Sin com­ple­jos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

La re­cien­te muer­te del Pre­si­den­te Bush y el re­cuen­to de las pe­ri­pe­cias de su in­ten­sa vi­da ple­na de vo­ca­ción de ser­vi­cio, sin di­si­mu­lar la esen­cia de lo que era, de las ideas en las que creía, de los va­lo­res que pro­fe­sa­ba, del cui­da­do y res­pe­to de las for­mas, de la con­si­de­ra­ción ha­cia los de­más in­clui­dos ad­ver­sa­rios y enemi­gos, me ha he­cho pen­sar bas­tan­te en es­ta me­dio­cri­dad en que vi­vi­mos, don­de pa­re­ce que en po­lí­ti­ca so­lo que­dan unos po­cos ca­ba­lle­ros con buenas ma­ne­ras, pen­sa­mien­to y fun­da­men­to.

Hay una suer­te de eclo­sión de can­di­da­tos que in­ten­tan ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos y out­si­ders que a los co­da­zos se dispu­tan un si­tio en el es­pec­tro po­lí­ti­co a co­mo dé lu­gar. Po­cos con sen­ti­do co­mún.

Los ofi­cia­lis­tas se edul­co­ran pa­ra des­pe­gar­se del gobierno, otros pre­ten­den emu­lar a Bol­so­na­ro, al­gu­nos in­ten­tan a fuer­za de nue­vas tec­no­lo­gías im­po­ner can­di­da­tu­ras que pa­re­cen pen­sa­das más pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca que pa­ra no­so­tros los “sui­zos del sur”.

Uru­guay es con­ser­va­dor, y el que crea que a gri­tos o a pu­ro Twit­ter va a ob­te­ner éxi­to elec­to­ral no co­no­ce el am­bien­te don­de jue­ga. En es­te país la de­mo­cra­cia se asien­ta en un fuer­te en­tra­ma­do po­lí­ti­co de es­truc­tu­ras que van del elec­tor al ele­gi­do, ha­cien­do de nues­tros par­ti­dos lo que son: má­qui­nas ins­ti­tu­cio­na­les for­ma­das por per­so­nas con víncu­los de es­tre­cha cohe­sión. Al­gu­nas me­jo­res que otras, cla­ro es­tá, y sal­ta a la vis­ta con so­lo aten­der la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal de ca­da par­ti­do…

Nues­tra de­ca­den­te pos­mo­der­ni­dad ha su­mi­do a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en lo que un ami­go de­no­mi­na la cul­tu­ra del vi­deo­jue­go, es de­cir aque­lla don­de se cree que des­pués del “ga­me over” siem­pre exis­te el re­cur­so del “re­set”, pe­ro es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos bre­gar por que esa sen­sa­ción de que to­do da lo mis­mo no im­por­tan­do lo que se ha­ga o se de­je de ha­cer, se ter­mi­ne. Si hay al­go bien cla­ro, es que tan­to en la vi­da de ca­da uno de no­so­tros, co­mo en la de nues­tra so­cie­dad hay un ga­me over a la vuel­ta de la es­qui­na, y no siem­pre hay un re­set.

Es ho­ra de asu­mir obli­ga­cio­nes, es tiem­po de evo­lu­cio­nar ha­cia una for­ma de ha­cer me­jor las co­sas, de ele­gir gen­te idó­nea pa­ra guiar nues­tro des­tino, per­so­nas con vo­ca­ción y con ga­nas de ha­cer, mo­men­to de sol­tar mo­chi­las ideo­ló­gi­cas, de mi­rar lo que nos une y no lo que nos se­pa­ra.

Vi­vi­mos en un país ca­rí­si­mo don­de sis­te­má­ti­ca­men­te los úl­ti­mos go­bier­nos se han de­di­ca­do a ex­ter­mi­nar la cla­se me­dia, don­de la gen­te se ha vuel­to es­cla­va del cos­to de vi­da, so­me­ti­da por un Es­ta­do inú­til que co­bra y no brin­da na­da (ni salud, ni educación, ni se­gu­ri­dad), y don­de cual­quier ini­cia­ti­va pri­va­da es­ta con­de­na­da al fra­ca­so por la pre­sión tri­bu­ta­ria o el to­ta­li­ta­ris­mo del mar­xis­mo sin­di­ca­lis­ta.

Es la opor­tu­ni­dad de de­cir bas­ta.

Lle­gó la ho­ra de ex­pre­sar­nos sin com­ple­jos, pe­ro al es­ti­lo Bush, no co­mo Bol­so­na­ro.

Es mo­men­to de de­jar cla­ro que con es­ta in­se­gu­ri­dad no po­de­mos vi­vir ni un día más, que es tiem­po de ejer­cer au­to­ri­dad, que los sin­di­ca­lis­tas pre­po­ten­tes que co­rren y/o fun­den em­pre­sas se ha­gan res­pon­sa­bles de sus ac­tos, que a nues­tros ni­ños y jó­ve­nes hay que edu­car­los pa­ra el mer­ca­do, no pa­ra el Es­ta­do, que nues­tra salud pú­bli­ca no es mo­de­lo de na­da, que la in­fraes­truc­tu­ra se nos cae a pe­da­zos, que los fun­cio­na­rios di­li­gen­tes me­re­cen ser re­co­no­ci­dos y ga­nar acor­de, y los que no lo son de­be­rían pa­de­cer las con­tin­gen­cias que su­fren los pri­va­dos.

Nues­tra so­cie­dad se de­be a sí mis­ma evo­lu­cio­nar ha­cia un or­den po­lí­ti­co y mo­ral que va­li­de las ideas del ver­da­de­ro li­be­ra­lis­mo, ya que es­te es el úni­co que ga­ran­ti­za a las per­so­nas el res­pe­to de su dig­ni­dad, de su in­di­vi­dua­li­dad, y en de­fi­ni­ti­va de su li­ber­tad, fren­te al avan­ce to­ta­li­ta­rio de la iz­quier­da em­ban­de­ra­da con to­do lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to que el re­la­ti­vis­mo le ha pues­to en ban­de­ja, enal­te­cien­do has­ta el ri­dícu­lo (no en su jus­ta me­di­da co­mo de­be­ría ser) los de­re­chos de cual­quier co­lec­ti­vo mi­no­ri­ta­rio, en des­me­dro de los de­re­chos de la ma­yo­ría (lo que es­tá muy mal).

Vi­vi­mos en un país ca­rí­si­mo don­de los úl­ti­mos go­bier­nos se han de­di­ca­do con frui­ción a ex­ter­mi­nar la cla­se me­dia.

En for­ma erró­nea, y co­mo con­se­cuen­cia de las cí­cli­cas cri­sis que he­mos vi­vi­do por es­tas la­ti­tu­des, los vo­lun­ta­ris­mos su­da­cas han so­bre­va­lo­ra­do al prag­ma­tis­mo en des­me­dro del pen­sa­mien­to fi­lo­só­fi­co, prio­ri­zan­do las re­ce­tas al res­pe­to de los va­lo­res. Así nos han de­ja­do, frag­men­ta­dos, su­mi­dos en un caos social y con un Es­ta­do glo­tón cua­si fa­lli­do. Es­to es el bri­llan­te re­sul­ta­do de quin­ce años de mar­xis­mo de­cons­trui­do.

Las rup­tu­ras ra­di­ca­les plan­tea­das en tér­mi­nos fun­da­men­ta­lis­tas (tem­bla­rán has­ta las raí­ces de los ár­bo­les…), y las pla­ni­fi­ca­cio­nes utó­pi­cas nun­ca ter­mi­nan bien, es ho­ra de dar una fir­me res­pues­ta al so­cia­lis­mo es­ta­tis­ta que du­ran­te to­do es­te tiem­po ha aho­ga­do la in­di­vi­dua­li­dad.

Es por es­to que el pro­yec­to del Par­ti­do Na­cio­nal, afir­man­do que “es­ta­mos ilu­sio­na­dos”, “es­ta­mos pre­pa­ra­dos”, y que “es­ta­mos se­gu­ros” plan­tea una ver­da­de­ra evo­lu­ción, por­que ins­pi­ra y en­tu­sias­ma a mu­chos a dar un salto ha­cia el por­ve­nir.

El Par­ti­do Na­cio­nal es el que tie­ne la vi­sión de co­mo de­be ser nues­tra so­cie­dad en el fu­tu­ro, es el úni­co que pro­po­ne ca­mi­nos y puen­tes pa­ra evo­lu­cio­nar ha­cia ella. Pe­ro no en for­ma me­siá­ni­ca, sino pen­san­do en un me­jor des­tino co­mún pa­ra to­dos los orien­ta­les co­mo na­ción, sin im­por­tar las ban­de­ras. Es­to nos di­fe­ren­cia del vo­lun­ta­ris­mo so­cia­lis­ta que pro­po­ne la con­ti­nui­dad de un gobierno mio­pe, can­sa­do y sin re­no­va­ción, en cuan­to nues­tra de­fen­sa de la li­ber­tad no es dog­má­ti­ca, co­mo lo es la pre­ten­sión de im­po­ner la igual­dad ma­te­rial.

No hay me­jor de­fi­ni­ción que la de Ha­yek sos­te­nien­do: “El con­jun­to del so­cia­lis­mo es un pro­duc­to del re­sur­gi­mien­to de ins­tin­tos pri­mi­ti­vos”, cuan­do con­tra­po­nía de al­gu­na ma­ne­ra la mo­ra­li­dad tri­bal (que se atri­bu­ye el de­re­cho a dis­po­ner de los fru­tos del tra­ba­jo de ter­ce­ros) con la mo­der­na justicia uni­ver­sal fun­da­da en las re­glas abs­trac­tas (cui­da­do­sa de la li­ber­tad del in­di­vi­duo).

1909 por ejem­plo, no es so­lo un nú­me­ro, sig­ni­fi­ca mu­chas co­sas. En­tre otras que la ex­pe­di­ción de Shac­kle­ton al­can­zó al­go que pa­re­cía im­po­si­ble, el Po­lo Sur mag­né­ti­co, y de­jó cla­ro que siem­pre se pue­den su­pe­rar los obs­tácu­los.

2019, no se­rá so­lo un nú­me­ro. Se­rá el año en que el Par­ti­do Na­cio­nal vuel­va a ga­nar el gobierno, y con él re­gre­sa­rán la au­to­ri­dad, la se­gu­ri­dad, la pros­pe­ri­dad, el res­pe­to por la ley y las per­so­nas, y las li­ber­ta­des que nun­ca de­bi­mos ha­ber per­di­do. Sin com­ple­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.