Maldonado: cui­da­co­ches no po­drán usar cal­za­da

No van a po­der de­te­ner el trán­si­to ni la­var los au­tos

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - MAR­CE­LO GA­LLAR­DO

▃▃ A par­tir de una nue­va re­gu­la­ción que en­tra­rá en vi­gen­cia en dos se­ma­nas, los cui­da­co­ches de Maldonado no po­drán usar la ca­lle pa­ra rea­li­zar sus ta­reas. Con­cre­ta­men­te no po­drán de­te­ner au­tos en cir­cu­la­ción pa­ra per­mi­tir la sa­li­da de otros que es­tán es­ta­cio­na­dos. Se es­ti­ma que los cui­da­co­ches au­to­ri­za­dos e in­for­ma­les su­man unos 1.000 en Maldonado. “La trans­gre­sión a es­ta dis­po­si­ción se­rá ob­je­to de de­nun­cia pe­nal y re­ti­ro in­me­dia­to de la au­to­ri­za­ción con­ce­di­da”, sos­tie­ne el ar­tícu­lo 6º de la re­gu­la­ción apro­ba­da por los edi­les.

El de­cre­to es­ta­ble­ce que les que­da­rá ex­pre­sa­men­te prohi­bi­do “la re­ser­va de es­pa­cios, ad­mi­nis­trar o ca­na­li­zar el trán­si­to, la­var, mo­ver o ma­ni­pu­lar de cual­quier for­ma” los vehícu­los.

A su vez, en ca­so que re­sul­ten da­ña­dos au­to­mó­vi­les del área que les fue asig­na­da, ten­drán la obli­ga­ción de no­ti­fi­car a la au­to­ri­dad con ju­ris­dic­ción en la zona.

La co­mu­na tam­bién es­ta­ble­ce que los cui­da­co­ches no tra­ba­jan pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción, y que de­ben acla­rar­lo en ca­so que se les pre­gun­te o que sea ne­ce­sa­rio.

Apar­tir de la en­tra­da en vi­gen­cia de una nue­va re­gu­la­ción, los cui­da­do­res de co­ches no po­drán usar la cal­za­da pa­ra rea­li­zar sus ta­reas en el de­par­ta­men­to de Maldonado. En las vías de trán­si­to del de­par­ta­men­to, ram­bla, ave­ni­das o ca­lles, es co­mún que los cui­da­co­ches tra­ba­jen en me­dio de la ca­lle. En mu­chas oca­sio­nes pa­ran a los au­tos en cir­cu­la­ción pa­ra per­mi­tir la sa­li­da de uno es­ta­cio­na­do. Se es­ti­ma que en­tre au­to­ri­za­dos y tru­chos, unas mil personas desem­pe­ñan la ta­rea, sien­do es­ta una im­por­tan­te fuen­te de tra­ba­jo en Maldonado.

“La trans­gre­sión a es­ta dis­po­si­ción se­rá ob­je­to de de­nun­cia pe­nal y re­ti­ro in­me­dia­to de la au­to­ri­za­ción con­ce­di­da”, sos­tie­ne el ar­tícu­lo 6º de la re­gu­la­ción apro­ba­da por los edi­les.

Un cui­da­dor de co­ches mu­rió el pa­sa­do sá­ba­do en un ac­ci­den­te re­gis­tra­do en Gor­le­ro y la ca­lle 23, al ser atro­pe­lla­do por un au­to­mó­vil To­yo­ta con­du­ci­do por una mu­jer de 71 años. Las au­to­ri­da­des no apor­ta­ron ele­men­tos pa­ra ex­pli­car las cau­sas del ac­ci­den­te.

La nue­va nor­ma es­ta­ble­ce que los cui­da­co­ches, en su con­di­ción de pea­to­nes, no po­drán em­plear la cal­za­da sal­vo “en los lu­ga­res y cir­cuns­tan­cias que las nor­mas de trán­si­to habilitan ha­cer­lo a pea­to­nes”.

El pro­yec­to de de­cre­to fue apro­ba­do de for­ma uná­ni­me por los edi­les pre­sen­tes en la

El sá­ba­do mu­rió un cui­da­co­ches atro­pe­lla­do en Gor­le­ro y la ca­lle 23.

se­sión del pa­sa­do 27 de no­viem­bre de la Jun­ta. La nor­ma, lue­go de pro­mul­ga­da por el in­ten­den­te En­ri­que An­tía, pa­sa­dos diez días des­de su pu­bli­ca­ción en­tra­rá en vi­gor en to­do el de­par­ta­men­to.

RES­PON­SA­BI­LI­DA­DES. El de­cre­to es­ta­ble­ce que los cui­da­co­ches no ten­drán nin­gu­na vin­cu­la­ción de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta con el go­bierno de­par­ta­men­tal. La nor­ma ca­li­fi­có a los “cui­da­do­res de vehícu­los” co­mo “pea­to­nes” que de­be­rán “ob­ser­var ri­gu­ro­sa­men­te las nor­mas de trán­si­to”.

“Los cri­te­rios pa­ra de­ter­mi­nar los lu­ga­res a au­to­ri­zar, se­rán res­trin­gi­dos a cier­tas ca­lles y es­pa­cios pú­bli­cos don­de la

acu­mu­la­ción de au­to­mo­to­res y mo­tos jus­ti­fi­quen su pre­sen­cia. Se ten­drán en cuen­ta los lu­ga­res co­mo pla­za cén­tri­ca, es­qui­nas con­cu­rri­das, es­ta­cio­na­mien­tos de pla­ya y even­tos”, se­ña­la la nor­ma. Los per­mi­sos se­rán pre­ca­rios y re­vo­ca­bles por de­ci­sión de la ad­mi­nis­tra­ción.

Pa­ra desem­pe­ñar la ta­rea de cui­da­co­ches se de­ben cum­plir re­qui­si­tos le­ga­les co­mo te­ner más de 18 años, do­mi­ci­lio en el de­par­ta­men­to con no me­nos de dos años de an­ti­güe­dad, car­né de sa­lud vi­gen­te y pre­sen­tar el cer­ti­fi­ca­do de an­te­ce­den­tes ju­di­cia­les, re­qui­si­to pre­vio no con­di­cio­nan­te pa­ra la ob­ten­ción de la ha­bi­li­ta­ción. En ca­so que el in­tere­sa­do en tra­ba­jar de cui­da­co­ches no pue­da ac­ce­der a es­te do­cu­men­to, el go­bierno de­par­ta­men­tal po­drá ob­viar el re­qui­si­to pre­via con­sul­ta a la Di­rec­ción Na­cio­nal de Apo­yo al Li­be­ra­do y de los ser­vi­cios so­cia­les de la pro­pia In­ten­den­cia.

Los cui­da­co­ches de­be­rán te­ner una bue­na pre­sen­cia y em­plear tan­to la in­du­men­ta­ria co­mo el car­né pro­por­cio­na­dos por la co­mu­na. “Di­cha ves­ti­men­ta ten­drá es­tam­pa­do un texto don­de se pun­tua­li­za que no son fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, con­te­nien­do ade­más un nú­me­ro de te­lé­fono di­rec­to, a de­ter­mi­nar por la Ad­mi­nis­tra­ción, cla­ra­men­te vi­si­ble, pa­ra aten­der las re­cla­ma­cio­nes o pe­di­dos de in­for­ma­ción de los usua­rios”, sos­tu­vo el de­cre­to.

Los cui­da­co­ches no po­drán en­con­trar­se ni al­coho­li­za­dos, ni afec­ta­dos du­ran­te sus ta­reas por dro­gas, es­tu­pe­fa­cien­tes o psi­co­fár­ma­cos. En el ho­ra­rio de tra­ba­jo no po­drán te­ner me­no­res u otras personas a car­go.

En ca­da oca­sión que co­rres­pon­da, el tra­ba­ja­dor de­be­rá acla­rar que no es un fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal, y en ca­so de que sean da­ña­dos vehícu­los de la zona que le fue asig­na­da, ten­drá la obli­ga­ción de no­ti­fi­car a la au­to­ri­dad con ju­ris­dic­ción en la zona. Ex­pre­sa­men­te prohi­bi­do es­ta­rá “la re­ser­va de es­pa­cios, ad­mi­nis­trar o ca­na­li­zar el trán­si­to, la­var, mo­ver o ma­ni­pu­lar de cual­quier for­ma los mis­mos”, se­ña­la el pro­yec­to.

ME­DI­DA. Los cui­da­co­ches ten­drán lí­mi­tes en su ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.