Aso­na­da: 200 ván­da­los, de sie­te ba­rrios

Fis­ca­lía des­car­ta mo­ti­va­cio­nes po­lí­ti­cas; hay seis impu­tados

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - E. BARRENECHE / G. LO­REN­ZO

Unos 200 ván­da­los, pro­ve­nien­tes de sie­te ba­rrios de la pe­ri­fe­ria de Mon­te­vi­deo, pro­ta­go­ni­za­ron los in­ci­den­tes ocu­rri­dos du­ran­te la ma­dru­ga­da del pa­sa­do do­min­go en zo­nas ale­da­ñas a Ki­bón.

Los jó­ve­nes, de en­tre 13 y 25 años, se mo­vi­li­za­ron des­de los ba­rrios Vi­lla Es­pa­ño­la, Nue­vo Pa­rís, Ce­rro, Ver­di­sol, La Te­ja, Ca­sa­bó y Pun­ta de Rie­les, pa­ra di­ri­gir­se ha­cia la ram­bla a una fies­ta elec­tró­ni­ca que se di­fun­día en las re­des so­cia­les.

El de­to­nan­te de los in­ci­den­tes fue un cru­ce de pa­la­bras en­tre un gru­po de jó­ve­nes y un mó­vil de la Ar­ma­da. El gru­po, mo­les­to con el con­trol, co­men­zó a in­cre­par y ti­rar pie­dras a los efec­ti­vos. Dos ma­ri­nos su­frie­ron he­ri­das en el ros­tro. Una se­ma­na atrás y en el mis­mo lu­gar, una hor­da ape­dreó un óm­ni­bus de la Ar­ma­da que tras­la­da­ba ur­nas pa­ra el ba­lo­ta­je.

En la Fis­ca­lía, los de­te­ni­dos se­ña­la­ron que la mo­vi­li­za­ción, que pro­vo­có des­tro­zos en au­tos y ca­sas de Po­ci­tos, no tu­vo un tin­te po­lí­ti­co.

La jue­za Ro­sa Agui­rre hi­zo lu­gar al pe­di­do de la fis­cal Adria­na Edel­man e im­pu­tó a seis de­te­ni­dos un delito de vio­len­cia pri­va­da agra­va­da. Du­ran­te 120 días cum­pli­rán arres­to do­mi­ci­lia­rio. “De­be­rían apren­der que acá exis­ten las le­yes y el que las res­trin­ge tie­ne sus con­se­cuen­cias. Tu­vie­ron suer­te. Otra fis­ca­lía hu­bie­ra pe­di­do pri­sión pre­ven­ti­va”, les di­jo Agui­rre.

Es un fe­nó­meno que lle­va me­ses. Pri­me­ro se jun­tan en Mon­te­vi­deo Shop­ping. Lue­go ca­mi­nan por la ram­bla en di­rec­ción a Ki­bón. Nun­ca son me­nos de 100. Pro­vie­nen de zo­nas pe­ri­fé­ri­cas de la ca­pi­tal.

Al­re­de­dor de las le­tras de Mon­te­vi­deo, se sa­can sel­fies, char­lan, fu­man po­rros y tra­tan de ro­bar al­go “en la vuel­ta”.

En la no­che del sá­ba­do 30, jó­ve­nes pro­ve­nien­tes de los ba­rrios Vi­lla Es­pa­ño­la, Nue­vo Pa­rís, Ce­rro, Ver­di­sol, La Te­ja, Ca­sa­bó, Pun­ta de Rie­les, co­men­za­ron a des­pla­zar­se ha­cia la ram­bla. Su­pues­ta­men­te pa­ra con­cu­rrir a una fies­ta elec­tró­ni­ca que se pro­mo­cio­na­ba en Ins­ta­gram. Los jó­ve­nes de­cla­ra­ron en la Fis­ca­lía que no ha­bía un mó­vil po­lí­ti­co de­trás de la mo­vi­li­za­ción que ge­ne­ró los des­tro­zos. Al­gu­nos de ellos se jun­ta­ron en el ca­mino con per­so­nas co­no­ci­das y otros con des­co­no­ci­dos.

Pa­ra la Fis­ca­lía y la Po­li­cía, los jó­ve­nes no es­ta­ban or­ga­ni­za­dos ni te­nían una mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca pa­ra rea­li­zar los des­ma­nes. De to­das for­mas, la in­ves­ti­ga­ción de la Zo­na II (Mal­vín, Bu­ceo y ba­rrios ale­da­ños) re­cién em­pie­za. Una fuen­te del ca­so di­jo a El País que en la aso­na­da con­flu­ye­ron va­rios fac­to­res: Re­sen­ti­mien­to so­cial y des­pre­cio por otra cla­se so­cial.

“Eso ex­pli­ca los des­tro­zos de au­tos y da­ños a vi­vien­das. En el me­dio hay de­lin­cuen­tes que apro­ve­chan pa­ra ro­bar lo que pue­den”, agre­gó la fuen­te.

En la ma­dru­ga­da del do­min­go 1°, la “chis­pa” de los in­ci­den­tes fue un cru­ce de pa­la­bras en­tre jó­ve­nes con dos fun­cio­na­rios de la Ar­ma­da. Los ado­les­cen­tes se mo­les­ta­ron por el con­trol rea­li­za­do por los ma­ri­nos. Y en­se­gui­da con­ti­nuó con un au­to in­cen­dia­do a po­cos me­tros de Ki­bón.

Una se­ma­na an­tes, los ván­da­los ha­bían ape­drea­do en el lu­gar un óm­ni­bus con efec­ti­vos de la Ar­ma­da que tras­la­da­ba ur­nas que se­rían usa­das po­co des­pués en el ba­lo­ta­je.

Tras el in­ci­den­te con la Pre­fec­tu­ra, una pa­to­ta de unos 200 jó­ve­nes, cu­yas eda­des os­ci­lan en­tre los 13 y los 25 años, cru­za­ron la ram­bla. Un gru­po —al­guno de sus in­te­gran­tes mu­ni­dos de pie­dras y pa­los— subió por la ca­lle Mar­co Bru­to des­tro­zan­do au­tos y ti­ran­do pie­dras a vi­vien­das. Lle­ga­ron has­ta la avenida Ri­ve­ra.

Otro gru­po, que es­ta­ba fren­te al car­tel de “Mon­te­vi­deo”, se di­ri­gió por la avenida Luis Al­ber­to de He­rre­ra has­ta Mon­te­vi­deo

Shop­ping. En el ca­mino agre­die­ron, in­ti­mi­da­ron y ro­ba­ron a va­rias per­so­nas.

Por las fil­ma­cio­nes re­le­va­das por la Po­li­cía, la fis­cal Adria­na Edel­man com­pro­bó que los seis impu­tados par­ti­ci­pa­ron en la aso­na­da y agre­die­ron a va­rias per­so­nas. Por ello, pi­dió a la jue­za Ma­ría Ro­sa Agui­rre que les impu­tara un delito de vio­len­cia pri­va­da agra­va­da y dis­pu­sie­ra un arres­to do­mi­ci­lia­rio de 120 días, fi­jar do­mi­ci­lio y la prohi­bi­ción de sa­lir del país.

La de­fen­sa de los de­te­ni­dos se opu­so al pe­di­do fis­cal ale­gan­do que son per­so­nas tra­ba­ja­do­ras y pri­ma­rios. Y agre­gó que, con la pri­sión do­mi­ci­lia­ria, co­rrían ries­go de per­der sus em­pleos.

La de­fen­sa plan­teó, co­mo al­ter­na­ti­va a la pe­ti­ción de la fis­cal Edel­man, que los impu­tados con­cu­rrie­ran en for­ma pe­rió­di­ca a una co­mi­sa­ría a fir­mar un re­gis­tro y arres­to noc­turno pa­ra to­dos ellos.

La jue­za Agui­rre hi­zo lu­gar al pe­di­do de la Fis­ca­lía y de­cre­tó la pri­sión do­mi­ci­lia­ria pa­ra los seis de­te­ni­dos y de­ter­mi­nó el ce­se de de­ten­ción pa­ra otras sie­te per­so­nas.

El fis­cal Car­los Re­yes in­da­ga a dos me­no­res de­te­ni­dos.

UNA LEC­CIÓN. “Les voy a ex­pli­car lo que sig­ni­fi­ca que que­den em­pla­za­dos. Quie­re de­cir que si a us­te­des no los ubi­can en el do­mi­ci­lio, que tie­nen que es­tar las 24 ho­ras, voy a pe­dir una re­qui­si­to­ria”, ex­pli­có la jue­za a los seis impu­tados. “No po­de­mos ir a la­bu­rar tam­po­co”, con­tes­tó uno. “No, no pue­de ir a tra­ba­jar. En eso te­nía que ha­ber pen­sa­do en el mo­men­to que aga­rró los pro­yec­ti­les y rom­pió la pro­pie­dad”, re­pli­có la ma­gis­tra­da.

“No­so­tros no rom­pi­mos na­da”, em­pe­za­ron a gri­tar a co­ro los seis. Agui­rre pi­dió que se cal­ma­sen por­que si no so­li­ci­ta­ría el delito de desaca­to.

“De­be­rían apren­der que acá exis­te la autoridad, exis­ten las le­yes y el que las res­trin­ge tie­ne sus con­se­cuen­cias. Tu­vie­ron suer­te. Otra fis­ca­lía hu­bie­ra pe­di­do pri­sión pre­ven­ti­va”, di­jo Agui­rre y fi­na­li­zó la au­dien­cia.

“De­be­rían apren­der que acá exis­te la autoridad”, di­jo jue­za a de­te­ni­dos.

La fis­cal Edel­man pro­bó que acusados par­ti­ci­pa­ron en los des­ma­nes.

KI­BÓN. Va­rias per­so­nas des­tro­za­ron au­tos. Además in­cen­dia­ron una ca­mio­ne­ta ubi­ca­da en la ram­bla.

RO­TU­RAS. Hu­bo 31 de­nun­cias a raíz de los des­tro­zos pro­vo­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.