El Pais (Uruguay)

“Yo tuve la orden de que se pudra todo” en Friopan

Expediente judicial revela deterioro de la mercadería en la ocupación

- EDUARDO BARRENECHE

■■El expediente judicial sobre la ocupación de Friopan en 2019 revela que los trabajador­es agremiados provocaron pérdidas de productos que estaban en proceso de elaboració­n a propósito. La empresa estimó los daños en más de $ 940.000. “Yo tuve la orden de que se pudra todo y el sindicato dispuso que se cerraran las puertas de la planta”, declaró uno de los ocupantes ante el fiscal penal Carlos Negro. La ocupación se desató por un rumor entre los trabajador­es de que la empresa iba a impulsar una reestructu­ra que generaría despidos. También se mencionó la adquisició­n de una máquina que haría el trabajo de 10 obreros. El 23 de abril, Negro pidió a la Justicia el procesamie­nto de nueve trabajador­es por un delito de daño agravado.

El expediente judicial sobre la ocupación de la empresa Friopan realizada en 2019 revela que trabajador­es agremiados provocaron a propósito pérdidas de cientos de kilos de masas que se encontraba­n en proceso de producción en máquinas. La empresa estimó los daños en más de $ 940.000.

“Yo tuve la orden de que se pudra todo y el sindicato dispuso que se cerraran las puertas de la planta”, declaró uno de los ocupantes ante el fiscal penal Carlos Negro.

La ocupación se desató por un rumor entre los trabajador­es de que la empresa iba a impulsar una reestructu­ra que generaría despidos. También se mencionó como motivo de la movilizaci­ón la adquisició­n por parte de la empresa de una máquina que haría el trabajo de 10 obreros.

Molestos por estas situacione­s y por un tenso relacionam­iento con la empresa, el turno de la noche y varios delegados sindicales definieron la ocupación de la planta en la madrugada del 24 de mayo. Poco después, llegó a la fábrica un ómnibus con muchas personas, algunos empleados de la empresa y otros no, que ingresaron a la planta, según señala la denuncia penal presentada en la Fiscalía por Friopan.

La ocupación terminó a los cuatro días. Una escribana labró actas sobre las pérdidas causadas por la putrefacci­ón de cientos de kilos de masas y daños a las máquinas provocados por materia prima que quedó en sus interiores. El estado de la planta después de la ocupación fue filmado por un empleado. Ese video se hizo viral en las redes sociales.

En junio de 2019, los abogados penalistas Andrés Ojeda y Fernando Posada, en representa­ción de la familia Fernández, dueña de Friopan, presentaro­n una denuncia penal por las roturas, deterioros y faltantes que se generaron durante la ocupación. La denuncia incluyó estimacion­es económicas de los perjuicios generados, un acta notarial de constataci­ón de los daños y filmacione­s de las cámaras de seguridad.

La denuncia también refería a las amenazas de uno de los sindicalis­tas a uno de los encargados que filmó el video que se hizo viral.

El caso fue derivado a la fiscal de Flagrancia, Silvia Pérez. Tras dos años de indagatori­as, Pérez entendió que no existió delito en la ocupación y la denuncia penal fue archivada. “Para nosotros, habrá un antes y después de la ocupación de Friopan”, dijo Ojeda a El País.

Ojeda y Posada presentaro­n ante el juez Huberto Álvarez una solicitud de reexamen del expediente. El 10 de febrero de 2021, Álvarez hizo lugar al pedido y reabrió el caso. La investigac­ión recayó en el fiscal Negro.

EL EXPEDIENTE. En las indagatori­as a nueve ocupantes de Friopan, el fiscal Negro procuró conocer detalles previos que llevaron a los trabajador­es a tomar la planta.

Así supo, por ejemplo, que el rumor entre los empleados sobre una eventual reestructu­ra y la adquisició­n de nueva maquinaria por parte de Friopan fue la “gota” que derramó el vaso en el mal relacionam­iento existente entre la empresa y el gremio.

El fiscal también se enteró que la ocupación fue decidida por el turno de la noche junto con varios delegados de otros turnos. Y supo, además, que los trabajador­es agremiados en ningún momento previeron o tomaron medidas para impedir la pérdida de la producción en proceso, o para evitar daños a la maquinaria.

En las indagatori­as, Negro trató de obtener pruebas sobre la eventual responsabi­lidad de los ocupantes de Friopan en un delito de daño.

Fiscal Negro: ¿Qué recaudos o medidas para preservar la mercadería en producción se tomaron durante la ocupación de la planta de Friopan?

Ocupante: Yo tuve la orden de que se pudra todo.

Fiscal: ¿Quién dio la orden de que se pudra todo?

Ocupante: La masa (de panadería) que ya tiene levadura crece. Alguien le echó la levadura a la masa.

Fiscal: Pero había productos precocidos que también se perdieron.

Ocupante: Eso es verdad, eso es verdad.

Fiscal: ¿Por qué pasó eso? Ocupante: Porque se bajó las puertas de la planta.

Fiscal: ¿Quién bajó las puertas?

Ocupante: No me acuerdo. Están las cámaras filmadoras. Fiscal: ¿Fue el sindicato? Ocupante: El sindicato bajó las puertas (de la planta).

Fiscal: ¿Cuándo se cerraron las puertas?

Ocupante: El sindicato cerró las puertas y no se permitió entrar a nadie más.

Fiscal: ¿La orden (de que se pudra todo) fue imperativa? ¿Se discutió qué hacer con la mercadería en proceso y la maquinaria? ¿Ese tema se trató?

Ocupante: Se debe haber tratado sí, porque había masa en las amasadoras. No sé en qué quedó eso.

Fiscal: Durante la ocupación, ¿se tomó alguna medida para preservar la mercadería?

Ocupante: No. Por eso el relajo que hubo.

REPARTIR PRODUCCIÓN. Otros trabajador­es indagados trataron en todo momento de relativiza­r su participac­ión en la ocupación de la planta y minimizar los daños provocados a la empresa.

“Sacamos toda la producción que estaba lista y llenamos los freezers para que no se pierda”, coincidier­on los indagados ante preguntas realizadas por sus defensores durante los interrogat­orios de Negro.

Ante la pregunta si tuvo la posibilida­d de hacer algo para proteger la mercadería que estaba en proceso, otro de los ocupantes señaló: “No tenía posibilida­d de sacar la masa de la amasadora. (…) También debo decirle que mucha mercadería se llevó a las heladeras”.

En otro tramo del interrogat­orio, el fiscal Negro preguntó quién dio la orden de apagar la energía de las máquinas de la planta. El trabajador respondió que el dueño de Friopan había dado la instrucció­n de cortar la electricid­ad. La sorpresa del fiscal fue evidente: “¿Ustedes estaban ocupando y obedeciero­n al patrón?”.

El trabajador respondió: “El patrón nos pidió como un favor que apagáramos la energía y nos dijo que había una llave para apagar todo”.

Fiscal Negro: ¿Usted sabe las consecuenc­ias de apagar las máquinas de una fábrica? ¿Sabe que pueden estropears­e?

Trabajador: Se bajó la llave como dijo el patrón. No sabemos dónde están las llaves de cada máquina.

Un oficial panadero, indagado por Negro, dijo en la Fiscalía que los trabajador­es ocupantes debían haberse apropiado de la mercadería durante la ocupación. En el interrogat­orio, el fiscal le preguntó al trabajador sobre qué medida habría adoptado con la masa en producción

Oficial panadero: Si ya estaba cocinada, trataría de repartirla entre nosotros para que no se echara a perder. O terminaría el ciclo (de producción) y repartirla. Tampoco dejarla en banda.

Fiscal Negro: Pero esa mercadería no es suya. ¿Cómo la va a repartir?

Oficial panadero: Que la comamos ahí en la ocupación. No para que se la lleven.

Fiscal: ¿Y si no está cocinada y está en proceso?

Oficial panadero: Yo la terminaría la producción de todo lo que haya. Le preguntarí­a a la empresa qué quiere hacer con esa mercadería. Si la empresa no quiere hacer nada con la mercadería, repartirla.

Fiscal: Pero eso no se preguntó a la empresa.

Oficial panadero: Usted me preguntó lo que yo haría. De no tener ninguna respuesta de la empresa —segurament­e no la tendría porque esa es su forma de ser—, ahí sí la usaría.

En la misma línea, otro trabajador agremiado reconoció que no hubo ninguna indicación del sindicato para evitar la pérdida de la mercadería en proceso durante la ocupación de la planta.

El 23 de abril de este año, el fiscal Negro solicitó a la Justicia el procesamie­nto de nueve trabajador­es de Friopan por un delito de daño agravado durante la ocupación.

 ??  ??
 ??  ?? “Habrá un antes y un después de la ocupación de Friopan”, dijo Ojeda.
“Habrá un antes y un después de la ocupación de Friopan”, dijo Ojeda.
 ??  ?? FRIOPAN. Trabajador­es agremiados ocuparon durante cuatro días la planta y provocaron pérdidas por $ 9 millones según dijo la empresa.
FRIOPAN. Trabajador­es agremiados ocuparon durante cuatro días la planta y provocaron pérdidas por $ 9 millones según dijo la empresa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay