De­mo­lien­do es­ta­dios

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

HU­GO BUREL

Cuan­do ma­ña­na se dis­pu­te ese dis­cu­ti­do y postergado par­ti­do fi­nal en­tre Ri­ver Pla­te y Bo­ca Jrs. en el es­ta­dio San­tia­go Ber­na­béu de Ma­drid, la li­te­ra­tu­ra ar­gen­ti­na ha­brá lo­gra­do uno de sus triun­fos más ab­so­lu­tos. El he­cho de que el par­ti­do de­fi­ni­to­rio de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca no se jue­gue en el le­gen­da­rio Mo­nu­men­tal de Nú­ñez, co­mo tam­bién se co­no­ce al Es­ta­dio An­to­nio Ves­pu­cio Li­ber­ti, de­ter­mi­na que una crónica del au­tor fic­ti­cio Ho­no­rio Bus­tos Do­mecq —crea­do por los es­cri­to­res Jor­ge Luis Bor­ges y Adol­fo Bioy Ca­sa­res— se con­vier­ta aho­ra en una sa­tí­ri­ca an­ti­ci­pa­ción de la des­apa­ri­ción sim­bó­li­ca no so­lo del Mo­nu­men­tal, sino del fút­bol tal co­mo lo co­no­ci­mos.

En el li­bro Cró­ni­cas de Bus­tos Do­mecq, pu­bli­ca­do en 1967, se in­clu­ye una ti­tu­la­da Es­se est per­ci­pi —tí­tu­lo en la­tín que se tra­du­ce co­mo “se per­ci­be”— en la cual el au­tor se asom­bra por­que al pa­sar por el ba­rrio de Nú­ñez cons­ta­ta la des­apa­ri­ción del mo­nu­men­tal es­ta­dio de Ri­ver. Asom­bra­do por esa no­to­ria au­sen­cia Bus­tos Do­mecq pro­ce­de a in­ves­ti­gar, pa­ra lo cual con­sul­ta al inefa­ble Tu­lio Sa­vas­tano, per­so­na­je ma­nio­bre­ro y en­te­ra­do que lo ins­tru­ye so­bre la ver­da­de­ra reali­dad del es­pec­tácu­lo fut­bo­lís­ti­co. Con elo­cuen­cia y asom­bro­sos da­tos Sa­vas­tano le in­for­ma que: “No hay sco­re ni cua­dros ni par­ti­dos. Los es­ta­dios ya son de­mo­li­cio­nes que se caen a pe­da­zos. Hoy to­do pa­sa en la te­le­vi­sión y en la ra­dio. La fal­sa ex­ci­ta­ción de los lo­cu­to­res, ¿nun­ca lo lle­vó a ma­li­ciar que to­do es pa­tra­ña? El úl­ti­mo par­ti­do de fút­bol se ju­gó en es­ta ca­pi­tal el día 24 de ju­nio del 37. Des­de aquel pre­ci­so mo­men­to, el fút­bol, al igual que la vas­ta ga­ma de los de­por­tes, es un gé­ne­ro dra­má­ti­co, a car­go de un so­lo hom­bre en una cabina o de ac­to­res con ca­mi­se­ta an­te el ca­me­ra­man”.

La idea es ge­nial: no hay par­ti­dos ver­da­de­ros y to­do es un si­mu­la­cro, una re­pre­sen­ta­ción li­bre­ta­da pa­ra con­su­mo de los in­cau­tos que creen —a tra­vés de lo que es­cu­chan en la ra­dio o ven en la te­le­vi­sión— que los par­ti­dos y los cam­peo­na­tos se dispu­tan real­men­te. Pe­ro el es­ce­na­rio de los jue­gos, sim­bo­li­za­do en ese mo­nu­men­tal es­ta­dio que Bus­tos ya no per­ci­be en el pai­sa­je, ha de­ve­ni­do en es­pa­cio vir­tual, en re­la­to de fic­ción, en len­gua­je na­rra­ti­vo que da con­sis­ten­cia fal­sa a una reali­dad que ya no exis­te. La li­te­ra­tu­ra de­mo­lió ha­ce más de me­dio si­glo lo que ha­ce unas se­ma­nas se con­cre­tó en los he­chos, si bien no en un sen­ti­do ma­te­rial pe­ro de ma­ne­ra in­con­tras­ta­ble en lo sim­bó­li­co. Por dos ve­ces y dos días se­gui­dos los hin­chas de Ri­ver lle­ga­ron al mo­nu­men­tal y fue­ron de­sa­lo­ja­dos sin que allí se dispu­tase par­ti­do al­guno. El es­ta­dio des­apa­re­ció, fue de­mo­li­do por obra de la de­ci­sión de la Con­me­bol de tras­la­dar la fi­nal a diez mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de Nú­ñez.

Se dispu­ta ma­ña­na esa fal­sa fi­nal del mun­do que el exi­tis­mo pe­rio­dís­ti­co in­fló co­mo un glo­bo ae­ros­tá­ti­co que es­ta­lló sin re­me­dio cuan­do un gru­po de hin­chas sal­va­jes arre­me­tió en ma­lón con­tra un óm­ni­bus car­ga­do de ju­ga­do­res ri­va­les. Pe­ro el match ha per­di­do sen­ti­do, por­que la ma­yo­ría del pú­bli­co que asis­ta a ver­lo se­rá ex­tran­je­ro y ajeno a los co­lo­res que se en­fren­tan. An­tes, se con­quis­tó el gra­do ce­ro de la bar­ba­rie, com­bi­na­do con la ló­gi­ca ma­fio­sa y ba­rra­bra­va que ha­ce años ha co­pa­do al fút­bol. Esas pe­dra­das arro­ja­das con­tra el bus no rom­pie­ron so­la­men­te sus vi­drios sino que de­mo­lie­ron el es­ta­dio Li­ber­ti y lo de­ja­ron tal co­mo Tu­lio Sa­vas­tano lo des­cri­be en la crónica de Bus­tos Do­mecq: una de­mo­li­ción que se cae a pe­da­zos.

Pe­ro lo ma­gis­tral de la crónica ci­ta­da ra­di­ca en ha­ber an­ti­ci­pa­do tam­bién la fie­bre me­diá­ti­ca que ha se­cues­tran­do al de­por­te —en es­pe­cial el fút­bol— y lo ha con­ver­ti­do en el te­rri­to­rio te­ra­péu­ti­co y de dispu­ta de las ma­sas enaje­na­das que no mi­ran los par­ti­dos por te­vé. Des­pués del es­cán­da­lo que ha­ce muy po­co tiem­po hi­zo tri­zas la re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y au­to­ri­dad éti­ca y de­por­ti­va de la FIFA, lo cual ti­ñó de sos­pe­chas par­ti­dos, cam­peo­na­tos y to­do lo que se vin­cu­la al ge­nuino fair­play, qué du­da ca­be que el fút­bol, tal co­mo los in­cau­tos lo con­ce­bía­mos, ya no exis­te y Tu­lio Sa­vas­tano lo pro­fe­ti­zó.

Hay una reali­dad que la pe­drea del óm­ni­bus, la pa­té­ti­ca y cri­mi­nal pre­sión de la Con­me­bol pa­ra que el par­ti­do se ju­ga­se pe­se a que uno de los equi­pos es­ta­ba en ob­via de­sigual­dad de con­di­cio­nes y la de­ci­sión de dispu­tar el match en Ma­drid, de­ja­ron dra­má­ti­ca­men­te en en­tre­di­cho. El pró­xi­mo mun­dial de Qa­tar, a desa­rro­llar­se le­jos de la fe­cha ha­bi­tual de los mun­dia­les por cau­sa del ca­lor y en es­ta­dios re­fri­ge­ra­dos, com­ple­ta la des­truc­ción. Por su­pues­to que to­do el te­ma del es­ta­tu­to re­cien­te­men­te apro­ba­do por los clu­bes de la AUF, for­ma par­te de la irrea­li­dad que Bus­tos Do­mecq des­cri­be en su crónica a tra­vés de Sa­vas­tano. Es más, el es­ta­tu­to for­ma par­te del si­mu­la­cro.

Ig­no­ro si Bor­ges asis­tió al­gu­na vez a un par­ti­do de fút­bol. De Bioy Ca­sa­res sa­be­mos que ju­ga­ba muy bien al te­nis y que fue un ha­bi­li­do­so cen­tre­for­ward en al­gún equi­po ama­teur. Lo que sí es­tá cla­ro es que a tra­vés del inefa­ble al­ter ego co­lec­ti­vo con el que se di­ver­tían de lo lin­do for­mu­la­ron una ad­mi­ra­ble an­ti­ci­pa­ción de lo ac­tual­men­te su­ce­de en el fút­bol. Des­de esa sá­ti­ra que desa­rro­lla­ron en las cró­ni­cas de ese au­tor fic­ti­cio nos le­ga­ron una lu­mi­no­sa y agu­da me­tá­fo­ra so­bre el pre­sen­te. ¿Quién du­da hoy que el mo­nu­men­tal de Nú­ñez fue de­mo­li­do sim­bó­li­ca­men­te y de él so­lo que­dan rui­nas in­for­mes?

La idea es ge­nial: no hay par­ti­dos ver­da­de­ros y to­do es so­lo un si­mu­la­cro pa­ra con­su­mo de los in­cau­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.