Spon­sors,

Galería - - Mirador / Internacional - Flo­ren­cia pu­ja­das

un re­to por­que ten­go que con­se­guir pe­ro me per­mi­te cre­cer”.

DE­TRÁS DEL STREET STY­LE. Has­ta ha­ce cua­tro años, Ro­mi­na In­troi­ni, de 25, no pen­sa­ba en de­di­car­se a la fo­to­gra­fía. Aun­que era la en­car­ga­da de in­mor­ta­li­zar los mo­men­tos que pa­sa­ba con su gru­po de ami­gas y siem­pre lle­va­ba la cá­ma­ra en un bol­si­llo, lo veía so­lo co­mo un hobby. Pe­ro eso cam­bió cuan­do co­men­zó a es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca: “En un cur­so de fo­to­gra­fía hi­ce el clic y me di cuen­ta de que eso era lo mío”, re­cuer­da.

Des­pués de apren­der las téc­ni­cas bá­si­cas de la cá­ma­ra, em­pe­zó a ha­cer se­sio­nes con be­bés pa­ra los cum­plea­ños de un año y tra­ba­jó en al­gu­nos even­tos so­cia­les. “Fue el ni­cho que en­con­tré pa­ra co­men­zar por es­te ca­mino”, cuen­ta. Pe­ro te­nía otros pla­nes: des­pués de ter­mi­nar la ca­rre­ra de­ci­dió mu­dar­se a Lon­dres, una ciu­dad de la que se enamo­ró du­ran­te una es­ta­día de seis me­ses. “Me fui con la idea de ha­cer re­tra­tos en la ca­lle a per­so­nas que me lla­ma­ran la aten­ción, al­go que em­pe­cé a ha­cer en Mon­te­vi­deo, pe­ro no fue fá­cil”, di­ce.

Des­pués de ins­ta­lar­se en la ca­pi­tal in­gle­sa, ha­ce dos años, co­men­zó a tra­ba­jar co­mo ca­je­ra en una tien­da de Za­ra y se acos­tum­bró al rit­mo de la ciu­dad, que, di­ce, es­tá re­ple­ta de es­ti­los. “Andaba con la cá­ma­ra col­ga­da y sa­ca­ba fotos a to­dos los que me gus­ta­ban. Siem­pre es­tu­ve in­tere­sa­da en la mo­da y es­te ti­po de fo­to­gra­fía me per­mi­tió unir mis dos pa­sio­nes por­que ten­go las ten­den­cias en fren­te a mis ojos”.

A los po­cos me­ses de lle­gar se en­te­ró de que es­ta­ba por co­men­zar la Se­ma­na de la Mo­da de Lon­dres y de­ci­dió apro­ve­char el even­to más im­por­tan­te de la in­dus­tria pa­ra ha­cer fotos. “Fui a la puer­ta con la cá­ma­ra pe­ro no sa­bía si iba a po­der sa­car. Cuan­do lle­gué sen­tí la li­ber­tad de de­cir­le a la gen­te que se pa­ra­ra y que me mi­ra­ra”, re­cuer­da.

Esa fue una eta­pa ex­pe­ri­men­tal, pe­ro que le sir­vió pa­ra dar­se cuen­ta de que es­ta­ba en el lu­gar y en el mo­men­to co­rrec­tos. “En esos días de­jé de sa­car fotos quie­tas pa­ra em­pe­zar a ha­cer to­mas en mo­vi­mien­to. To­da­vía no sa­bía que eso se lla­ma­ba street sty­le (es­ti­lo ca­lle­je­ro)”, cuen­ta en­tre ri­sas. A di­fe­ren­cia de las fo­to­gra­fías de sus co­le­gas, que acos­tum­bra­ban a pa­rar a las per­so­na­li­da­des pa­ra sa­car­les una to­ma en un si­tio apar­ta­do, In­troi­ni sin­tió que su tra­ba­jo te­nía que re­fle­jar el caos del even­to. “La ma­yo­ría ha­ce fotos con len­tes más di­rec­tos pe­ro a mí me gus­ta­ba mos­trar lo que es­ta­ba pa­san­do al­re­de­dor. Son mo­men­tos bas­tan­te es­tre­san­tes; el rit­mo no pa­ra y es caó­ti­co”. Em­pe­zó, en­ton­ces, a sa­car fotos de de­ta­lles — co­mo un za­pa­to o un par de len­tes—, al­gu­nas fi­gu­ras ca­mi­nan­do y otras ha­blan­do por ce­lu­lar. “Es­ta ne­ce­si­dad de do­cu­men­tar lo que es­tá pa­san­do de una for­ma rea­lis­ta vie­ne con­mi­go de siem­pre”.

Des­pués de su­bir los pri­me­ros re­tra­tos a su cuen­ta de Ins­ta­gram, In­troi­ni re­ci­bió co­men­ta­rios po­si­ti­vos y se dio cuen­ta de que ha­bía en­con­tra­do su es­ti­lo. Así em­pe­zó a ha­cer nue­vos tra­ba­jos co­mo free­lan­ce. “Eti­que­té a las per­so­nas que apa­re­cían, to­das co­no­ci­das en la in­dus­tria de la mo­da, y ga­né vi­si­bi­li­dad”, cuen­ta. De a po­co apren­dió quié­nes eran las fi­gu­ras — in­fluen­cers, di­se­ña­do­res o ac­to­res— que for­man par­te del even­to que pa­ra­li­za la mo­da dos ve­ces al año.

Ins­pi­ra­da en los tra­ba­jos de Bill Cun­ning­ham, In­troi­ni aho­rró par­te de su suel­do en la tien­da de ro­pa pa­ra po­der cu­brir la si­guien­te tem­po­ra­da de la Se­ma­na de la Mo­da en Lon­dres, Pa­rís y Mi­lán. “Cuan­do em­pe­za­ron los even­tos re­nun­cié en Za­ra y me la ju­gué. Lo di­fí­cil fue lla­mar a mis pa­dres y de­cir­les que me iba”. Y más com­pli­ca­do fue en­con­trar clien­tes: “La ma­yo­ría de los fo­tó­gra­fos tie­nen uno fi­jo y el am­bien­te es bas­tan­te com­pe­ti­ti­vo”, con­fie­sa. En su se­gun­da tem­po­ra­da —ya va por la ter­ce­ra— con­si­guió sa­car fotos pa­ra al­gu­nos me­dios y se po­si­cio­nó den­tro del uni­ver­so del street sty­le. “La úl­ti­ma Se­ma­na de la Mo­da en Lon­dres la cu­brí pa­ra la re­vis­ta Gla­mour y la de Mi­lán y Pa­rís pa­ra una re­vis­ta de The New York Ti­mes que es­tá en­fo­ca­da en la mo­da y el es­ti­lo”, cuen­ta du­ran­te una vi­si­ta a Mon­te­vi­deo. Des­de prin­ci­pios de 2018 tra­ba­ja co­mo fo­tó­gra­fa y su­per­vi­so­ra en un fes­ti­val de ar­tes de Lon­dres. “Mi pri­mer ob­je­ti­vo era con­se­guir clien­tes, pe­ro aho­ra es­pe­ro po­der vi­vir de mi pa­sión”. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.