A la con­quis­ta de Lon­dres, Pa­rís y Nue­va York

24 2018

Galería - - Mirador / Internacional -

Mien­tras Ros­sa­na Latallada abría el úl­ti­mo des­fi­le de Yves Saint Lau­rent en una pa­sa­re­la ubi­ca­da fren­te a la to­rre Eif­fel, Ro­mi­na In­troi­ni es­ta­ba a pun­to de ter­mi­nar su co­ber­tu­ra fo­to­grá­fi­ca de la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís. Y Cla­ra Agua­yo, des­de su ta­ller de Mon­te­vi­deo, pre­pa­ra­ba la co­lec­ción que va a pre­sen­tar co­mo di­se­ña­do­ra emer­gen­te en la ga­le­ría in­gle­sa So­mer­set Hou­se a prin­ci­pios de fe­bre­ro.

En los úl­ti­mos me­ses, Latallada se con­vir­tió en la mu­sa de Yves Saint Lau­rent y se per­fi­la co­mo una de las mo­de­los más im­por­tan­tes de su ge­ne­ra­ción. Ins­ta­la­da en Lon­dres, por su par­te, In­troi­ni bus­ca ha­cer­se un lu­gar den­tro de la fo­to­gra­fía street sty­le, un re­cur­so ca­da vez más po­pu­lar en el am­bien­te de la mo­da en Eu­ro­pa, y Agua­yo se pre­pa­ra pa­ra po­ten­ciar el di­se­ño de au­tor en un mer­ca­do do­mi­na­do por las gran­des mar­cas. Mo­de­lo, fo­tó­gra­fa y di­se­ña­do­ra, es­tas tres uru­gua­yas tie­nen per­fi­les di­fe­ren­tes, pe­ro a la vez son un sím­bo­lo del po­ten­cial lo­cal en la in­dus­tria de la mo­da in­ter­na­cio­nal.

Las tres es­tán uni­das por la mo­da.

MU­SA DE LA AL­TA COS­TU­RA. La úl­ti­ma Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís se­rá re­cor­da­da con or­gu­llo en la in­dus­tria de la mo­da uru­gua­ya. El di­se­ña­dor Ant­hony Vac­ca­re­llo, de Yves Saint Lau­rent, es­co­gió a Ros­sa­na Latallada co­mo su nue­va mu­sa pa­ra pre­sen­tar la co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano. Con pa­so fir­me pe­ro de­li­ca­do, la mo­de­lo de 18 años des­fi­ló so­bre una pa­sa­re­la re­ple­ta de agua con la to­rre Eif­fel a sus es­pal­das. Tam­bién fir­mó un con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad con la mar­ca fran­ce­sa, que se ins­pi­ró en su si­lue­ta pa­ra di­se­ñar los es­ti­lis­mos de la co­lec­ción. “Des­pués de ha­cer va­rios cas­tings, me lla­mó Emily, la asis­ten­te de Ant­hony Vac­ca­re­llo, pa­ra de­cir­me que es­ta­ban enamo­ra­dos de Ros­sa­na”, cuen­ta el di­rec­tor de Mon­te­vi­deo Mo­dels, Fa­cun­do Viv­pa. La aper­tu­ra del des­fi­le de Yves Saint Lau­rent fue des­ta­ca­da por gran­des me­dios de la mo­da, co­mo la re­vis­ta Vo­gue y Elle, pe­ro el ca­mino ha­cia las gran­des li­gas no fue sen­ci­llo.

La ca­rre­ra de Latallada co­mo mo­de­lo, una ado­les­cen­te que cre­ció en Du­razno, co­men­zó ha­ce po­co más de dos años. En­ton­ces, Mon­te­vi­deo Mo­dels pu­bli­có un lla­ma­do pa­ra las as­pi­ran­tes del in­te­rior del país que qui­sie­ran en­trar a la agen­cia. Y Latallada, que te­nía 16 años, se pre­sen­tó. “Me dio sus da­tos, le pe­di­mos una entrevista y que­dó con­fir­ma­da al mo­men­to en que la vi­mos en­trar: era una co­sa des­pam­pa­nan­te”, re­cuer­da Viv­pa. Des­pués de en­trar a la agen­cia, la ado­les­cen­te re­ci­bió cla­ses de pa­sa­re­la, cam­bió su es­ti­lo — con nue­vas pren­das y otro cor­te de pe­lo— y pa­só una tem­po­ra­da en la Se­ma­na de la Mo­da en Mé­xi­co. “Lo usa­mos co­mo una es­cue­la an­tes de ir a Eu­ro­pa”, ex­pli­ca Viv­pa.

Ni bien se ins­ta­ló en el Vie­jo Con­ti­nen­te em­pe­zó a ser ele­gi­da por las gran­des mar­cas. Es­te año es­tu­vo en los des­fi­les de la Se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra de Pa­rís con fir­mas co­mo Her­més, Gior­gio Ar­ma­ni y Ale­xis Ma­bi­lle. Tam­bién ca­mi- nó por la pa­sa­re­la del di­se­ña­dor li­ba­nés Zuhair Mu­rad. Pe­ro su pre­pa­ra­ción pa­ra el des­fi­le de Yves Saint Lau­rent, que se su­mó a un con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad, fue más com­ple­ja. La pri­me­ra vez que hi­zo una cas­ting pa­ra la mar­ca fran­ce­sa le di­je­ron que te­nía que cor­tar­se el pe­lo y, cuan­do lo hi­zo, le re­pi­tie­ron que le fal­ta­ba un po­co más de es­ti­lo. Fue así que Latallada, ase­so­ra­da por Viv­pa, re­gre­só a Lon­dres y se hi­zo un cam­bio de ima­gen.

Al igual que to­das las mo­de­los, tu­vo que pa­sar por un cas­ting con la asis­ten­te de di­rec­ción pa­ra re­cién des­pués co­no­cer al di­se­ña­dor, quien fi­nal­men­te la eli­gió co­mo mu­sa pa­ra la co­lec­ción que pre­sen­tó en Pa­rís. “Des­pués de que que­dó con­fir­ma­da, y que nos pi­die­ron ex­clu­si­vi­dad, em­pe­zó a tra­ba­jar en los fit­tings de la co­lec­ción y no pu­do tra­ba­jar pa­ra más na­die”, re­cuer­da su ma­na­ger.

Tam­bién tu­vo que eli­mi­nar ca­si to­das las fo­to­gra­fías de su cuen­ta de Ins­ta­gram, don­de tie­ne más de 6.000 se­gui­do­res, pa­ra sor­pren­der a los in­vi­ta­dos en el des­fi­le de la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís. Mien­tras tan­to, en su per­fil so­lo que­da­ron al­gu­nas imá­ge­nes ca­sua­les con un ci­ga­rri­llo en la bo­ca, va­rias sel­fies con el cer­qui­llo un po­co co­rri­do ha­cia el cos­ta­do y al­gu­nos atuen­dos de la fir­ma fran­ce­sa. Los re­gis­tros son su­fi­cien­tes, sin em­bar­go, pa­ra re­co­no­cer que se tra­ta de una mo­de­lo: en to­das las fotos se no­ta su es­bel­ta fi­gu­ra —78,60,87—, sus lar­gas pier­nas y su es­ti­lo eu­ro­peo. “Su for­ma­ción co­mo mo­de­lo es día a día: ca­da vez es

más chic y apren­de a loo­kear­se me­jor”, di­ce Viv­pa. Y ella so­lo con­fie­sa que es­tá fe­liz: “To­dos nues­tros sue­ños pue­den con­ver­tir­se en reali­dad”, pu­bli­có des­pués de ca­mi­nar por la pa­sa­re­la de Yves Saint Lau­rent.

Ha­ce más de un año, Latallada pa­sa sus días en­tre los cas­tings de Lon­dres, Pa­rís y Bar­ce­lo­na, su ciu­dad fa­vo­ri­ta. En las úl­ti­mas se­ma­nas tam­bién es­tu­vo en Mi­lán y tie­ne agen­da­dos dos via­jes a Uru­guay an­tes de fin de año. “Soy una per­so­na muy fa­mi­li­era y, aun­que es­ta­mos siem­pre en con­tac­to, tra­to de ve­nir cuan­do pue­do”, cuen­ta Latallada.

Ade­más de ha­cer un pro­me­dio de ocho cas­tings por día, la mo­de­lo to­ma cla­ses de in­glés y fran­cés pa­ra per­fec­cio­nar los idio­mas con los que de­be ma­ne­jar­se to­do los días. Di­ce que es una ru­ti­na ago­ta­do­ra, pe­ro a la vez ne­ce­sa­ria pa­ra se­guir en­ci­ma de la cres­ta de la ola: “Es muy di­fí­cil man­te­ner una ca­rre­ra afue­ra. Hay que en­ten­der có­mo fun­cio­na el mun­do y sa­ber que hay mi­les de chi­cas en ca­da si­tio”, re­sal­ta Viv­pa.

Mien­tras con­ti­núa su ca­rre­ra en Eu­ro­pa, Latallada eva­lúa ins­ta­lar­se el año que vie­ne en Nue­va York — en no­viem­bre em­pie­za los trá­mi­tes por la vi­sa de tra­ba­jo— o en al­gu­na par­te de Pa­rís. “Mi ciu­dad fa­vo­ri­ta es Bar­ce­lo­na, pe­ro ca­da vez me gus­ta más la ca­pi­tal fran­ce­sa”, di­ce. La mo­de­lo, que se au­to­de­fi­ne co­mo fa­ná­ti­ca de la pla­ya, tam­bién quie­re vi­si­tar Tai­lan­dia y co­no­cer el sur de Ita­lia. “Es­toy en el lu­gar en el que quie­ro. Es un sa­cri­fi­cio por­que es­toy le­jos de mi fa­mi­lia, pe­ro ten­go que se­guir en Eu­ro­pa pa­ra con­ti­nuar”, ase­gu­ra. Y no se equivoca: el con­tra­to de ex­clu­si­vi­dad con Yves Saint Lau­rent la po­si­cio­nó en un si­tio his­tó­ri­co pa­ra una mo­de­lo uru­gua­ya y, ade­más de ser par­te de la ins­pi­ra­ción de la fir­ma, po­dría trans­for­mar­se en una nue­va top mo­del lo­cal.

DI­SE­ÑO DE AU­TOR EN LON­DRES. El pe­que­ño ta­ller de Cla­ra Agua­yo, ubi­ca­do en el fon­do de una ca­sa en Po­ci­tos, pa­re­ce sa­ca­do de un ma­nual de di­se­ño. Mien­tras bus­ca al­gu­nas de las mues­tras en las que se ins­pi­ró pa­ra su nue­va co­lec­ción, la di­se­ña­do­ra se tro­pie­za con al­gu­nos li­bros de sus ar­tis­tas fa­vo­ri­tos que que­da

con­ti­núa en la pá­gi­na 28

ron fue­ra de la es­tan­te­ría. En es­ta ha­bi­ta­ción, que de a ra­tos se trans­for­ma en su ofi­ci­na, tam­bién hay va­rias ti­je­ras, un es­pe­jo enor­me, ro­llos de te­las, un per­che­ro con va­rias pren­das y mu­chos cua­der­nos con apun­tes. “Es­toy to­do el día en­re­da­da en mi nue­vo pro­yec­to”, cuen­ta mien­tras aco­mo­da en la es­tan­te­ría un li­bro de Da­vid Bo­wie.

Des­de que que­dó se­lec­cio­na­da por el pro­gra­ma In­ter­na­tio­nal Fashion Show­ca­se pa­ra ex­po­ner una co­lec­ción en la his­tó­ri­ca ga­le­ría in­gle­sa So­mer­set Hou­se — en el mar­co de la Se­ma­na de la Mo­da de Lon­dres—, la di­se­ña­do­ra no de­ja de pen­sar en los es­ti­lis­mos que va a pre­sen­tar en fe­bre­ro. Re­par­te sus días en­tre las ma­ña­nas en el ta­ller y las tar­des de reunio­nes con pro­vee­do­res, que es­pe­ra que le per­mi­tan cum­plir con las de­man­das del pro­yec­to. “Me eli­gie­ron en abril y en ju­nio ya em­pe­cé un cur­so a dis­tan­cia con el Lon­don Co­lle­ge (que tam­bién or­ga­ni­za el even­to jun­to al Bri­tish Coun­cil) pa­ra trans­for­mar la co­lec­ción en una opor­tu­ni­dad pa­ra lan­zar­me al mer­ca­do”, cuen­ta.

El pro­gra­ma In­ter­na­tio­nal Fashion Ca­se, que se rea­li­za des­de ha­ce seis años, es una pla­ta­for­ma que per­mi­te a 15 di­se­ña­do­res emer­gen­tes de to­do el mun­do ex­po­ner su tra­ba­jo en una de las ca­pi­ta­les de la mo­da. La idea es que mien­tras las gran­des fir­mas mues­tran sus co­lec­cio­nes de oto­ño-in­vierno en la Se­ma­na de la Mo­da de Lon­dres, los vi­si­tan­tes tam­bién pue­dan re­co­rrer otras lo­ca­cio­nes en las que se ex­plo­ran te­mas de ac­tua­li­dad y di­le­mas que dan for­ma al mer­ca­do glo­bal. “El con­cur­so es in­creí­ble por­que al ha­cer­lo en el So­mer­set Hou­se se tie­ne que pre­pa­rar una at­mós­fe­ra pa­ra trans­mi­tir el men­sa­je que que­rés. Tam­bién se le da im­por­tan­cia a la co­la­bo­ra­ción con otras ar­tes, pa­ra que no sea mo­da, y el pú­bli­co sea más am­plio”, cuen­ta Agua­yo.

La di­se­ña­do­ra com­par­ti­rá el si­tio con co­le­gas de Co­lom­bia, Bra­sil, Eu­ro­pa y Áfri­ca. Sin em­bar­go, su co­lec­ción es­tá ins­pi­ra­da en una in­quie­tud lo­cal y tra­ba­ja con un pe­que­ño equi­po des­de Uru­guay pa­ra pre­pa­rar­la. “Quie­ro mos­trar la be­lle­za me­lan­có­li­ca y sin pre­ten­sio­nes de los lu­ga­res de nues­tro país con el ob­je­ti­vo de co­lo­car a Uru­guay co­mo un rin­cón ol­vi­da­do en el mun­do”, ase­gu­ra. Los 15 es­ti­lis­mos tam­bién ten­drán la mi­ra­da de una mi­llen­nial —tie­ne 27 años— que na­ció en un país po­co co­no­ci­do y con una po­bla­ción en­ve­je­ci­da. “En es­te pro­yec­to quie­ro trans­mi­tir una idea que ten­go cla­ra: ve­nir de Uru­guay es co­mo ser el hi­jo del me­dio, por­que no sos ni del Pri­mer Mun­do ni del Ter­ce­ro, es­tás en una zo­na de in­co­mo­di­dad anó­ni­ma”, ex­pli­ca.

Aun­que su co­lec­ción to­da­vía no es­tá ma­te­ria­li­za­da —por­que to­da­vía con­ti­núa en la bús­que­da de pro­vee­do­res—, Agua­yo ya tu­vo que pre­sen­tar tres si­lue­tas en Lon­dres pa­ra que­dar en el pro­yec­to. Es­tos di­se­ños, ade­más de par­tir de la me­tá­fo­ra del hi­jo del me­dio, es­tán ins­pi­ra­dos en te­las y tex­tu­ras que en­con­tró en Va­li­zas, su bal­nea­rio fa­vo­ri­to. “Voy des­de que na­cí. Mis pa­dres cons­tru­ye­ron un ran­cho ha­ce 35 años que to­da­vía es­tá sin luz. Y eso me ge­ne­ra una mez­cla de dos ener­gías: por un la­do es­tá la be­lle­za del lu­gar, y por el otro es­tá la opre­sión, el mar re­vuel­to y el vien­to tan fuer­te. Me ins­pi­ra la am­bi­güe­dad y su re­la­ción con la sa­lud men­tal, que es des­de don­de tam­bién me pa­ro”.

El ve­rano pa­sa­do, Agua­yo re­co­rrió la pla­ya en bus­ca de ob­je­tos que la ins­pi­ra­ran; en­con­tró un hue­vo de man­ta­rra­ya y al­gu­nos me­ji­llo­nes que to­da­vía guar­da en un rin­cón de su ta­ller. “Me ayu­dó a en­con­trar una pa­le­ta ba­ja y mo­nó­to­na, pe­ro con al­gu­nos acen­tos”. Las pren­das se­rán con­fec­cio­na­das con ma­te­ria­les no­bles, co­mo la la­na y los ca­si­mi­res, aun­que son di­fí­ci­les de con­se­guir en el mer­ca­do lo­cal.

Ha­ce ya unos años que la di­se­ña­do­ra, gra­dua­da de la Es­cue­la Uni­ver­si­ta­ria Cen­tro de Di­se­ño (EUCD) y Di­se­ño de Pa­tro­nes de la UTU,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.