Bat­tis­ti, el ex­tre­mis­ta que vi­vió es­ca­pán­do­se

El sá­ba­do fue de­te­ni­do en Bo­li­via y ayer ex­tra­di­ta­do a Ita­lia, es­tu­vo años ba­jo pro­tec­ción de Bra­sil

El Pais (Uruguay) - - INTERNACIONAL - AFP, EFE / SAN­TA CRUZ, BO­LI­VIA

ACe­sa­re Bat­tis­ti le es­pe­ra una cel­da en Ita­lia por el res­to de su vi­da. El otro­ra ac­ti­vis­ta de ex­tre­ma iz­quier­da, acu­sa­do de al me­nos cua­tro ase­si­na­to en la dé­ca­da de 1970, y que vi­vió años co­mo asi­la­do po­lí­ti­co en Bra­sil, fue de­te­ni­do es­te sá­ba­do en San­ta Cruz de la Sie­rra, Bo­li­via. Y ayer mis­mo ex­tra­di­ta­do a Ita­lia.

Su de­ten­ción y su rá­pi­da ex­tra­di­ción, fue fes­te­ja­da por el go­bierno ita­liano. “Ce­sa­re Bat­tis­ti re­gre­sa­rá a Ita­lia en las pró­xi­mas ho­ras, en un vue­lo que par­ti­rá de San­ta Cruz y se di­ri­gi­rá di­rec­to ha­cia Ro­ma”, es­cri­bió en Fa­ce­book el je­fe del go­bierno Giu­sep­pe Con­te, lue­go de man­te­ner una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con el pre­si­den­te bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro.

Un avión blan­co de ban­de­ra ita­lia­na ate­rri­zó ayer do­min­go po­co des­pués de las 15 ho­ra lo­cal (16 en Uru­guay) en el ae­ro­puer­to de Vi­ru Vi­ru, en San­ta Cruz de la Sie­rra.

Ce­sa­re Bat­tis­ti es un exac­ti­vis­ta de iz­quier­da ita­liano con­de­na­do por ase­si­na­tos. Pa­só cer­ca de 40 años de su vi­da en una hui­da ca­si per­ma­nen­te, con pe­rio­dos en pri­sión y lu­chas po­lí­ti­ca-ju­di­cia­les pa­ra evi­tar la jus­ti­cia. Es uno de los úl­ti­mos pro­ta­go­nis­tas de los “años de plomo” de vio­len­cia de la dé­ca­da de 1970 en Ita­lia.

Con­de­na­do en au­sen­cia a ca­de­na per­pe­tua en Ita­lia, Bat­tis­ti, de 64 años, pa­só por Mé­xi­co, Fran­cia y Bra­sil. Po­lí­glo­ta, na­ció en el sur de Ro­ma el 18 de di­ciem­bre de 1954 en una fa­mi­lia co­mu­nis­ta pe­ro tam­bién ca­tó­li­ca.

Tras pa­sar va­rias ve­ces por la pri­sión por de­li­tos co­mu­nes, a fi­na­les de los años 1970 se unió a la lu­cha ar­ma­da den­tro del gru­po Pro­le­ta­rios Ar­ma­dos Por el Co­mu­nis­mo (PAC). “In­ten­tar cam­biar la so­cie­dad con las ar­mas es una es­tu­pi­dez pe­ro bueno, en esa épo­ca to­do el mun­do te­nía pis­to­las”, di­jo en 2011.

Jair Bol­so­na­ro ha­bía pro­me­ti­do ex­tra­di­tar a Bat­tis­ti a Ita­lia, que re­ci­bió asi­lo de Lu­la.

Tras ser de­te­ni­do en Mi­lán, fue en­car­ce­la­do en 1979 y en 1981 se eva­dió. En 1993 fue con­de­na­do en au­sen­cia a ca­de­na per­pe­tua por dos ase­si­na­tos y por com­pli­ci­dad en otro dos co­me­ti­dos en 1978 y 1979, crí­me­nes de los que di­ce ser inocen­te.

Tras pa­sar por Mé­xi­co en­con­tró re­fu­gio en Fran­cia en­tre 1990 y 2004 gra­cias a la pro­tec­ción del ex­pre­si­den­te so­cia­lis­ta Fra­nçois Mit­te­rrand, que se com­pro­me­tió a no ex­tra­di­tar a nin­gún mi­li­tan­te de ex­tre­ma iz­quier­da que hu­bie­ra re­nun­cia­do a la lu­cha ar­ma­da.

Igual que un cen­te­nar de mi­li­tan­tes ita­lia­nos de los años 1970, Bat­tis­ti rehi­zo su vi­da en Pa­rís. Tra­ba­jó co­mo guar­dia en un edi­fi­cio y em­pe­zó a es­cri­bir y pu­bli­car no­ve­las po­li­cía­cas con mu­chos ele­men­tos au­to­bio­grá­fi­cos que tra­tan te­mas co­mo la re­den­ción o el exi­lio de ex­mi­li­tan­tes ex­tre­mis­tas.

“MO­RIR EN BRA­SIL”. En 2004, el go­bierno de Jac­ques Chi­rac de­ci­dió ex­tra­di­tar­lo. Bat­tis­ti hu­ye a Bra­sil con una iden­ti­dad fal­sa, se­gún él, con ayu­da de los ser­vi­cios secretos fran­ce­ses.

Des­pués de tres años de clan­des­ti­ni­dad, en 2007 fue de­te­ni­do en Río de Ja­nei­ro y pa­só cua­tro años en pri­sión, don­de man­tu­vo una huel­ga de ham­bre por­que de­cía pre­fe­rir “mo­rir en Bra­sil an­tes que vol­ver a Ita­lia”. Cuen­ta su vi­da en Mi fu­ga ,un li­bro es­cri­to en pri­sión.

En 2009, el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Bra­sil au­to­ri­za su ex­tra­di­ción pe­ro de­ja la de­ci­sión fi­nal en ma­nos del pre­si­den­te Lu­la da Sil­va, que fi­nal­men­te re- cha­za ex­tra­di­tar­le. Co­mo re­pre­sa­lia Ita­lia lla­ma a con­sul­tas a su em­ba­ja­dor en Bra­si­lia.

En ju­nio 2011 Bat­tis­ti que­da li­be­ra­do y lo­gra ob­te­ner un per­mi­so de re­si­den­cia per­ma­nen­te en Bra­sil. Lue­go se ins­ta­la en Ca­na­neia, en el li­to­ral del es­ta­do de San Pa­blo, don­de tie­ne un hi­jo.

Pe­ro la jus­ti­cia bra­si­le­ña to­ma de­ci­sio­nes con­tra­dic­to­rias. En 2015 una juez or­de­na una nue­va ex­pul­sión. El mis­mo año se ca­sa con su com­pa­ñe­ra bra­si­le­ña en un cam­ping de Ca­na­neia. Dos años más tar­de le de­tie­nen en la fron­te­ra con Bo­li­via, acu­sa­do de que­rer huir, y le po­nen ba­jo vi­gi­lan­cia elec­tró­ni­ca du­ran­te cua­tro me­ses.

Tras la elec­ción en oc­tu­bre pa­sa­do del pre­si­den­te­jair Bol­so­na­ro, que pro­me­tió su ex­tra­di­ción, Bat­tis­ti vuel­ve a la clan­des­ti­ni­dad, has­ta el sá­ba­do, cuan­do cae en San­ta Cruz.

BAT­TIS­TI. Re­que­ri­do por In­ter­pol; en Ita­lia lo pro­ce­sa­ron en au­sen­cia por cua­tro ase­si­na­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.