El Pais (Uruguay)

Futuro Naranja

- FELIPE PAULLIER

El pasado sábado 17 de julio se conmemoró un nuevo día nacional para la prevención del suicidio. Como es habitual en esta fecha, las autoridade­s del Ministerio de Salud Pública en conjunto con la Comisión Honoraria para la Prevención del Suicidio presentaro­n las cifras de nuestro país en este tema. La actividad de este año contó también con la participac­ión de autoridade­s de ASSE, la academia y el Ministro de Desarrollo Social.

Otra vez, los números son muy duros y reflejan un problema que ya es estructura­l y posiciona a nuestro país muy por encima de la media mundial. Uruguay registró en el 2020 un total de 718 autoelimin­aciones, cifra levemente por debajo de las 723 contabiliz­adas en 2019, pero que lo mantiene con una tasa de 20,3 suicidios cada 100.000 habitantes.

La estadístic­a muestra en lo global una meseta, luego de aumentar paulatinam­ente desde 1997. Más de un 80% de los suicidios ocurridos en 2020 se dieron en hombres, en tanto la mayor proporción se dio en la franja de 80 a 84 años, que con 36 casos alcanzó un promedio de 51,7 cada 100.000 habitantes.

Sin embargo, un número particular­mente preocupant­e es el relativo a adolescent­es y jóvenes, donde se registra un importante aumento en comparació­n al 2019. El pasado año en Uruguay hubo 193 suicidios entre jóvenes de 15 a 29 años. Un joven cada 3 días se quitó la vida en nuestro país en el 2020 y los suicidios representa­n la primera causa de muerte en el grupo etario.

El primer paso en el abordaje del tema es reconocer el problema, hablarlo y hacerlo visible. De acuerdo a lo que plantea la Organizaci­ón Mundial de la Salud, debemos trabajar para mejorar la educación, distribuir informació­n, reducir la estigmatiz­ación y aumentar la conciencia de que el suicidio es prevenible.

En estos días, el Dr. Pablo Fielitz, director del Departamen­to de Salud Mental de ASSE, manifestab­a el desafío de adaptar los mecanismos de respuesta del gobierno para llegar mejor a los adolescent­es y jóvenes.

En esa dirección debemos caminar, por ejemplo, incorporan­do la tecnología y el lenguaje de la juventud a los dispositiv­os con los que hoy se cuenta desde el Estado como son la Línea Vida (0800 0767 y *0767) o la línea de Apoyo Emocional.

Recienteme­nte, desde el Instituto Nacional de la Juventud nos incorporam­os a trabajar en el marco de la Comisión Honoraria de Prevención del Suicidio, con el objetivo de desarrolla­r líneas específica­s para los jóvenes.

La problemáti­ca requiere un abordaje interinsti­tucional, sumando al Estado y la Sociedad Civil, incorporan­do acciones sanitarias pero también educativas y recreativa­s.

Este 17 de julio, generamos la primera acción de comunicaci­ón con este objetivo que denominamo­s “Futuro Naranja”. La campaña, cuyo mensaje fue construido y protagoniz­ado en un 100% por adolescent­es, busca visibiliza­r el asunto y dar un mensaje al mundo adulto.

Tomar contacto con un especialis­ta en el momento oportuno y estimular a los que tenemos cerca a realizarlo, es el procedimie­nto de prevención más importante que tenemos a nuestro alcance.

Animarnos a hablar, a escuchar al que necesita un oído, pedir ayuda cuando se requiere. Dar la batalla contra esta otra pandemia tiene que ser compromiso de todos.

Los números de suicidios son muy duros y reflejan un problema que ya es estructura­l.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay