Ni re­ga­los ni com­pras fron­te­ri­zas

No pue­den ha­cer com­pras en los free shops, re­ci­bir re­ga­los ni to­mar dro­gas o al­cohol si ma­ne­jan

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - SE­BAS­TIÁN CA­BRE­RA

▃▃ El lí­der de Ca­bil­do Abierto, Gui­do Manini Ríos, en­tre­gó a los 11 dipu­tados elec­tos de su par­ti­do una es­tric­ta guía que, en­tre otras co­sas, re­co­mien­da “no usar ex­pre­sio­nes vul­ga­res” en sus de­cla­ra­cio­nes, evi­tar con­du­cir tras to­mar al­cohol o dro­gas, no re­ci­bir re­ga­los, no ha­cer com­pras en co­mer­cios de fron­te­ra, ra­cio­na­li­zar el uso de agua y ca­fé y ves­tir “sport for­mal” en el Par­la­men­to.

Una lú­gu­bre ha­bi­ta­ción, al fon­do de la se­de de Ca­bil­do Abierto en la ca­lle Cons­ti­tu­yen­te e ilu­mi­na­da por un par de tu­bos-luz, fue el es­ce­na­rio el viernes pa­sa­do de la pri­me­ra reunión en­tre bue­na par­te de los le­gis­la­do­res elec­tos y la di­rec­ción del nue­vo par­ti­do. Ade­lan­te, el lí­der del par­ti­do Gui­do Manini Ríos, su es­po­sa Ire­ne Mo­rei­ra y el di­ri­gen­te Ri­ve­ra El­gue, sen­ta­dos al bor­de de una mesa blan­ca de plás­ti­co, de esas de jar­dín. Fren­te a ellos y en tres fi­las de si­llas —tam­bién blan­cas, de plás­ti­co— es­ta­ban los fu­tu­ros le­gis­la­do­res.

Uno de los te­mas so­bre la mesa era la de­fi­ni­ción de una lí­nea de ac­ción co­mún pa­ra evi­tar sa­li­das de tono, co­mo cuan­do a ini­cios de no­viem­bre el dipu­tado elec­to Mar­tín So­dano di­jo al se­ma­na­rio Bús­que­da que es­ta­ba en con­tra del abor­to “por­que sí”, que ha­bía que re­vi­sar la agen­da de de­re­chos y dis­pa­ró: “A ver, si te gus­tó, ban­cá­te­la”. Por eso, Manini en­tre­gó a los 11 dipu­tados elec­tos un do­cu­men­to de cua­tro pá­gi­nas con di­rec­ti­vas ge­ne­ra­les, al que ac­ce­dió El País.

Allí se re­co­mien­da no usar ex­pre­sio­nes vul­ga­res en las de­cla­ra­cio­nes, coor­di­nar con la ban­ca­da a la ho­ra de rea­li­zar pro­nun­cia­mien­tos, así co­mo al “tra­mi­tar te­mas sen­si­bles o de es­pe­cial in­te­rés del par­ti­do”. Pe­ro tam­bién ha­cen su­ge­ren­cias vin­cu­la­das a la vi­da pri­va­da de los di­ri­gen­tes, co­mo evi­tar con­du­cir tras to­mar al­cohol o dro­gas, no re­ci­bir re­ga­los, no ha­cer com­pras en co­mer­cios de fron­te­ra, ra­cio­na­li­zar el uso de agua y ca­fé y ves­tir “sport for­mal” en el Par­la­men­to.

Las di­rec­ti­vas ge­ne­ra­les pa­ra los fu­tu­ros dipu­tados tie­nen el ob­je­ti­vo de brin­dar “una guía útil y es­ta­ble­cer nor­mas que re­gi­rán la ac­tua­ción” pa­ra pro­yec­tar “una ima­gen de or­ga­ni­za­ción, cohe­sión, coor­di­na­ción y efi­cien­te desem­pe­ño”.

Un ca­pí­tu­lo de la guía ad­vier­te que los dipu­tados son “per­so­nas pú­bli­cas con la res­pon­sa­bi­li­dad que eso con­lle­va”, por lo que de­ben te­ner “un ac­cio­nar en to­do mo­men­to y cir­cuns­tan­cia a la al­tu­ra de su in­ves­ti­du­ra”.

En ba­se a eso, el par­ti­do rea­li­za una se­rie de re­co­men­da­cio­nes que arran­can con la ves­ti­men­ta: si bien en el Par­la­men­to no exis­ten nor­mas de eti­que­ta o có­di­go de ves­ti­men­ta, se en­tien­de con­ve­nien­te con­cu­rrir a la cá­ma­ra de “sport for­mal”: sa­co o am­bo en ca­so de los hom­bres y “ves­ti­men­ta acor­de” pa­ra las mu­je­res. La idea es evi­tar brin­dar una “ima­gen inapro­pia­da”.

En la mis­ma lí­nea, pi­den ac­tuar con “or­den y de­co­ro”, usar un len­gua­je “acor­de con la dig­ni­dad par­la­men­ta­ria”, eli­mi­nan­do el uso de “ex­pre­sio­nes vul­ga­res, des­pec­ti­vas, de­gra­dan­tes o soe­ces”. Los dipu­tados de Ca­bil­do Abierto de­ben evi­tar “per­der la cal­ma” a la ho­ra de tra­tar con los me­dios y man­te­ner un “gra­do de to­le­ran­cia” fren­te a las críticas del público y de la pren­sa. Les so­li­ci­tan, además,

Manini acon­se­ja a sus dipu­tados no “per­der la cal­ma” al tra­tar con los me­dios

un es­pe­cial cui­da­do en el uso de las re­des so­cia­les, con la “má­xi­ma pru­den­cia” en las pu­bli­ca­cio­nes y co­men­ta­rios. Y la guía di­ce ex­pre­sa­men­te que hay que evi­tar “ser víc­ti­ma de ac­tos im­pul­si­vos que lue­go no pue­dan re­me­diar­se”.

Pe­ro el do­cu­men­to in­gre­sa des­pués en re­co­men­da­cio­nes más vin­cu­la­das a la vi­da pri­va­da de ca­da le­gis­la­dor. Acon­se­ja, por ejem­plo, res­pe­tar “ca­bal­men­te” las nor­mas de trán­si­to, evi­tan­do con­du­cir lue­go de ha­ber to­ma­do al­cohol o ba­jo efec­tos de es­tu­pe­fa­cien­tes. Tam­bién, evi­tar la com­pra de ar­tícu­los en ge­ne­ral en co­mer­cios de fron­te­ra co­mo free shops y

“aún al am­pa­ro de los fue­ros se des­acon­se­ja es­te ti­po de com­pras”. Pe­ro des­pués la guía va un pa­so más allá y acon­se­ja re­cha­zar ob­se­quios, do­na­cio­nes y ven­tas a un pre­cio me­nor del que co­rres­pon­de en el mer­ca­do. Asi­mis­mo, acon­se­ja evi­tar si­tua­cio­nes de abu­so de po­der y de “os­ten­ta­ción” y di­ce que los ser­vi­cios que brin­da el Par­la­men­to son pa­ra la ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria y no pa­ra la ac­ti­vi­dad par­ti­cu­lar.

TRAM­PAS Y SOR­PRE­SAS. La guía ha­ce fo­co en el tra­ba­jo coor­di­na­do a ni­vel par­ti­da­rio. Por ejem­plo, a la ho­ra de rea­li­zar pro­nun­cia­mien­tos de­be­rán te­ner “siem­pre pre­sen­te” los li­nea­mien­tos de Ca­bil­do Abierto, “ac­tuan­do cohe­sio­na­da­men­te pa­ra dar so­li­dez” al par­ti­do, y se agre­ga: “con­so­li­dan­do sus ori­gi­na­rias ba­ses de prin­ci­pios es­ta­ble­ci­dos en el idea­rio ar­ti­guis­ta, re­afir­mán­do­se cla­ra­men­te en lo re­la­ti­vo a la sen­si­bi­li­dad so­cial del ar­ti­guis­mo”, ya sea en la con­cep­ción del hom­bre, de la eco­no­mía so­cial y de la vi­da en co­mu­ni­dad.

Ca­bil­do le pi­de a sus le­gis­la­do­res que, si tra­mi­tan te­mas sen­si­bles o de es­pe­cial in­te­rés del par­ti­do, se de­be­ría coor­di­nar a tra­vés del se­cre­ta­rio de ban­ca­da y uni­fi­car cri­te­rios pa­ra evi­tar caer “en tram­pas, sor­pre­sas, in­clu­so con­tra­dic­cio­nes per­ju­di­cia­les a la ima­gen y ac­cio­nar del par­ti­do”. Igual, acla­ran que no pre­ten­den li­mi­tar la li­ber­tad in­di­vi­dual de pen­sa­mien­to ni de opi­nión de los dipu­tados elec­tos.

Otra di­rec­ti­va de Ca­bil­do Abierto es que, an­te cual­quier si­tua­ción en la que el le­gis­la­dor se vea in­vo­lu­cra­do o que me­rez­ca tra­ta­mien­to ur­gen­te, se su­gie­re dar cuen­ta de in­me­dia­to a los se­cre­ta­rios de ban­ca­da, pa­ra lue­go pa­sar el asun­to a las au­to­ri­da­des par­ti­da­rias.

MANINI RÍOS. El lí­der de Ca­bil­do Abierto pre­pa­ró un do­cu­men­to con di­rec­ti­vas pa­ra los le­gis­la­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.