Ton­te­rías de de­re­chos hu­ma­nos

El Pais (Uruguay) - - EDITORIAL -

To­do el mun­do pue­de de­cir al­gu­na san­dez de vez en cuan­do, ya que na­die es per­fec­to. Pe­ro la acu­mu­la­ción de ton­te­rías de­cla­ra­das en un re­por­ta­je de fin de año al se­ma­na­rio Bús­que­da por el se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos (DDHH) de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca me­re­ce, fran­ca­men­te, un des­ta­que ve­ra­nie­go par­ti­cu­lar.

Un pri­mer con­jun­to de lu­ga­res co­mu­nes re­fi­rió a va­lo­ra­cio­nes po­lí­ti­cas so­bre la de­mo­cra­cia. En efec­to, se­gún el bu­ró­cra­ta de Pre­si­den­cia, la de­mo­cra­cia no lo­gra “en­con­trar al­ter­na­ti­vas al ca­pi­ta­lis­mo co­mo for­ma de ges­tión. Ese es un as­pec­to, el otro es que lo que hi­zo cri­sis fue el mo­de­lo li­be­ral de la de­mo­cra­cia. Y creo que lo que es­ta­mos vien­do en la re­gión y en el mun­do es no so­lo una cri­sis de las iz­quier­das, sino tam­bién del li­be­ra­lis­mo”.

El pro­ble­ma es que el mun­do de los úl­ti­mos 25 años ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, a pe­sar de lo que de­ja en­tre­ver es­te bu­ró­cra­ta de los DDHH. Eso ocu­rrió gra­cias a la ex­ten­sión del ca­pi­ta­lis­mo eco­nó­mi­co y del li­be­ra­lis­mo po­lí­ti­co. Que la iz­quier­da su­da­me­ri­ca­na, co­rrup­ta, clien­te­lis­ta y no del to­do con­ven­ci­da del va­lor de la de­mo­cra­cia li­be­ral, crea que por­que ella es­tá en cri­sis en­ton­ces to­do el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co lo es­tá, es pro­pio de un so­lip­sis­mo muy ado­les­cen­te que in­fe­liz­men­te es­tá muy ex­ten­di­do en­tre cier­ta in­te­lec­tua­li­dad de iz­quier­da.

Al­can­za con leer al­guno de los si­guien­tes li­bros de re­cien­te edi­ción pa­ra ve­ri­fi­car que la ver­dad es­tá muy le­jos de lo que afir­mó el bu­ró­cra­ta de DDHH a Bús­que­da: “En de­fen­sa de la Ilus­tra­ción”, de Ste­ven Pin­ker; “La gran con­ver­gen­cia”, de Ri­chard Bald­win; “Pro­gre­so: 10 ra­zo­nes pa­ra mi­rar el fu­tu­ro con op­ti­mis­mo”, de Johan Nor­berg; y “Una pros­pe­ri­dad inau­di­ta”, de Ed­mun­do Phelps. To­dos es­tán tra­du­ci­dos al cas­te­llano, por suer­te, y to­dos dis­po­ni­bles pa­ra ser com­pra­dos en in­ter­net, de for­ma de fa­ci­li­tar la lec­tu­ra de la gen­te de iz­quier­da con el per­fil de es­te preo­cu­pa­do bu­ró­cra­ta.

El aná­li­sis del por­qué de la fuer­te emi­gra­ción in­ter­na­cio­nal de los uru­gua­yos de­jó tam­bién mu­chí­si­mo que desear. Di­jo que “no son per­so­nas que se fue­ron en la mis­ma con­di­ción que en el 2002, cuan­do no te­nían tra­ba­jo. Lo que es­tá su­ce­dien­do es que es­tá tan te­cha­da la in­clu­si­vi­dad (…) Es co­mo que la de­mo­cra­cia es­tá fo­si­li­za­da en su ca­pa­ci­dad de opor­tu­ni­da­des”. El em­pe­ño­so y ofi­cia­lis­ta bu­ró­cra­ta in­ten­tó así re­la­ti­vi­zar la res­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno en el no­to­rio fra­ca­so que sig­ni­fi­ca que, nue­va­men­te y des­de 2015, de­ce­nas de mi­les de uru­gua­yos jó­ve­nes y re­la­ti­va­men­te más for­ma­dos que el res­to de la po­bla­ción ha­yan de­ci­di­do emi­grar del país.

Pe­ro el pro­ble­ma no es una su­pues­ta “fo­si­li­za­ción” de opor­tu­ni­da­des de la de­mo­cra­cia, ¡por fa­vor! Ella, jus­ta­men­te, es la que ha po­ten­cia­do por dé­ca­das a los paí­ses que la con­ju­gan y es la que los ha trans­for­ma­do en re­cep­to­res de mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que lle­gan de paí­ses en los que, pre­ci­sa­men­te, lo que fal­ta mu­chas ve­ces es de­mo­cra­cia. Va­ya co­mo ejem­plo de paí­ses de­mo­crá­ti­cos que hoy en día re­ci­ben gen­te, en­tre tan­tos otros, Es­ta­dos Uni­dos o Aus­tra­lia. Y va­ya co­mo ejem­plo de paí­ses au­to­ri­ta­rios que expulsan gen­te, Cu­ba y Ve­ne­zue­la, que por cier­to son con­si­de­ra­dos mo­de­los a se­guir por bue­na par­te del Fren­te Am­plio.

Fi­nal­men­te, un ter­cer con­jun­to de ton­te­rías re­fi­rió a que Uru­guay tie­ne pro­ble­mas en la “pro­gre­si­vi­dad en la in­clu­sión”. En efec­to, pa­ra es­te bu­ró­cra­ta de los DDHH la pro­ble­má­ti­ca del vo­to en el ex­te­rior es un te­ma don­de “la de­mo­cra­cia no ha en­tra­do”.

“El mun­do de los úl­ti­mos 25 años ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, so­bre to­do en los paí­ses que apli­can al re­ce­ta de­mo­crá­ti­ca li­be­ral, a pe­sar de lo que de­ja en­tre­ver es­te bu­ró­cra­ta de los DDHH”.

El dis­pa­ra­te aquí es ma­yúscu­lo, ya que la ver­dad es que el pue­blo uru­gua­yo fue con­sul­ta­do di­rec­ta­men­te y de­ci­dió so­be­ra­na­men­te. Con to­tal li­ber­tad se ex­pre­só en 2009 al res­pec­to: di­jo que no que­ría per­mi­tir el vo­to de los uru­gua­yos en el ex­te­rior. Aca­so al ofi­cia­lis­ta bu­ró­cra­ta de los DDHH es­te re­sul­ta­do dic­ta­do por la so­be­ra­nía po­pu­lar no le ha­ya gus­ta­do. Pe­ro eso no le da de­re­cho a afir­mar de que “la de­mo­cra­cia no ha en­tra­do” en es­te te­ma, por­que, de­fi­ni­ti­va­men­te, a la san­dez es­tá su­man­do aquí una enor­me men­ti­ra his­tó­ri­ca im­po­si­ble de de­jar pa­sar.

Lo más tra­gi­có­mi­co de es­tas ma­ja­de­rías no es que se di­gan con to­tal im­pu­ni­dad y con po­se de es­tar afir­man­do gran­des e in­te­li­gen­tes ver­da­des. Lo más trá­gi­co es cuan­do el lec­tor re­cuer­da que es­te bu­ró­cra­ta de los DDHH, co­mo tan­tos otros aco­mo­da­dos si­mi­la­res del go­bierno fren­team­plis­ta, co­bra un al­tí­si­mo sa­la­rio de más de $ 110.000 al mes por de­cir­las.

Cuan­do se verifican de­cla­ra­cio­nes co­mo es­tas es que se ha­ce evi­den­te que en es­te 2019 se pre­ci­sa que lle­gue un vien­to po­pu­lar bien fuer­te que, de­ci­di­da­men­te, ba­rra con tan­ta ca­ra ton­te­ría pro­pa­la­da des­de el go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.