MUN­DIAL DE FÚTBOL FE­ME­NINO SUB-17: QUIÉNES SON LAS FI­GU­RAS

RU­BEN RO­DRÍ­GUEZ, PIZZERO DE CHEZ PIÑEIRO: “AN­TES SE VENDÍA MU­CHO MÁS; AHO­RA PRE­FIE­REN PRO­PUES­TAS MÁS SA­LU­DA­BLES”

Galería - - Front Page -

No se pue­de ser fe­mi­nis­ta

si no sos de iz­quier­da. Es una fra­se que re­pi­ten aca­dé­mi­cas y po­lí­ti­cas fren­team­plis­tas en los úl­ti­mos tiem­pos. Me­ses atrás, fue­ron Ca­ro­li­na Cos­se y Cons­tan­za Mo­rei­ra. Es há­bil la ju­ga­da: el Fren­te Am­plio bus­ca adue­ñar­se de lo re­fe­ri­do a de­re­chos hu­ma­nos e in­clu­sión. Un par­ti­do po­lí­ti­co que en 2018 en Uru­guay no ten­ga per­so­nas tra­ba­jan­do y pen­san­do en te­mas de gé­ne­ro, ocu­pán­do­se de dis­cri­mi­na­ción, de mi­no­rías, pa­re­ce, por lo me­nos, fue­ra de épo­ca.

Es cu­rio­so que gen­te co­mo Cos­se o Mo­rei­ra re­pi­tan lo del fe­mi­nis­mo co­mo un te­rreno ex­clu­si­vo de la iz­quier­da, por­que es­tán ol­vi­dan­do par­te de una ri­ca his­to­ria del Uru­guay, que es la bancada fe­me­ni­na. ¿Es dis­cri­mi­na­to­ria su afir­ma­ción? Han pa­sa­do ca­si 20 años des­de que se creó la bancada fe­me­ni­na (fue en mar­zo del 2000) por par­te de le­gis­la­do­ras de to­dos los par­ti­dos. Tra­ba­ja­ron jun­tas, pre­sen­tan­do pro­yec­tos. Ne­go­cia­ban los te­mas. Se cui­da­ban pa­ra no des­gas­tar­se. Fue­ron el equi­li­brio. Mart­ha Mon­ta­ner, Bea­triz Ar­gi­món, Mar­ga­ri­ta Per­co­vich y Ma­rie­lla De­mar­co eran al­gu­nas de ellas y creían que el fe­mi­nis­mo no per­te­ne­cía a un úni­co par­ti­do po­lí­ti­co. Lo­gra­ron mu­cho en te­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca, pre­ven­ción de cán­ce­res gé­ni­to-ma­ma­rios, aco­so y vio­len­cia se­xual, in­te­gri­dad de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, unión con­cu­bi­na­ria, sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, iden­ti­dad de gé­ne­ro y cam­bio de nom­bre.

Los par­ti­dos van ha­cien­do sus pro­ce­sos con es­tos te­mas; en oca­sio­nes no hi­cie­ron vi­si­ble su tra­ba­jo y en otros ca­sos no fue una prio­ri­dad. Pe­ro pa­ra mu­chos jó­ve­nes sí son te­mas cen­tra­les y em­pie­zan a ha­cer­se oír. Así es, por ejem­plo, pa­ra un gru­po de vein­tea­ñe­ros blan­cos que creó el Fren­te Na­cio­na­lis­ta Car­los Qui­jano y cu­yos te­mas de in­te­rés son in­mi­gra­ción, di­ver­si­dad y fe­mi­nis­mo. En­tre­vis­ta­dos en La Dia­ria, una de las in­te­gran­tes de la agru­pa­ción, Maia Amon­da­rain, de 20 años, ex­pli­có: “No­so­tras, por ejem­plo, nos con­si­de­ra­mos fe­mi­nis­tas y mu­cha gen­te nos ha caído: ‘¿Có­mo po­dés ser fe­mi­nis­ta en el PN?’. Ese tam­bién es to­do un te­ma. En Uru­guay hay char­las des­de las agru­pa­cio­nes fe­mi­nis­tas, pe­ro tam­bién es­tá bueno traer ese de­ba­te al par­ti­do, por­que si bien pue­de ha­ber gen­te que no es­té a fa­vor, tam­bién pue­de ha­ber gen­te que es­té me­ti­da con el fe­mi­nis­mo, co­mo no­so­tras. Que­re­mos que la gen­te se in­terio­ri­ce y que no lo en­tien­dan co­mo al­go que va en con­tra de la fa­mi­lia y la tra­di­ción. Pa­ra no­so­tras no es eso, es­tá bueno dar ese de­ba­te por­que hay mu­cho pre­jui­cio so­bre es­te te­ma, y no so­lo den­tro del PN”.

Los co­lo­ra­dos fue­ron pio­ne­ros en nom­brar a Mon­ta­ner co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, en 2012. Fue un he­cho histórico: una mu­jer ocu­pan­do el má­xi­mo car­go de re­pre­sen­ta­ción en un par­ti­do po­lí­ti­co. Es­te año los blan­cos han mo­vi­do al­gu­nas fi­chas: Ar­gi­món pre­si­de el Di­rec­to­rio blan­co y es la pri­me­ra vez que lo ha­ce una mu­jer. En el Día In­ter­na­cio­nal del Or­gu­llo LGBTI co­lo­ca- ron la ban­de­ra mul­ti­co­lor en la fa­cha­da del Di­rec­to­rio. Se­ma­nas atrás, Luis La­ca­lle Pou di­jo a la re­vis­ta No­ti­cias que cam­bió su po­si­ción res­pec­to al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio: “Hoy vo­ta­ría a fa­vor”.

En tiem­pos preelec­to­ra­les, se­ría de es­pe­rar que acom­pa­ñan­do los pro­ce­sos de los par­ti­dos, cam­bia­ran los gre­mios, las cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les y el mun­do em­pre­sa­rial, que se pro­nun­cia po­co. De­ma­sia­do po­co. La es­ca­sa can­ti­dad de mu­je­res que es­tá en pues­tos vi­si­bles sue­len ca­llar so­bre es­tos te­mas. Co­mo hay po­cas mu­je­res en pues­tos de po­der, las juz­ga­mos más.

En Uru­guay y en el res­to del mun­do, las que lle­gan a al­tos pues­tos ca­si nun­ca ha­blan de su fe­mi­ni­si­mo, por­que en sus equi­pos de tra­ba­jo tie­nen gen­te pa­ra quien la pa­la­bra fe­mi­nis­mo es una ame­na­za.

Dos me­ses atrás, la es­pa­ño­la Ana Pa­tri­cia Bo­tín, pre­si­den­ta eje­cu­ti­va del Ban­co San­tan­der, es­cri­bió un ar­tícu­lo que dio mu­cho que ha­blar: “Por qué me con­si­de­ro fe­mi­nis­ta y tú tam­bién de­be­rías”.

Bo­tín ase­gu­ra que in­clu­so cuan­do es­tán muy ca­li­fi­ca­das las mu­je­res se mues­tran “más in­se­gu­ras”. Cuan­do se pien­sa en to­das las ba­rre­ras que una mu­jer en Uru­guay de­be sor­tear pa­ra tra­ba­jar en po­lí­ti­ca —y en­tre ellas es­tán las ba­rre­ras pro­pias— se adi­vi­na la pre­sión de la fa­mi­lia, la fa­mi­lia po­lí­ti­ca, la gen­te del ba­rrio, los pro­pios com­pa­ñe­ros mi­li­tan­tes, las ve­ci­nas, los ve­ci­nos.

Diez años atrás, Bo­tín no se de­cla­ra­ba pú­bli­ca­men­te fe­mi­nis­ta, pe­ro al­gu­nas cir­cuns­tan­cias la hi­cie­ron cam­biar: “Hoy soy cons­cien­te de que de­cir las co­sas pú­bli­ca­men­te, de for­ma so­li­da­ria con otras mu­je­res, tie­ne el po­der de cam­biar. Soy cons­cien­te de es­tar en una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra ha­cer­lo. Así que, cuan­do ha­blo, no lo ha­go so­lo por mí mis­ma. Lo ha­go, jun­to con la gran ma­yo­ría de los hom­bres que nos apo­yan, por to­das las mu­je­res. Por eso mi fe­mi­nis­mo es aho­ra pú­bli­co. Y qui­zá el tu­yo tam­bién de­be­ría ser­lo”.

Co­mo que no hu­bie­ra es­pa­cio pa­ra el in­ter­cam­bio, en Uru­guay no se jun­tan mu­je­res del mun­do de la em­pre­sa — al­gu­nas de ellas, me cons­ta, prac­ti­can su fe­mi­ni­si­mo con­tra­tan­do mu­je­res, dán­do­les pues­tos de ma­yor je­rar­quía, em­po­de­rán­do­las— con las aca­dé­mi­cas y las ac­ti­vis­tas. Si tu­vie­ra que arries­gar, di­ría que unas es­tán con la preo­cu­pa­ción de la bre­cha sa­la­rial en men­te, y otras con la ley trans co­mo prio­ri­dad. Yo, que he ido a unos cuan­tos en­cuen­tros fe­mi­nis­tas en mi vi­da, no he vis­to que se mez­clen esos mun­dos. Pe­ro ade­más hoy per­ci­bo —y es­to es una per­cep­ción pro­pia so­la­men­te— que, qui­zá por la pro­xi­mi­dad de las elec­cio­nes, aun­que sos­pe­cho que es un fe­nó­meno más a lar­go pla­zo, la dis­tan­cia y la mi­ra­da con re­ce­lo se acre­cien­ta. Es ma­la co­sa. La ma­ne­ra de lo­grar cam­bios es pe­lean­do jun­tas.

Ade­la Du­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.