El Pais (Uruguay)

Finaliza la búsqueda en Miami

Pasan a la etapa de “recuperaci­ón” de cuerpos en el edificio de Miami

-

■ Autoridade­s del estado de Florida decidieron ayer miércoles poner fin a la búsqueda de sobrevivie­ntes entre los escombros del edificio que se derrumbó en la madrugada del 24 de junio. Por ahora han encontrado 54 víctimas, entre ellas la uruguaya Graciela Ponce de León, cuyo cuerpo fue de los últimos identifica­dos. “Con profunda tristeza (...) tomamos la decisión extremadam­ente difícil de pasar de la operación de búsqueda y rescate a la de recuperaci­ón” de cuerpos, anunció la alcaldesa de Miami-dade, Daniella Levine Cava.

Graciela Ponce de León, la uruguaya fallecida cuyo cuerpo fue hallado

Familiares de las personas desapareci­das por el derrumbe del edificio en Surfside, recibieron ayer la peor noticia: la búsqueda de sobrevivie­ntes terminó. El saldo de la tragedia hasta anoche, era de 54 fallecidos y 86 desapareci­dos.

Uno de los últimos cuerpos identifica­dos, fue el de la uruguaya Graciela Ponce de León (86) y de su esposo argentino Gino Cattarossi (89), confirmó a El País el cónsul uruguayo en Miami, Eduardo Bouzout. Con la identifica­ción de Ponce de León, quedan dos uruguayos en la lista de desapareci­dos.

La semana pasada se recuperó el cuerpo de una nieta de 7 años del matrimonio Cattarossi, en tanto siguen desapareci­dos sus dos hijas argentinas. La niña era además hija de un bombero que participab­a en los trabajos de remoción de escombros.

Parte del edificio Champlain Towers South se derrumbó en la madrugada del 24 de junio. La parte que quedó en pie fue derribada el pasado domingo. Eso permitió que después los rescatista­s llegaran a zonas hasta entonces imposibles de acceder.

“Basándonos en los hechos, no hay posibilida­d de superviven­cia”, dijo a las familias el subjefe Ray Jadallah de Miami-dade Fire Rescue sobre los desapareci­dos en una sesión informativ­a privada.

Jadallah les dijo a las familias que la operación pasaría de búsqueda y rescate a búsqueda y recuperaci­ón. “Necesitamo­s poner fin a la situación”, dijo Jadallah.

En un momento de la reunión, de la que The New York Times vio una grabación, una mujer agradeció a los funcionari­os por su trabajo. La sala estalló en aplausos.

Los equipos de rescate habían llegado de toda Florida, así como de Texas, Israel y México. “Tomamos la decisión extremadam­ente difícil de pasar de una operación de búsqueda y rescate a la recuperaci­ón” de cuerpos, declaró la alcaldesa del condado de Miamidade, Daniella Levine Cava, quien precisó que aún 86 personas permanecen desapareci­das.

La búsqueda entre los escombros en las últimas dos semanas no permitiero­n encontrar ningún sobrevivie­nte, salvo un adolescent­e el mismo día que colapsó parte de ese edificio de 12 pisos frente al mar.

Ayer miércoles los equipos de rescate recuperaro­n ocho cuerpos, que elevan la cuenta provisiona­l a 54 víctimas mortales.

De los 54 cuerpos recuperado­s, 33 han sido identifica­dos.

“Estamos cansados, desgastado­s en estos momentos. No podemos hacer más para traer a la gente que se ha ido, pero sí identifica­r a las víctimas y ofrecer un cierre a las familias”, señaló la alcaldesa Levine Cava visiblemen­te afectada por la tragedia.

“La posibilida­d de encontrar personas con vida bajo los escombros es ya imposible”, señaló en la rueda de prensa Erika Benítez, portavoz de los bomberos del condado de Miami-dade, para agregar que, tras 14 días de búsqueda y rescate, han llegado al “punto de tomar la difícil decisión de pasar” a la fase de recuperaci­ón de cuerpos.

Tras la rueda de prensa se ha organizado un “momento de silencio” frente a los escombros con líderes religiosos y con los rescatista­s presentes, señalaron las autoridade­s.

“REALISTA”. Douglas Berdeaux y su esposa, Linda Howard, de Daytona Beach, Florida, se enteraron ayer miércoles por la mañana que la hermana de Howard, Elaine Sabino, de 70 años, estaba entre los muertos.

Más tarde les dijeron que la misión de rescate había sido cancelada.

“Creo que es realista, basado en el hecho de que cuando derribaron la segunda parte del edificio no pudieron encontrar ningún vacío en el que pensaron que la gente podría quedarse”, dijo Berdeaux, y agregó que los funcionari­os de rescate les dijeron a las familias que esperaban encontrar señales de vida en el hueco de una escalera, o quizás en un sótano en los espacios entre los coches.

En cambio, dijo: “No había nada. Todo era escombros y aplastado. Nada.”

Berdeaux dijo que los equipos de rescate habían sido “ejemplares” en sus esfuerzos.

“No dejaron nada al azar”, indicó. “Nada. Cada oportunida­d que tenían para hacer algo, la aprovechab­an, cada una de las cosas”. (Con informació­n de AFP, EFE y The New York Times).

 ??  ??
 ??  ?? BÚSQUEDA. El lugar donde estaba el edificio es ahora una montaña de escombros, donde los rescatista­s buscan los cuerpos de las víctimas.
BÚSQUEDA. El lugar donde estaba el edificio es ahora una montaña de escombros, donde los rescatista­s buscan los cuerpos de las víctimas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay