Mo­da de ta­tua­jes ex­plo­ta en el es­te

Des­de Los De­dos al sol uru­gua­yo; tu­ris­tas se lle­van ta­tua­jes co­mo re­cuer­do

El Pais (Uruguay) - - PORTADA - MA­RÍA DE LOS ÁN­GE­LES OR­FI­LA

Los prin­ci­pa­les ar­tis­tas del ru­bro cuen­tan las pre­fe­ren­cias de tu­ris­tas.

La sel­fie con Los De­dos – co­lo­ri­dos o gri­ses– es ca­si una obli­ga­ción pa­ra cual­quier tu­ris­ta que pa­se por Pun­ta del Es­te. Esa ima­gen pue­de lle­vár­se­la tam­bién, si quie­re, en de­ce­nas de pro­duc­tos: ima­nes, ta­zas, den­ta­les o en ca­jas de al­fa­jo­res ar­te­sa­na­les. Lo mis­mo su­ce­de con otros ico­nos del bal­nea­rio. ¿Pe­ro no se po­dría con­se­guir un re­cuer­di­to que sea úni­co?

Ta­tua­do­res de Pun­ta del Es­te y Mal­do­na­do di­je­ron a El País que es­te año han pa­sa­do más ex­tran­je­ros por sus lo­ca­les pa­ra gra­bar ins­tan­tá­neas de sus va­ca­cio­nes en un lien­zo muy par­ti­cu­lar: des­de coor­de­na­das, ma­pas, mo­nu­men­tos a ico­nos co­mo el ca­rac­te­rís­ti­co sol de Car­los Páez Vi­la­ró o los pi­la­res de la ram­bla de Pi­riá­po­lis.

“Una chi­ca bra­si­le­ra, que ha­cía tiem­po que es­ta­ba re­co­rrien­do el país, eli­gió el sol de Páez Vi­la­ró pa­ra lle­var­lo en la piel. Por lo que me con­tó, es­ta­ba en­can­ta­da con Ca­sa­pue­blo y los so­les de Car­li­tos”, di­jo Pa­blo Sán­chez, ta­tua­dor de Ta­cua­bé Ta­tua­jes, un lo­cal ubi­ca­do en Ga­le­ría To­rre Gor­le­ro.

No fue el úni­co ca­so: dos ex­tran­je­ros se lle­va­ron una ola y la co­la de una ba­lle­na en el to­bi­llo, otro se lle­vó un sol en el bra­zo y un chi­leno se lle­vó unas pal­me­ras tam­bién gra­ba­das en su bra­zo. “Nos ha­la­gó las pla­yas y co­men­tó que le gus­tó mu­cho Pun­ta del Es­te. En ge­ne­ral, los ele­gi­dos son los di­se­ños re­la­cio­na­dos con las pla­yas”, se­ña­ló Sán­chez al dia­rio El País.

Por su­pues­to, tam­bién hu­bo ta­tua­jes de amis­tad, de pa­re­ja y con­me­mo­ra­ti­vos “pe­ro es­te ve­rano han pa­sa­do más tu­ris­tas ex­tran­je­ros que el ve­rano pa­sa­do por su ta­tua­je sou­ve­nir”.

PA­TRIÓ­TI­COS. En Del­ta Tat­too Stu­dio, ubi­ca­do tam­bién en Ga­le­ría To­rre Gor­le­ro, atien­de Nel­son Fa­gún­dez, un ar­tis­ta que se ha es­pe­cia­li­za­do en la no­ve­do­sa téc­ni­ca del mi­cro­rrea­lis­mo.

“Cua­tro o cin­co ve­ces por se­ma­na ta­túo el sol de Uru­guay”, con­tó. Es­ta tem­po­ra­da han pa­sa­do por su lo­cal va­rios es­ta­dou­ni­den­ses que así se lo han pe­di­do, pe­ro tam­bién es al­go que so­li­ci­tan los uru­gua­yos que vi­ven afuera y re­gre­san por las va­ca­cio­nes.

“Una fa­mi­lia que vi­ve en Sui­za qui­so lle­var­se el con­torno de Uru­guay co­mo re­cuer­do”, pre­ci­só. Y aña­dió: “Los ta­tua­jes de sou­ve­nir son un ho­me­na­je” al país.

El sol del pa­be­llón na­cio­nal tam­bién es lo más pe­di­do en­tre los clien­tes que pa­san por 24 Tat­too Shop, en la ciu­dad de Mal­do­na­do, cuan­do quie­ren lle­var­se un sou­ve­nir, se­gún apun­tó Ma­ro a El País. Ade­más, si son ex­tran­je­ros, es pro­ba­ble que ya ten­gan la cos­tum­bre de ta­tuar­se en ca­da via­je.

PAI­SA­JES. La mis­ma es­ce­na se re­pi­te en Fénix Ta­tua­jes, un es­tu­dio ubi­ca­do en el cen­tro de Mal­do­na­do. “Nos han pe­di­do la es­cul­tu­ra de Los De­dos y tam­bién al­gún pai­sa­je de cos­ta”, con­tó su en­car­ga­do a El País.

Res­pec­to a lo úl­ti­mo, re­cor­dó una me­dia man­ga en la que se ve en pri­mer plano uno de los ca­rac­te­rís­ti­cos pi­la­res de la Ram­bla de los Ar­gen­ti­nos de Pi­riá­po­lis en un atar­de­cer y ro­dea­do de aves. Tam­bién se han he­cho ta­tua­jes de fa­ros.

TEN­DEN­CIAS. En ge­ne­ral, los ta­tua­jes de sou­ve­nirs son mi­ni­ma­lis­tas, sen­ci­llos y pe­que­ños, en ne­gro y som­brea­dos, que pue­den ser fá­cil­men­te ta­pa­dos pa­ra pro­te­ger­los del sol y del agua pa­ra que la per­so­na pue­da se­guir yen­do a la pla­ya o a la pis­ci­na du­ran­te sus va­ca­cio­nes (ver recuadro).

En es­te sen­ti­do, el mi­cro­rrea­lis­mo “es­tá triun­fan­do”, a jui­cio de Fa­gún­dez.

Se tra­ta de una téc­ni­ca que él apren­dió en Eu­ro­pa y es el úni­co que la tra­ba­ja en Uru­guay: son re­tra­tos fie­les a la rea­li­dad en un es­pa­cio de cua­tro cen­tí­me­tros (él siem­pre com­pa­ra los re­sul­ta­dos con el ta­ma­ño de una mo­ne­da de $ 10). Lo más ele­gi­do es la es­tam­pa de las mascotas.

Igual que con otros mo­ti­vos, Sán­chez in­di­có que los jó­ve­nes se ta­túan “más im­pul­si­va­men­te” a di­fe­ren­cia de “la gen­te más gran­de” que lle­ga al lo­cal con un di­se­ño más pen­sa­do con el que bus­can trans­mi­tir un sig­ni­fi­ca­do per­so­nal. El ran­go de los clien­tes es am­plio, pe­ro la ma­yo­ría se ubi­ca en­tre los 20 y los 35 años.

PRE­CIOS. En Ta­cua­bé Ta­tua­jes, el di­se­ño de las olas con el sol o las pal­me­ras o al­go sen­ci­llo que re­cuer­de las va­ca­cio­nes en Pun­ta del Es­te cues­ta al­re­de­dor de $ 1.000.

En Del­ta Tat­too Stu­dio se pa­ga el mis­mo pre­cio, por ejem­plo, por unas coor­de­na­das o ca­li­gra­fía. El cos­to va­ría de acuer­do a la com­ple­ji­dad. Un ta­tua­je mi­cro­rrea­lis­ta cues­ta $ 4.000 y lle­va dos ho­ras y me­dia de tra­ba­jo.

En 24 Tat­too Shop los pre­cios arran­can en $ 1.000.

Lo más pe­di­do son los mo­ti­vos de pla­ya de ca­rac­te­rís­ti­cas mi­ni­ma­lis­tas.

AR­TE. Nel­son Fa­gún­dez ta­túa “en­tre cua­tro y cin­co so­les” de Uru­guay to­das las se­ma­nas du­ran­te la tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.