“No po­dría es­tar sien­do es­pec­ta­dor cuan­do mi país va ba­rran­ca aba­jo”

TRAS VA­RIOS TRASPIÉS ELEC­TO­RA­LES, JOR­GE LA­RRA­ÑA­GA RE­CU­PE­RÓ PRO­TA­GO­NIS­MO EN LA ES­CE­NA PO­LÍ­TI­CA CON LA CAM­PA­ÑA POR SE­GU­RI­DAD VI­VIR SIN MIE­DO

Galería - - Mirador / Internacional -

di­ce que los años en la ba­ta­lla elec­to­ral le sua­vi­za­ron el ca­rác­ter y que los traspiés po­lí­ti­cos le sir­vie­ron de apren­di­za­je. El tiem­po trans­cu­rri­do des­de 2004 — cuan­do com­pi­tió por pri­me­ra vez por la pre­si­den­cia— has­ta aho­ra, tu­vo más som­bras que lu­ces: dos du­ras de­rro­tas in­ter­nas, otras dos elec­cio­nes na­cio­na­les per­di­das por el Par­ti­do Na­cio­nal, y el ale­ja­mien­to de va­rios di­ri­gen­tes de pri­me­ra lí­nea de su sec­tor que en al­gún mo­men­to pu­sie­ron en ja­que su li­de­raz­go.

Des­pués de esos knock down, que lo tum­ba­ron en la lo­na po­lí­ti­ca y lo de­ja­ron al bor­de del knock out, La­rra­ña­ga de­ci­dió le­van­tar­se una vez más y aho­ra, a los 62 años, vuel­ve a la lu­cha elec­to­ral, in­ten­tan­do re­to­mar un li­de­raz­go den­tro del Par­ti­do Na­cio­nal que pri­me­ro le arre­ba­tó Luis La­ca­lle He­rre­ra y cua­tro años más tar­de Luis La­ca­lle Pou. Lo ha­ce con al­gu­nos mo­re­to­nes, co­mo re­sul­ta­do de una es­truc­tu­ra men­gua­da, y en una reali­dad que no pa­re­ce sen­ci­lla. Su sec­tor, Alian­za Na­cio­nal — que en la úl­ti­ma elec­ción ob­tu­vo más de 290.000 vo­tos—, 40% del to­tal de los vo­tos blan­cos, se des­mem­bró con la pér­di­da de fi­gu­ras de pri­me­ra lí­nea; ade­más, por aho­ra las en­cues­tas le pro­nos­ti­can una nue­va de­rro­ta. Igual de­ci­dió vol­ver a in­ten­tar­lo, en una ju­ga­da que al­gu­nos atri­bu­yen a una enor­me per­se­ve­ran­cia que lo man­tie­ne en pie, y otros ad­ju­di­can a un te­són que ro­za la to­zu­dez, por­que po­dría re­ci­bir la ter­ce­ra caí­da con­se­cu­ti­va en una elec­ción in­ter­na.

Pa­sa­ron 14 años des­de la pri­me­ra vez que La­rra­ña­ga qui­so ser pre­si­den­te y no so­lo Uru­guay cam­bió; él tam­bién. De aquel Gua­po tem­pe­ra­men­tal, de ade­ma­nes tos­cos y du­ros dis­cur­sos de ba­rri­ca­da, pa­re­ce­ría que­dar po­co, al me­nos por al­gu­nos com­por­ta­mien­tos que sua­vi­za­ron su im­pe­tuo­sa ma­ne­ra de ser, en es­pe­cial en la in­ti­mi­dad. Por ejem­plo, el Gua­po de hoy uti­li­za un tu­to­rial de Youtu­be pa­ra pa­ti­nar un vie­jo mue­ble de ma­de­ra que en­con­tró aban­do­na­do en el cam­po de su sue­gro, que aho­ra ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en el li­ving de su apar­ta­men­to de Pun­ta Ca­rre­tas, de­ba­jo de una ma­ri­na pin­ta­da a tres ma­nos por Adol­fo Fi­to Sa­ya­go, En­ri­que Sou­za y Fran­cis­co Fra­ga. De es­te úl­ti­mo tie­ne otros dos cua­dros, uno de

Jor­ge La­rra­ña­ga

ca­ba­llos y otro de gau­chos, dos mo­ti­vos que se re­pi­ten en la ca­sa de La­rra­ña­ga, don­de los to­ques ru­ra­les es­tán pre­sen­tes en di­fe­ren­tes rin­co­nes, co­mo que­rien­do re­cor­dar que aun­que aho­ra vi­va en la ca­pi­tal, sus raí­ces si­guen li­ga­das al cam­po y a su Pay­san­dú na­tal.

En el apar­ta­men­to tam­bién hay pin­tu­ras de En­ri­que Cas­tell Ca­pu­rro, que eran de su pa­dre, fa­co­nes de dis­tin­tas épo­cas que compró o re­ci­bió de re­ga­lo, y so­bre una me­sa ra­to­na de ma­de­ra des­can­san dos es­tri­bos, un ma­te de pla­ta y pie­dras de afi­lar. Na­da so­bra ni pa­re­ce exa­ge­ra­do, to­do guar­da re­la­ción con la de­co­ra­ción mi­ni­ma­lis­ta del lu­gar, don­de pre­do­mi­nan el blan­co y los to­nos de ma­rrón, y se des­ta­ca un an­ti­guo re­loj de ma­de­ra que era de su ma­dre. Ase­gu­ra que es muy “ca­chi­va­che­ro” y que no tie­ne más co­sas por­que su se­ño­ra, Li­lia­na Eche­ni­que, le dio un ul­ti­má­tum y no le per­mi­te lle­var más ob­je­tos. El Gua­po 2018 aca­ta esas ór­de­nes y por eso con­ser­va otros ele­men­tos en su cha­cra de Flo­res, cer­ca del la­go An­dre­si­to, aun­que tam­po­co tan­tos, ya que ha­ce un tiem­po allí en­tra­ron la­dro­nes.

Más allá de las de­rro­tas y de­sen­ga­ños po­lí­ti­cos, hay otro ele­men­to que tu­vo una in­ci­den­cia fun­da­men­tal en la vi­da de La­rra­ña­ga: su hi­jo Faus­tino, que es­tá por cum­plir diez años. Los tres ma­yo­res —Jor­ge, 30 años, abo­ga­do; Apa­ri­cio, 26, eco­no­mis­ta; y Juan, 18, ba­chi­ller— na­cie­ron de su pri­mer ma­tri­mo­nio con Ana Ma­ría Vidal. La­rra­ña­ga se per­dió bue­na par­te de la crian­za por de­di­car­se de lleno a las ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas, que lo lle­va­ron a ser in­ten­den­te de Pay­san­dú, se­na­dor y a com­pe­tir por va­rias can­di­da­tu­ras.

Con Faus­tino, di­ce, no es­tá dis­pues­to a que ocu­rra de nue­vo. Aho­ra sus­pen­de reunio­nes o ac­ti­vi­da­des par­ti­da­rias pa­ra, por ejem­plo, lle­var­lo a las prác­ti­cas de rugby con Cham­pag­nat o ir jun­tos a la Es­ta­ción Cen­tral de AFE el Día del Pa­tri­mo­nio. Con sus hi­jos ma­yo­res tam­bién man­tie­ne un víncu­lo muy es­tre­cho; dos vi­ven en Mon­te­vi­deo; el otro ven­drá el año que vie­ne de Pay­san­dú. Se ha­blan a dia­rio en el gru­po de What­sapp Los La­rra y com­par­ten el gus­to por la po­lí­ti­ca y los ca­ba­llos de ca­rre­ra, otra de las pa­sio­nes de la vi­da de La­rra­ña­ga.

Hoy tie­ne cin­co ca­ba­llos y en los úl­ti­mos años al­gu­nos de sus ani­ma­les se des­ta­ca­ron en com­pe­ten­cias: Tro­yano Plick sa­lió se­gun­do en el Ra­mí­rez, y Eliot Ness con­quis­tó el Gran Pre­mio Ma­ro­ñas y aho­ra es pa­dri­llo del Ha­ras La Hor­que­ta de Río Ne­gro. Sus ca­ba­llos co­rren con los co­lo­res de sus dos studs: XV — cha­que­ti­lla do­ra­da con man­gas do­ra­das y ne­gras y go­rra ne­gra—, que era de su pa­dre; o San Fé­lix — cha­que­ti­lla blan­ca, ti­ra­do­res azu­les, man­gas ro­jas y go­rra ro­ja, en ho­nor al Club Na­cio­nal de Football—, que fun­dó con su her­ma­na Do­ri­ta y lla­mó de esa ma­ne­ra en ho­me­na­je al Hi­pó­dro­mo de Pay­san­dú, lu­gar en el que pa­só bue­na par­te de su in­fan­cia y don­de sien­do un ni­ño lo bau­ti­za­ron Gua­po, por­que an­te los re­zon­gos de los ma­yo­res es­ta­ba dis­pues­to a pe­lear de igual a igual.

La­rra­ña­ga es el ma­yor y úni­co hom­bre de la fa­mi­lia. Des­pués na­cie­ron cua­tro mu­je­res: Bea­triz, Su­sa­na, Do­ri­ta y An­drea, que mu­rió de cán­cer en 2004, un mes an­tes que su pa­dre. Su ma­dre fa­lle­ció seis años des­pués. Ese pa­dre vas­co y esa ma­dre ga­lle­ga le en­se­ña­ron, di­ce, el con­cep­to de “re­si­lien­cia”, de su­pe­rar ad­ver­si­da­des y le­van­tar­se des­pués de ca­da caí­da, al­go que ha he­cho a lo lar­go de su de­rro­te­ro po­lí­ti­co.

Si bien el La­rra­ña­ga ac­tual se to­ma tiem­po pa­ra ma­ne­jar re­des so­cia­les, ver pe­lí­cu­las de vi­kin­gos, se­ries co­mo Hou­se of cards o De­sig­na­ted Sur­vi­vor, do­cu­men­ta­les de Em­ma­nuel Ma­cron o Do­nald Trump, y leer so­bre Wins­ton Chur­chill o Si­món Bo­li­var, man­tie­ne co­sas que de­mues­tran que a pe­sar de los años, las caí­das y las aris­tas li­ma­das, hay ca­rac­te­rís­ti­cas del Gua­po que si­guen in­tac­tas. Su ape­go al me­dio ru­ral y su vi­ta­li­dad se man­tie­nen a pe­sar de las ca­nas y el tiem­po trans­cu­rri­do, por eso ca­da vez que pue­de tra­ba­ja en su cha­cra, pin­tan­do las pa­re­des de la­pa­cho y cor­tan­do el pas­to de tres de las diez hec­tá­reas de cam­po que for­man el jar­dín. Ade­más, le gus­ta lus­trar sus pro­pios za­pa­tos y cui­dar sus cu­chi­llos, los que lim­pia con pro­duc­tos que qui­tan la he­rrum­bre y lue­go los afi­la, de­ján­do­los tan fi­lo­sos que pue­de lle­gar a cor­tar­se los ve­llos de su an­te­bra­zo iz­quier­do, co­mo de­mos­tró en la entrevista con Di­ce que el tra­ba­jo ma­nual lo ayu­da a dis­traer­se.

La se­ma­na pa­sa­da, La­rra­ña­ga anun­ció que con­si­guió más de 200.000 fir­mas de las 280.000 que ne­ce­si­ta an­tes de que fi­na­li­ce abril, pa­ra im­pul­sar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca que quie­re que se ple­bis­ci­te en la pró­xi­ma elec­ción. La cam­pa­ña Vi­vir sin mie­do pro­mue­ve, en­tre otras co­sas, la crea­ción de una Guar­dia Na­cio­nal in­te­gra­da por efec­ti­vos mi­li­ta­res pa­ra ta­reas de vi­gi­lan­cia y re­pre­sión, cam­bios le­ga­les pa­ra im­pe­dir

Yo no tu­ve he­ren­cias po­lí­ti­cas. To­do lo he lo­gra­do a pun­ta de lu­cha, es­fuer­zo y vo­tos. Eso se lo tras­la­do a mis hi­jos, que la po­lí­ti­ca es trans­pi­ra­ción e in­te­li­gen­cia y en el ca­mino uno de­ja mu­chas co­sas. ga­le­ría.

la dis­mi­nu­ción de las pe­nas en ca­sos de de­li­tos gra­ves y mo­di­fi­ca­cio­nes en los alla­na­mien­tos noc­tur­nos, en­tre otros. Fi­gu­ras del Par­ti­do Co­lo­ra­do, co­mo los se­na­do­res Pe­dro Bor­da­berry y Ger­mán Cou­tin­ho, y el in­ten­den­te de Ri­ve­ra Mar­ne Oso­rio, y na­cio­na­lis­tas iden­ti­fi­ca­dos con La­ca­lle Pou, co­mo el in­ten­den­te de Flo­ri­da Car­los En­ci­so y el se­na­dor José Car­los Car­do­so, fir­ma­ron la ini­cia­ti­va. Los pro­mo­to­res de la cam­pa­ña tam­bién com­par­tie­ron en las re­des so­cia­les fotos de fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo y del de­por­te su­mán­do­se a la cam­pa­ña, co­mo el co­mu­ni­ca­dor Ca­cho de la Cruz, o los fut­bo­lis­tas Hu­go de León, Ri­chard Chen­gue Mo­ra­les, En­ri­que Pe­ña, Ob­du­lio Tra­san­te o Ju­lio Mon­te­ro Cas­ti­llo.

Cuan­do La­rra­ña­ga pro­pu­so la ini­cia­ti­va el año pa­sa­do, al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res pu­sie­ron re­pa­ros, por­que en­ten­dían que era de­ma­sia­do es­fuer­zo pa­ra al­go que no ne­ce­sa­ria­men­te lle­ga­ría a buen puer­to. Él re­sol­vió se­guir ade­lan­te e ini­ció, una vez más, una re­co­rri­da por el país bus­can­do fir­mas pa­ra cum­plir con su pro­pó­si­to, una de­ci­sión que lo­gró po­ner­lo de nue­vo en la pri­me­ra lí­nea de la es­ce­na po­lí­ti­ca de una for­ma ines­pe­ra­da.

La­rra­ña­ga es abo­ga­do, aun­que ejer­ció muy po­co, por­que rá­pi­da­men­te in­cur­sio­nó de lleno en la po­lí­ti­ca. Fue elec­to in­ten­den­te de Pay­san­dú por pri­me­ra vez en 1989. Di­ce que des­de ese mo­men­to has­ta aho­ra, lle­va re­co­rri­dos un pro­me­dio de 80.000 ki­ló­me­tros por año a lo lar­go y an­cho de to­do el país. Eso sig­ni­fi­ca que en 29 años an­du­vo 2.320.000 ki­ló­me­tros, ca­si un ki­ló­me­tro por ca­da ha­bi­li­ta­do pa­ra vo­tar en las elec­cio­nes na­cio­na­les.

Soy un lu­cha­dor. Uno va mol­déan­do­se, co­mo el can­to ro­da­do que de tan­to ro­dar va per­dien­do las aris­tas y sua­vi­zan­do bor­des. Uno ad­quie­re ex­pe­rien­cia. Por su­pues­to que tam­bién los gol­pes y los de­sen­ga­ños ha­cen apren­der. Ten­go una im­por­tan­te ex­pe­rien­cia y y ca- pa­ci­dad de tra­ba­jo, fui 10 años in­ten­den­te de Pay­san­dú y ca­si 18 años se­na­dor. Me sien­to mu­cho más ejecutivo.

Qui­zás el ím­pe­tu de dis­cu­tir por con­ci­liar, por en­ci­ma de que soy una per­so­na con con­vic­cio­nes y una fuer­te im­pron­ta de de­fen­der lo que pien­so y lo que sien­to. Im­pul­so la cam­pa­ña de re­co­lec­ción de fir­mas Vi­vir sin mie­do por­que es­toy con­ven­ci­do de que el país lo ne­ce­si­ta. Es pa­ra den­tro de un año, pe­ro nin­gún can­di­da­to de nin­gún par­ti­do pro­po­ne na­da an­tes, es­te go­bierno no va a ha­cer na­da has­ta el 1º de mar­zo de 2020, y el pró­xi­mo go­bierno no va a te­ner ma­yo­rías par­la­men­ta­rias, así que van a pa­sar mu­chos me­ses an­tes de ha­cer cam­bios. Aquí no po­de­mos en­trar a me­dias tin­tas. Si el país no re­cu­pe­ra el res­pe­to, la au­to­ri­dad y el or­den, ire­mos en un cues­ta aba­jo preo­cu­pan­te.

No. No por­que no sos­ten­ga que a ve­ces ha­cer te­ra­pia pue­da ser bueno. Las res­pues­tas es­tán aden­tro del ser hu­mano. Creo mu­cho en la re­fle­xión, en es­cu­char, en ha­blar con gen­te que es­tá afue­ra y aden­tro de la po­lí­ti­ca, pa­ra ir lle­van­do ade­lan­te aque­llos cam­bios que pue­dan ser im­por­tan­tes en la for­ma de pen­sar. Por eso uno va avan­zan­do, dán­do­les más im­por­tan­cia a co­sas que an­tes no le da­ba.

Mis hi­jos. Uno nun­ca ter­mi­na de va­lo­rar cuán­to tie­ne que ha­cer por ellos. Es lo per­ma­nen­te. Esa cer­ca­nía que ten­go con to­dos ellos, más allá de los dis­tin­tos años, me da mu­cha for­ta­le­za. Con mis tres pri­me­ros hi­jos me per­dí mu­chas co­sas por la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Re­sol­ví que no iba a per­der­lo con el úl­ti­mo.

Él sa­be que con­mi­go no hay pri­vi­le­gios y que ten­drá que lu­char en fun­ción de lo que pue­da con­quis­tar. Yo no tu­ve he­ren­cias po­lí­ti­cas, to­do lo hi­ce a pun­ta de un enor­me es­fuer- zo. Fui su­plen­te de edil, su­plen­te de dipu­tado, fui in­ten­den­te, fui se­na­dor, fui pren­can­di­da­to a la pre­si­den­cia, fui can­di­da­to a la pre­si­den­cia, fui pre­si­den­te del di­rec­to­rio, fui de vuel­ta pre­can­di­da­to a la pre­si­den­cia, fui can­di­da­to a la vi­ce­pre­si­den­cia. To­do lo he lo­gra­do a pun­ta de lu­cha, es­fuer­zo y vo­tos. Eso se lo tras­la­do a mis hi­jos, que la po­lí­ti­ca es trans­pi­ra­ción e in­te­li­gen­cia y en el ca­mino uno de­ja mu­chas co­sas. Y mu­chas ve­ces es­tá ex­pues­to al sal­pi­ca­de­ro del pan­ta­nal que mu­chos tran­si­tan en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Sí. Pe­ro co­mo son men­ti­ras que se lan­zan ar­te­ra­men­te siem­pre he­mos po­di­do avan­zar en tér­mi­nos de fa­mi­lia su­perán­do­las.

No te di­go que no lo he pen­sa­do, pe­ro un lu­cha­dor siem­pre tie­ne fuer­zas pa­ra al­go más. Si uno es un com­ba­tien­te, de­be se­guir com­ba­tien­do. Ten­go 62 años, ten­go la ener­gía in­tac­ta. Pue­do su­bir­me a un ca­ba­llo y ha­cer de­ce­nas de ki­ló­me­tros po­nien­do mi men­te mi­ran­do el ho­ri­zon­te, más allá de los do­lo­res del cuer­po. Eso me pa­sa tam­bién en la po­lí­ti­ca. No po­dría es­tar sien­do es­pec­ta­dor cuan­do mi país va ba­rran­ca aba­jo. El país no es­tá en con­di­cio­nes, más allá de una de­ci­sión de­mo­crá­ti­ca que to­dos res­pe­ta­re­mos, de so­por­tar un cuar­to go­bierno del Fren­te Am­plio.

No creo que una co­sa ge­ne­re la con­se­cuen­cia de otra. La crí­ti­ca que se ha­ce a los po­lí­ti­cos es que no ha­cen. De ahí par­tió el man­da­to que yo tras­la­dé a los com­pa­ñe­ros: ha­cer al­go. Con la cre­den­cial y la fir­ma la gen­te pue­de cam­biar. Eso ha te­ni­do con­se­cuen­cias que des­pués se va­lo­ra­rán en fun­ción de la per­so­na La­rra­ña­ga, no lo nie­go. Pe­ro no lo pla­ni­fi­qué

¿En qué cam­bió des­de que com­pi­tió por pri­me­ra vez por la pre­si­den­cia? ¿Qué bor­des sua­vi­zó? Los que lo co­no­cen di­cen que es­tá más re­fle­xi­vo. ¿Hi­zo te­ra­pia? ¿Por ejem­plo? Jor­ge, su hi­jo ma­yor, ar­mó un gru­po pa­ra la in­ter­na.

En 2004 us­ted re­ci­bió acu­sa­cio­nes de ejer­cer vio­len­cia de gé­ne­ro con quien en ese mo­men­to era su se­ño­ra. ¿No pen­só en aban­do­nar la po­lí­ti­ca des­pués de tan­tas de­rro­tas?

Cuan­do mu­chos lo da­ban por muer­to po­lí­ti­ca­men­te re­apa­re­ció con fuer­za con la cam­pa­ña de re­co­lec­ción de fir­mas. ¿Fue su úl­ti­ma ba­la?

pa­ra pro­vo­car una revalorización de La­rra­ña­ga, lo im­pul­sé por­que es­toy con­ven­ci­do de que si no hay re­for­ma va­mos a se­guir per­dien­do la lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia.

Mu­chos com­pa­ñe­ros, con ra­zón, aler­ta­ban de las tre­men­das di­fi­cul­ta­des que es­to sig­ni­fi­ca­ba. Pri­me­ro, que no te acom­pa­ñe in­te­gral­men­te tu par­ti­do; se­gun­do, no te­ner or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les que se­cun­den y res­pal­den el pro­ce­so; ter­ce­ro, no te­ner la ne­ce­sa­ria es­truc­tu­ra pa­ra po­der im­pul­sar es­to. Sin em­bar­go, es­ta­mos avan­zan­do de ma­ne­ra muy im­por­tan­te en to­do el país. No pue­do ne­gar que se le­van­ta­ban vo­ces de pre­ven­ción, de cier­to te­mor por no al­can­zar el ob­je­ti­vo, que es­to era una em­pre­sa cer­ca­na a lo im­po­si­ble. Pe­ro al igual que en el go­bierno de Jor­ge Batlle, cuan­do es­ta­ba con­ven­ci­do de que ha­bía que re­ti­rar a los mi­nis­tros blan­cos del ga­bi­ne­te pa­ra pre­ser­var al par­ti­do y al go­bierno, no obs­tan­te lo cual se­gui­mos ayu­dan­do, es­ta­ba con­ven­ci­do de es­ta re­for­ma.

No me sor­pren­dió, más allá de que La­ca­lle Pou en el úl­ti­mo pe­di­do de in­ter­pe­la­ción de Bor­da­berry a (el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do) Bo­no­mi di­jo que iba a acom­pa­ñar ese lla­ma­do y tam­bién el pro­ce­so de re­co­lec­ción de fir­mas, y des­pués vino a mi des­pa­cho y me su­gi­rió a ver si po­día cam­biar la re­co­lec­ción de fir­mas por una re­for­ma pa­ra ejer­cer el de­re­cho de pe­ti­ción. Le di­je que no. Por­que el de­re­cho de pe­ti­ción que­da ar­chi­va­do en un ca­jón en un es­cri­to­rio y una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal es un cam­bio. No es nue­vo, son di­fe­ren­cias que man­tu­ve con La­ca­lle He­rre­ra en su mo­men­to por la Guar­dia Na­cio­nal y tam­bién con La­ca­lle Pou en la úl­ti­ma in­ter­na. Creo que es un apor­te in­du­da­ble al equi­li­brio y una ac­ción com­bi­na­da pa­ra en­fren­tar una de­lin­cuen­cia cre­cien­te en el país. Tam­bién es­toy con­ven­ci­do de la ne­ce­si­dad de sa­car la prohi­bi­ción de los alla­na­mien­tos noc­tur­nos. Es una an­ti­gua­lla de 1830. O la del cum­pli­mien­to de las pe­nas sin des­cuen­tos pa­ra aque­llos que co­me­tan de­li­tos gra­ví­si­mos. Quien vio­la a una ni­ña, a una ado­les­cen­te y des­pués la mata, los es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que no tie­ne una reha­bi­li­ta­ción. Ahí es­ta­ble­ci­mos una pe­na re­vi­sa­ble re­cién a los 30 años. Lo mis­mo pa­ra los que co­me­ten si­ca­ria­to o pa­ra ho­mi­ci­das múl­ti­ples. Es un cam­bio muy po­ten­te y creo que es un re­cla­mo que no ha si­do ad­ver­ti­do por la ma­yo­ría de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos de to­dos los par­ti­dos.

Ab­so­lu­ta­men­te hay un di­vor­cio, por­que en esa agen­da se pre­ca­ven de­re­chos de mi­no­rías pe­ro anual­men­te es­tán mu­rien­do, su­fren ho­mi­ci­dios, 400 per­so­nas. Es la reali­dad que te­ne­mos hoy en el país. Si com­pa­ra­mos oc­tu­bre 2018 con oc­tu­bre 2017 va­mos pró­xi­mos a te­ner 400 ho­mi­ci­dios, de los cua­les 50% no se acla­ran. Es alar­man­te que nos es­te­mos acos­tum­bran­do a es­to.

Pe­ro han te­ni­do to­do el tiem­po pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas so­cia­les, han te­ni­do re­cur­sos. Lo que pa­sa es que las po­lí­ti­cas so­cia­les han fra­ca­sa­do, la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va ha fra­ca­sa­do y la po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad ha fra­ca­sa­do. Ahí son ne­ce­sa­rios cam­bios po­ten­tes por­que se ha per- di­do has­ta el res­pe­to, la se­gu­ri­dad, el or­den y la au­to­ri­dad en el país.

Tie­ne al­go de qui­jo­tes­co, por­que pa­re­cía li­qui­da­do, se le iban di­ri­gen­tes, y de­ci­dió otra vez re­co­rrer el país, sa­bien­do que pue­de vol­ver a fra­ca­sar. ¿Qué le di­je­ron en su en­torno? ¿Le sor­pren­dió que com­pa­ñe­ros de su par­ti­do no lo ha­yan apo­ya­do?

En mu­chos sec­to­res del ofi­cia­lis­mo se in­sis­te en el avan­ce en la nue­va agen­da de de­re­cho y hay quie­nes ad­vier­ten que se es­tán des­cui­dan­do co­sas co­mo la se­gu­ri­dad. ¿Exis­te cier­to di­vor­cio en­tre es­tos te­mas? Hay quie­nes sos­tie­nen que es por pro­ble­mas en las po­lí­ti­cas so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.