Tra­ta de mé­di­cos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

En la an­ti­güe­dad, en Gre­cia y Roma, los ciu­da­da­nos se re­ser­va­ban el ma­ne­jo de los ne­go­cios pú­bli­cos y el ar­te, y las ta­reas aflic­ti­vas se les asig­na­ban a los es­cla­vos. Los es­cla­vos eran personas que per­te­ne­cían a pue­blos que ha­bían si­do de­rro­ta­dos y sus des­cen­dien­tes. Lo prin­ci­pal era el tra­ba­jo en los cam­pos y la ser­vi­dum­bre do­més­ti­ca.

En los orígenes, el es­cla­vo era con­si­de­ra­do una co­sa. Co­mo un si­llón. Se lo com­pra­ba y ven­día o en­tre­ga­ba con la ven­ta de una ca­sa. Con la evo­lu­ción de las cir­cuns­tan­cias hu­bo un mo­men­to en el que el due­ño per­mi­tía a su es­cla­vo tra­ba­jar pa­ra otro a cam­bio de un pre­cio. El pro­du­ci­do del ne­go­cio se lo que­da­ba el amo. Más ade­lan­te se con­fi­gu­ró el arren­da­mien­to de ser­vi­cios y de obra, ha­bla­mos de tra­ba­jo li­bre, por el que una per­so­na tra­ba­ja ba­jo la de­pen­den­cia de otra a cam­bio de un pre­cio en me­tá­li­co, an­te­ce­den­te hoy vi­gen­te, de lo que co­no­ce­mos co­mo con­tra­to de tra­ba­jo. Que ase­gu­ra, ade­más, en la ci­vi­li­za­ción, co­ber­tu­ra uni­ver­sal de los ries­gos so­cia­les, en­fer­me­dad, des­em­pleo, ve­jez, etc.

Ha­bla­mos en tér­mi­nos de Oc­ci­den­te, la cul­tu­ra a la que per­te­ne­ce­mos; si mi­ra­mos Asia o Áfri­ca, las reali­da­des nos con­du­ci­rán a otras con­clu­sio­nes. El con­ti­nen­te ame­ri­cano es­tá par­ti­do en dos. Arri­ba los Estados Uni­dos de Amé­ri­ca, y al sur del Río Bravo, Amé­ri­ca La­ti­na. El pri­me­ro es un país de 320 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que in­vi­ta a la in­mi­gra­ción, con­for­ma­do por 50 paí­ses que de­ci­die­ron en­ca­rar la vi­da jun­tos, trans­for­mán­do­se en la pri­me­ra so­cie­dad li­bre y po­ten­cia mun­dial cu­yos apa­ra­tos, ex­pre­sión de la re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca y tecnológica per­ma­nen­te es­tán re­co­rrien­do Mar­te. Ha­cia abajo se ve una su­ma­to­ria de estados in­de­pen­dien­tes azo­ta­dos por ti­ra­nías de signo di­ver­so y un len­to pro­ce­so ha­cia el desa­rro­llo a pe­sar de po­bla­cio­nes abi­ga­rra­das y ri­que­zas ma­te­ria­les in­fi­ni­tas. Má­xi­ma ex­pre­sión del fra­ca­so es la sa­tra­pía que se apo­de­ró de la is­la de Cu­ba des­de 1959 en ade­lan­te, que se au­to­de­no­mi­na co­mo “so­cia­lis­mo”.

No­to­ria­men­te, en Bra­sil se­rá pre­si­den­te Jair Me­sías Bol­so­na­ro. Es una im­pac­tan­te si­tua­ción que mar­ca con­tun­den­te­men­te un quie­bre res­pec­to de las ex­pe­rien­cias po­pu­lis­tas de signo mar­xis­ta que han hun­di­do a las so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas. Una pro­yec­ción de es­ta cir­cuns­tan­cia es que hay apro­xi­ma­da­men­te 10.000 mé­di­cos cu­ba­nos que traí­dos a Bra­sil por el pre­so Lu­la da Silva, de­be­rán pre­sen­tar la do­cu­men­ta­ción que acre­di­ta su ca­li­dad de doc­to­ra­dos, y que de no ha­cer­lo,

La ex­por­ta­ción de mé­di­cos cu­ba­nos en ré­gi­men de es­cla­vi­tud es una reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na.

ten­drán que vol­ver­se a la is­la ca­ri­be­ña. La ex­pli­ca­ción es sim­ple. La ti­ra­nía cas­tris­ta arrien­da mé­di­cos en ré­gi­men de es­cla­vi­tud, y en el tro­pel van unos cuan­tos que son so­lo ins­tru­men­tos de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca des­ti­na­da a ge­ne­rar he­chos útiles a la oli­gar­quía to­ta­li­ta­ria a la que per­te­ne­cen.

Es­tos mé­di­cos, con­si­de­ra­dos pro­me­dial y uni­ver­sal­men­te co­mo en­fer­me­ros ca­li­fi­ca­dos, se ri­gen por un es­ta­tu­to pro­pio de los es­cla­vos an­ti­guos. Pa­só gro­se­ra­men­te tam­bién en Ve­ne­zue­la. El go­bierno bra­si­le­ño le pa­ga a Cu­ba 4.000 dó­la­res men­sua­les por ca­da uno, y el go­bierno cas­tris­ta les en­tre­ga 400 dó­la­res a ca­da pro­fe­sio­nal. Una par­te de la re­mu­ne­ra­ción se la que­dan en La Habana, pa­ra dár­se­la si vuel­ven. Si ha­blan mal del des­po­tis­mo o no re­tor­nan, se to­man re­pre­sa­lias con­tra sus fa­mi­lias re­si­den­tes en la is­la. Si pi­den asi­lo en el país re­cep­tor, se los con­si­de­ra “de­ser­to­res”.

¿El Sin­di­ca­to Mé­di­co del Uru­guay no tie­ne na­da que de­cir so­bre es­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.