Cár­ce­les lo­ca­les en el de­be es­pi­ri­tual

El Pais (Uruguay) - - LA ÚLTIMA -

▃ Pa­ra Eduar­do Ro­cha, capellán de la cár­cel de máxima se­gu­ri­dad de Ri­ver­bend (Nash­vi­lle, EE.UU.) la figura del capellán de­be­ría exis­tir en las cár­ce­les uru­gua­yas.

Si bien re­si­de en Es­ta­dos Uni­dos des­de 2012, el uru­gua­yo ejer­ció co­mo pas­tor de las Asam­bleas de Dios en Uru­guay más de dos dé­ca­das y vi­si­tó por años las pri­sio­nes de Com­car y Li­ber­tad.

“Sé que hay pas­to­res o sa­cer­do­tes que vi­si­tan las cár­ce­les, pe­ro con suer­te van una vez por se­ma­na. El fac­tor es­pi­ri­tual es fun­da­men­tal pa­ra la reha­bi­li­ta­ción. No tie­ne que ver con lo lai­co o con lo re­li­gio­so. Si que­re­mos que las cár­ce­les sean más efec­ti­vas pa­ra reha­bi­li­tar, el guía es­pi­ri­tual es fun­da­men­tal”, ase­gu­ra el uru­gua­yo, pas­tor cris­tiano evan­gé­li­co de las Asam­bleas de Dios.

REHA­BI­LI­TA­CIÓN. Ro­cha cree que el sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se de pe­ni­ten­cia­ría es de los más efec­ti­vos pa­ra reha­bi­li­tar a los cri­mi­na­les.

“Aquí hay cur­sos y ta­lle­res to­do el tiem­po pa­ra los pre­sos. Se pue­den ha­cer ca­rre­ras com­ple­tas. No se reha­bi­li­ta el que no quie­re o quien tie­ne un tras­torno an­ti­so­cial”, ase­gu­ra el uru­gua­yo.

Pa­ra quien re­in­ci­de, el pe­so de la con­de­na es du­rí­si­mo, has­ta la pe­na de muer­te en al­gu­nos es­ta­dos. “De­pen­de de los de­li­tos, pe­ro la pri­me­ra vez le dan una con­de­na le­ve. La se­gun­da vez no ba­ja de los 10 años y a la ter­ce­ra, pro­ba­ble­men­te ca­de­na per­pe­tua o pe­na de muer­te. No hay otra opor­tu­ni­dad por­que en las cár­ce­les, los pre­sos tie­nen to­das las po­si­bi­li­da­des de reha­cer su vi­da”.

Ro­cha cri­ti­ca el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio uru­gua­yo. “El sis­te­ma car­ce­la­rio de­be­ría dar un vuel­co. ¿Por qué el Mi­nis­te­rio del In­te­rior no pue­de con­tra­tar a un es­pe­cia­lis­ta in­ter­na­cio­nal en co­rrec­cio­na­les? No tie­ne por qué ser de EE.UU. En Eu­ro­pa tam­bién hay muy buenas ex­pe­rien­cias. Al pa­re­cer, el Mi­nis­te­rio po­ne a los pre­sos en la cár­cel pa­ra que no de­lin­can por un tiem­po. Pe­ro sal­vo ex­cep­cio­nes, no se rehabilitan. Sa­len peor. Yo sé que hay un fac­tor eco­nó­mi­co im­por­tan­te, pe­ro ¿no se­rá más ca­ro que el que en­tra de­lin­cuen­te sal­ga más de­lin­cuen­te?”.

“NO SO­MOS PLA­GA”. Eduar­do Ro­cha ex­tra­ña Uru­guay y en es­pe­cial al dul­ce de le­che. Si­gue las no­ti­cias del país y se sin­tió to­ca­do cuan­do se­ma­nas atrás la mi­nis­tra Ma­ría Ju­lia Muñoz ca­li­fi­có de “pla­ga” a las igle­sias evan­gé­li­cas.

“Me do­lió. Me gus­ta­ría de­cir­le a la mi­nis­tra que no to­dos los evan­gé­li­cos so­mos una pla­ga. Aquí hay un hu­mil­de cris­tiano evan­gé­li­co uru­gua­yo que es­tá sir­vien­do a Dios muy le­jos de su país pa­ra dar un men­sa­je de es­pe­ran­za a quie­nes lo han per­di­do to­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.