Ca­fé ins­pi­ra­do en Orien­te

EN EL PI­NAR ABRIÓ BOHE­MIA, UN ES­PA­CIO QUE COM­BI­NA DE­CO­RA­CIÓN CON GAS­TRO­NO­MÍA

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Fotos: lu­ciano dogliotti

Pri­me­ro fue la de­ci­sión de uti­li­zar

la fi­gu­ra de Bu­da co­mo lo­go pa­ra un em­pren­di­mien­to; des­pués vino el res­to. Así fue co­mo na­ció me­ses atrás la idea de abrir Bohe­mia Ca­fé & De­co, un es­pa­cio en el que se fu­sio­nan la de­co­ra­ción de es­ti­lo boho con la ca­fe­te­ría ar­te­sa­nal.

Ch­loé Pi­net pen­só que ha­cía fal­ta un lu­gar pa­ra que las per­so­nas que ron­dan los 30 años pu­die­ran jun­tar­se a to­mar un ca­fé en el co­ra­zón de El Pi­nar, zo­na en la que vi­ve des­de ha­ce dos años. Con el ob­je­ti­vo de res­pon­der a es­ta ne­ce­si­dad y de en­con­trar un lu­gar en el que pu­die­ra tra­ba­jar jun­to a su ma­dre, de­ci­dió abrir Bohe­mia: una ca­fe­te­ría ins­pi­ra­da en su es­ti­lo de vi­da y su for­ma de ver el mun­do.

En un mis­mo lu­gar con­vi­ven las crea­cio­nes de dis­tin­tos ar­te­sa­nos, tan­to del área de la co­ci­na co­mo de la de­co­ra­ción. Pa­ra Ch­loé, ade­más de la ca­li­dad, es im­por­tan­te que los pro­duc­tos ten­gan lin­do as­pec­to, en cual­quie­ra de los dos ru­bros. Si bien la idea ini­cial era ha­cer ella mis­ma to­do lo que se ofre­ce en la sec­ción De­co, con el tiem­po en­ten­dió que era una ta­rea im­po­si­ble, por lo que de­ci­dió usar Ins­ta­gram pa­ra lle­gar a ar­tis­tas que ofre­cie­ran lo que ella es­ta­ba bus­can­do. Lo mis­mo hi­zo con la ca­fe­te­ría, y en­con­tró quien le co­se­cha­ra un grano de ca­fé ex­clu­si­vo pa­ra su mar­ca, y dos re­pos­te­ros que cum­plen con sus ex­pec­ta­ti­vas, ade­más de que le per­mi­ten ofre­cer pro­duc­tos sin glu­ten.

El ne­go­cio, que aca­ba de cum­plir su pri­mer mes, cuen­ta con dos plan­tas. Al en­trar, lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es el di­se­ño del pi­so, ins­pi­ra­do en bal­do­sas ma­rro­quíes y he­cho a mano por la pro­pia Ch­loé, quien ex­pli­ca que que­ría que la gen­te se sin­tie­ra en otro lu­gar des­de la lle­ga­da. En la plan­ta ba­ja es­tá la ca­fe­te­ría y tam­bién es don­de se ex­hi­ben la ma­yor par­te de los pro­duc­tos de de­co­ra­ción. Al su­bir la es­ca­le­ra, la aten­ción se la ro­ban unos cua­dros apo­ya­dos en el sue­lo, atrac­ti­vos tan­to por sus di­se­ños co­mo por la fuer­za de sus co­lo­res. Es­te es­pa­cio, des­ti­na­do a la con­su­mi­ción, cuen­ta con me­sas de al­tu­ra tra­di­cio­nal, una ba­rra con ban­que­tas que dan ha­cia la ca­lle y un pe­que­ño li­ving.

En­tre los pro­duc­tos de de­co­ra­ción se en­cuen­tran des­de pufs has­ta cua­dros, man­te­les y por­ta­ve­las. A pe­sar de que al­gu­nos son de ar­te­sa­nos uru­gua­yos y otros traí­dos del ex­te­rior, to­dos tie­nen en co­mún el mis­mo es­ti­lo y los to­nos vi­vos. “Quie­ro que to­do sea es­pe­cial; los co­lo­res que uso son co­lo­res con los que tra­to de trans­mi­tir mu­cha ener­gía y un po­co de mí a las per­so­nas”, cuen­ta Pi­net. Si bien la due­ña con­fie­sa te­ner una gran pa­sión por la de­co­ra­ción bohe­mia y por es­te ti­po de co­lo­res, ex­pli­ca que la cla­ve a la ho­ra de di­se­ñar es­te es­pa­cio es­tu­vo en sa­ber equi­li­brar esa ten­den­cia con una in­fra­es­truc­tu­ra y mo­bi­lia­rio más mo­der­nos y so­brios.

Bohe­mia Ca­fé & De­co es­tá ubi­ca­do en la es­qui­na de Av. Pé­rez Butler y Sta. Pau­la. Ac­tual­men­te es­tá abier­to de mar­tes a do­min­go de 14 a 20 ho­ras, ho­ra­rio que se am­plia­rá en no­viem­bre, cuan­do se inau­gu­ren las me­sas al ai­re li­bre. n

CA­SA EN NIN­GU­NA PAR­TE, Ho­ra­cio Ca­va­llo, Cria­tu­ra Edi­to­ra, 168 pá­gi­nas, 420 pe­sos.

En es­ta no­ve­la, Ho­ra­cio Ca­va­llo vuel­ve a de­mos­trar por qué es uno de los es­cri­to­res más ta­len­to­sos del me­dio li­te­ra­rio uru­gua­yo con­tem­po­rá­neo. Pe­ro en es­ta opor­tu­ni­dad se des­ta­ca por des­pren­der­se de su es­ti­lo ca­rac­te­rís­ti­co pa­ra aden­trar­se en una na­rra­ti­va nue­va. En Ca­sa en nin­gu­na par­te apa­re­ce una ca­sa en la mi­tad del cam­po en la que se su­ce­den dos his­to­rias se­pa­ra­das por una bre­cha tem­po­ral y que, mien­tras avan­za el re­la­to, se so­la­pan y yux­ta­po­nen en­tre sí. La pri­me­ra de las na­rra­cio­nes ocu­rre un fin de se­ma­na en el que cua­tro com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo van a co­mer un asa­do a la ca­sa que es­tá a la ven­ta. La se­gun­da es la de­ci­sión de Eduar­do y Lau­ra de ale­jar­se de los pe­li­gros de la ciu­dad con Cla­ra, hi­ja de am­bos. En es­ta pues­ta en es­ce­na, las re­la­cio­nes en­tre los per­so­na­jes pa­re­cen fluir pe­ro rá­pi­da­men­te se cris­pan has­ta que­dar al bor­de del desas­tre. El mie­do ab­sor­be la es­ce­na co­mo un agu­je­ro ne­gro y pa­re­ce tra­gár­se­lo to­do.

MÁS PA­RA LEER: · · · ·

Ken­tu­kis, Sa­man­ta Sch­we­blin, Li­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se, 224 pá­gi­nas, 490 pe­sos. Por­no­so­ne­tos, Pe­dro Mai­ral, Eme­cé, 152 pá­gi­nas, 400 pe­sos. La vi­da es una ba­ta­lla de ca­da día, Oria­na Fa­lla­ci, Editorial El Ate­neo, 200 pá­gi­nas, 590 pe­sos.

Bur­ton por Bur­ton, Tim Bur­ton, Cuen­co del Pla­ta, 352 pá­gi­nas, 950 pe­sos.

LA IN­VES­TI­GA­CIÓN, Phi­lip­pe Clau­del, Sa­la­man­dra, 240 pá­gi­nas, 590 pe­sos.

Un in­ves­ti­ga­dor al que nun­ca se le lla­ma por su nom­bre lle­ga a una anó­ni­ma ciu­dad con un en­car­go: ave­ri­guar por qué una em­pre­sa, a la cual tam­po­co se no­mi­na, tie­ne un al­to ín­di­ce de sui­ci­dios. Sin em­bar­go, des­de un co­mien­zo so­lo en­cuen­tra di­fi­cul­ta­des e impedimentos que no le per­mi­ten ha­cer su tra­ba­jo. Pa­re­ce­ría que el mun­do con­fa­bu­la­ra pa­ra que él no lo­gra­ra sus ob­je­ti­vos. En el uni­ver­so que crea Clau­del, por mo­men­tos, la per­so­nas fun­cio­nan ca­si me­cá­ni­ca­men­te y el va­lor que tie­nen se re­du­ce a la ta­rea que ejer­cen o a la fun­ción que desem­pe­ñan, igual que con el in­ves­ti­ga­dor, a quien siem­pre es­cri­be con “I” ma­yús­cu­la . Po­co a po­co se des­cri­be un am­bien­te opre­si­vo, tra­gi­có­mi­co, en cla­ve de fá­bu­la so­cial que se tor­na en una pe­sa­di­lla. El in­ves­ti­ga­dor tie­ne di­fi­cul­ta­des con la dis­fun­cio­na­li­dad de la ha­bi­ta­ción del ho­tel, los ciu­da­da­nos son po­co ser­vi­les, la co­mi­da es es­pan­to­sa o agua de la du­cha sa­le hir­vien­do. Pe­ro no so­lo atra­vie­sa com­ple­ji­da­des téc­ni­cas, tam­bién pa­sa por di­fe­ren­tes es­ta­dos: ham­bre, can­san­cio, do­lor. Así, no pue­de rea­li­zar la ta­rea pa­ra la que fue a la ciu­dad, sino que ter­mi­na por des­di­bu­jar­se o pa­re­cer de­fec­tuo­so. Tal vez es­te no sea el me­jor li­bro del es­cri­tor —y tam­bién ci­neas­ta— fran­cés, pe­ro tie­ne un men­sa­je cla­ro: re­pre­sen­ta un mun­do to­tal­men­te alie­na­do don­de las per­so­nas ape­nas se fi­jan en­tre ellos y el va­lor que tie­ne el pró­ji­mo de­pen­de de las fun­cio­nes o ro­les de­sig­na­das. Ir a con­tra­co­rrien­te de ese mun­do, co­mo el in­ves­ti­ga­dor, pa­re­ce ser una ta­rea ca­si im­po­si­ble. Al fi­nal de es­ta no­ve­la cor­ta Clau­del de­ja una pre­gun­ta abier­ta so­bre qué es la reali­dad y lo que se en­tien­do por ella, co­mo una me­tá­fo­ra cua­si cons­pi­ra­ti­va.

SOLENOIDE, Mir­cea Căr­tă­res­cu, Im­pe­di­men­ta, 800 pá­gi­nas, 980 pe­sos.

Mir­cea Căr­tă­res­cu es el au­tor ru­mano más co­no­ci­do en el mun­do. Solenoide, su úl­ti­ma no­ve­la, fue des­ta­ca­da co­mo uno de los gran­des li­bros de 2017 y ga­nó el Pre­mio For­men­tor, im­pul­sa­do por la editorial es­pa­ño­la Seix Ba­rral. Ade­más, el au­tor fue el en­car­ga­do de pro­nun­ciar el discurso inau­gu­ral en la Fe­ria del Li­bro de Ma­drid — que tu­vo a Ru­ma­nia co­mo país in­vi­ta­do—, y, pa­ra al­gu­nos, ya se per­fi­la co­mo el pró­xi­mo Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Co­mo mu­chos es­cri­to­res, Căr­tă­res­cu lle­va­ba un dia­rio per­so­nal que co­men­zó a es­cri­bir cuan­do te­nía 16 años y don­de to­das las ma­ña­nas apun­ta­ba lo que re­cor­da­ba de sus sue­ños de la no­che an­te­rior. Ese es el pun­ta­pié ini­cial de es­ta no­ve­la de 800 pá­gi­nas. En una es­cue­la ba­rrial de Bu­ca­rest, un pro­fe­sor de len­gua ru­ma­na im­par­te cla­ses co­mo un pro­fe­sio­nal apá­ti­co. Sin ma­yor atrac­ti­vo que es­tar con­de­na­do a pa­sar el ra­to en las au­las eter­na­men­te, en su tiem­po li­bre se de­di­ca a es­cri­bir una es­pe­cie de dia­rio de su vi­da. Pe­ro la no­ve­la es más que una bitácora tris­te de un sue­ño ro­to. Es la his­to­ria de una ciu­dad que dor­mi­ta y se des­pier­ta ca­da vez que el pro­fe­sor pa­sea por las ca­lles aba­ti­das del pe­río­do de en­tre gue­rras. Es en esa Bu­ca­rest don­de el per­so­na­je deam­bu­la to­dos los días bus­can­do una vía de es­ca­pe que lo re­di­ma de su vi­da fra­ca­sa­da y que ter­mi­na en­con­tran­do cuan­do com­pra una ca­sa an­ti­gua con for­ma de bar­co, cons­trui­da por el in­ven­tor de un solenoide (ti­po de bo­bi­na eléc­tri­ca). Esa ca­sa al­ber­ga una ex­tra­ña ma­qui­na­ria: un si­llón de den­tis­ta con un ta­ble­ro de con­trol. El na­rra­dor, que es el per­so­na­je prin­ci­pal, se en­fren­ta­rá a alu­ci­na­cio­nes, de­li­rios, sue­ños y pe­sa­di­llas que le re­ve­la­rán la du­ra ver­dad de su exis­ten­cia. Es ahí cuan­do el Căr­tă­res­cu más rea­lis­ta se abre pa­so pa­ra de­jar su im­pron­ta ca­rac­te­rís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.