Pi­cas­so en Uru­guay

Galería - - Sumario -

es­tán pues­tas en la fi­gu­ra del ar­tis­ta Pa­blo Pi­cas­so en la mues­tra que se inau­gu­ra­rá en Mon­te­vi­deo el 29 de mar­zo. Hay va­rios ac­to­res en jue­go: el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les (MNAV), el Mu­seo Pi­cas­so de Pa­rís, el Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na y Jor­ge Helft, un co­lec­cio­nis­ta de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo que re­si­de en­tre Pa­rís, Bue­nos Ai­res y Mon­te­vi­deo. De he­cho, el ori­gen de Pi­cas­so en Uru­guay co­men­zó con el cam­bio de po­lí­ti­ca de ges­tión del ac­tual di­rec­tor del mu­seo pa­ri­sino, Lau­rent Le Bon, quien de­ci­dió com­par­tir la obra del ar­tis­ta ma­la­gue­ño con el res­to del mun­do. El pa­so si­guien­te fue una reunión con Helft, co­no­ce­dor de la obra de Pi­cas­so, quien le pre­gun­tó si se ani­ma­ría a que la mues­tra fue­ra en Mon­te­vi­deo. “Y Le Bon me di­jo: ‘Sí, me en­can­ta­ría, si

To­das las mi­ra­das

te ocu­pás vos, la ha­ce­mos’”. Es­ta se­rá la ex­po­si­ción nú­me­ro 156 de Helft, quien ya par­ti­ci­pó en la ges­tión de va­rias bie­na­les y fue ase­sor de pro­pues­tas en el Cen­tre Pom­pi­dou de Pa­rís y el MOMA de Nue­va York.

“A ca­si cin­cuen­ta años de la muer­te del ar­tis­ta, el mu­seo na­cio­nal Pi­cas­so-pa­rís ini­cia su am­bi­cio­so pro­gra­ma Pi­cas­so Mon­de en Mon­te­vi­deo, pre­sen­tan­do en el MNAV un aba­ni­co re­pre­sen­ta­ti­vo de la obra del ge­nio de Má­la­ga”, es­cri­bió el cu­ra­dor de Pi­cas­so en Uru­guay, Em­ma­nuel Gui­gon, di­rec­tor del Mu­seo Pi­cas­so Bar­ce­lo­na. Se tra­ta, bá­si­ca­men­te, de una mues­tra de pin­tu­ra: 38 pie­zas son pin­tu­ras acom­pa­ña­das de unas po­cas es­cul­tu­ras. ce­rá­mi­cas y di­bu­jos. El 90% de las pie­zas lle­gan de Pa­rís y el 10% res­tan­te de Bar­ce­lo­na.

Pi­cas­so Mon­de es un pro­gra­ma que in­clu­ye ocho ciu­da­des; se ini­cia en Mon­te­vi­deo pe­ro ca­da ciu­dad tie­ne una mues­tra di­fe­ren­te. Al fi­na­li­zar la mues­tra, las obras que lle­gan a Uru­guay vuel­ven a Eu­ro­pa. “Por eso ya es­ti­ma­mos que va a ve­nir gen­te de Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay, Chi­le y Bra­sil, se­gu­ro” — di­ce Ague­rre—. “Las mues­tras de pin­tu­ras ori­gi­na­les de Pi­cas­so en Amé­ri­ca La­ti­na han si­do muy po­cas”. Ague­rre pien­sa que es­ta ex­po­si­ción po­dría con­vo­car al­re­de­dor de 300.000 vi­si­tan­tes, o in­clu­so más.

“La ini­cia­ti­va no es so­la­men­te un pre­tex­to pa­ra la pri­me­ra re­tros­pec­ti­va de Pi­cas­so en el país, tam­bién se ba­sa en la exis­ten­cia de una re­la­ción tan­gi­ble en­tre el ar­tis­ta es­pa­ñol y tie­rras uru­gua­yas”, di­ce Gui­gon en su tex­to cu­ra­to­rial. El ex­per­to se re­fie­re, so­bre to­do, a Joa-

quín To­rres Gar­cía, so­bre quien ya or­ga­ni­zó va­rias ex­po­si­cio­nes en Es­tras­bur­go, Bar­ce­lo­na y Ma­drid. El víncu­lo en­tre am­bos maes­tros na­ció en la Bar­ce­lo­na de la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, cuan­do Pi­cas­so co­no­ció y des­cu­brió a To­rres Gar­cía, fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca del mo­der­nis­mo catalán. A pe­sar de los diez años que los se­pa­ra­ban, Pi­cas­so y To­rres Gar­cía se vin­cu­la­ron en la ca­pi­tal ca­ta­la­na, al­re­de­dor de in­fluen­cias y de ins­pi­ra­cio­nes en co­mún. “Pi­cas­so y To­rres so­lían fre­cuen­tar, con al­gu­nos años de di­fe­ren­cia, La Llot­ja, la Es­cue­la Ofi­cial de Be­llas-ar­tes de Bar­ce­lo­na. Ha­brá sin em­bar­go que es­pe­rar has­ta 1896 y la ter­ce­ra ex­po­si­ción de Be­lla­sAr­tes de Bar­ce­lo­na pa­ra que los dos ar­tis­tas se co­noz­can, ex­po­nien­do en el even­to uno al la­do uno del otro. La ma­ni­fes­ta­ción mar­ca el ini­cio de una amis­tad, vi­vi­da en si­tios em­ble­má­ti­cos del mo­der­nis­mo catalán, ta­les co­mo la fa­mo­sa ta­ber­na de Els Qua­tre Gats” es­cri­be. De he­cho, Pe­re Ro­meu, el due­ño del lu­gar, es­ta­rá pre­sen­te en la ex­po­si­ción con un es­bo­zo que fue ela­bo­ra­do ha­cia 1899.

A la ho­ra de ar­mar la ex­po­si­ción, la pri­me­ra pro­pues­ta del Mu­seo Pi­cas­so de Pa­rís fue ofre- cer un pa­no­ra­ma de obras “más re­cor­ta­do”, has­ta 1920. Sin em­bar­go, Helft con­tó a que con­ver­só con Le Bon y le di­jo: “Me pa­re­ce que esa se­lec­ción no es­tá bien, pe­ro es por­que no co­no­ces Mon­te­vi­deo. Es una ciu­dad cul­ta, uni­ver­si­ta­ria, don­de no han te­ni­do la suer­te de te­ner una ex­po­si­ción de Pi­cas­so pe­ro lo co­no­cen. Yo quie­ro un pa­no­ra­ma com­ple­to”. Sin em­bar­go, mu­chas de las pie­zas cla­ve de Pi­cas­so no es­ta­rán en la mues­tra, ya que no tie­nen la au­to­ri­za­ción pa­ra tras­la­dar­se.

En­tre las obras de su ju­ven­tud se­lec­cio­na­das fi­gu­ran dos re­tra­tos, en los que se evi­den­cia el pro­gre­si­vo aban­dono del aca­de­mi­cis­mo en­se­ña­do en Bar­ce­lo­na y des­pués en Ma­drid. “La evo­lu­ción es no­to­ria­men­te vi­si­ble en es­te au­to­rre­tra­to rea­li­za­do en 1900, y pres­ta­do por el Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na. Mar­ca­das por la in­fluen­cia del di­bu­jo de pren­sa, las obras de Pi­cas­so acu­dían a las mis­mas fuen­tes que las de To­rres Gar­cía, y am­bos co­la­bo­ran en las re­vis­tas de van­guar­dia, co­mo Pèl & Plo­ma o el Al­ma­nach dels Nou­cen­tis­tes, de Eu­ge­ni D’ors, del que la ex­po­si­ción pre­sen­ta­rá al­gu­nos ejem­pla­res”, di­ce Gui­gon en la

ga­le­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.