Es­tu­pe­fac­tos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

El go­bierno asis­te con es­tu­pe­fac­ción a la ter­ce­ra evi­den­cia de que su ex­je­rar­ca, Leo­na­do de León, uti­li­zó el pa­tri­mo­nio pú­bli­co de ALUR de ma­ne­ra in­de­bi­da, com­pro­me­tien­do se­ria­men­te su “res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca”. En reite­ra­ción real, el go­bierno de Váz­quez, As­to­ri, Cos­se y Mart­ha Ja­ra, ha re­nun­cia­do a cum­plir con par­te de sus co­me­ti­dos esen­cia­les, co­mo es de­fen­der el pa­tri­mo­nio pú­bli­co de sus de­pre­da­do­res, y cum­plir y ha­cer cum­plir la ley na­cio­nal.

Si el go­bierno uru­gua­yo se hu­bie­ra en­te­ra­do el lu­nes pa­sa­do, cuan­do El País di­fun­dió el con­te­ni­do del in­for­me del Tri­bu­nal de Con­duc­ta Po­lí­ti­ca del Fren­te Am­plio, so­bre el “ca­so De León”, co­rres­pon­de­ría abrir un tiem­po de es­pe­ra, aun­que de no mu­cha, mien­tras el Po­der Eje­cu­ti­vo pre­pa­ra su ful­mi­nan­te y ejem­pla­ri­zan­te de­ci­sión, que no po­dría ser otra que la de en­viar el ca­so a la Jus­ti­cia pa­ra que sea es­ta la que dic­ta­mi­ne si, ade­más de una con­duc­ta re­ñi­da con la éti­ca de los fren­tis­tas, es­ta­mos an­te un cri­men.

Pe­ro re­sul­ta que el go­bierno de Váz­quez ya ha­bía te­ni­do dos ex­pre­sio­nes de si­mi­lar con­te­ni­do y na­da hi­zo. Una de la Jun­ta de Trans­pa­ren­cia y Éti­ca Pú­bli­ca, cu­yo pre­si­den­te ha reite­ra­do a quien quie­ra oír­lo que lo de De León bien pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo co­rrup­ción. Y la del fis­cal Luis Pa­che­co.

A me­nos que al­guien en el en­torno de Ta­ba­ré Váz­quez y Ja­vier Mi­ran­da, ins­pi­ra­do en el es­pí­ri­tu no­ble e in­ge­nuo de Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja o Win­nie Pooh, ha­ya con­si­de­ra­do aten­di­ble la ver­sión del pro­pio acu­sa­do, se­gún la cual, la de­ci­sión del fis­cal de ar­chi­var el ca­so lo exi­me de res­pon­sa­bi­li­dad.

Lo que de ver­dad di­jo Pa­che­co es que los he­chos “de­mues­tran un uso cla­ra­men­te in­de­bi­do de la tar­je­ta”, y que “no ca­be sino con­cluir en que el en­ton­ces Di­rec­tor y Pre­si­den­te de ALUR hi­zo un uso dis­cre­cio­nal de la tar­je­ta, y pue­de de­cir­se —en con­so­nan­cia con las con­clu­sio­nes de la Ju­tep— que ha in­cu­rri­do en con­duc­tas con­tra­rias al prin­ci­pio de pro­bi­dad en la fun­ción pú­bli­ca”. Si acep­ta­mos con la Real Aca­de­mia de la Len­gua Es­pa­ño­la que la pro­bi­dad es si­nó­ni­mo de hon­ra­dez, su con­tra­rio es “co­rrup­ción”; in­clu­so “des­leal­tad”.

De modo que el go­bierno, mu­cho más que el Fren­te Am­plio, es res­pon­sa­ble de asu­mir la de­fen­sa del pa­tri­mo­nio pú­bli­co y de­nun­ciar an­te la Jus­ti­cia a Leo­nar­do de León, ade­más de pe­dir­le que de­vuel­va el di­ne­ro, y no se­guir blin­dán­do­lo co­mo lo ha he­cho has­ta aho­ra.

Re­co­noz­ca­mos que la reali­dad in­di­ca lo con­tra­rio. En el Fren­te Am­plio, el de­ba­te se cen­tra una vez más, en pe­dir­le al im­pli­ca­do “una se­ñal po­lí­ti­ca”, co­mo si eso fue­ra su­fi­cien­te co­mo pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to elec­to­ral de la co­rrup­ción. El asun­to se agra­va por­que los im­pli­ca­dos, no so­lo no dan se­ñal po­si­ti­va al­gu­na, sino que se mues­tran agre­si­vos, vin­di­ca­ti­vos y desafian­tes.

Pro­ba­ble­men­te, al­gu­nos je­rar­cas pú­bli­cos ha­yan ter­mi­na­do por con­fun­dir par­ti­do y Es­ta­do, aca­so co­mo con­se­cuen­cia de ejer­cer sus car­gos con un po­der prác­ti­ca­men­te ab­so­lu­to, pe­ro al­guien de­be­ría reac­cio­nar an­tes de que sea tar­de y sa­car al go­bierno de su es­tu­pe­fac­ción.

Nin­gu­na se­ñal in­di­ca que es­to va­ya a ocu­rrir, pe­ro tra­tán­do­se del par­ti­do de Se­reg­ni, Li­can­dro y Chif­flet, no de­be­ría­mos per­der las es­pe­ran­zas.

El go­bierno, más que el Fren­te, es res­pon­sa­ble de asu­mir la de­fen­sa del pa­tri­mo­nio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.