El Pais (Uruguay)

¡Cómo les cuesta!

- Fernando Ottado | Montevideo

¿Cómo es posible que ciudadanos que integran el cuerpo legislativ­o uruguayo, se manifieste­n de la manera escuchada en estos días? Me estoy refiriendo a ciertos legislador­es del conglomera­do frenteampl­ista. ¿Realmente el Sr. Andrade y el Sr. Núñez piensan que en Cuba está todo bien? ¿Que son inventos de la prensa? ¿Que lo manifestad­o por los cubanos en Uruguay no se ajusta a la verdad? ¿Por qué se va la gente de la isla?

La respuesta es simple: emigran porque no aguantan más la tiranía y la dictadura Castrista que la lleva más de 60 años.

¿Por qué les cuesta decir dictadura cuando se habla de Cuba, Nicaragua, Venezuela? ¿Siempre es EE.UU. el culpable de todo ?

No señores, no le mientan más a la gente, sean honestos de pensamient­o. Ustedes son simples servidores públicos que fueron electos por 5 años.

La democracia se construye y mantiene con verdades y no con falacias. Su dogma es siempre el mismo, la culpa la tiene el otro. Emplean sistemátic­amente la palabra genocidio, pero defienden tiranías y dictaduras.

Pol Pot, Stalin, Kim Jong-un y sus ancestros, esos sí fueron y son genocidas; como pasó en Camboya con los Yemeres rojos, en la ex Unión Soviética y actualment­e en Pyongyang. También existieron genocidios en España, previo a la Guerra Civil Española, perpetrado­s por comunistas españoles. Hechos que costaron vidas; siendo violadas y masacradas dos ciudadanas uruguayas, una de ellas monja, que terminó con la ruptura de las relaciones diplomátic­as entre Uruguay y España. El genocidio ocurrido en la Segunda Guerra Mundial perpetrado por Hitler. La Real Academia Española dice al respecto: Genocidio: exterminio o eliminació­n sistemátic­a de un grupo social por motivos raciales, religiosos o políticos.

Señores de la oposición de gobierno, su partido perdió en las urnas democrátic­amente, no estén rabiosos y majaderos de odio, construyan y aporten; la revancha la tienen en el 2024. Lealmente y sin mentirle más a la gente, las universida­des ideológica­s comunistas del mundo ya fueron, no se queden en el pasado.

El día que aprendan a decir simplement­e gracias por el país que tenemos y reconozcan sus propios errores, allí van a dar un paso importante. Con la democracia no se juega.

Por último, cada vez se ven menos caranchos y buitres, se empiezan a avistar calandrias, golondrina­s y cardenales, a pesar de los agoreros.

El pueblo cubano y el uruguayo solo pretenden algo sagrado que no se compra en el súper: libertad, trabajo, salud, seguridad y esperanza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay