Tay­lor Swift bri­lla en la gi­ra con nue­vo ál­bum de éxi­to

El es­pe­cial Repu­tation Sta­dium Tour es­tá dis­po­ni­ble en Net­flix

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - RO­DRI­GO GUE­RRA

En sus re­ci­ta­les, Tay­lor Swift no quie­re ol­vi­dar­se de na­die. Tras in­ter­pre­tar una enér­gi­ca su­ce­sión de los hits pop que gra­bó y que re­co­rrie­ron el mun­do, la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se se sien­ta fren­te al piano y, mien­tras se apo­ya en una se­rie de acor­des ma­yo­res, se to­ma un mo­men­to pa­ra agra­de­cer a ca­da uno de los res­pon­sa­bles de que su co­lo­sal gi­ra por es­ta­dios de Asia, Eu­ro­pa, Amé­ri­ca del Nor­te y Ocea­nía ha­ya sa­li­do a la per­fec­ción. “Te­ne­mos 368 per­so­nas que via­jan con no­so­tros por to­do el mun­do, que de­jan a sus fa­mi­lias, con­du­cen ca­mio­nes, car­gan ma­te­ria­les, ar­man el es­ce­na­rio, se ocu­pan del so­ni­do y afi­nan los ins­tru­men­tos pa­ra que po­da­mos ha­cer lo que amamos”, co­men­ta Swift mien­tras ob­ser­va a las 60 mil per­so­nas que lle­na­ron el es­ta­dio AT&T, de Ar­ling­ton, ubi­ca­do en Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos.

La gi­ra de pre­sen­ta­ción de Repu­tation, el sex­to ál­bum de Swift en 13 años, re­quie­re una enor­me or­ga­ni­za­ción pa­ra que es­ta ma­qui­na­ria pop fun­cio­ne a la per­fec­ción. Por eso, la can­tan­te tam­bién nom­bra que en su show par­ti­ci­pa­ron otras 3.200 per­so­nas, que se en­car­ga­ron de la se­gu­ri­dad, de la co­mi­da y del es­ta­cio­na­mien­to. Fi­nal­men­te, le agra­de­ce a sus fa­ná­ti­cos —en su ma­yo­ría ado­les­cen­tes— por su leal­tad: “No ha­bría un es­ce­na­rio pa­ra ar­mar si us­te­des no qui­sie­ran ve­nir al con­cier­to”, co­men­ta con una son­ri­sa an­tes de lan­zar­se so­bre “Long Live”, un te­ma so­bre ce­le­brar los re­cuer­dos, que lue­go en­gan­cha con “New Year’s Day”, que cie­rra su úl­ti­mo dis­co. Sin du­das, es­te es el mo­men­to más ho­nes­to y es­pon­tá­neo de un show don­de se no­ta que ca­da mo­vi­mien­to y ex­pre­sión fa­cial fue­ron en­sa­ya­dos has­ta el can­san­cio.

A lo lar­go de las dos ho­ras del es­pe­cial de Net­flix Tay­lor Swift. Repu­tation Sta­dium Tour, que do­cu­men­ta la úl­ti­ma fe­cha de la sec­ción es­ta­dou­ni­den­se de la gi­ra mun­dial de la can­tan­te, se pue­de ver que más que de un re­ci­tal, es­te es un show a gran es­ca­la don­de la mú­si­ca no es la úni­ca pro­ta­go­nis­ta. El es­pec­tácu­lo se com­ple­men­ta con enér­gi­cas co­reo­gra­fías en las que un gru­po de bai­la­ri­nes se mue­ven de for­ma sin­cro­ni- za­da jun­to a Swift, pan­ta­llas enor­mes que bus­can ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia tri­di­men­sio­nal, pi­ro­tec­nia, co­bras in­fla­bles gi­gan­tes y múl­ti­ples es­ce­na­rios y cam­bios de ves­tua­rio.

Es­ta gi­ra, que se con­vir­tió en la más re­cau­da­do­ra de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, es­tá ba­sa­da en el leit­mo­tiv de la repu­tación, un te­ma que Swift abor­dó en las can­cio­nes de su úl­ti­mo dis­co. En el co­mien­zo del es­pec­tácu­lo se mues­tran va­rios au­dios y vi­deos en el que se ve có­mo va­rios pe­rio­dis­tas y ce­le­bri­da­des cri­ti­can a Swift por ca­da una de sus ac­ti­tu­des: des­de las rup­tu­ras con sus pa­re­jas a su enor­me éxi­to —ven­dió 40 mi­llo­nes de dis­cos en to­do el mun­do—, y des­de el jui­cio que le hi­zo a un lo­cu­tor ra­dial al que acu­só de ha­ber­la ma­no­sea­do, has­ta sus ac­cio­nes be­né­fi­cas. Así, to­do mo­vi­mien­to de la can­tan­te es ana­li­za­do por los me­dios y por el pú­bli­co. Es­to, Tay­lor, que tie­ne 29 años, lo sa­be me­jor que na­die, por­que se de­di­ca a la mú­si­ca des­de los 14 años y sa­be có­mo es la in­dus­tria mu­si­cal.

En un mo­men­to del show, la can­tan­te se de­tie­ne pa­ra ha­blar­le a sus fa­ná­ti­cos. Mien­tras que en el cam­po y las gra­das del es­ta­dio se ve a una ma­rea de pul­se­ras con lu­ces de co­lo­res —que pa­ra Swift, le per­mi­te “ver a ca­da miem­bro del pú­bli­co”— ofre­ce un dis­cur­so alen­ta­dor. “Lo úni­co que te­ne­mos en co­mún en es­te es­ta­dio es que a to­dos nos gus­ta sen­tir que ha­lla­mos al­go ver­da­de­ro”, di­ce. “Creo que las co­sas que más nos asus­tan son aque­llas que po­nen en pe­li­gro la po­si­bi­li­dad de ha­llar­lo. In­ter­na­men­te cree­mos que te­ner una ma­la repu­tación po­dría im­pe­dir­nos ha­llar amis­tad, amor o acep­ta­ción ver­da­de­ra por­que pen­sa­mos que si al­guien tie­ne pre­con­cep­tos so­bre mí que se ba­san en ru­mo­res, no que­rrán co­no­cer­te. Por eso, te­ne­mos tan­to mie­do de te­ner una ma­la repu­tación”. Mien­tras se mues­tran pri­me­ros pla­nos de miem­bros del pú­bli­co llo­ran­do, Swift se lan­za so­bre “De­li­ca­te”, de­di­ca­da a las in­se­gu­ri­da­des, mien­tras vue­la por en­ci­ma del pú­bli­co so­bre una es­truc­tu­ra lu­mi­no­sa.

Y lue­go de dos ho­ras de show, una fra­se fi­nal re­su­me el con­cier­to: “Y en la muer­te de su repu­tación, se sin­tió real­men­te vi­va”. Aho­ra, to­do eso es­tá al al­can­ce de un so­lo clic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.