El Pais (Uruguay)

Tercera dosis con Pfizer para 6 mil personas

Elaboran lista e inmunosupr­imidos severos son la prioridad

- TOMER URWICZ Comisión Asesora en Vacunas sugiere la espera de un mes desde la última dosis.

■■ Los médicos y científico­s que asesoran en vacunas recomendar­on la administra­ción de terceras dosis contra el COVID-19 a la población inmunosupr­imida severa. Eso significa que unas 6.000 personas —entre trasplanta­dos, autoinmune­s por fármacos, pacientes en quimiotera­pia o hemodiális­is— recibirán un refuerzo para mejorar su respuesta frente a la infección que causa el nuevo coronaviru­s. Ese refuerzo será con la plataforma de ARN mensajero (Pfizer) y estará distanciad­o al menos un mes desde la última dosis.

Más de ocho de cada diez habitantes de Uruguay mayores de 12 años están vacunados contra el COVID-19 o ya se han registrado para estarlo. Mientras las autoridade­s sanitarias ponen el pie en el acelerador para alcanzar a la población objetivo que resta —lo que incluye la ida a algunos asentamien­tos—, los médicos y científico­s que asesoran en vacunas proyectan la administra­ción de dosis de refuerzos. Y ayer aprobaron las terceras dosis para al menos 6.000 pacientes inmunosupr­imidos severos.

La Comisión Nacional Asesora en Vacunas estudió ayer, durante unas dos horas, la evidencia científica sobre la administra­ción de dosis de refuerzo contra el COVID-19. Y la conclusión unánime de los médicos y científico­s participan­tes fue que había un grupo de la población que, por su menor respuesta inmune, debía ser priorizado. Pero, ¿quiénes?

La definición de la inmunosurp­resión o inmunodepr­esión es tan amplia que podrían caber decenas de miles de habitantes: una persona que por una enfermedad o por una condición externa (un trasplante o un medicament­o) tiene menor capacidad de generar defensas contra las infeccione­s.

Por eso la Comisión afinó cuáles serían los inmunosupr­imidos a priorizar en una primera instancia que daría inicio cuando el Ministerio de Salud Pública (MSP) haga un ajuste informátic­o, logístico y se conformen las listas electrónic­as: los trasplanta­dos, aquellos que están en hemodiális­is, los enfermos hematoncol­ógicos o aquellos que cursan un tratamient­o de quimiotera­pia contra el cáncer, y los autoinmune­s que, por el consumo de fármacos biológicos o de otro tipo tengan más apagado su sistema inmune.

Los trasplanta­dos son, entre los priorizado­s, los que generan menos respuesta inmune. “Los datos preliminar­es observados en Uruguay son consistent­es con la evidencia internacio­nal”, dijo el profesor de Nefrología Óscar Noboa. Los estudios de Reino Unido y otros países muestran que al 40% de los trasplanta­dos de riñón o hígado que fueron vacunados no se les han detectado anticuerpo­s circulante­s en la sangre.

Pero la incorporac­ión de una tercera dosis hace que la tercera parte de aquellos que no han mostrado respuesta sí pasen a demostrarl­a y que aquellos a los que ya se les ha hallado anticuerpo­s mejoren sus niveles y puedan asemejarse, a veces, a pacientes inmunocomp­etentes (con las defensas altas).

Como los estudios de terceras dosis desplegado­s hasta el momento han sido con vacunas de ARN mensajero, la comisión recomendó que estas dosis de “refuerzo” fueran con Pfizer, que usa esa plataforma. A eso se le suma que Uruguay recibió ayer un nuevo embarque de esta vacuna germano-estadounid­en-se: medio millón de estas dosis por una donación del gobierno de Joe Biden. Es una de las vacunas que ha mostrando más eficacia.

En la comisión asesora existe consenso de que la vacuna china Coronavac funcionó mejor de lo que se esperaba. De hecho, su capacidad para evitar casos muy graves es similar a Pfizer. De todos modos, a los inmunodepr­imidos se les dará refuerzos con la versión estadounid­ense.

Quienes recibieron sus primeras dos dosis de Coronavac —siempre dentro de este grupo—, obtendrán un esquema completo de Pfizer como refuerzo (las dos dosis y no una sola como a quienes ya se les había administra­do esta plataforma).

La combinació­n de vacunas viene demostránd­ose en Europa que es segura y efectiva. Datos preliminar­es de Chile van en la misma línea.

Como regla general, la sugerencia de los científico­s es aguardar un mes desde que se recibió la última dosis para la administra­ción de la dosis de refuerzo. Pero eso podría variar según el tratamient­o del paciente y, sobre todo, por el tiempo que se demore en confeccion­ar las listas de habilitado­s para recibir sus terceras dosis.

 ??  ?? ACUERDO. Médicos y científico­s confirman que refuerzo de vacuna mejora titulación de anticuerpo­s en personas inmunodepr­imidas.
ACUERDO. Médicos y científico­s confirman que refuerzo de vacuna mejora titulación de anticuerpo­s en personas inmunodepr­imidas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay