El po­der de la car­ca­ja­da

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - FOTOS: ADRIÁN ECHEVERRIAGA

En un sa­lón del Ins­ti­tu­to

de Yo­ga Ca­rras­co Ni­ran­jan Ku­tir, dos ve­ces al mes, un gru­po de per­so­nas se jun­tan a reírse co­mo ejer­ci­cio pa­ra el cuer­po, y tam­bién pa­ra el al­ma. Em­pie­zan ha­cien­do res­pi­ra­cio­nes, si­guen con aplau­sos, des­pués con ejer­ci­cios co­pia­dos, mien­tras se mi­ran a los ojos e imi­tan el so­ni­do de la ri­sa ( ja­ja­ja, jo­jo­jo). Y la car­ca­ja­da em­pie­za a sa­lir so­la. Son cla­ses de yo­ga de la ri­sa, im­par­ti­das por la lí­der Gi­se­lle Bart­hou. Nin­gu­na de es­tas per­so­nas tu­vo que ha­ber he­cho yo­ga an­tes de asis­tir a la cla­se, que ade­más es gra­tui­ta.

El yo­ga de la ri­sa fue crea­do en 1995 por el in­dio Ma­dan Ka­ta­ria. Es una prác­ti­ca me­di­ta­ti­va sin fi­nes de lu­cro que hoy se ejer­ci­ta en to­do el mun­do. Sus be­ne­fi­cios y po­de­res cu­ra­ti­vos han si­do es­tu­dia­dos y de­mos­tra­dos. Pa­ra em­pe­zar, es un po­ten­te an­ti­de­pre­si­vo, por­que re­du­ce en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va el cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés y la de­pre­sión. Tam­bién pro­du­ce en­dor­fi­nas, que son anal­gé­si­cos na­tu­ra­les que crean un es­ta­do men­tal po­si­ti­vo, ele­van el op­ti­mis­mo y la au­to­es­ti­ma. Re­fuer­za el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co al au­men­tar las cé­lu­las an­ti­vi­ra­les, an­ti­can­ce­rí­ge­nas y an­ti­in­fec­cio­sas. Ele­va los ni­ve­les de la in­mu­no­glo­bu­li­na, que es­tá en la pri­me­ra lí­nea de de­fen­sa, pro­te­gién­do­nos de las in­fec­cio­nes virales. Es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar (“10 mi­nu­tos de yo­ga de la ri­sa son co­mo 20 mi­nu­tos de re­mo, sin el gas­to ca­ló­ri­co”, acla­ra la lí­der).

Gi­se­lle Bart­hou —fo­no­au­dió­lo­ga, ex­mo­de­lo, Miss Uru­guay pa­ra Miss Mun­do 1984 e ins­truc- to­ra de gim­na­sia— em­pe­zó a prac­ti­car yo­ga cuan­do sus hi­jos me­lli­zos eran chi­cos, que­rien­do tra­ba­jar más des­de lo in­te­rior. “Uno tie­ne esas co­sas na­tu­ra­les de que se co­mu­ni­ca fá­cil y mis cla­ses em­pe­za­ron a te­ner mu­cha gen­te. Y mien­tras, me se­guía for­man­do”, cuen­ta. Por cues­tio­nes de la vi­da le to­có to­mar el lu­gar de su pro­fe­so­ra de yo­ga en el ins­ti­tu­to don­de ella tam­bién tra­ba­ja­ba. Le fas­ci­nó, y em­pe­zó a in­cor­po­rar ele­men­tos del yo­ga a sus cla­ses de gim­na­sia. “Me gus­tó más la de­vo­lu­ción de la gen­te en cuan­to al yo­ga que en cuan­to a la gim­na­sia. La gen­te se sen­tía me­jor. De­jé de dar tan­tas cla­ses de gim­na­sia, aun­que si­go dan­do, me for­mé en pi­la­tes tam­bién, y me fui vol­can­do más al yo­ga, pa­ra co­nec­tar­me con mi cuer­po de una for­ma más tran­qui­la”. Has­ta que ha­ce unos años se en­con­tró con el yo­ga de la ri­sa, ac­ti­vi­dad pa­ra la que no se ne­ce­si­ta nin­gu­na ha­bi­li­dad fí­si­ca. “Yo hi­ce for­ma­ción de yo­ga pa­ra per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das. Hay un mon­tón de he­rra­mien­tas que se usan cuan­do no po­dés ha­cer las pos­tu­ras. Pe­ro me em­pe­zó a in­tere­sar un po­co más qué ha­cer con las per­so­nas que no pue­den ha­cer na­da. Y reír­te po­dés siem­pre”.

En Uru­guay no ha­bía maes­tros que la ins­tru­ye­ran en el yo­ga de la ri­sa, y le die­ran el di­plo­ma de lí­der, co­mo se les lla­ma. En ju­nio de 2017 fue a for­mar­se a Chi­le con una maes­tra que to­mó cla­ses di­rec­ta­men­te con el crea­dor. “Ka­ta­ria em­pe­zó en un parque con­tan­do chis­tes, por­que él ya ha­bía in­ves­ti­ga­do los be­ne­fi­cios de la ri­sa en las per­so­nas. Pe­ro los chis­tes se ter­mi­na­ron y la gen­te se em­pe­zó a ir. Él les pi­dió un día pa­ra ver qué ha­cer. Y di­se­ñó un sis­te­ma de ejer­ci­cios, con los que em­pe­zás por aplau­sos, por mo­vi­mien­tos de re­la­ja­ción, por res­pi­ra­cio­nes. Por eso le pu­so yo­ga. Vis­te que cuan­do te reís sin pa­rar, lle­ga un mo­men­to en que te que­dás sin ai­re. No­so­tros en yo­ga te­ne­mos una res­pi­ra­ción en la que se sa­ca to­do el ai­re pa­ra que los pul­mo­nes que­den va­cíos y vol­ver a in­cor­po­rar ai­re nue­vo. Lim­piás. En la ri­sa eso su­ce­de na­tu­ral­men­te, no te­nés que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra va­ciar­te de ai­re. En­ton­ces, ahí ató la ri­sa con el yo­ga y por eso le pu­so yo­ga de la ri­sa, has­ya yo­ga en sáns­cri­to o laugh­ter yo­ga en in­glés”, ex­pli­ca Bart­hou.

La ins­truc­to­ra cuen­ta que las di­rec­ti­vas se mandan des­de la In­dia pa­ra que los otros maes­tros del mun­do si­gan de­ter­mi­na­das pau­tas. “Hu­bo unos años en que ha­bía que di­vul­gar el yo­ga en el mun­do. El yo­ga se di­vul­gó. Des­pués se em­pe­zó a pro­fun­di­zar en el yo­ga, pa­ra que la gen­te lo use no tan­to de ma­ne­ra ex­ter­na, sino pa­ra la me­di­ta­ción, pa­ra un tra­ba­jo in­te­rior. Y aho­ra se es­tá pro­mo­vien­do la fe­li­cio­lo­gía, la cien­cia de la fe­li­ci­dad, que se ba­sa en que la fe­li­ci­dad es una de­ci­sión de uno, que la gen­te de­ci­da ser fe­liz. Y no­so­tros con el yo­ga de la ri­sa es­ta­mos ha­cien­do a la so­cie­dad uru­gua­ya el apor­te que se pi­de des­de la In­dia”.

Pa­ra quie­nes quie­ran ex­pe­ri­men­tar es­ta nue­va for­ma de ha­cer­se bien, Bart­hou es­ta­rá dan­do una cla­se el do­min­go 11, a las 19 ho­ras, en el Sa­lón Los Ro­bles del La­tu, den­tro de la Ex­po Me­di­ta­ción, con en­tra­da li­bre. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.