LA DIS­CRE­TA “PRIN­CE­SA” DE HUA­WEI

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL -

▃ Em­pe­zó co­mo se­cre­ta­ria y lle­gó a ser can­di­da­ta a la su­ce­sión de su pa­dre al fren­te del gi­gan­te chino Hua­wei, nú­me­ro dos mun­dial de te­lé­fo­nos mó­vi­les. Pe­ro Meng Wanz­hou no con­ta­ba con aca­bar en una pri­sión ca­na­dien­se, víc­ti­ma de la ri­va­li­dad co­mer­cial en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos.

Meng, di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra de Hua­wei, fue de­te­ni­da la se­ma­na pa­sa­da en Van­cou­ver y se ha­lla en ins­tan­cias de ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos. Se­gún in­for­ma­cio­nes de pren­sa, Was­hing­ton sos­pe­cha que vio­ló el em­bar­go im­pues­to a Irán. Su pa­dre, Ren Zheng­fei, exin­ge­nie­ro del ejér­ci­to chino, fun­dó Hua­wei en 1987 con un ca­pi­tal ini­cial de al­gu­nos mi­les de dó­la­res. A sus 74 años, si­gue pre­si­dien­do el gru­po, ubi­ca­do en el 72ª lu­gar de las pri­me­ras 500 em­pre­sas mun­dia­les se­gún For­tu­ne, con un vo­lu­men de ne­go­cios anual de 80.000 mi­llo­nes de eu­ros (US$ 90.000 mi­llo­nes).

Aun­que Meng fue­ra la hi­ja del fun­da­dor del gru­po, los di­ri­gen­tes de Hua­wei ase­gu­ran que la pro­mo­ción in­ter­na de­pen­de del mé­ri­to. Se­gún la pren­sa chi­na, Meng fue a sus ini­cios su­ma­men­te dis­cre­ta, has­ta el punto de que po­ca gen­te sa­bía quién era su pa­dre, so­bre to­do por­que des­de pe­que­ña lle­va el ape­lli­do de su ma­dre, por una ra­zón que se ig­no­ra. Ren Zheng­fei “es un je­fe en el tra­ba­jo, y un pa­dre en ca­sa” de­cla­ró Meng, al in­ten­tar de­mos­trar que su as­cen­so na­da tie­ne que ver con su con­di­ción de “hi­ja de”. En sus en­tre­vis­tas ha­bla del “pre­si­den­te Ren”, y ja­más de “mi pa­dre”. Hua­wei es­pe­ró has­ta 2011 pa­ra re­ve­lar la lis­ta de sus di­ri­gen­tes; en­ton­ces se su­po que Meng ocu­pa­ba las fun­cio­nes de di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra.

Meng tie­ne la repu­tación de ser ac­ce­si­ble, pe­se a su apo­do de “prin­ce­sa de Hua­wei”. De unos 46 años de edad, vi­ve ale­ja­da del ti­po de vi­da más mun­dano. Se ig­no­ra si es­tá ca­sa­da, pe­ro la pren­sa chi­na le atri­bu­ye dos hi­jos. Se­gún ru­mo­res, Ren que­ría ini­cial­men­te que su hi­jo Ren Ping fue­ra su su­ce­sor, pe­ro ello fue lue­go des­men­ti­do. Ren Ping no apa­re­ce ade­más en la lis­ta de ad­mi­nis­tra­do­res del gru­po y ha des­apa­re­ci­do de los me­dios chi­nos en es­tos úl­ti­mos años, lo que au­men­tó las po­si­bi­li­da­des su­ce­so­rias de Meng Wanz­hou has­ta su de­ten­ción en Van­cou­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.