El Pais (Uruguay)

Subsidio por enfermedad: tipos, requisitos y montos

Cuándo y en qué circunstan­cias el trabajador tiene derecho a esta prestación

-

El trabajador activo que no pueda realizar sus tareas por razones médicas tiene derecho a acceder al subsidio por enfermedad. La persona no recibe el 100% de su sueldo, debe cumplir con determinad­os requisitos y el Banco de Previsión Social (BPS) no paga desde el primer día de certificac­ión, salvo excepcione­s.

Si un trabajador de la actividad privada en relación de dependenci­a es certificad­o por enfermedad, debe informar al empleador sobre su situación. El subsidio del BPS se recibe a partir del cuatro día, no obstante, el pago es desde el día uno si se trata de una internació­n en la mutualista o el domicilio. Los primeros tres días podrá abonarlos la empresa o no, ya que no está obligada.

¿Cuánto se cobra? Los trabajador­es reciben el equivalent­e al 70% de sus ingresos (pero con un tope de $ 48.071,29) y la cuota parte del aguinaldo, indica el BPS. Para el cálculo se toma el promedio de lo que percibió en los 180 días anteriores al último día del mes anterior a la certificac­ión. Si hubo un accidente, del 70%, el 66,67% se cobra a través del Banco de Seguros del Estado (BSE) y el 3,33% del BPS,.

¿Quién es beneficiar­io? La persona necesita un tiempo trabajado mínimo en el último año para poder acceder al subsidio. El trabajador mensual debe tener tres meses de actividad efectiva, que pueden haberse realizado en una o más empresas, ya sea de manera consecutiv­a o interrumpi­da. Por su parte, el jornalero o destajista debe tener 75 jornales, señala el BPS.

El caso de las embarazada­s es diferente: no necesitan una cantidad mínima de jornales para tener derecho a la prestación. Por último, aquellas personas que tengan más de un empleo deben estar certificad­os en todos al mismo tiempo.

Se debe tener en cuenta que el subsidio por “enfermedad común no es acumulable a la percepción del subsidio por desempleo, ni a retribucio­nes de actividad, ni al adelanto prejubilat­orio, ni a las indemnizac­iones temporaria­s por accidente de trabajo”, de acuerdo con el decreto ley 14.407.

OTROS CASOS. Los accidentes laborales y las enfermedad­es profesiona­les también están previstas en la legislació­n uruguaya. Hay distintos grados de indemnizac­ión que dependen, sobre todo, de la evaluación del daño.

En la página web del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) se indica que las enfermedad­es profesiona­les son “aquellas causadas por agentes físicos, químicos, biológicos, utilizados o manipulado­s durante la actividad laboral o que estén presentes en el trabajo”. Por otra parte, “se considera accidente de trabajo a toda lesión corporal que el trabajador sufra en ocasión o por consecuenc­ia del trabajo que realice por cuenta ajena”.

Para determinar el monto de la indemnizac­ión se toma en cuenta el nivel del daño. La cartera explica que, si priva de manera pasajera la capacidad del trabajador de realizar la tarea, le correspond­e un subsidio temporario. Se cobra a partir del cuarto día después del accidente “hasta la cura completa o consolidac­ión de la lesión”.

Ahora, ¿qué pasa si el trabajador pierde su capacidad de trabajo de manera permanente? El MTSS indica que la incapacida­d permanente puede ser parcial o total, y los técnicos del BSE se encargan de evaluar la situación. “No obstante, si se origina controvers­ia sobre el grado de incapacida­d permanente, sin perjuicio del trámite judicial, el BSE tomará en cuenta el grado de incapacida­d que determine por mayoría simple un Tribunal Médico integrado por tres médicos: dos designados por el BSE y otro por el siniestrad­o”.

La indemnizac­ión no sucede en todos los casos. Para que correspond­a, la incapacida­d permanente debe alcanzar al 10% de la reducción de la capacidad profesiona­l, indica. Luego, si está entre el 10% y 20%, la persona recibe un “pago único equivalent­e a 36 veces la reducción mensual que la incapacida­d haya originado en el sueldo o salario”. También hay previstos pagos mayores para casos excepciona­les.

MUERTE. Ahora, si el trabajador pierde la vida por un accidente o enfermedad profesiona­l, la normativa es diferente. Se genera una renta vitalicia igual al 50% del salario o remuneraci­ón anual para cónyuge o concubino sobrevivie­nte. Si esa persona es la única que va a percibir el pago, el porcentaje se eleva a las dos terceras partes del salario o remuneraci­ón anual, informa el MTSS.

“Los menores de 18 años y hasta esa edad y los mayores de 18 años discapacit­ados que vivían a expensas del trabajador, sea cual fuere el lazo jurídico que a este los uniere, siempre que se justifique este hecho, percibirán una renta del 20% del salario anual si no hay más de uno, del 35% si hay dos; del 45% si hay tres y del 55% si hay cuatro o más”. Sin cónyuge o concubino sobrevivie­nte, la renta de los menores o incapaces se elevará al 50% del salario anual para cada uno de ellos, sin exceder el 100% del salario anual, agrega.

El subsidio por enfermedad no es acumulable con el seguro de desempleo.

 ??  ?? PAGO DEL SUBSIDIO. Los beneficiar­ios del subsidio por enfermedad cobran recién al 4° día, los primeros tres son decisión de la empresa si quiere abonarlos o no; no está obligada.
PAGO DEL SUBSIDIO. Los beneficiar­ios del subsidio por enfermedad cobran recién al 4° día, los primeros tres son decisión de la empresa si quiere abonarlos o no; no está obligada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay