Ma­ga­lla­nes en el Pla­ta

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

Por­tu­gal do­mi­na­ba la pe­nín­su­la de Ma­la­ca y la ex­trac­ción de nuez mos­ca­da y cla­vo de olor. Los es­pa­ño­les no querían que­dar ex­clui­dos de tan co­lo­sa­les be­ne­fi­cios, por lo cual ur­gía la rea­li­za­ción de un via­je que per­mi­tie­ra lle­gar al Orien­te por me­dio de un ca­nal que co­mu­ni­ca­ra am­bos océa­nos.

La Corona cas­te­lla­na pu­so en­ton­ces al Pi­lo­to Ma­yor del Reino, Juan Díaz de So­lís, al fren­te de una ex­pe­di­ción que in­gre­só en 1513 al lue­go de­no­mi­na­do Río de la Pla­ta, pe­ro So­lís fue muer­to y co­mi­do por los in­dí­ge­nas al des­cen­der a tie­rra fir­me pa­ra ha­cer un re­co­no­ci­mien­to.

Cin­co años más tar­de Carlos I de Es­pa­ña in­sis­te y fir­ma nue­va ca­pi­tu­la­ción con Ma­ga­lla­nes, ma­rino por­tu­gués, quien con­cre­ta­ría su via­je en­tre 1519 y 1522. Lle­va­ban 239 tri­pu­lan­tes en cin­co na­ves, seis va­cas, 222 li­bras de arroz, 415 pi­pas de vino, 475 arro­bas de acei­te, 200 de vinagre, pes­ca­do se­co, to­cino, gar­ban­zos, len­te­jas y ha­ri­na, 250 res­tas de ajo, cien­tos de que­sos, miel y le­jía.

Fue ese ac­ci­den­ta­do via­je el que ha­lla­ría el an­sia­do es­tre­cho y que da­ría la pri­me­ra vuelta com­ple­ta al­re­de­dor del mun­do, con­fir­man­do su es­fe­ri­ci­dad: na­ve­gan­do ha­cia el oes­te y sin de­jar de avan­zar, pu­die­ron re­gre­sar al pun­to de par­ti­da.

El pa­sa­je de Ma­ga­lla­nes por el Río de la Pla­ta fue breve y se con­cre­tó lue­go de de­jar atrás la bahía de Río de Janeiro. Cuan­do se aden­tra­ron en el te­mi­do “Río de So­lís”, avis­ta­ron “una mon­ta­ña he­cha co­mo un som­bre­ro” que Ma­ga­lla­nes lla­mó “Mon­te vi­di”, el 10 de ene­ro de 1520. De allí se des­ta­có una nao que se in­ter­nó has­ta el río Uru­guay, re­gre­san­do con la cer­te­za de que no era el ca­mino que bus­ca­ban. Die­ron en­ton­ces la úni­ca mar­cha atrás del via­je, re­to­man­do el ca­mino ha­cia el sur, has­ta la bahía de “San Ju­lián”, lu­gar don­de se hun­de una na­ve y se amo­ti­na par­te de la tri­pu­la­ción. Me­dian eje­cu­cio­nes y cun­de el ham­bre.

La ex­pe­di­ción lle­gó al ca­nal en no­viem­bre y al­can­zó el océano que de­no­mi­nó Pa­cí­fi­co lue­go de más de un mes de na­ve­ga­ción. El ca­nal ha­bía si­do ha­lla­do, pe­ro el via­je aún se­ría muy lar­go y ac­ci­den­ta­do. Ma­ga­lla­nes no so­bre­vi­vi­ría al mis­mo, pe­ro sí Juan Se­bas­tián El­cano, quien lle­gó a San Lú­car de Ba­rra­me­da en una so­la nao (la Vic­to­ria), con 18 hom­bres de los 239 con que ha­bían zar­pa­do.

Fue­ron va­rios los cro­nis­tas de ese via­je y es po­si­ble re­crear el Pla­ta de 1519 des­de sus pá­gi­nas. Antonio Pi­ga­fet­ta, quien de­jó el más com­ple­to de esos re­la­tos, des­cri­be “un río gran­de de agua dul­ce” y agre­ga: “Aquí ha­bi­tan los ca­ní­ba­les, co­me­do­res de hom­bres. Uno de ellos, de fi­gu­ra gi­gan­tes­ca y cu­ya voz pa­re­cía la de un to­ro, se apro­xi­mó a nues­tra na­ve pa­ra ani­mar a sus com­pa­ñe­ros, que —te­mien­do le hi­cié­se­mos al­gún mal— se ale­ja­ron del río y se re­ti­ra­ron con sus avíos pa­ra el in­te­rior del te­rri­to­rio. Pa­ra no per­der la oca­sión de ha­blar­les y de ver­los de cer­ca, sal­ta­mos a tie­rra cien hom­bres y los per­se­gui­mos; cap­tu­ra­mos al­gu­nos pe­ro da­ban tan gran­des zan­ca­das que ni si­quie­ra co­rrien­do o sal­tan­do los pu­di­mos al­can­zar”.

“Es­te río tie­ne sie­te is­las. En la ma­yor, la que lla­man ca­bo de Santa María, hay pie­dras pre­cio­sas. An­tes su­pu­si­mos que es­ta agua no era un río, sino un ca­nal a tra­vés del cual se pa­sa­ba al mar del Sur, pe­ro rá­pi­da­men­te ve­ri­fi­ca­mos que no era más que un río, cu­ya bo­ca tie­ne die­ci­sie­te le­guas de an­cho. Fue aquí que, otro­ra, Juan Díaz de So­lís, quien co­mo no­so­tros iba a des­cu­brir nue­vas tie­rras, fue co­mi­do por los ca­ní­ba­les, en los cua­les con­fió de­ma­sia­do, con se­sen­ta hom­bres de su tri­pu­la­ción”.

Cos­tean­do, arri­ba­ron a dos is­las que des­cri­ben po­bla­das úni­ca­men­te de “gan­sos” (pin­güi­nos, en reali­dad) y lo­bos ma­ri­nos. “Hay tan­tos de los pri­me­ros y son tan man­sos que en una ho­ra hi­ci­mos abun­dan­te pro­vi­sión pa­ra la tri­pu­la­ción de cin­co na­víos. Son ne­gros y es­tán cu­bier­tos por to­do el cuer­po con plu­mas pe­que­ñas, sin te­ner en las alas su­fi­cien­tes de ellas co­mo pa­ra vo­lar. Co­mo no vue­lan, se ali­men­tan de pe­ces. Son tan gor­dos que tu­vi­mos que des­pe­lle­jar­los pa­ra po­der­los des­plu­mar. Su pi­co pa­re­ce un cuerno”.

Los lo­bos ma­ri­nos, agre­ga, “son de di­fe­ren­tes co­lo­res y ca­si del ta­ma­ño de una va­ca, ase­me­ján­do­se a la ca­be­za de es­te ani­mal. Las orejas son cor­tas y re­don­dea­das y tie­nen dien­tes muy lar­gos. No tie­nen pier­nas y los pies, uni­dos al cuer­po, se pa­re­cen a nues­tras ma­nos, sus de­dos es­tán li­ga­dos con una mem­bra­na, co­mo los de un pa­to. Si pu­die­ran co­rrer se­rían de te­mer, por­que mues­tran mu­cha fe­ro­ci­dad. Na­dan muy de pri­sa y co­men pe­ces”.

En me­dio de las is­las los sor­pren­dió una te­rri­ble tormenta, du­ran­te la cual vie­ron “los fue­gos de san Tel­mo, de san Ni­co­lás y de santa Ca­ta­li­na” ful­gu­ran­do en lo al­to de los más­ti­les.

Un au­tor anó­ni­mo, cu­yo có­di­ce fue en­con­tra­do en la Bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Lei­da, Ho­lan­da, agre­ga al re­la­to de Pi­ga­fet­ta un dato in­tere­san­te: “no sa­bía­mos de­ter­mi­nar si era río, pe­ro sos­pe­chá­ba­mos que de­bía ser, en cuan­to el agua era dul­ce y el fon­do so­la­men­te de tres o cua­tro bra­za­das”. Ma­ga­lla­nes man­dó bus­car e in­da­gar, vie­ron “al­gu­nos gen­tíos” y tra­je­ron al­gu­na pla­ta, por lo que le pu­sie­ron co­mo nom­bre “río de la Pla­ta”.

Por su par­te, Gi­nés de Ma­fra, un ma­ri­ne­ro de la na­ve Tri­ni­dad, na­rra que el pi­lo­to que Ma­ga­lla­nes en­vió a ex­plo­rar río arri­ba re­gre­só dos días des­pués afir­man­do que era un río muy gran­de y muy hon­do, con pe­que­ñas is­las y que vie­ron a al­gu­nos in­dios en ca­noas, he­chas con un tron­co ahue­ca­do en el me­dio. Con­ver­sa­ron, pre­gun­ta­ban co­sas, les res­pon­dían con se­ñas “y no­so­tros in­ter­pre­tá­ba­mos de acuer­do con nues­tra co­di­cia, por­que mos­tra­ron oro a es­te in­dio y en­ten­die­ron los nues­tros que él les de­cía que ha­bía oro; tam­bién le mos­tra­ron una ta­za de pla­ta y a es­to, se­gún en­ten­die­ron, él di­jo que es­pe­ra­sen que él les trae­ría mu­cha can­ti­dad. No sé si, por ven­tu­ra, es­te río to­mó el nom­bre por eso o por otra co­sa que su­ce­dió”.

El con­tra­maes­tre de la Tri­ni­dad, que tam­bién re­gis­tró el via­je, agre­gó una sim­ple pe­ro cla­ra ima­gen del te­rri­to­rio orien­tal: “en es­ta tie­rra no hay gen­te, aun­que es una tie­rra muy bue­na, con lin­dos cam­pos, sin ár­bo­les y muy pla­na”. Eran las pri­me­ras pos­ta­les de lo que hoy lla­ma­mos “no­so­tros”.

El cro­nis­ta des­cri­bió “Un río gran­de de agua dul­ce... don­de ha­bi­tan los ca­ní­ba­les co­me­do­res de hom­bres”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.