Re­ga­si­fi­ca­do­ra, se­cre­to y au­sen­cias

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

La au­sen­cia de tres le­gis­la­do­res de la opo­si­ción (Be­ti­na Bri­tos y Ri­car­do Be­rois del Par­ti­do Na­cio­nal y Guillermo Fa­ce­llo del Par­ti­do de la Gen­te) per­mi­tió que el Fren­te Am­plio, a pe­sar del re­ti­ro de sa­la del dipu­tado “re­bel­de” Da­río Pérez, im­pu­sie­ra su ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y no so­lo re­cha­za­ra el pe­di­do de pa­se de los an­te­ce­den­tes de la Re­ga­si­fi­ca­do­ra a la Jus­ti­cia, sino que tam­bién se apro­ba­ra de­cla­rar “se­cre­ta” par­te de la documentación ma­ne­ja­da por la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra. Den­tro de ese le­ga­jo se en­cuen­tran los an­te­ce­den­tes y ac­tua­cio­nes que se re­la­cio­nan con la em­pre­sa bra­si­le­ña OAS, a la que le fue ad­ju­di­ca­da la con­ce­sión pa­ra la cons­truc­ción del ga­so­duc­to que co­nec­ta­ría el bar­co re­ga­si­fi­ca­dor en Pun­tas de Sa­ya­go con la plan­ta en tie­rra.

La Re­ga­si­fi­ca­do­ra, una me­ga­obra que abra­za­ron dos go­bier­nos del FA (pri­me­ro Mu­ji­ca y lue­go Váz­quez) ha de­ja­do un re­gue­ro de pér­di­das que se es­ti­man en unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res y ha afec­ta­do —ade­más del bol­si­llo de los ciu­da­da­nos— a unas 300 fir­mas na­cio­na­les de dis­tin­to por­te y de los ru­bros más va­ria­dos. En ese pa­que­te, la pre­sen­cia de OAS, una em­pre­sa que no in­te­gra el gru­po Ode­brecht pe­ro es­tá vin­cu­la­da a las in­ves­ti­ga­cio­nes del La­va Ja­to, ha si­do uno de los ele­men­tos más po­lé­mi­cos de las con­tra­ta­cio­nes de la Re­ga­si­fi­ca­do­ra y ha de­ja­do una lar­ga lis­ta de jui­cios y re­cla­mos.

Pe­ro, más allá de lo que sig­ni­fi­ca pa­ra el país el es­tre­pi­to­so fra­ca­so de es­te pro­yec­to y sus con­se­cuen­cias en la muy cas­co­tea­da eco­no­mía que va de­jan­do el Fren­te Am­plio co­mo le­ga­do, en lo su­ce­di­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados se des­ta­ca­ron dos epi­so­dios: el se­cre­tis­mo que se im­pu­so des­de las al­tu­ras so­bre los por­me­no­res de cier­tas “aven­tu­ras” y la res­pon­sa­bi­li­dad de al­gu­nos le­gis­la­do­res de la opo­si­ción pa­ra que ello ocu­rra.

1) Los do­cu­men­tos so­bre OAS fue­ron en­via­dos a la Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra y, si se pre­sen­ta de­nun­cia pe­nal co­mo se anun­cia des­de la opo­si­ción, lle­ga­rán a la Jus­ti­cia. ¿Por qué se ocul­ta en­ton­ces? ¿Es so­lo “cer­ce­nar, li­mi­tar o po­ner obs­tácu­los a una ac­tua­ción que igual va­mos a cum­plir” co­mo di­jo el dipu­tado del PN Pa­blo Abdala?

No es­tá en jue­go la se­gu­ri­dad na­cio­nal. No hay un pro­ce­so en mar­cha que pue­da ex­pli­car la im­po­si­ción de si­len­cios por cues­tio­nes de opor­tu­ni­dad, con­fi­den­cia­li­da­des o even­tua­les per­jui­cios al Es­ta­do. Es al­go que ya pa­só: se fir­mó, hi­zo o no hi­zo OAS su tra­ba­jo y se ter­mi­nó, ya es his­to­ria. El Es­ta­do uru­gua­yo ha anun­cia­do su de­sin­te­rés por la obra de la Re­ga­si­fi­ca­do­ra.

Y en­ton­ces, ¿por qué no se pue­de co­no­cer ese pa­sa­do? Los ac­tos de un go­bierno de­mo­crá­ti­co ¿de­ben ser pú­bli­cos o cla­ndes­ti­nos? ¿Aca­so no se de­be ren­dir cuen­tas de ellos? Pe­ro, co­mo di­jo el dipu­tado del PI Da­niel Ra­dío: “Hay gen­te que tie­ne vo­ca­ción de ocul­ta­mien­to”.

2) No es la pri­me­ra vez que en cues­tio­nes im­por­tan­tes y que ha­cen al con­trol que de­be ejer­cer el Po­der Le­gis­la­ti­vo so­bre el Eje­cu­ti­vo, fra­ca­sa la opo­si­ción por­que al­guno de sus le­gis­la­do­res no se en­cuen­tra en sa­la. Ya ha­bía ocu­rri­do an­tes, con la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de ASSE que pi­dió una pró­rro­ga pa­ra sus in­ves­ti­ga­cio­nes y el FA la re­cha­zó. Si bien le fal­ta­ban dipu­tados, mu­chos más fal­ta­ron des­de la opo­si­ción, tan­tos que es muy difícil re­cor­dar los nom­bres.

Ni si­quie­ra se to­ma­ron la mo­les­tia de pe­dir la con­vo­ca­to­ria del su­plen­te. Po­dría jus­ti­fi­car­se si se re­ti­ran de sa­la por­que no es­tán de acuer­do con lo que pro­po­ne

Los vo­tos del Fren­te Am­plio en la Cá­ma­ra de Dipu­tados de­cla­ra­ron “se­cre­tos” los tér­mi­nos del acuer­do en­tre la Re­ga­si­fi­ca­do­ra con la em­pre­sa bra­si­le­ña OAS in­vo­lu­cra­da en el La­va Ja­to.

su Par­ti­do. En es­te ca­so, se­ría de or­den que así lo ex­pli­quen, co­mo hi­zo Da­río Pérez en Pa­ra em­pe­zar el día de Ra­dio Orien­tal: “No me ca­yó bien de­cla­rar al­go se­cre­to a los ojos del pue­blo”.

Pe­ro no, su omi­sión los con­vier­te en cóm­pli­ces del Fren­te Am­plio y ga­ran­tías de su po­lí­ti­ca de se­cre­tis­mo.

Es ade­más una fal­ta de res­pe­to al cuer­po le­gis­la­ti­vo y una irres­pon­sa­bi­li­dad con los ciu­da­da­nos que con­fia­ron en ellos y les die­ron su vo­to. La fun­ción de con­trol que de­be ejer­cer el Par­la­men­to so­bre el Po­der Eje­cu­ti­vo —y de eso se tra­tan las co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras— es esen­cial en el equi­li­brio de po­de­res y así lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca.

No cum­plie­ron. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos a los que per­te­ne­cen esos le­gis­la­do­res omisos de­be­rían pa­sar los an­te­ce­den­tes a sus tri­bu­na­les de con­duc­ta pa­ra que dic­ta­mi­nen si es­tas ac­ti­tu­des son co­rrec­tas.

Cuan­do se apro­xi­ma el año elec­to­ral es muy bueno que los ciu­da­da­nos que van a uti­li­zar su vo­to pa­ra ele­gir el fu­tu­ro se­pan quié­nes son los le­gis­la­do­res res­pe­tuo­sos de sus obli­ga­cio­nes y quié­nes no. Es, ni más ni me­nos, ase­gu­rar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.