, al me­nos pa­ra es­te pe­rio­dis­ta, so­lo me­re­ce aplau­sos. Y el he­cho de te­ner pla­ta po­dría ser un pro­ble­ma pa­ra el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, pe­ro pa­ra na­die más.

Por úl­ti­mo, en un mun­do con los cam­bios que tie­ne es­te ¿al­guien cree que la po­lí­ti­ca o el sis­te­ma de par­ti­dos va a se­guir in­có­lu­me co­mo ha­ce 30 años? ¿Y en una so­cie­dad que se ha pau­pe­ri­za­do co­mo la uruguaya? La res­pues­ta es ob­via.

Si te­ne­mos, co­mo to­dos cree­mos, un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co sa­lu­da­ble, una ins­ti­tu­cio­na­li­dad par­ti­da­ria só­li­da, y nor­mas re­gu­la­to­rias efi­cien­tes, no ha­bría que te­mer a na­die que quie­ra apor­tar su grano de are­na a me­jo­rar el país. Y si no te­ne­mos na­da de eso, tal vez en vez de in­dig­nar­se, nues­tros ac­tua­les di­ri­gen­tes de­be­rían legislar pa­ra que lo ten­ga­mos. ¿No?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.