Co­brar en­tra­da ha­bi­li­ta el arri­bo de más mues­tras in­ter­na­cio­na­les

CO­LEC­CIO­NIS­TA JOR­GE HELFT:

Galería - - Sumario - Fotos: suc­ces­sion pi­cas­so 2018

Es­ta se­rá la pri­me­ra vez que el MNAV co­bre en­tra­da por vi­si­tar una ex­po­si­ción. Jor­ge Helft, coor­di­na­dor ge­ne­ral de la mues­tra, coin­ci­de con el di­rec­tor del mu­seo, En­ri­que Ague­rre, en que es­to es un “pun­to vi­tal” y “ha­bi­li­ta la po­si­bi­li­dad de con­si­de­rar el arri­bo de al­gu­nas mues­tras in­ter­na­cio­na­les en el fu­tu­ro”. Ade­más, Helft opi­nó que la ex­hi­bi­ción “es cla­ra­men­te im­por­tan­te por lo que im­pli­ca po­der ver obra de Pa­blo Pi­cas­so en Mon­te­vi­deo, pe­ro tam­bién por­que sien­ta un pre­ce­den­te en cuan­to a que es po­si­ble re­ci­bir mues­tras im­por­tan­tes en Uru­guay”.

Ague­rre ade­lan­tó a que la en­tra­da cos­ta­rá 250 pe­sos, aun­que no des­car­tó que ha­ya “pre­cios di­fe­ren­cia­dos” y tam­bién bo­ni­fi­ca­dos; se or­ga­ni­za­rán pro­gra­mas pa­ra que los ni­ños que vi­ven en el in­te­rior via­jen a vi­si­tar­la. “Es una mo­vi­da que per­mi­te es­te ti­po de ex­po­si­cio­nes, de lo con­tra­rio es im­po­si­ble”, opi­nó. La en­tra­da al mu­seo se­gui­rá sien­do gra­tui­ta. Pa­ra­le­la­men­te a Pi­cas­so en Uru­guay (que es­ta­rá en ex­hi­bi­ción del 29 de mar­zo al 30 de ju­nio), el mu­seo ten­drá una mues­tra de 70 obras de Pe­dro Fi­ga­ri.

ga­le­ría

pro­pues­ta cu­ra­to­rial de guion, al que ac­ce­dió

El ca­tá­lo­go, su­per­vi­sa­do por Gui­gon, es un tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción con el MNAV y ten­drá una ti­ra­da ex­tra­or­di­na­ria. Ade­más de la in­for­ma­ción so­bre ca­da una de las obras ex­pues­tas con­ta­rá en su in­tro­duc­ción con un tex­to so­bre los víncu­los en­tre Pi­cas­so, To­rres Gar­cía y el Uru­guay en ge­ne­ral.

Los ca­mi­nos de am­bos ar­tis­tas se se­pa­ran en 1904, cuan­do Pi­cas­so de­ja de­fi­ni­ti­va­men­te Ca­ta­lu­ña pa­ra ins­ta­lar­se en el Ba­teau-la­voir, en aquel Mont­mar­tre efer­ves­cen­te de prin­ci­pios de si­glo. Es­ta par­ti­da mar­ca el fin de una épo­ca, pe­ro no de los la­zos crea­ti­vos en­tre am­bos. En los años 30, la fas­ci­na­ción que ejer­ce Pi­cas­so so­bre el pin­tor uru­gua­yo lle­va a es­te úl­ti­mo a to­mar su plu­ma. Pi­cas­so vis­to por un pin­tor cons­ti­tu­ye el ho­me­na­je de To­rres Gar­cía al ge­nio del si­glo XX, un pro­yec­to que nun­ca vio la luz y del cual so­lo que­da hoy la ta­pa.

A par­tir de 1904 las in­fluen­cias, así co­mo las se­me­jan­zas, se ago­tan. Pi­cas­so co­mien­za su “pe­río­do ro­sa­do”, que es­ta­rá re­pre­sen­ta­do en Mon­te­vi­deo con al­gu­nas obras de bai­la­ri­nes y mú­si­cos. En 1914, el co­mien­zo de la I Gue­rra Mun­dial mar­ca el fin del cu­bis­mo co­mo cons­truc­ción co­lec­ti­va y Pi­cas­so desarro- lla un “cu­bis­mo ana­lí­ti­co más per­so­nal”, di­ce Gui­gon. Apa­re­cen sus pin­tu­ras en co­lo­res li­sos y se mul­ti­pli­can las cons­truc­cio­nes de ma­de­ra, co­mo Com­po­tier avec grap­pe de rai­sin, que es­ta­rá en la ex­po­si­ción.

El re­co­rri­do uru­gua­yo se re­to­ma en 1925, coin­ci­dien­do per­fec­ta­men­te con los al­bo­res del su­rrea­lis­mo pa­ri­sino. “Abar­can­do, en el sen­ti­do am­plio, la gue­rra y la ocu­pa­ción, el oni­ris­mo de Pi­cas­so nos con­du­ce y trans­por­ta has­ta me­dia­dos de los 40, con no me­nos de diez cua­dros y cua­tro es­cul­tu­ras, en­tre las cua­les es­tá una de las fa­mo­sas Ca­be­za de mu­jer, rea­li­za­das en el ta­ller de es­cul­tu­ra de Bois­ge­loup en 1931-1932. La fi­gu­ra fe­me­ni­na in­va­de en­ton­ces sus cua­dros, de for­ma ex­plí­ci­ta­men­te eró­ti­ca, co­mo en el Des­nu­do en un jar­dín, he­cho el 4 de agos­to 1934 en Bois­ge­loup, o más sen­sual con es­te Re­tra­to de Ma­rie-thé­rè­se, rea­li­za­do a fi­nes de 1937, en el ta­ller de los Grands Au­gus­tins, cu­na de Guer­ni­ca”.

Tras la gue­rra, Pi­cas­so se ins­ta­la en Va­llau­ris, don­de prue­ba y se ape­ga a la ce­rá­mi­ca. De ese pe­río­do la ex­po­si­ción pre­sen­ta una obra de la se­rie rea­li­za­da cer­ca de An­ti­bes, La Li­seu­se. Los mis­mos co­lo­res áci­dos de esa épo­ca se vuel­ven a ver en los cua­dros de la se­rie de Las Me­ni­nas. “Rea­li­za­dos a lo lar­go del año 1957, en la vi­lla de La Ca­li­for­nia, las cin­cuen­ta y ocho va­ria­cio­nes de Las Me­ni­nas, le­ga­das al Mu­seo Pi­cas­so de Bar­ce­lo­na en 1968, han trans­for­ma­do a es­te úl­ti­mo en el an­fi­trión ex­cep­cio­nal de una obra em­ble­má­ti­ca com­ple­ta”, es­cri­be Gui­gon. Y agre­ga: “Las Me­ni­nas ha­cen en­trar al vi­si­tan­te en la úl­ti­ma fa­se de la obra del gran maes­tro, tan cri­ti­ca­da co­mo po­co en­ten­di­da por sus con­tem­po­rá­neos. Dos años se­rán bi­sa­gra pa­ra el ar­tis­ta: 1954 y la lle­ga­da de Jac­que­li­ne, y so­bre to­do 1965, año de su con­va­le­cen­cia”. De su úl­ti­ma épo­ca, el cu­ra­dor eli­gió dos pie­zas: Mú­si­co y Do­min­go, am­bas rea­li­za­das en Mou­gins en 1971-1972. Pi­cas­so rea­li­za en­ton­ces una sín­te­sis de su ar­te: re­ca­pi­tu­la y lle­va a lo más ex­tre­mo las pro­fa­na­cio­nes de for­mas y de fi­gu­ras, in­clu­so del ar­te mis­mo. Más que “ga­ra­ba­tos in­cohe­ren­tes rea­li­za­dos por un an­ciano fre­né­ti­co en la an­te­sa­la de la muer­te”, co­mo di­jo al­guien al­gu­na vez, es­tas obras, y las ex­pues­tas en Mon­te­vi­deo, de­be­rían ver­se co­mo los úl­ti­mos tes­ti­mo­nios de una “obra asom­bro­sa”, he­cha de una “ur­gen­cia que re­fle­ja la ín­ti­ma con­vic­ción de Pi­cas­so: la pin­tu­ra lo man­te­nía vi­vo”. n

ga­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.