El de­re­cho a la be­lle­za

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Por Clau­dia Amen­gual

con la dis­ci­pli­na y el ta­len­to sue­le dar por fru­to una obra maes­tra. Si a eso se agre­ga el im­pul­so del me­ce­naz­go que alla­na el ca­mino de obs­tácu­los ma­te­ria­les, no hay lí­mi­te pa­ra la crea­ción y la hu­ma­ni­dad to­da se en­no­ble­ce. Cuan­do en 1896 se dio lec­tu­ra al tes­ta­men­to de Pau Gil i Se­rra ―un acau­da­la­do ban­que­ro catalán afin­ca­do en Pa­rís― al­gu­nos se sor­pren­die­ron al cons­ta­tar que des­ti­na­ba par­te de su for­tu­na a la cons­truc­ción de un hos­pi­tal en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na.

El ar­qui­tec­to ele­gi­do pa­ra lle­var ade­lan­te el pro­yec­to fue Lluis Do­mè­nech i Mon­ta­ner y el tiem­po pro­ba­ría que la elec­ción fue acer­ta­da. Do­mè­nech i Mon­ta­ner no era un ar­qui­tec­to cual­quie­ra. Con­ta­ba con ex­pe­rien­cia en otros hos­pi­ta­les y te­nía sus ideas acer­ca del efec­to que el en­torno po­día cau­sar en los pa­cien­tes. Creía en el po­der te­ra­péu­ti­co de la be­lle­za. El Mo­der­nis­mo con su es­té­ti­ca bri­llan­te y co­lo­ri­da le pro­por­cio­na­ba el mar­co per­fec­to pa­ra lle­var ade­lan­te su ta­rea.

Tam­bién ar­tí­fi­ce del Pa­lau de la Mú­si­ca Ca­ta­la­na — uno de los au­di­to­rios más be­llos de Eu­ro­pa— Do­mè­nech i Mon­ta­ner fue un re­gio re­pre­sen­tan­te de los cam­bios que el Mo­der­nis­mo im­po­nía. Acom­pa­sa­ba sus obras con los vai­ve­nes de una co­rrien­te que, ade­más de mo­vi­mien­to ar­tís­ti­co, vi­bra­ba con los cam­bios so­cia­les y po­lí­ti­cos de la épo­ca. Ad­he­rir al Mo­der­nis­mo ― co­mo tam­bién lo hi­cie­ron otros in­sig­nes ar­qui­tec­tos de la ta­lla de An­to­ni Gau­dí y Jo­sep Puig i Ca­da­falch― im­pli­ca­ba no so­lo des­lum­brar con el des­plie­gue or­na­men­tal, el des­bor­de de la po­li­cro­mía y la au­da­cia de las for­mas ecléc­ti­cas que com­bi­na­ban referencias a la na­tu­ra­le­za con re­mi­nis­cen­cias del Me­dioe­vo. Im­pli­ca­ba, an­te to­do, mi­rar ha­cia el fu­tu­ro, com­pro­me­ter­se con una so­cie­dad pu­jan­te y acom­pa­ñar el pro­yec­to co­lec­ti­vo de una co­mu­ni­dad que se or­ga­ni­za­ba no pa­ra sus­ti­tuir al Es­ta­do, sino pa­ra lle­gar con ma­yor efi­ca­cia a aque­llos lu­ga­res a los que aquel no lo ha­cía bien o a tiem­po.

En 1902 se ini­cia­ron las obras del Hos­pi­tal de la San­ta Creu y Sant Pau, ci­men­ta­das so­bre el es­pí­ri­tu del an­ti­guo Hos­pi­tal de la San­ta Creu cons­trui­do a prin­ci­pios del si­glo XV y es­ti­mu­la­das por la vo­lun­tad de su be­ne­fac­tor, que desea­ba pa­ra su ciu­dad na­tal un cen­tro de sa­lud pú­bli­ca con el mis­mo ni­vel de avan­ces cien­tí­fi­cos de las más im­por­tan­tes ca­pi­ta­les eu­ro­peas. “Se pro­ce­de­rá, an­te to­do”, de­cía el tes­ta­men­to,

La unión de la sen­si­bi­li­dad

“a que las gran­des es­ca­le­ras, pa­tios, ga­le­nas pa­ra los con­va­le­cien­tes, la­bo­ra­to­rios y ca­pi­lla, sea to­do con­for­me con las me­jo­ras que ten­gan he­chas los hos­pi­ta­les de Pa­rís”. En 1930 se dio el to­que fi­nal a los pa­be­llo­nes, ca­lles in­te­rio­res, tú­ne­les y jar­di­nes que ocu­pan nue­ve man­za­nas y que la Unes­co de­cla­ró Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad sie­te dé­ca­das más tar­de.

El pa­so de los años y los avan­ces mé­di­cos fue­ron de­jan­do ob­so­le­tas al­gu­nas es­truc­tu­ras y los ele­men­tos or­na­men­ta­les su­frie­ron un de­te­rio­ro tal que exi­gió to­mar me­di­das. En 2001 se ini­ció la cons­truc­ción de un nue­vo hos­pi­tal. El ori­gi­nal fue res­tau­ra­do con fi­nes de preservación pa­tri­mo­nial y co­mo un gran cam­pus di­fu­sor de ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les. Hoy es, ade­más, un fas­ci­nan­te po­lo de atrac­ción tu­rís­ti­ca. Así sur­gió el Re­cin­to Mo­der­nis­ta de San Pau o, co­mo se lo lla­ma con fa­mi­lia­ri­dad afec­tuo­sa, el Re­cin­to.

Es­ta ma­ña­na vi­si­té el lu­gar y que­dé ma­ra­vi­lla­da por la mag­ni­fi­cen­cia de las cons­truc­cio- nes pen­sa­das has­ta el de­ta­lle pa­ra ser fun­cio­na­les a los fi­nes mé­di­cos, pe­ro sin re­nun­ciar a la be­lle­za. O, me­jor di­cho, cons­trui­das des­de un con­cep­to te­ra­péu­ti­co de la be­lle­za. Al igual que Do­mè­nech i Mon­ta­ner creo en sus efec­tos sa­na­do­res. Su­pon­go que los mi­les de en­fer­mos que pa­sa­ron por esas sa­las o re­co­rrie­ron los pre­cio­sos jar­di­nes ha­brán en­con­tra­do ali­vio a sus pe­sa­res dis­traí­dos en la con­tem­pla­ción de las gár­go­las, los gue­rre­ros o los án­ge­les de pie­dra, los mo­sai­cos mul­ti­co­lo­res, los re­lie­ves cu­bier­tos de pe­que­ños azu­le­jos. Ro­dea­dos por cú­pu­las, to­rres, es­ca­li­na­tas, vi­tra­les, mu­ros de la­dri­llo y te­jas co­lo­ri­das, al tran­si­tar los sen­de­ros en­tre la­van­das, ti­los y cas­ta­ños, ha­brán sen­ti­do me­nos abru­ma­dor el gi­rar in­fi­ni­to de las agu­jas de los re­lo­jes y el pa­so del tiem­po se les ha­brá vuel­to más lle­va­de­ro.

Al­guno po­drá pre­gun­tar­se si ha­brá va­li­do la pe­na des­viar di­ne­ro y es­fuer­zo en her­mo­sear un edi­fi­cio cu­ya pri­me­ra fi­na­li­dad era ve­lar por la sa­lud de los pa­cien­tes. Aca­so no le en­cuen­tren sen­ti­do a tan­ta preo­cu­pa­ción es­té­ti­ca. Con­fun­den la be­lle­za con una fri­vo­li­dad bur­gue­sa, una preo­cu­pa­ción in­ne­ce­sa­ria que dis­trae de las ne­ce­si­da­des im­pos­ter­ga­bles. Ha­cen de su prag­ma­tis­mo una mo­ral y re­cha­zan cual­quier des­vío de los ob­je­ti­vos esen­cia­les pro­pues­tos.

Aun­que sue­ne a pa­ra­do­ja, es en esa mis­ma crí­ti­ca que se en­cuen­tran las ra­zo­nes pa­ra re­fu­tar sus sos­pe­chas. Por­que, en efec­to, hay ne­ce­si­da­des bá­si­cas sin las que el ser hu­mano, co­mo cual­quier animal, no pue­de pro­lon­gar su exis­ten­cia. La co­mi­da, la sa­lud y el abri­go, por ejem­plo. La dig­ni­dad se cons­tru­ye a par­tir de ellas. Pe­ro no son su­fi­cien­tes. Una vez sa­tis­fe­chas, hay un ho­ri­zon­te al­to y le­jano que nos im­pul­sa a tras­cen­der nues­tra na­tu­ra­le­za pri­ma­ria y a su­pe­rar­nos a par­tir del de­sa­rro­llo de nues­tro po­ten­cial de in­te­li­gen­cia. Es en ese tra­yec­to don­de nos va­mos vol­vien­do hu­ma­nos, afi­na­mos la sen­si­bi­li­dad y sur­ge la va­lo­ra­ción de la be­lle­za.

Hay un de­re­cho a la be­lle­za. Creer que es un es­pa­cio so­lo re­ser­va­do pa­ra los más po­de­ro­sos o pu­dien­tes es ne­gar a los me­nos pri­vi­le­gia­dos la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a es­pa­cios de ele­va­ción es­pi­ri­tual don­de am­plia­rán el pa­no­ra­ma de sus sue­ños y sen­ti­rán el de­seo de au­to­su­pe­rar­se. Por­que no se desea lo que no se co­no­ce. Y no se lu­cha por lo que no se desea. n

Creer que la be­lle­za es un es­pa­cio so­lo re­ser­va­do pa­ra los más po­de­ro­sos o pu­dien­tes es ne­gar a los me­nos pri­vi­le­gia­dos la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a es­pa­cios de ele­va­ción es­pi­ri­tual don­de am­plia­rán el pa­no­ra­ma de sus sue­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.