La jo­ven que ma­tó a su pa­dre no lo denunció por te­mor

Fis­cal: el ca­so se per­fi­la co­mo le­gí­ti­ma de­fen­sa

El Pais (Uruguay) - - PORTADA -

▃▃ La jo­ven que ma­tó a su pa­dre de una pu­ña­la­da la no­che del mar­tes pa­sa­do en el ba­rrio de la Unión, de­cla­ró an­te el fis­cal de Ho­mi­ci­dios Juan Gó­mez que ni ella, ni su her­ma­na, ni su ma­dre ha­bían ra­di­ca­do una de­nun­cia de vio­len­cia con­tra el hom­bre por te­mor, pe­ro que los epi­so­dios vio­len­tos en la ca­sa eran co­ti­dia­nos. Gó­mez ex­pli­có a El País que ayer no ha­bía ele­men­tos pa­ra impu­tar a la jo­ven y que tam­po­co “los veía a fu­tu­ro”. Además sos­tu­vo que el ca­so se per­fi­la co­mo una “even­tual le­gí­ti­ma de­fen­sa”. El fis­cal in­di­có que la jo­ven “téc­ni­ca­men­te no fue de­te­ni­da” y que la no­che del cri­men la Fis­ca­lía le bus­có un lu­gar pa­ra dor­mir por­que “no era si­co­ló­gi­ca­men­te bueno que vol­vie­ra” a su ca­sa.

▃▃ Una ma­dre y sus dos hi­jas de­cla­ra­ron ayer an­te el fis­cal de ho­mi­ci­dios Juan Gó­mez que nun­ca ha­bían hecho una de­nun­cia con­tra el es­po­so, y pa­dre, por te­mor. Pe­ro que la vio­len­cia que se vi­vía den­tro de las pa­re­des de la ca­sa era co­ti­dia­na, ex­pli­có Gó­mez a El País. Esa vio­len­cia al­can­zó su pun­to más al­to el mar­tes pa­sa­do.

El hom­bre de 51 años lle­gó a la vi­vien­da, ubi­ca­da en Juan Ja­co­bo Rous­seau y Pan de Azú­car, en el ba­rrio de La Unión, en es­ta­do de ebrie­dad y ame­na­zó a sus hi­jas, de 26 y 27 años, con un ar­ma de fue­go.

“Las dos chi­cas se preo­cu­pa­ron cuan­do en el día de ayer (por el mar­tes) vie­ron que el pa­dre ve­nía con un ar­ma de fue­go que nun­ca ha­bían vis­to en la ca­sa”, di­jo el fis­cal Gó­mez.

“Ahí la idea de pe­li­gro que ya sen­tían se acre­cen­tó”, agre­gó. El hom­bre de­jó el ar­ma y, co­mo ha­cía to­dos los días, fue a bus­car a su pa­re­ja al tra­ba­jo. Cuan­do re­gre­só bus­có nue­va­men­te el ar­ma, pe­ro sus hi­jas la ha­bían es­con­di­do.

Co­mo se ne­ga­ron a en­tre­gár­se­la, se­gún el re­la­to de ellas, el hom­bre to­mó un cu­chi­llo y las vol­vió a ame­na­zar. Ahí co­men­za­ron a for­ce­jear y en me­dio del con­flic­to, el hom­bre ter­mi­nó re­ci­bien­do una pu­ña­la­da que aca­bó con su vida.

"Una de sus hi­jas se in­ter­pu­so, re­ci­bió al­gu­nos gol­pes, y lo­gró des­ar­mar­lo no sa­be có­mo. Lue­go, en ese afán por pro­te­ger­se ella, a su her­ma­na y a su ma­dre, se­gún su ex­pre­sión, se ‘des­qui­ció’ por el te­mor de mo­rir", ex­pli­có Gó­mez.

El fis­cal di­jo que so­li­ci­tó “to­das las pe­ri­cias” y que “al día de hoy (por ayer) “no ha­bía ele­men­tos pa­ra con­de­nar” a la hi­ja y que “no lo veía de fu­tu­ro” por­que el ca­so se per­fi­la “a una even­tual le­gí­ti­ma de­fen­sa”.

La jo­ven que ase­si­nó a su pa­dre “téc­ni­ca­men­te no fue de­te­ni­da”. “Le bus­ca­mos un lu­gar (pa­ra pa­sar la no­che) por­que no era psi­co­ló­gi­ca­men­te bueno que ella vol­vie­ra (a la ca­sa)”, ex­pli­có el fis­cal.

PRUE­BAS. Pa­ra el fis­cal Gó­mez la ma­ta­do­ra ac­tuó en su de­fen­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.