Dos can­tan­tes “pro­gre­sis­tas”

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

Se fue Ro­ger Wa­ters, lle­ga Joan Ma­nuel Se­rrat. Los dos son ar­tis­tas “pro­gre­sis­tas” que ade­más de su ar­te nos traen sus ideas. Al igual que otras ce­le­bri­da­des del mun­do del es­pec­tácu­lo, am­bos apro­ve­chan su fa­ma pa­ra im­pul­sar cier­tas cau­sas o lan­zar sus crí­ti­cas con­tra per­so­na­jes o si­tua­cio­nes que les des­agra­dan. Son tan po­lé­mi­cos co­mo po­pu­la­res. Veá­mos­los.

So­bre Ro­ger Wa­ters con­fie­so que ape­nas co­no­cía su re­la­ción con Pink Floyd y esa can­ción for­mi­da­ble, The Wall, con pe­lí­cu­la in­clui­da. No te­nía idea de su mi­li­tan­cia ni de los con­cep­tos que iba a ex­po­ner du­ran­te su ful­gu­ran­te pa­sa­je por Mon­te­vi­deo. De ese as­pec­to po­lí­ti­co de su vi­si­ta qui­sie­ra ocu­par­me, in­ca­paz co­mo soy de emi­tir un jui­cio so­bre su ca­li­dad ar­tís­ti­ca.

En ese plano Wa­ters me pa­re­ció un so­be­rano “chan­ta” ca­paz de dis­cur­sear en la se­de del Pit-cnt, mez­clar de­re­chos hu­ma­nos con an­ti­se­mi­tis­mo, lan­zar con­sig­nas pseu­do­pro­gre­sis­tas, en­tro­me­ter­se en la po­lí­ti­ca uruguaya, de­cla­rar­se en con­tra de la Ley de Rie­go y cal­zar­se —sin sa­ber lo que era— una re­me­ra en pro de la “na­ción cha­rrúa”. Su idea era de­mos­trar su com­pro­mi­so con las mi­no­rías per­se­gui­das y los opri­mi­dos. Una mo­na­da.

Su dis­cur­so se­sen­tis­ta es tí­pi­co de esos ar­tis­tas que sien­ten la ne­ce­si­dad de dis­cul­par­se por ser tan ri­cos y fa­mo­sos. Son los que pro­te­gen su bue­na con­cien­cia de­fen­dien­do cau­sas aje­nas en tan­to, eso sí, se lle­nan la bi­lle­te­ra. Es que Ro­gers, gas­tos ex­clui­dos y re­ba­ja de los im­pues­tos mu­ni­ci­pa­les me­dian­te, se lle­vó de Mon­te­vi­deo más de dos mi­llo­nes de dó­la­res en los bol­si­llos y su me­da­lla de ciu­da­dano ilus­tre. Así va­le la pe­na ser un sep­tua­ge­na­rio pro­gre­sis­ta ca­paz de arri­mar­se de vez en cuan­do a los hu­mil­des pro­le­ta­rios.

El ca­so de Joan Ma­nuel Se­rrat es dis­tin­to. Ya no es aquel fer­vo­ro­so cas­tris­ta que ve­nía de tra­ba­jar en la za­fra azu­ca­re­ra de Cu­ba, su país-mo­de­lo de otro­ra. Hoy es un se­ñor más cen­tra­do al que hay que re­co­no­cer­le en­tre otras co­sas sus aga­llas por en­fren­tar a los te­rro­ris­tas de la ETA y por ob­je­tar —él, que es el ca­ta­lán por ex­ce­len­cia— el sar­pu­lli­do in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña. Aun­que lo creo un ti­po mu­cho más ho­nes­to que Wa­ters, los mez­clo a am­bos en es­ta co­lum­na por­que des­de ha­ce años lle­vo cla­va­da una es­pi­na con el nom­bre de Se­rrat.

Del ca­ta­lán sí co­noz­co sus can­cio­nes que to­da­vía me emo­cio­nan. Las que com­pu­so y las que mu­si­ca­li­zó so­bre ver­sos de poe­tas co­mo Miguel Her­nán­dez. Aun así no pue­do per­do­nar­le lo que hi­zo allá por oc­tu­bre de 1984 en el es­ta­dio Cen­te­na­rio cuan­do as­cen­dió al ge­ne­ral Lí­ber Se­reg­ni al es­tra­do. Fue un buen ges­to con un pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co re­cién li­be­ra­do. Mu­chos de los que allí es­tá­ba­mos em­pe­za­mos en­ton­ces a co­rear el nom­bre de Wil­son Ferreira, quien se­guía pre­so en la cárcel de Tri­ni­dad. Te­nía­mos la es­pe­ran­za de que Joan Ma­nuel lo men­cio­na­ra, pe­ro hi­zo oí­dos sor­dos (y no po­día ale­gar que des­co­no­cía el nom­bre de Wil­son, no­to­ria­men­te exi­la­do en Ca­ta­lu­ña en los años ochen­ta).

Pa­ra aquel Se­rrat so­lo im­por­ta­ban los pre­sos po­lí­ti­cos de iz­quier­da.

No sé si hoy él ha­ría lo mis­mo que en 1984. Tal vez no, tal vez ha­ya ma­du­ra­do lo su­fi­cien­te, pe­ro en to­do ca­so, aun­que me cues­te, vol­ve­ré a pri­var­me de es­cu­char­lo el sá­ba­do que vie­ne en el An­tel Are­na. To­da­vía me pe­sa su desai­re a Wil­son.

Ro­ger Wa­ters y Se­rrat vi­si­tan Mon­te­vi­deo y por­tan men­sa­jes más allá de sus can­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.