La teo­ría del pén­du­lo

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

La no­ti­cia no tu­vo gran re­per­cu­sión en Uru­guay. Pe­ro el ca­tas­tró­fi­co re­sul­ta­do del ofi­cia­lis­mo so­cia­lis­ta en las elec­cio­nes de An­da­lu­cía, y el ines­pe­ra­do cre­ci­mien­to de una nue­va fuer­za de de­re­cha lla­ma­da Vox, han sa­cu­di­do a la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Y el re­sul­ta­do de­ja lec­cio­nes que bien pue­den leer­se de ca­ra a lo que pue­de ocu­rrir en las elec­cio­nes del año que vie­ne en nues­tro país.

Pa­ra em­pe­zar de­mos al­gu­nos ele­men­tos que per­mi­ten com­pren­der la mag­ni­tud del fe­nó­meno. Des­de que aca­bó el pe­río­do fran­quis­ta, el par­ti­do so­cia­lis­ta siem­pre ha go­ber­na­do An­da­lu­cía. Una de las zo­nas más po­bres del país, y el co­ra­zón de la es­pa­ño­li­dad más tra­di­cio­nal, sus vo­tan­tes fue­ron el nú­cleo irre­duc­ti­ble del PSOE du­ran­te 40 años. En ese pe­río­do se desa­rro­lló un apa­ra­to clien­te­lis­ta y pre­ben­da­rio (bien so­cia­lis­ta) ca­si per­fec­to. Y que fun­cio­nó co­mo un re­lo­ji­to has­ta es­te do­min­go.

Es que las úl­ti­mas elec­cio­nes de­ja­ron en evi­den­cia un des­pa­ta­rre elec­to­ral tan ines­pe­ra­do co­mo re­mo­ve­dor. Los so­cia­lis­tas que go­bier­nan Es­pa­ña sin ha­ber ga­na­do elec­cio­nes tras un en­ro­que par­la­men­ta­rio inex­pli­ca­ble pa­ra al­guien de es­tas tie­rras, per­die­ron más de me­dio mi­llón de vo­tos. Y con ellos el go­bierno, que sur­gi­rá ca­si se­gu­ro de un acuer­do en­tre el Par­ti­do Po­pu­lar, Ciu­da­da­nos, y una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca de de­re­cha “dura” lla­ma­da Vox.

Es­te par­ti­do, fun­da­do ha­ce unos años por mi­li­tan­tes del PP que creían que esa fuer­za no era su­fi­cien­te­men­te dura pa­ra de­fen­der al­gu­nos va­lo­res tra­di­cio­na­les, fue el gran ga­na­dor de los co­mi­cios. Pe­se a una cam­pa­ña que in­vi­ta a la ri­sa, con vi­deos de gen­te ca­bal­gan­do y pro­me­tien­do la “re­con­quis­ta” de Es­pa­ña, ob­tu­vie­ron 400 mil vo­tos y do­ce dipu­tados, muy por en­ci­ma de lo que an­ti­ci­pa­ban las en­cues­tas que ha­ce el go­bierno es­pa­ñol, que les au­gu­ra­ba co­mo mu­cho un escaño. Los plan­teos de Vox van des­de ex­pul­sar in­mi­gran­tes ile­ga­les has­ta eli­mi­nar las au­to­no­mías, pe­ro se de­tie­nen par­ti­cu­lar­men­te en un as­pec­to: com­ba­tir la lla­ma­da “ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, y la im­po­si­ción de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca ex­tre­ma des­de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Es­to per­mi­te an­clar en un par de con­cep­tos apli­ca­bles a Uru­guay.

Pa­ra em­pe­zar, se tra­ta del enési­mo ca­so en Oc­ci­den­te en que las ur­nas im­pul­san de ma­ne­ra lla­ma­ti­va li­de­raz­gos que rom­pen con las tra­di­cio­nes, y con cier­tos cá­no­nes del de­ba­te po­lí­ti­co. Trump, Fa­ra­ge, Bol­so­na­ro, Le Pen, Or­ban, etc., son di­ri­gen­tes que es­tán sien­do exi­to­sos yen­do con­tra to­do lo que di­ría la aca­de­mia. Y cu­yos dis­cur­sos po­drían uni­fi­car­se en la re­pre­sen­ta­ción de un ciu­da­dano can­sa­do de que le di­gan lo que se pue­de y no se pue­de de­cir y pen­sar. Cla­ro que hay di­fe­ren­cias en­tre ellos, y reali­da­des na­cio­na­les de­trás de sus éxi­tos. Pe­ro pa­re­ce cla­ro que lue­go de años en los que se im­pu­so un de­ter­mi­na­do es­que­ma de va­lo­res so­cia­les im­pul­sa­dos por mi­no­rías bien mar­que­ti­nea­das, el pén­du­lo es­tá yen­do pa­ra el otro la­do.

Una mues­tra cla­ra de es­to es el can­di­da­to de Vox a go­ber­nar An­da­lu­cía, un ex­juez lla­ma­do Fran­cis­co Se­rrano, bau­ti­za­do co­mo el “azo­te de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro”, y que hi­zo ca­rre­ra de­fen­dien­do los de­re­chos de los pa­dres va­ro­nes, an­te lo que con­si­de­ra cam­bios le­ga­les que lo con­vier­ten en pa­dre de se­gun­da fren­te a las mu­je­res. Al pun­to que fue pro­ce­sa­do por pre­va­ri­ca­ción al pro­lon­gar las va­ca­cio­nes de un me­nor con su pa­dre pa­ra que pu­die­se sa­lir en una co­fra­día de Se­ma­na San­ta de Se­vi­lla. Ha he­cho de la lu­cha con­tra lo que él de­no­mi­na “hem­bris­mo y fe­mi­nis­mo ra­di­cal”, su ban­de­ra.

El sor­pre­si­vo re­sul­ta­do lo­gra­do por un nue­vo par­ti­do de de­re­cha dura en Es­pa­ña vuel­ve a de­jar en evi­den­cia un fe­nó­meno cre­cien­te de ma­les­tar en las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les con cier­tos dog­ma­tis­mos ideo­ló­gi­cos, y que no es cap­ta­do por las en­cues­tas.

La ma­yo­ría de los en­ten­di­dos se reían an­te sus pos­tu­la­dos, y los po­li­tó­lo­gos le da­ban ce­ro chan­ce de na­da, y sin em­bar­go hoy no sa­ben có­mo ex­pli­car su éxi­to.

El se­gun­do as­pec­to in­tere­san­te es la for­ma en que las en­cues­tas no lo­gran an­ti­ci­par la bue­na per­for­man­ce de es­tos can­di­da­tos dis­rup­ti­vos. Ni en EE.UU., ni en Bra­sil, ni con el Bre­xit, ni en An­da­lu­cía, los son­deos vie­ron ve­nir es­tos gi­ros dra­má­ti­cos en la opinión pú­bli­ca. Tal vez de­bi­do a que la pre­sión so­cial es tan fuer­te en de­ter­mi­na­dos as­pec­tos, que la gen­te pre­fie­re no ma­ni­fes­tar su pun­to de vis­ta en pú­bli­co, y re­ser­va pa­ra ca­na­li­zar su frus­tra­ción el mo­men­to de in­ti­mi­dad en el que se emi­te el vo­to. ¿No pue­de pa­sar al­go así en Uru­guay? ¿Es­ta­mos tan se­gu­ros?

Más allá de es­tas cues­tio­nes, pa­re­ce cla­ro que es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to pen­du­lar en la po­lí­ti­ca de Oc­ci­den­te. Tras años de im­po­si­ción de de­ter­mi­na­dos dis­cur­sos y vi­sio­nes, la gen­te es­tá can­sa­da y apun­tan­do en la di­rec­ción opues­ta. So­lo ca­be es­pe­rar que el ra­di­ca­lis­mo in­fan­til de es­tas vi­sio­nes que han do­mi­na­do el de­ba­te es­tos úl­ti­mos años, no ter­mi­ne in­cu­ban­do el re­gre­so a un tra­di­cio­na­lis­mo os­cu­ran­tis­ta cu­yas con­se­cuen­cias pa­gue­mos to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.