“En se­xua­li­dad no exis­te la nor­ma­li­dad, exis­te el pro­me­dio”

EL SE­XÓ­LO­GO CO­LOM­BIANO FER­NAN­DO ROSERO, ES­PE­CIA­LI­ZA­DO EN MENOPAUSIA, HA­BLÓ DE LOS DESAFÍOS Y RE­CUR­SOS DE LAS MU­JE­RES DE 50 EN EL NUE­VO ES­CE­NA­RIO SO­CIAL Y SE­XUAL

Galería - - Mirador / Internacional - Pa­tri­cia mán­ta­ras fo­to: adrián eche­ve­rria­ga

y cam­bian­te, en el que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes to­man el porno co­mo mo­de­lo de una re­la­ción se­xual pro­me­dio y el ce­lu­lar se cue­la en el dor­mi­to­rio co­mo prin­ci­pal di­sua­sor de la ac­ti­vi­dad se­xual, las mu­je­res de 50 en­fren­tan un pe­río­do de tran­si­ción que ra­ra vez pa­sa sin de­jar hue­lla. En la so­cie­dad oc­ci­den­tal ac­tual, en la que cual­quier signo de en­ve­je­ci­mien­to es re­cha­za­do, re­sul­ta di­fí­cil qui­tar a la menopausia la car­ga ne­ga­ti­va, que ex­ce­de los bo­chor­nos pa­ra ins­ta­lar­se tam­bién a ni­vel aními­co por ese vai­vén hor­mo­nal y una sen­sa­ción de pér­di­da aso­cia­da di­rec­ta­men­te con el fin de la fa­se re­pro­duc­ti­va fe­me­ni­na.

Pe­ro hay bue­nas no­ti­cias, por­que en 2018 la mu­jer me­no­páu­si­ca tie­ne nue­vos re­cur­sos. El co­lom­biano Fer­nan­do Rosero, ma­gís­ter en se­xo­lo­gía clí­ni­ca, es­tu­vo en Mon­te­vi­deo pa­ra par­ti­ci­par en la jor­na­da Bie­nes­tar se­xual lue­go de la menopausia, or­ga­ni­za­da por la Aso­cia­ción Uru­gua­ya de En­do­cri­no­lo­gía Gi­ne­co­ló­gi­ca y Menopausia. Es­pe­cia­li­za­do en sa­lud se­xual en mu­je­res me­no­páu­si­cas, con­ver­só con so­bre los desafíos de es­ta eta­pa de la vi­da, en la que los sín­to­mas pue­den tra­tar­se y dis­mi­nuir­se con los tra­ta­mien­tos ade­cua­dos, y des­pe­jó du­das re­la­cio­na­das con la se­xua­li­dad en las mu­je­res me­no­páu­si­cas, el mie­do a la te­ra­pia de sus­ti­tu­ción hor­mo­nal, el re­ju­ve­ne­ci­mien­to va­gi­nal y la uti­li­dad de las bo­las chi­nas, y ahon­dó en lo que él lla­ma "atle­tis­mo se­xual", la "hi­per­se­xua­li­za­ción" de los más jó­ve­nes y la im­por­tan­cia de la edu­ca­ción se­xual.

En un es­ce­na­rio con­fu­so

Tie­ne que ver con mu­chos fac­to­res. Pri­me­ro, por­que tie­ne un sen­ti­mien­to de pér­di­da, por­que

ga­le­ría ¿Por qué es una eta­pa tan crí­ti­ca pa­ra la mu­jer, más allá de los sín­to­mas fí­si­cos?

se pier­de la ca­pa­ci­dad de re­pro­duc­ción, y eso im­pac­ta mu­cho. So­cial­men­te tam­bién se le da una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va por eso de que co­mo ya no pue­de ser re­pro­duc­ti­va, que­da en un se­gun­do plano. A eso se su­ma que la mu­jer a esa edad por lo ge­ne­ral se es­tá ju­bi­lan­do. En­ton­ces di­ce: “Tu­ve un cam­bio hor­mo­nal, su­pues­ta­men­te re­pro­duc­ti­va­men­te y se­xual­men­te no ten­go más que ha­cer, y me que­dé sin tra­ba­jo o es­toy ju­bi­la­da”. En­ton­ces tie­ne la com­bi­na­ción o la bom­ba de tiem­po pa­ra ha­cer que es­to ten­ga la car­ga ne­ga­ti­va que tie­ne en to­do el mun­do. Ese es un po­co el lla­ma­do a tra­tar de ge­ne­rar ese cam­bio: es un pro­ce­so, pe­ro mi­re­mos las co­sas po­si­ti­vas, no to­das tie­nen de­pre­sión, no to­das tie­nen do­lor.

Es­ta­mos con­de­nan­do y li­mi­tan­do a que el mun­do so­la­men­te es pa­ra los jó­ve­nes y pa­ra los gua­pos. Si no eres jo­ven y no es­tás gua­po, en­ton­ces es co­mo que no es­tás en el con­tex­to, o en el círcu­lo en el que de­be­rías es­tar, y eso tie­ne un im­pac­to muy gran­de, por­que no pue­des ir con­tra na­tu­ra. Ge­ne­ral­men­te eso va de la mano con el po­der ad­qui­si­ti­vo: si tie­nes di­ne­ro, tie­nes ac­ce­so a cier­tas tec­no­lo­gías, pe­ro 99% de la po­bla­ción no tie­ne ac­ce­so a eso, y pa­ra ellas el sen­ti­mien­to de pér­di­da es mu­cho más gran­de.

Ese es uno de los com­po­nen­tes que más mar­ca en la menopausia: la pér­di­da del atrac­ti­vo. Esa mu­jer se siente me­nos bo­ni­ta y me­nos em­po­de­ra­da de su se­xua­li­dad. ¿Có­mo voy a te­ner una bue­na se­xua­li­dad si me sien­to in­có­mo­da, tí­mi­da, in­tro­ver­ti­da? Par­te de lo que bus­ca­mos den­tro del rol que te­ne­mos es em­po­de­rar a la mu­jer pa­ra que vuel­va a sen­tir­se có­mo­da. Es­ta es la ge­ne­ra­ción del cam­bio y de­fi­ni­ti­va­men­te la mu­jer tie­ne un plan­tea­mien­to di­fe­ren­te. No co­mo qui­sié­ra­mos, pe­ro sí se atre­ve a pre­gun­tar, ave­ri­gua qué le pue­de es­tar pa­san­do. An­tes la mu­jer te­nía do­lor du­ran­te la re­la­ción se­xual y lo asu­mía co­mo al­go ab­so­lu­ta­men­te nor­mal, hoy se atre­ve a pre­gun­tar: ¿es nor­mal te­ner do­lor? ¿Es nor­mal que no ten­ga ga­nas siem­pre? ¿Es nor­mal que no ten­ga fan­ta­sías? Cuan­do ge­ne­ras el cues­tio­na­mien­to, se­gu­ra­men­te va de la mano te­ner la so­lu­ción. Hoy ve­mos que las mu­je­res pre­gun­tan mu­cho más. Pe­ro, si bien es cier­to que es­tá ha­blan­do más, en la in­ti­mi­dad le si­gue cos­tan­do.

Ese mie­do si­gue es­tan­do ahí y es una co­sa que las pa­cien­tes de to­do el mun­do te di­cen. Eso fue a par­tir de una ma­la in­for­ma­ción que sur­gió o no se ma­ne­jó bien. Hoy te­ne­mos ab­so­lu­ta­men­te cla­ro que esos tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les, en las pa­cien­tes en que los em­pe­za­mos, son se­gu­ros. No to­das las pa­cien­tes son sus­cep­ti­bles de te­ner esos tra­ta­mien­tos, y exis­ten mu­chas más op­cio­nes que no so­lo son las hor­mo­nas.

Lo que ha­cen los tra­ta­mien­tos es tra­tar de dis­mi­nuir los sín­to­mas. La menopausia es un cam­bio que es irre­ver­si­ble. El tra­ta­mien­to lo que ha­ce es apa­ci­guar, o ha­cer que esos cam­bios sean mu­cho más len­tos y más lle­va­de­ra esa si­tua­ción. Ese es el ob­je­ti­vo. En se­xua­li­dad, lo que ha­ce­mos con los tra­ta­mien­tos es que esos cam­bios no im­pac­ten tan­to y que la mu­jer ten­ga una se­xua­li­dad ab­so­lu­ta­men­te sa­tis­fac­to­ria.

No po­de­mos ge­ne­ra­li­zar y de­cir que to­das las mu­je­res van a te­ner pro­ble­mas, pe­ro sí sa­be­mos que pro­duc­to de ese cam­bio hor­mo­nal, de esa dis­mi­nu­ción de los te­ji­dos, de la ca­pa­ci­dad que tie­ne de con­trac­ción, sí hay una dis­mi­nu­ción en la ca­pa­ci­dad de te­ner una res­pues­ta se­xual igual que an­tes. ¿Cuá­les son los cam­bios más gran­des? Pri­me­ro, hay una dis­mi­nu­ción en la lu­bri­ca­ción, y si lu­bri­ca me­nos tie­ne me­nos po­si­bi­li­dad de te­ner pla­cer, por­que le pue­de em­pe­zar a do­ler. Se­gun­do, es­tá de­mos­tra­do que la in­ten­si­dad del or­gas­mo pue­de dis­mi­nuir, y ter­ce­ro, lo­grar ese or­gas­mo pue­de ser más di­fí­cil, por­que ne­ce­si­ta más es­ti­mu­la­ción. Pe­ro no su­ce­de en to­dos los ca­sos y exis­ten op­cio­nes pa­ra ha­cer que eso se co­rri­ja, en­ton­ces el men­sa­je es po­si­ti­vo. Sí hay un pro­ble­ma, pe­ro se pue­de so­lu­cio­nar.

Es otra op­ción den­tro de los tra­ta­mien­tos. Los an­dró­ge­nos es­pe­cí­fi­ca­men­te se uti­li­zan por el te­ma del de­seo, pa­ra me­jo­rar­lo en las pa­cien­tes, pe­ro si tú no tie­nes con­tro­la­das las otras hor­mo­nas y les das tes­tos­te­ro­na, no es­tás ha­cien­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. Si se uti­li­za bien, en al­gu­nas pa­cien­tes fun­cio­na.

La pa­re­ja es pi­lar fun­da­men­tal, pri­me­ro pa­ra que la mu­jer no se sien­ta cul­pa­ble. Ade­más, cuan­do la pa­re­ja acom­pa­ña a su es­po­sa, ge­ne­ral­men­te son más po­si­ti­vos los tra­ta­mien­tos, hay más ad­he­ren­cia y se si­guen más las re­co­men­da­cio­nes. Mu­chas ve­ces es el va­rón el que tie­ne la di­fi­cul­tad y el que ha­ce que la se­xua­li­dad de la mu­jer no sea po­si­ti­va. Por eso es im­por­tan­te que es­té, y la co­mu­ni­ca­ción es un pi­lar fun­da­men­tal en esa eta­pa de los tra­ta­mien­tos.

Es una eta­pa que te ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des por­que fí­si­ca­men­te no te sien­tes em­po­de­ra­da, y si es­tás em­pe­zan­do una re­la­ción en la cual no hay in­ti­mi­dad, ob­via­men­te eso ge­ne­ra un im­pac­to mu­cho más gran­de. No es in­fre­cuen­te que a mu­chas mu­je­res en la menopausia les cues­te más in­ti­mar y te­ner re­la­cio­nes, no so­la­men­te se­xua­les, sino tam­bién afec­ti­vas. Se po­nen co­mo una au­to­ba­rre­ra, hay una pér­di­da de la con­fian­za en ellas, y ahí hay una li­mi­ta­ción gi­gan­tes­ca.

Ese es un te­ma que es fu­ror en el ám­bi­to mé­di­co en fun­ción de esos es­tán­da­res de be­lle­za, que en­tre más ju­ve­nil, me­jor. Pe­ro, es­tá de­mos­tra­do que pue­de te­ner efec­tos se­cun­da­rios. Es­té­ti­ca­men­te pue­de ser que una pa­cien­te lo pi­da,

¿La car­ga ne­ga­ti­va tie­ne que ver, en­ton­ces, con la oda ac­tual a la ju­ven­tud?

¿El es­tar más cons­cien­te de su cuer­po y no sen­tir­se tan atrac­ti­va le pe­sa tam­bién al mo­men­to de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les? ¿Si­gue vi­gen­te el mie­do en torno a la te­ra­pia de sus­ti­tu­ción hor­mo­nal? ¿Es­ta te­ra­pia pue­de re­ver­tir los efec­tos de la menopausia? ¿Le cues­ta más a la mu­jer lle­gar al clí­max a es­ta edad?

¿Qué opi­na de las in­yec­cio­nes de tes­tos­te­ro­na pa­ra au­men­tar el de­seo? ¿Las re­co­mien­da? ¿Qué rol cum­ple la pa­re­ja en el pro­ce­so?

¿Qué pa­sa en es­ta épo­ca, con tan­tos di­vor­cios, en que la mu­jer de 50 tal vez se en­cuen­tra con una pa­re­ja nue­va?

Se es­tá ha­blan­do mu­cho del re­ju­ve­ne­ci­mien­to va­gi­nal. ¿Cuán­do se acon­se­ja y pa­ra qué?

pe­ro fun­cio­nal­men­te pue­de ha­ber más com­pli­ca­cio­nes que be­ne­fi­cios. Hay ca­sos pun­tua­les, cuan­do hay al­te­ra­cio­nes es­truc­tu­ra­les, se per­dió mu­cho el co­lá­geno, se tu­vie­ron cua­tro par­tos por vía va­gi­nal o por te­mas fun­cio­na­les, en que los la­bios son muy gran­des y es­tán pro­du­cien­do do­lor e in­co­mo­di­dad a la ho­ra de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, en que sí creo que va­le la pe­na ha­cer ese pro­ce­di­mien­to. Pe­ro hay otras que te di­cen que quie­ren re­ju­ve­ne­cer­se por­que sí, y en ese pa­cien­te es más el ries­go de que ten­gas una com­pli­ca­ción. Es al­go pa­re­ci­do a lo que su­ce­de con los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos: pue­des que­rer más se­nos, pe­ro el ci­ru­jano tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­cir­te: “Has­ta ahí es­tá bien, pue­do po­ner­te unos se­nos más gran­des pe­ro po­de­mos te­ner una com­pli­ca­ción, co­mo el do­lor de es­pal­da”. Esa es la fun­ción de un mé­di­co, de­cir has­ta dón­de. Es una téc­ni­ca que es­tá apro­ba­da pe­ro en de­ba­te, por­que es­ta­mos abu­san­do un po­co de la re­co­men­da­ción; lo ha­ce­mos en pa­cien­tes que no de­be­ría­mos ha­cer­lo. Te di­ría que de 1.000 pa­cien­tes, so­lo una real­men­te ne­ce­si­ta el pro­ce­di­mien­to. Es un te­ma más de es­té­ti­ca.

Una co­sa es la par­te es­té­ti­ca, de la piel, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de mus­cu­la­tu­ra es muy di­fe­ren­te. To­dos ne­ce­si­ta­mos for­ta­le­cer el pi­so pél­vi­co, que son los múscu­los de la par­te ge­ni­tal que per­mi­ten o fa­vo­re­cen que uno ten­ga una bue­na ac­ti­vi­dad se­xual y que no ten­ga com­pli­ca­cio­nes co­mo la ve­ji­ga caí­da o que sal­ga el rec­to. Hom­bres y mu­je­res de­be­ría­mos for­ta­le­cer el pi­so pél­vi­co des­de siem­pre a tra­vés de los ejer­ci­cios de Ke­gel, que son con­trac­cio­nes vo­lun­ta­rias que uno ha­ce en se­ries, al me­nos tres ve­ces por día. Si ejer­ci­to los múscu­los del res­to del cuer­po, por qué no ejer­ci­tar los del pi­so pél­vi­co. En la menopausia va a fun­cio­nar pa­ra evi­tar el pro­lap­so y la dis­mi­nu­ción de la caí­da del rec­to y de la ve­ji­ga, que son dos com­pli­ca­cio­nes muy fre­cuen­tes en esa eta­pa. Las bo­las chi­nas lo que ha­cen es que, cuan­do las in­tro­du­ces en la va­gi­na, al mo­ver­se gol­pean con­tra las pa­re­des e in­vo­lun­ta­ria­men­te ge­ne­ran con­trac­ción de los múscu­los. La idea es que la mu­jer ten­ga su ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na con las bo­las pues­tas pa­ra ir for­ta­le­cien­do in­vo­lun­ta­ria­men­te. Se uti­li­zan una o dos ho­ras por día, por lo me­nos tres ve­ces a la se­ma­na.

Sí, en el par­to los múscu­los tie­nen que di­la­tar­se, que dis­ten­der­se, y si no los tie­nes en­tre­na­dos pa­ra con­traer­se, pue­den que­dar flá­ci­dos, flo­jos, y en­ton­ces la po­si­bi­li­dad de una in­con­ti­nen­cia es muy al­ta. Pa­ra eso man­da­mos a la mu­je­res en el pos­par­to a ha­cer los ejer­ci­cios pa­ra en­tre­nar­se y vol­ver a te­ner la con­trac­tu­ra. Pe­ro no de­be­ría ha­cer­se so­lo en el pos­par­to.

Sí, tú es­cu­chas a las ado­les­cen­tes ha­blar y pien­sas ¿en qué mo­men­to pa­só es­to? Yo no me acuer­do de ha­ber es­cu­cha­do a mis ami­gas a esa edad ha­blan­do co­mo ha­blan hoy, con tan­to des­par­pa­jo. Pe­ro van a es­tar hi­per­se­xua­li­za­dos, a pen­sar que hay que ha­cer to­do y hay que ha­blar to­do. En vez de de­cir: “Hay co­sas que de­fi­ni­ti­va­men­te a mí no me in­tere­san y no hay por qué ha­cer­las”. Ese es el pro­ble­ma que te­ne­mos. Al­gu­nas per­so­nas lle­gan a la con­sul­ta di­cien­do: “Doc­tor, ven­go a que me en­se­ñe a te­ner se­xo anal”. “¿Y por qué te voy a en­se­ñar eso?”. “No, por­que to­do el mun­do...”. No, si tú no quie­res no. Hay una re­gla de oro que es: si tú quie­res, que no obli­gues a na­die y que no sea ile­gal. Si se cum­plen las tres po­si­ti­vas, hazlo, por­que se­gu­ra­men­te lo vas a dis­fru­tar. Ha­ce unos años en una con­fe­ren­cia me re­fe­rí a eso co­mo “atle­tis­mo se­xual”. ¿Qué es el atle­tis­mo? Com­pe­tir con­tra unos es­tán­da­res, con­tra tu pro­pia mar­ca o con­tra mar­cas mun­dia­les; el atle­tis­mo se­xual es com­pe­tir con­tra unos es­tán­da­res que te es­tá po­nien­do la so­cie­dad, ima­gi­na­rios, fic­ti­cios, y que tú tie­nes que al­can­zar por­que en teo­ría son el es­tán­dar: te­ner tres re­la­cio­nes en una no­che, te­ner mu­chas pa­re­jas, te­ner erec­cio­nes ca­da vez que quie­ras. ¿Y si no al­can­zo el es­tán­dar quie­re de­cir que ten­go un pro­ble­ma? No, quie­re de­cir que ese día te­nía más es­trés, más fa­ti­ga, y que ese día no pu­do fun­cio­nar. El atle­tis­mo se­xual nos es­tá lle­van­do a una hi­per­com­pe­ti­ción en se­xua­li­dad por unos es­tán­da­res que en teo­ría de­be­mos cum­plir. ¿Y quién po­ne esos es­tán­da­res? ¿La so­cie­dad? ¿Los hom­bres y las mu­je­res? La por­no­gra­fía tam­bién po­ne fal­sos es­tán­da­res.

Sí, se­gui­mos te­nien­do pro­ble­mas de edu­ca­ción se­xual muy gran­des que no per­mi­ten que real­men­te po­da­mos ver que en se­xua­li­dad no exis­te la pa­la­bra nor­mal, por­que a ti te pue­de gus­tar al­go y a mí no. En­ton­ces, ¿qué es lo nor­mal, lo que te gus­ta a ti o a mí? En se­xua­li­dad no exis­te la nor­ma­li­dad, exis­te la pa­la­bra pro­me­dio. Los jó­ve­nes se de­jan lle­var por ese fal­so pro­me­dio, y ca­da vez te­ne­mos más es­tu­dios y da­tos pa­ra tra­tar de es­tan­da­ri­zar eso. Mu­chos hom­bres van a con­sul­tar por­que es­tán trau­ma­ti­za­dos por el ta­ma­ño de su pe­ne y cuan­do tú les ha­ces la me­di­ción, es­tá en el pro­me­dio. Y te di­cen: “No, yo me com­pa­ro con Nacho Vidal”, que es el ac­tor porno más fa­mo­so. Pe­ro él es­tá ahí pre­ci­sa­men­te por­que se sa­le del pro­me­dio.

Des­de siem­pre. Los se­res hu­ma­nos so­mos se­xua­dos des­de que na­ce­mos has­ta que mo­ri­mos. Edu­ca­ción se­xual no es so­lo ha­blar de pe­ne y va­gi­na, es ha­blar de va­lo­res y de prin­ci­pios y de res­pe­to, de que­rer­se, pe­dir­le per­mi­so al ni­ño pa­ra cam­biar­le el pa­ñal, que te vea en el ejem­plo que tra­tas bien a tu es­po­sa, que eres amo­ro­so, que no le pe­gas. Eso es edu­ca­ción se­xual, no so­la­men­te lo ge­ni­tal. Pa­ra ha­blar de eso sí hay eda­des, que ge­ne­ral­men­te es a par­tir de los sie­te años.

Sí, te­ne­mos mu­chos es­tu­dios que de­mues­tran que la tec­no­lo­gía es­tá re­em­pla­zan­do los es­pa­cios de in­ti­mi­dad, por­que no so­mos ca­pa­ces de des­co­nec­tar de esa reali­dad. Nos me­te­mos en la ca­ma con el ce­lu­lar y em­pe­za­mos a mi­rar y cuan­do nos da­mos cuen­ta, la pa­re­ja es­tá dor­mi­da, y ya no la vas a des­per­tar pa­ra te­ner ac­ti­vi­dad. O te fo­ca­li­zas­te tan­to en eso que tu im­pul­so eró­ti­co se fue, en­ton­ces las tec­no­lo­gías de­fi­ni­ti­va­men­te son un mar­ca­dor ne­ga­ti­vo de la ac­ti­vi­dad se­xual. No las po­de­mos sa­ta­ni­zar, pe­ro hay un es­pa­cio pa­ra to­do. Hay es­tu­dios que di­cen que mu­chas pa­re­jas pre­fie­ren mi­rar el mó­vil que te­ner ac­ti­vi­dad se­xual hoy en día. Pa­re­ce chis­te pe­ro es la reali­dad. n

¿Re­co­mien­da las bo­las chi­nas a esa edad pa­ra for­ta­le­cer el sue­lo pél­vi­co?

¿Son efec­ti­vas tam­bién pa­ra evi­tar la in­con­ti­nen­cia que al­gu­nas mu­je­res su­fren des­pués de ha­ber pa­sa­do por más de un par­to? ¿En las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se es­tá vien­do más aper­tu­ra a ha­blar de se­xua­li­dad?

¿El porno que mi­ran los jó­ve­nes pue­de in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en sus re­la­cio­nes se­xua­les, crean­do una vi­sión al­te­ra­da de có­mo de­be­rían ser? ¿A par­tir de qué edad cree que de­be­ría en­se­ñar­se edu­ca­ción se­xual a los ni­ños? ¿El uso del ce­lu­lar ha he­cho me­lla en la re­la­ción de pa­re­ja?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.