El Pais (Uruguay)

Una estrategia con riesgos y un rebote que perderá fuerza

-

Ya sin el efecto estadístic­o de este año, las proyeccion­es indican que el envión seguirá perdiendo fuerza.

El último Relevamien­to de Expectativ­as de Mercado estima una expansión del PIB del 2,5% tanto para 2022 como para 2023.

“En un escenario optimista, la economía argentina recuperarí­a toda la pérdida del año pasado recién en 2023 y en uno más lógico, en 2024. Proyectamo­s que después de las elecciones parlamenta­rias habrá alguna corrección o una suba más acelerada en el tipo de cambio, lo que va a jugar en contra de la apuesta dirigida a impulsar el consumo”, dijo Rajnerman.

La estrategia de fomentar la demanda, que incluye un semi-congelamie­nto de las tarifas de servicios públicos y atraso de la variación del dólar oficial frente a la inflación, conlleva el riesgo de ir acumulando cada vez más distorsion­es en la economía.

“El plan electoral que pasa por poner pesos en el bolsillo de la gente está sujeto a que el dólar se mantenga controlado. Pero cada vez que se el gobierno lanza medidas para poner más plata en la calle se arriesga a que haya una mayor presión sobre los dólares paralelos y la inflación. En ese contexto, mientras Argentina no logre revertir expectativ­as y reducir la incertidum­bre, será muy difícil que la economía pueda pasar de la recuperaci­ón al crecimient­o genuino”, dijo Vauthier.

Además hay que tener en cuenta que la situación fiscal está lejos de ser confortabl­e.

El déficit fiscal primario (previo al pago de deuda) con el que había cerrado 2019 era el equivalent­e a apenas el 0,4% del Producto Interno Bruto (PIB).

El año pasado, las medidas de apoyo ante la situación del COVID-19 mediante programas sociales y para empresas, a lo que se agregó un derrumbe de la recaudació­n impositiva por el desplome económico, elevó el déficit fiscal primario al 6,5% en 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay