No­so­tros y ellos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

HU­GO BUREL

Des­de que en 1973 es­cu­ché por pri­me­ra vez en la ra­dio el ál­bum Dark si­de of the Moon de Pink Floyd que­dé des­lum­bra­do por su con­te­ni­do con­cep­tual y mu­si­cal. Pe­se a mi es­ca­so in­glés de en­ton­ces me pa­re­ció evi­den­te que esa ban­da apun­ta­ba a otra co­sa y, co­mo ya lo anun­cia­ban otros gru­pos bri­tá­ni­cos, des­de la ini­cial psi­co­de­lia y su con­di­ción un­der­ground Pink Floyd ac­ce­día a una nue­va di­men­sión de su mú­si­ca. Un cuar­to de si­glo des­pués, la ad­mi­ra­ción por el gru­po y aquel dis­co me­mo­ra­ble me lle­vó a es­cri­bir pa­ra el su­ple­men­to Cul­tu­ral de es­te dia­rio una no­ta que ti­tu­lé “La ca­ra ocul­ta de un año ne­gro”. En ella de­ta­llé la ges­ta que sig­ni­fi­có gra­bar ese ál­bum que una vez al­guien me pres­tó y nun­ca se lo de­vol­ví. Va­ya es­ta con­fe­sión co­mo una prue­ba de mi con­di­ción de fan de la ban­da li­de­ra­da por Ro­ger Wa­ters.

Por su­pues­to que no iba a per­der­me por na­da del mun­do el show del pa­sa­do sá­ba­do 3 en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, mu­cho más te­nien­do en cuen­ta que la play­list del mis­mo in­cluía va­rios te­mas de Dark si­de of the Moon. Pe­ro no es so­bre la con­tun­den­cia de un es­pec­tácu­lo ja­más vis­to en el país a lo que quie­ro re­fe­rir­me, al­go que ya ha si­do su­fi­cien­te­men­te co­men­ta­do en to­dos los me­dios, y so­bre lo cual exis­te una­ni­mi­dad: la pan­ta­lla mo­nu­men­tal, el so­ni­do per­fec­to y en­vol­ven­te, las imá­ge­nes deslumbrantes y unos mú­si­cos so­bre­sa­lien­tes pa­ra acom­pa­ñar a un Wa­ters que, a los 75 años y con inevi­ta­bles acha­ques vo­ca­les, to­da­vía da pe­lea en un es­ce­na­rio. Hu­bie­ra si­do bueno que lo su­yo se hu­bie­ra li­mi­ta­do a lo ar­tís­ti­co y con­fia­ra en que los con­te­ni­dos de las le­tras —que re­fle­jan lo que siem­pre pen­só y sos­tu­vo— ilus­tra­das y re­afir­ma­das por las imá­ge­nes y los ró­tu­los que acom­pa­ñan a al­gu­nas, fue­ran su­fi­cien­tes pa­ra ex­pre­sar sus pos­tu­ras po­lí­ti­cas, fi­lo­só­fi­cas, exis­ten­cia­les o del te­nor que sea. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, en de­ter­mi­na­do mo­men­to del fi­nal del show, al se­ñor Wa­ters se le ocu­rrió dis­cur­sear­nos en in­glés pa­ra ba­jar­nos lí­nea sin am­ba­ges.

No le al­can­zó a Wa­ters mon­tar en el in­ter­va­lo del show una le­ta­nía de men­sa­jes so­bre la enor­me pan­ta­lla men­cio­nan­do a quie­nes o a que de­bía­mos re­sis­tir. Ob­via­men­te, Do­nald Trump hoy es el blan­co per­fec­to pa­ra su mi­ría­da de enemi­gos y lla­mar­lo cer­do y en cas­te­llano ya no sor­pren­de a na­die por­que el re­pu­dio es cla­ro. Pe­ro a Ro­ger le que­da­ron al­gu­nos ejem­plos de la pia­ra a los que ol­vi­dó alu­dir, co­mo Ni­co­lás Ma­du­ro o Da­niel Or­te­ga, por ejem­plo. Creo que su pos­tu­ra no fue re­ci­bi­da con de­ma­sia­do en­tu­sias­mo por el pú­bli­co de las tri­bu­nas y la can­cha que, ade­más, no me cons­ta que en su ma­yo­ría es­tu­vie­ra al tan­to de lo que mu­si­cal­men­te ve­nía a es­cu­char. Bas­ta re­cor­dar al res­pec­to las ac­tua­cio­nes de Paul Mccartney o los Ro­lling Sto­nes en el mis­mo lu­gar.

Otra vez en el es­ce­na­rio y sin ol­vi­dar­me de que a los ni­ños del co­ro los vis­tió co­mo pre­sos de Guan­tá­na­mo pa­ra su ac­tua­ción can­tan­do Anot­her Brick in the Wall —eso en el ori­gi­nal no fi­gu­ra— par­cia­li­zan­do así su sim­bo­lis­mo, Wa­ters ne­ce­si­tó ex­pli­ci­tar más sus opi­nio­nes y aren­gas. Co­mo no tu­vo la de­fe­ren­cia de po­ner a al­guien que tra­du­je­ra su dis­cur­so al es­pa­ñol —co­sa que sí ocu­rrió du­ran­te su char­la en la se­de del Pit­cnt— no se qué por­cen­ta­je de las más de 40 mil per­so­nas pre­sen­tes en­ten­die­ron lo que di­jo, pe­se a que fue muy ob­vio y di­rec­to.

Sus pos­tu­ras po­lí­ti­cas o ideo­ló­gi­cas Wa­ters las ha sos­te­ni­do por dé­ca­das. Han si­do ma­te­rial re­cu­rren­te en las le­tras de mu­chos de sus te­mas, in­clu­si­ve en los úl­ti­mos, al­gu­nos de los cua­les in­ter­pre­tó en el show. Si uno re­pa­sa la biografía del mú­si­co se en­te­ra de que cuan­do te­nía ape­nas 5 me­ses su pa­dre, no­to­rio pa­ci­fis­ta y ac­ti­vis­ta so­cial, mu­rió en la ba­ta­lla de An­zio, du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, por lo cual se pue­den en­ten­der y has­ta jus­ti­fi­car al­gu­nas de sus pos­tu­ras po­lí­ti­cas. Aun así, lo su­yo es bas­tan­te evi­den­te: es­tá con­tra la gue­rra, el di­ne­ro, el ca­pi­ta­lis­mo, la dis­cri­mi­na­ción —in­clui­do el an­ti­se­mi­tis­mo—, los po­de­ro­sos, el fas­cis­mo, la vio­len­cia con­tra los ni­ños, el es­ta­do de Is­rael, Pu­tin, The­re­sa May, por su­pues­to Do­nald Trump, Mark Zuc­ker­berg, Er­do­gan, la caza del zo­rro en In­gla­te­rra y un lar­go et­cé­te­ra. Pe­ro es cla­ro que su pen­sa­mien­to se sus­ten­ta en una vi­sión ma­ni­quea del mun­do di­vi­di­do en­tre bue­nos y ma­los. Por su­pues­to que él es­tá del la­do de los bue­nos y quie­re que to­dos lo es­te­mos si se­gui­mos sus re­co­men­da­cio­nes pa­ra re­sis­tir. En­ton­ces se per­mi­te aren­gar­nos en in­glés sin im­por­tar­le que lo en­ten­da­mos o no. Tam­bién se en­ca­de­na, le­van­ta su pu­ño de­re­cho o sus dos bra­zos pa­ra en­fa­ti­zar el do­lor o la in­jus­ti­cia que can­ta en sus le­tras. Hay al­go de anar­co po­pu­lis­mo roc­ke­ro y me­sia­nis­mo en esa ac­ti­tud que pa­re­ció no te­ner en cuen­ta la ba­rre­ra idio­má­ti­ca.

Lo no­ta­ble de to­do es­to es que es­te tour de Ro­ger Wa­ters se ti­tu­la “Us+them”, que no es lo mis­mo que “Us and them”, uno de los te­mas más po­ten­tes y co­no­ci­dos de los que to­có. Ese signo de más en­tre la pa­la­bra “no­so­tros” y la pa­la­bra “ellos” po­dría dar a en­ten­der que el ideal es­tá en su­mar, no en di­vi­dir. Sin em­bar­go, el men­sa­je pa­re­ce ser otro. Hay que re­sis­tir a los “them”, en es­pe­cial a los que Wa­ters de­fi­ne co­mo enemi­gos de la hu­ma­ni­dad y la con­vi­ven­cia y cul­pa­bles de los desas­tres del mun­do a los que un cer­do vo­lan­te re­pre­sen­ta. Es­tá bien, es lo que pien­sa y tie­ne de­re­cho a ex­pre­sar­lo. Pe­ro una co­sa es co­mu­ni­car­lo co­mo ar­tis­ta y otra es de­te­ner el show y pa­sar­nos ese men­sa­je con re­tó­ri­ca he­mi­plé­ji­ca de pre­di­ca­dor ilu­mi­na­do pa­ra la sal­va­ción del mun­do.

El pen­sa­mien­to de Wa­ters se sus­ten­ta en una vi­sión ma­ni­quea del mun­do di­vi­di­do en­tre bue­nos y ma­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.