Na­cio­nal de­man­dó a dos hin­chas por da­ñar ima­gen

Pi­de US$ 600.000 por ges­tos en par­ti­do con­tra Cha­pe­co­en­se

El Pais (Uruguay) - - NACIONAL - EDUARDO BARRENECHE

El 31 de ene­ro de 2018, Na­cio­nal dis­pu­tó un par­ti­do de fútbol por la “Co­pa Li­ber­ta­do­res” en el es­ta­dio Are­na Con­dá, ubi­ca­do en la ciu­dad de Cha­pe­có en Bra­sil. Du­ran­te el en­cuen­tro, dos hin­chas pro­vo­ca­ron a los afi­cio­na­dos de Cha­pe­co­en­se a tra­vés de ges­tos que alu­dían a la tra­ge­dia aé­rea ocu­rri­da el 28 de no­viem­bre de 2016 don­de per­die­ron la vi­da 71 ju­ga­do­res, di­ri­gen­tes y alle­ga­dos al club nor­te­ño. Los ges­tos hi­cie­ron cla­ra alu­sión a la caí­da del avión, bur­lán­do­se de es­ta ma­ne­ra de los su­ce­sos más trá­gi­cos que se han vi­vi­do en la his­to­ria del de­por­te mun­dial, se­ña­la la de­man­da re­dac­ta­da por el abo­ga­do de Na­cio­nal, Raúl Acu­ña.

La con­duc­ta de los dos hin­chas ge­ne­ró que la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na de Fútbol pro­mo­vie­ra un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio por el cual se san­cio­nó a Na­cio­nal con una mul­ta de US$ 80.000, con la prohi­bi­ción de ju­gar tres par­ti­dos en con­di­ción de vi­si­tan­te acom­pa­ña­do de su hin­cha­da y con una se­ria ad­ver­ten­cia ha­cia el fu­tu­ro en cuan­to a la po­si­ble apli­ca­ción de sanciones más se­ve­ras.

Ade­más de las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y de­por­ti­vas, los ges­tos de los hin­chas cau­sa­ron “un se­rio y gra­ve per­jui­cio” a la ima­gen del club tan­to en el plano na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal, ya que el par­ti­do fue re­trans­mi­ti­do por te­le­vi­sión a va­rios paí­ses.

En la au­dien­cia de con­ci­lia­ción rea­li­za­da el 2 de abril pa­sa­do, los hin­chas re­co­no­cie­ron ha­ber rea­li­za­do los ges­tos ha­cia la par­cia­li­dad de Cha­pe­co­en­se. Pe­ro se­ña­la­ron que no co­me­tie­ron un he­cho ilí­ci­to sino que in­cu­rrie­ron en un “desa­ti­na­do” uso de la li­ber­tad de ex­pre­sión.

Pa­ra Na­cio­nal, los dos par­cia­les vio­la­ron el deber le­gal de no cau­sar da­ño y sus ges­tos ha­cia la hin­cha­da del club bra­si­le­ño re­pre­sen­tan un “uso abu­si­vo” del de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

La de­man­da ex­pre­sa que la ga­ran­tía a la li­ber­tad de ex­pre­sión que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca “no es ab­so­lu­ta” co­mo pa­re­ce ser que en­tien­den los hin­chas de­man­da­dos. “No es po­si­ble es­cu­dar­se en tal sa­gra­do prin­ci­pio cons­ti­tu-

“La li­ber­tad de ex­pre­sión no da pa­ten­te de cor­so a na­die”, di­ce Na­cio­nal.

cio­nal, ob­te­nien­do a tra­vés del mis­mo una es­pe­cie de ‘pa­ten­te de cor­so’ pa­ra de esa for­ma po­der ha­cer y de­cir lo que a ca­da uno le plaz­ca sin nin­gún ti­po de lí­mi­te y me­nos aún pre­ten­der no te­ner nin­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad cuan­do tal ejer­ci­cio abu­si­vo de un de­re­cho pro­vo­ca da­ños, co­mo efec­ti­va­men­te ha ocu­rri­do en es­te ca­so”, di­ce es­cri­to

Na­cio­nal cuan­ti­fi­có el da­ño mo­ral y el per­jui­cio a su ima­gen ins­ti­tu­cio­nal en US$ 500.000. A ese re­cla­mo le su­mó la mul­ta de US$ 80.000 que le im­pu­so la Con­fe­de­ra­ción Su­da­me­ri­ca­na y US$ 30.000 que de­bió gas­tar en ho­no­ra­rios de un abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en con­tin­gen­cias ju­rí­di­co-de­por­ti­vas. To­tal re­cla­ma­do: US$ 610.000.

“GES­TOS LÍCITOS”. Los abo­ga­dos de­fen­so­res de uno de los hin­chas, Martín Et­che­verry y Da­niel Burgos, con­tes­ta­ron la de­man­da de Na­cio­nal afir­man­do que es­ta es to­tal­men­te in­apli­ca­ble, inad­mi­si­ble e im­pro­ce­den­te. “Se tra­ta lo acon­te­ci­do de ges­tos rea­li­za­dos en la pa­sión del in­ter­cam­bio de agra­vios en­tre am­bas hin­cha­das, sin du­da hi­rien­tes y to­tal­men­te cen­su­ra­bles des­de el pun­to de vis­ta mo­ral, lo que asu­mi­mos”, ex­pre­sa el es­cri­to de Et­che­verry y Burgos al que ac­ce­dió El País.

Pa­ra los de­fen­so­res del hin­cha, las ac­ti­tu­des de los par­cia­les al­bo fue­ron inade­cua­das pe­ro lí­ci­tas por­que tie­nen la “pro­tec­ción” de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca. “No se agre­dió por ‘mo­ti­vos de co­lor de piel, ra­za, et­nia, idio­ma, cre­do u ori­gen’ ni por su na­cio­na­li­dad, ni por sus ideas, si­tua­ción so­cial o eco­nó­mi­ca, o sus pre­fe­ren­cias u op­cio­nes se­xua­les”, agre­ga el do­cu­men­to.

Ad­vier­te que, en sus ges­tos, los hin­chas tri­co­lo­res no in­ci­ta­ron al odio o al des­pre­cio, ni rea­li­za­ron apo­lo­gía del de­li­to ni in­ci­ta­ción a la vio­len­cia. Y agre­ga: “No se in­ju­rió ni di­fa­mó a los des­ti­na­ta­rios. No se arro­ja­ron ga­rra­fas ni otros ob­je­tos a la hin­cha­da ni exis­tie­ron ac­tos de vio­len­cia por par­te de los de­man­da­dos”.

Sos­tie­ne que, en los ges­tos efec­tua­dos por los par­cia­les al­bos an­te sus ri­va­les, no existió el ex­ce­so que re­quie­ren las nor­mas uru­gua­yas pa­ra que exis­ta una res­pon­sa­bi­li­dad que ge­ne­re una in­dem­ni­za­ción por la par­te de­man­da­da.

JUI­CIO. El Club Na­cio­nal con­si­de­ró que los ges­tos de dos hin­chas tu­vie­ron re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.