Una vuel­ta his­tó­ri­ca

Galería - - Mirador / Internacional -

En su pri­me­ra vi­si­ta al Es­ta­dio Cha­rrúa,

tras me­ses de re­for­mas y cam­bios en la can­cha, las ju­ga­do­ras de la se­lec­ción uru­gua­ya es­tán ner­vio­sas. Mien­tras ca­mi­nan por el cés­ped sin­té­ti­co fren­te a la tri­bu­na Bo­li­via, al­gu­nas con­fie­san que sien­ten la pre­sión de ves­tir la ca­mi­se­ta ce­les­te y otras aseguran que se­rá una com­pe­ten­cia du­ra. Nin­gu­na du­da, sin em­bar­go, de que es­tán a pun­to de par­ti­ci­par en un cam­peo­na­to que que­da­rá en la his­to­ria. Po­co me­nos de 90 años des­pués de que Uru­guay se trans­for­ma­ra en el pri­mer cam­peón del mun­do, en una fi­nal con­tra Ar­gen­ti­na en el Es­ta­dio Cen­te­na­rio, Mon­te­vi­deo se­rá se­de de uno de los tor­neos más im­por­tan­tes del fútbol fe­me­nino: el Mun­dial Sub-17. “Es un pa­so enor­me pa­ra el cre­ci­mien­to de la dis­ci­pli­na, pe­ro que tam­bién de­mues­tra que es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra vol­ver a ser los pro­ta­go­nis­tas de una co­pa in­ter­na­cio­nal”, ase­gu­ra Va­len­ti­na Pre­go, pre­si­den­ta del fútbol fe­me­nino de la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de Fútbol (AUF). Y no es la úni­ca con es­ta vi­sión: pa­ra mu­chos, el tor­neo pue­de ser un gui­ño pa­ra de­mos­trar­le a la FIFA que el país —su­ma­do a Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay— es­tá pre­pa­ra­do pa­ra or­ga­ni­zar la Co­pa del Mun­do de 2030.

Pa­ra el cam­peo­na­to fe­me­nino, que reúne 16 de­le­ga­cio­nes de to­dos los con­ti­nen­tes, se hi­cie­ron gran­des in­ver­sio­nes en el Cha­rrúa, que se­rá la se­de prin­ci­pal, y al­gu­nas re­mo­de­la­cio­nes en las zo­nas cer­ca­nas a los es­ta­dios de Co­lo­nia y Mal­do­na­do. Tam­bién se acon­di­cio­na­ron otras can­chas y se ase­gu­ra­ron de que hu­bie­se ho­te­les con la po­si­bi­li­dad de alo­jar a más de 200 per­so­nas du­ran­te un par de se­ma­nas. “Es un com­pro­mi­so que se hi­zo en con­jun­to. Fue un tra­ba­jo con las in­ten­den­cias de Co­lo­nia, Mal­do­na­do, Mon­te­vi­deo y el go­bierno”, di­ce Pre­go des­de su ofi­ci­na en la AUF.

El cam­peo­na­to co­mien­za el pró­xi­mo mar­tes 13 y se ex­tien­de has­ta el sá­ba­do 1º de di­ciem­bre. En la pre­via, Pre­go se en­car­ga de ins­ta­lar a las de­le­ga­cio­nes en las ciu­da­des ele­gi­das, las fut­bo­lis­tas uru­gua­yas con­ti­núan con en­tre­na­mien­tos dia­rios, jue­gan al­gu­nos amis­to­sos y sue­ñan con de­bu­tar en el Cha­rrúa. “Te­ne­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que la co­pa nos da vi­si­bi­li­dad y per­mi­te que otras chi­cas se ani­men y arran­quen en el fútbol”, di­ce la vo­lan­te Sas­ha Larrea. Sus com­pa­ñe­ras es­tán de acuer­do con que es ho­ra de eli­mi­nar las ba­rre­ras del gé­ne­ro en un de­por­te que his­tó­ri­ca­men­te es­tu­vo aso­cia­do a los hom­bres. “Los cam­bios se no­tan y el fútbol fe­me­nino no de­ja de cre­cer”, di­ce Pre­go.

Des­de que en 2005 la Or­ga­ni­za­ción de Fútbol In­fan­til (ONFI) es­ta­ble­ció que los equi­pos te­nían que ser mix­tos, las ni­ñas em­pe­za­ron a su­mar­se con más fuer­za a los cua­dros de fútbol. Y las ju­ga­do­ras de 17 años que com­pe­ti­rán en la Co­pa del Mun­do son so­lo una mues­tra del cam­bio. Las ni­ñas que an­tes so­lían ir a la can­cha a ver a sus hermanos co­men­za­ron a te­ner —aun­que to­da­vía cues­ta— un lu­gar más pro­ta­gó­ni­co en los equi­pos mas­cu­li­nos. El au­men­to de ju­ga­do­ras fe­de­ra­das es sos­te­ni­do: se es­ti­ma que so­lo en el baby fútbol de Mon­te­vi­deo hay más de 4.000 ins­crip­tas. Tam­bién hay otras tan­tas en el in­te­rior, y la ci­fra au­men­ta al su­mar a las ado­les­cen­tes que tie­nen la fi­cha mé­di­ca y el carnet pron­to pa­ra com­pe­tir en los cam­peo­na­tos lo­ca­les. La ma­yo­ría eli­ge es­tar en cua­dros mix­tos, pe­ro tam­bién hay planteles fe­me­ni­nos pa­ra las que no quie­ren so­por­tar los fil­tros de al­gu­nos equi­pos que aún mi­ran con es­cep­ti­cis­mo su in­te­gra­ción. “To­da­vía hay una cier­ta re­sis­ten­cia, que a ve­ces na­ce des­de las fa­mi­lias, por­que es un cam­bio cul­tu­ral que de a po­co se va lo­gran­do. Y es­te mun­dial es un cla­ro pa­so”, ase­gu­ra Pre­go.

IN­SIS­TEN­CIA POR EL CAM­BIO. Los in­ten­tos de la AUF por po­si­cio­nar­se co­mo un país can­di­da­to a ser se­de de un mun­dial fe­me­nino co­men­za­ron ha­ce va­rios años. En 2014, el eje­cu­ti­vo li­de­ra­do por Se­bas­tián Bau­zá qui­so que la co­pa, que fi­nal­men­te se dis­pu­tó en Jor­da­nia, se ju­ga­ra en Uru­guay. “La pro­pues­ta no pros­pe­ró, pe­ro un año des­pués Wil­mar Val­dez se postuló y que­da­mos pre­se­lec­cio­na­dos”, re­cuer­da Pre­go. Fue un pro­ce­so len-

to, con vi­si­tas ofi­cia­les de au­to­ri­da­des de la FIFA, y lar­gas con­ver­sa­cio­nes con el go­bierno pa­ra ana­li­zar si las ciu­da­des uru­gua­yas es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra la com­pe­ten­cia.

“An­tes de de­ci­dir una se­de to­man mu­chos va­lo­res: en la fe­de­ra­ción se aseguran de que exis­ta una vo­lun­tad de or­ga­ni­za­ción real y bus­can que se pue­da in­ver­tir por­que no es un ne­go­cio ren­ta­ble co­mo un cam­peo­na­to de pri­me­ra mas­cu­lino”, ex­pli­ca la pre­si­den­ta. La FIFA tam­bién in­ten­ta po­ten­ciar el desa­rro­llo del fútbol fe­me­nino, que, sal­vo en unos po­cos paí­ses, to­da­vía es con­si­de­ra­do un de­por­te ama­teur y mi­ra­do con re­ce­lo por los equi­pos mas­cu­li­nos. Por eso se fi­ja­ron en Amé­ri­ca La­ti­na: “Acá es­tá bas­tan­te apa­ga­do”, di­ce Pre­go. Y la pro­pues­ta uru­gua­ya fue atrac­ti­va: “Vie­ron que en la in­fra­es­truc­tu­ra ha­bía mu­cho por ha­cer, pe­ro que era po­si­ble”.

PA­SO A PA­SO. Des­pués de que Uru­guay que­da­ra se­lec­cio­na­do co­mo se­de del Mun­dial de fútbol fe­me­nino Sub-17, el go­bierno co­men­zó una ne­go­cia­ción con la AUF — me­dia­da por la FIFA— pa­ra es­co­ger las ciu­da­des que es­tu­vie­sen pre­pa­ra­das pa­ra la com­pe­ten­cia. Pa­ra el tor­neo no so­lo es im­por­tan­te con­tar con es­ta­dios en bue­nas con­di­cio­nes sino que tam­bién tie­ne que ha­ber lo­ca­li­da­des con ser­vi­cios, co­mo ho­te­le­ría o trans­por­te, pre­pa­ra­das pa­ra re­ci­bir de­le­ga­cio­nes for­ma­das por cien­tos de per­so­nas. “No fue una de­ci­sión fá­cil por­que en Uru­guay no hay mu­chas ciu­da­des con ho­te­les de ni­vel in­ter­na­cio­nal pa­ra or­ga­ni­zar un even­to. En la FIFA siem­pre tratan de que ca­da equi­po se que­de con las ha­bi­ta­cio­nes de to­do un pi­so, que es­tén cer­ca de los es­ta­dios y que sea una lo­gís­ti­ca más sim­ple”, cuen­ta Pre­go. Y so­lo hu­bo tres de­par­ta­men­tos que cum­plían los re­qui­si­tos: Mon­te­vi­deo, Mal­do­na­do y Co­lo­nia. En es­tas lo­ca­li­da­des, ade­más, las in­ten­den­cias se com­pro­me­tie­ron a in­ver­tir en la con­ser­va­ción y re­mo­de­la­ción de al­gu­nas ins­ta­la­cio­nes pa­ra pre­pa­rar los es­ta­dios.

La pri­me­ra op­ción que se ma­ne­jó en Mon­te­vi­deo fue que los par­ti­dos se dispu­taran en el Cam­peón del Si­glo, pro­pie­dad de Pe­ña­rol, y el Gran Par­que Cen­tral, de Na­cio­nal, por­que eran los úni­cos dos es­ta­dios que es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra el des­gas­te de un Mun­dial. “Las can­chas es­tán di­vi­nas y so­lo ha­bía que cui­dar­las. Los ves­tua­rios y las ofi­ci­nas de pren­sa son im­pe­ca­bles”, di­ce Pre­go. Pe­ro no era su­fi­cien­te: des­de la AUF que­rían ju­gar en un es­ta­dio que lue­go sir­vie­ra co­mo se­de de­fi­ni­ti­va pa­ra el fútbol fe­me­nino. Así apa­re­ció

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.