La po­me­la­da es la be­bi­da del ve­rano en el Es­te

Bar­ten­ders ase­gu­ran que hay un in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del con­su­mo de es­te cí­tri­co com­pa­ra­do con el año pa­sa­do CAR­TE­LE­RA

El Pais (Uruguay) - - VIVIR - JUAN PA­BLO DE MAR­CO

Has­ta aho­ra, cuan­do al­guien que­ría una be­bi­da pa­ra re­fres­car­se en los pa­ra­do­res o la pla­ya ele­gía al­gu­na de las azu­ca­ra­das tra­di­cio­na­les. Es­te año, el con­su­mo de po­me­la­das, in­clu­so por en­ci­ma de las li­mo­na­das, pa­re­ce ser ten­den­cia en los pa­ra­do­res y al­gu­nos res­tau­ran­tes del Es­te del país.

En I’ma­ran­ga­tú, ubi­ca­do en la pa­ra­da 7 de la Pla­ya Man­sa, pue­de ele­gir­se con al­baha­ca, ro­me­ro o to­mi­llo. “Se le da la op­ción a la per­so­na”, co­men­ta Nés­tor, uno de los bar­man que tra­ba­ja en la ma­ña­na y que ase­gu­ra que “la ex­plo­sión de ven­tas” se dio en es­ta tem­po­ra­da.

Los sa­bo­res de los tu­ris­tas en el prin­ci­pal bal­nea­rio han ve­ni­do cam­bian­do de un tiem­po a es­ta par­te. Al uru­gua­yo, más con­ven­cio­nal en su con­su­mo gas­tro­nó­mi­co, le cues­ta un po­co más arries­gar su di­ne­ro en es­te ti­po de pro­duc­tos.

“Hoy se es­tán ani­man­do mu­cho más; ha­ce un tiem­po le de­cías a la gen­te que lle­va­ba al­mí­bar y te de­cían que era muy dul­ce”, co­men­ta Nés­tor.

El que más lo pi­de es el bra­si­le­ño, más acos­tum­bra­do a be­ber es­tos fru­tos. Es­te cam­bio ha te­ni­do un im­pac­to en el vo­lu­men de ven­tas: la po­me­la­da y li­mo­na­da ha ge­ne­ra­do más in­gre­sos en es­tos lu­ga­res que las be­bi­das azu­ca­ra­das. “La gen­te de­ja de la­do el ga­si­fi­ca­do y se es­tá ti­ran­do pa­ra las aguas sa­bo­ri­za­das”, agre­ga.

La es­ta­dís­ti­ca res­pal­da es­tas afir­ma­cio­nes del bar­ten­der: el año pa­sa­do ven­dían en­tre dos y tres li­tros de po­me­la­da por día. Es­te año, van más de ocho. Más allá de una pre­fe­ren­cia ge­ne­ral de los clie­nes a es­ta be­bi­da, en es­te pa­ra­dor atri­bu­yen el au­men­to a su ma­yor des­ta­que en la car­ta, ya que apa­re­cen los dis­tin­tos ti­pos que ofre­cen. Por ejem­plo, “la de la ca­sa” se lla­ma “Me mue­ro de amor”. Vie­ne con po­me­lo y al­mí­bar de jen­gi­bre, y se ter­mi­na la pre­pa­ra­ción con el re­fres­co ci­trus.

Otro mo­ti­vo que jus­ti­fi­ca es­te au­men­to es que la gen­te que ve­nía con­su­mien­do li­mo­na­da bus­ca pro­bar al­go di­fe­ren­te y acu­de a es­ta co­pa, cu­yo pre­cio es de 200 pe­sos.

FU­ROR EN MA­NAN­TIA­LES. En La Lin­da, un res­tau­ran­te ubi­ca­do en Ma­nan­tia­les, ha­ce tres años se ne­ga­ron a con­ti­nuar ofre­cien­do re­fres­cos azu­ca­ra­dos em­bo­te­lla­dos e ini­cia­ron una bús­que­da de un se­llo dis­tin­ti­vo de la ca­sa. El desafío pa­ra su per­so­nal era crear be­bi­das na­tu­ra­les.

El en­car­ga­do de es­te pro­ce­so fue Leo­nel Ro­dino, un bar­ten­der que ha en­sa­ya­do La po­me­la­da es re­fres­can­te y li­via­na. Ideal pa­ra un ve­rano va­rias ve­ces có­mo ge­ne­rar un pro­duc­to que em­pe­za­ra a mar­car ten­den­cia en es­te bal­nea­rio y el res­to de los si­tios tu­rís­ti­cos del es­te del país.

La li­mo­na­da, y lue­go la po­me­la­da, fue lo idea­do pa­ra atraer nue­vos clien­tes. Sus in­gre­dien­tes, que pro­vie­nen de una huer­ta pro­pia, son po­me­lo ro­sa­do y al­mí­bar. Tam­bién le po­nen ro­me­ro, una hier­ba aro­má­ti­ca que vi­ve más en las co­ci­nas, pe­ro que en es­te ca­so bus­ca se­du­cir al tu­ris­ta des­de otro lu­gar. Al prin­ci­pio a la clien­te­la le cos­tó adap­tar­se, pe­ro hoy es una de las be­bi­das de re­fe­ren­cia.

Con una pre­pa­ra­ción que no lle­va más de cin­co mi­nu­tos, la po­me­la­da se sir­ve en un va­so. El ob­je­ti­vo es que el con­su­mi­dor lo­gre una ex­pe­rien­cia sen­so­rial in­ten­sa. “La idea es que el sa­bor y el aro­ma es­tén in­te­gra­dos”, cuen­ta Ro­dino, el bar­ten­der de es­te es­ta­ble­ci­mien­to gas­tro­nó­mi­co. Por eso, no la sir­ven con sor­bi­tos, ya que la dis­tan­cia ol­fa­ti­va con el va­so no ge­ne­ra un víncu­lo tan cer­cano.

En ge­ne­ral, es­tas be­bi­das lle­van po­me­los di­se­ca­dos. Su re­ce­ta tam­bién tie­ne una cien­cia en sí mis­ma: se cor­tan bien fi­nos, fit.

se de­jan se­car al na­tu­ral y, al fi­nal, se los hor­nea. “Es­to ge­ne­ra gus­tos di­fe­ren­tes”, in­di­ca Ro­dino. “La gen­te tien­de a aso­ciar que el po­me­lo es mu­cho más áci­do que el li­món y no es así. En es­ta épo­ca el po­me­lo es muy dul­ce”, co­men­ta. Esa creen­cia “fal­sa” ha­ce que no se eli­ja tan­to. De to­das for­mas, no­ta un cam­bio de con­cep­to que ha ge­ne­ra­do que, de a po­co, los tu­ris­tas em­pie­cen a con­su­mir­lo.

En los pi­cos de la tem­po­ra­da, lle­gan a ven­der has­ta 15 li­tros en un día y tie­nen un mano a mano con su “her­ma­na ma­yor”, la li­mo­na­da, que en es­te lo­cal es la be­bi­da de ca­be­ce­ra.

En es­te lu­gar cues­ta 160 pe­sos (el va­so 440 mi­li­li­tros), 300 pe­sos una ja­rra que da pa­ra dos va­sos “y un po­co más” y 580 si se pre­ten­de sa­ciar la sed de cua­tro per­so­nas.

LA LI­MO­NA­DA SI­GUE. En el ru­bro de be­bi­das re­fres­can­tes, el pú­bli­co uru­gua­yo y el ar­gen­tino se sien­ten más se­gu­ros con la li­mo­na­da. La bús­que­da de los lo­ca­les pa­ra que no sea so­lo li­món y agua tie­ne una ex­pli­ca­ción: en el lo­cal de Ma­nan­tia­les cor­tan la piel del li­món y la mo­jan en el bor­de del va­so. “Cuan­do per­ci­bís el aro­ma del acei­te (que tie­ne esa par­te del li­món), te abre las pa­pi­las gus­ta­ti­vas an­tes de tiem­po. Y te pre­pa­ra pa­ra lo que te vas a to­mar”, co­men­ta Leo­nel.

Co­mo to­dos es­tos ne­go­cios bus­can di­fe­ren­ciar­se con es­tos pro­duc­tos más gour­met, en al­gu­nos lo­ca­les la li­mo­na­da lle­va arán­da­nos.

En un lo­cal en Ma­nan­tia­les se com­pra un va­so a 160 pe­sos. En un pa­ra­dor de la pla­ya Man­sa es­tá a 200.

NUE­VOS TRA­GOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.