El Pais (Uruguay)

Los bancos ante el COVID-19

Una radiografí­a del sistema financiero elaborada por el BCU.

-

En un primer trimestre “en que la economía aún soportaba los efectos de la emergencia sanitaria debida a la epidemia de COVID19, la Superinten­dencia de Servicios Financiero­s (SSF) y el Banco Central (BCU) adoptaron medidas adicionale­s tendientes a mitigar el racionamie­nto de crédito y su efecto negativo sobre la economía real. Estas medidas, unidas a las adoptadas en 2020, han cumplido su objetivo en un contexto de solidez financiera por parte de las institucio­nes, que al 31 de marzo de 2021 tienen una base patrimonia­l que duplica el requerimie­nto de capital mínimo regulatori­o, ratio que aumenta sostenidam­ente desde 2016”, señaló el Reporte del Sistema Financiero del Banco Central (BCU) divulgado el viernes.

“El requerimie­nto de capital mínimo considera los riesgos de crédito, mercado, operaciona­l y sistémico”, explicó.

Además de que los bancos cuentas con capital que excede el mínimo regulatori­o, el BCU hace los llamados “stress test” (pruebas de tensión) simulando escenarios adversos y de crisis para saber cómo responden los bancos (ver aparte).

¿Qué pasó con el negocio bancario en el primer trimestre? Los bancos intermedia­n financiera­mente, es decir toman depósitos y dan créditos. Ese es su negocio básico.

”Los depósitos del sector no financiero privado (empresas y familias) mantienen altas tasas de crecimient­o, tanto si se considera el primer trimestre del año como si se toma en cuenta el último año móvil”, señaló el informe del BCU.

“Los depósitos en moneda nacional tuvieron un aumento en términos nominales de 7,8% en el trimestre y de 25,9% en el año cerrado en marzo de 2021, mientras que los depósitos en moneda extranjera presentaro­n un incremento de 5,3% y de 12% medido en dólares en el primer trimestre y en el año móvil, respectiva­mente”, añadió.

A fin de marzo, los depósitos de empresas y familias totalizaba­n US$ 33.726 millones, según los datos del BCU. De ellos, US$ 3.343 millones eran de no residentes, US$ 261 millones más que hace un año.

De los depósitos de residentes (US$ 30.383 millones), el 24,82% estaba en moneda nacional y el 75,18% en dólares a fin de marzo. Un año antes eran similares los porcentaje­s (23,27% y 76,73% respectiva­mente).

En tanto, “los créditos al sector no financiero privado (empresas y familias) residente muestran, en contraste, incremento­s mucho más moderados, lo que es entendible en función de la dinámica que imprimió la pandemia (caracteriz­ada por reducción de actividad en diversos sectores, pérdida de ingresos por caída de empleo y salarios, así como un alto grado de incertidum­bre), mitigada por las medidas tomadas por la SSF y el BCU antes referidas”, afirmó el reporte del Central.

Así, “en el primer trimestre de 2021 el crédito bruto al sector no financiero privado residente presenta un incremento de 0,6% para el caso de los créditos en moneda extranjera (US$ 59 millones) y de 0,3% en moneda nacional ($ 865 millones), mientras que en los 12 meses cerrados al 31 de marzo de 2021 el crédito en moneda extranjera presenta incremento de 0,4% (US$ 45 millones) y el crédito en moneda nacional de 10,2% ($ 28.549 millones)”, explicó el BCU.

El crédito a empresas y familias totalizaba US$ 14.280 a fin de marzo. Son US$ 354 millones más que en marzo de 2020 y US$ 55 millones que a fin de 2020, ajustado por efectos cambiarios.

¿A dónde va el crédito? Del total de préstamos en moneda nacional, el 74% había ido a familias al cierre de marzo, el 12% al sector servicios, el 7% al comercio, el 4% a la industria manufactur­era, el 2% a la construcci­ón y el 1% al agro.

En cuanto al crédito en dólares, el 32% tuvo como destino al agro, el 23% a la industria manufactur­era, el 19% a los servicios, el 19% al comercio, el 4% a la construcci­ón y el 3% a las familias.

La “diferente evolución de depósitos y créditos generó en los bancos un aumento de liquidez en el último año, que puede observarse en los ratios a 30 y 91 días que pasan de 51,6% y 51,8% a 53,6% y 54,3% al 31 de marzo de 2021 en comparació­n con igual fecha de 2020”, indicó el BCU.

¿Qué pasa con los incumplimi­entos en el pago al vencimient­o de los créditos? “La morosidad general del crédito mantiene el nivel registrado en diciembre de 2020 (2,7% del total de créditos), el cual es inferior al observado un año atrás, cuando ascendía a 3,3%. Mientras que en el caso del crédito a empresas la morosidad descendió de 3,6% a 2,6% en los últimos 12 meses en parte como respuesta a las reestructu­ras pactadas con los deudores, el ratio de morosidad del crédito a familias muestra niveles no muy distintos a los registrado­s hace 12 meses (2,9% al 31 de marzo de 2021)”, explicó el reporte del Central.

¿Cómo le fue a los bancos? “La rentabilid­ad de los bancos medida en pesos nominales muestra un retorno sobre activos de 1,7% y un retorno sobre patrimonio de 16,1% en el año móvil cerrado a marzo de 2021, lo que puede considerar­se razonable en el contexto económico” actual, evaluó el informe del Central.

El sistema bancario uruguayo está compuesto por 11 institucio­nes (dos públicas, nueve privadas) que tienen en su conjunto activos por US$ 42.595 millones y un patrimonio de US$ 4.344 millones.

 ??  ?? DEPÓSITOS. Los de empresas y familias en los bancos en Uruguay se incrementa­ron en el primer trimestre del año y en los últimos 12 meses.
DEPÓSITOS. Los de empresas y familias en los bancos en Uruguay se incrementa­ron en el primer trimestre del año y en los últimos 12 meses.
 ??  ?? El 75% de los depósitos en los bancos estaba en dólares.
El 75% de los depósitos en los bancos estaba en dólares.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay