De­ri­va au­to­ri­ta­ria

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL - FRAN­CIS­CO FAIG

Evi­te­mos que sur­ta efec­to la anes­te­sia ge­ne­ral que apli­ca la he­ge­mo­nía cul­tu­ral­so­cial de iz­quier­da cuan­do el gobierno del Fren­te Am­plio vio­la prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos ele­men­ta­les. Hay que de­nun­ciar el di­si­mu­lo, la ma­la fe y el si­len­cio cóm­pli­ce.

Ocu­rrió en oto­ño y tam­bién la se­ma­na pa­sa­da: fren­te a ciu­da­da­nos cu­yas ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­cí­fi­cas des­agra­dan al gobierno, la reac­ción ofi­cial ha si­do ex­po­ner a la opinión pú­bli­ca sus antecedentes ne­ga­ti­vos, mo­ra­les o pe­na­les, de for­ma de des­le­gi­ti­mar­los. No hay ca­sua­li­da­des o erro­res: se tra­ta de una po­lí­ti­ca de­li­be­ra­da y re­pe­ti­da que ha afec­ta­do, al me­nos, a aquel ex­co­lono que tu­vo un al­ter­ca­do con el Pre­si­den­te, a aquel pa­dre de fa­mi­lia que se que­jó de los ser­vi­cios del Mi­des y, aho­ra tam­bién, a un ma­ni­fes­tan­te que irri­tó al mi­nis­tro del In­te­rior.

Ha que­da­do bien cla­ro: el Fren­te Am­plio en el po­der no da nin­gu­na ga­ran­tía de que la in­for­ma­ción que el Es­ta­do po­see de los ciu­da­da­nos sea uti­li­za­da con la pri­va­ci­dad que la ley im­po­ne. Hoy es un an­te­ce­den­te pe­nal; ma­ña­na, un pro­ble­ma en DGI que trans­for­ma al que­jo­so ma­ni­fes­tan­te en un in­de­sea­do mal pa­ga­dor; lue­go, se pu­bli­ca­rá en una pá­gi­na web ofi­cial que tal crí­ti­co del gobierno es­tá ano­ta­do pa­ra fu­mar cannabis le­gal y que por tan­to es un dro­ga­dic­to sin re­me­dio; tras­pa­sa­do ma­ña­na, se fil­tra­rá que tal otro su­frió una sen­ten­cia ci­vil con­tra­ria o que fue de­nun­cia­do por su ex­pa­re­ja por vio­len­cia doméstica (aun­que lue­go na­da se ha­ya pro­ba­do); o, fi­nal­men­te, si la que­ja es eco­nó­mi­ca, los da­tos de in­clu­sión fi­nan­cie­ra per­mi­ti­rán al gobierno pu­bli­ci­tar los ba­lan­ces ban­ca­rios y las com­pras re­le­van­tes más re­cien­tes del even­tual dis­gus­ta­do opo­si­tor.

Aquel que crea que to­do es­to es ciencia fic­ción asus­ta­vie­ji­tas, por­que se prohí­ben le­gal­men­te se­me­jan­tes ar­bi­tra­rie­da­des, que re­lea la ley de pro­tec­ción de da­tos per­so­na­les. En­tre otras co­sas, di­ce: “los da­tos ob­je­to de tra­ta­mien­to no po­drán ser uti­li­za­dos pa­ra fi­na­li­da­des dis­tin­tas o in­com­pa­ti­bles con aque­llas que mo­ti­va­ron su ob­ten­ción”, y “los da­tos per­so­na­les re­la­ti­vos a la co­mi­sión de in­frac­cio­nes pe­na­les, ci­vi­les o ad­mi­nis­tra­ti­vas so­lo pue­den ser ob­je­to de tra­ta­mien­to por par­te de las au­to­ri­da­des pú­bli­cas com­pe­ten­tes”.

O sea: ya pa­só. Ya vio­ló el gobierno es­ta ley en reite­ra­ción real. Ya mos­tró su to­tal im­pu­ni­dad y ar­bi­tra­rie­dad. Y su se­ñal es cla­ra: in­fun­dir mie­do en to­dos aque­llos que en el fu­tu­ro quie­ran ex­pre­sar crí­ti­cas, sean ana­lis­tas políticos, di­ri­gen­tes opo­si­to­res o sim­ples ciu­da­da­nos des­con­ten­tos.

An­te es­ta fa­lla de­mo­crá­ti­ca sus­tan­cial, ¿qué han di­cho los re­fe­ren­tes so­cia­les, políticos y cul­tu­ra­les de iz­quier­da? La aca­de­mia, en par­ti­cu­lar de ciencia po­lí­ti­ca y de de­re­cho; los in­te­lec­tua­les so­cial­de­mó­cra­tas afi­nes al Fren­te Am­plio, que se an­gus­tian por la de­ri­va de­re­chis­ta y au­to­ri­ta­ria del con­ti­nen­te; y tan­tos otros pe­rio­dis­tas, opi­nó­lo­gos, ana­lis­tas y lí­de­res de opinión pú­bli­ca: to­dos han pre­fe­ri­do mi­rar pa­ra el cos­ta­do y sil­bar ba­ji­to. Sal­vo la hon­ro­sa ex­cep­ción de la Ins­ti­tu­ción Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos que se que­jó co­mo en abril pa­sa­do, to­dos han op­ta­do vil­men­te por ca­llar.

Con esos si­len­cios de­sidio­sos, clien­te­lis­tas, ser­vi­les o cóm­pli­ces, con­tri­bu­yen a le­gi­ti­mar es­ta gra­ve y con­fir­ma­da de­ri­va au­to­ri­ta­ria del Fren­te Am­plio en el po­der.

Fren­te a es­ta fa­lla de­mo­crá­ti­ca sus­tan­cial, ¿qué han di­cho los re­fe­ren­tes de iz­quier­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.