La tri­bu del 2002

FA­NÁ­TI­COS DEL MÍTICO MO­DE­LO DE BMW SE RE­UNI­RÁN EL SÁ­BA­DO 10 A CE­LE­BRAR LOS 50 AÑOS DE ES­TE AU­TO, QUE DU­RAN­TE AÑOS SE AR­MÓ EN URU­GUAY

Galería - - Mirador / Internacional - Cle­men­ti­na de­la­croix fotos: leo ba­riz­zo­ni

bri­lla­rán, el sá­ba­do 10, 62 ejem­pla­res de BMW 2002, uno de los mo­de­los más em­ble­má­ti­cos de la mar­ca ale­ma­na, que se en­sam­bló en Uru­guay des­de su sa­li­da al mer­ca­do en 1968. Ha­brá de dis­tin­tos co­lo­res, años y es­ta­dos de con­ser­va­ción, pe­ro to­dos van a es­tar pre­pa­ra­dos, en­ce­ra­dos y lus­tra­dos pa­ra ser or­gu­llo­sa­men­te ex­pues­tos por sus due­ños. Es­ta co­mu­ni­dad tuer­ca ce­le­bra­rá su aniversario nú­me­ro 50 con una jor­na­da de ca­ma­ra­de­ría que co­men­za­rá con una vi­si­ta a la fá­bri­ca don­de se en­sam­bló el vehícu­lo en Mon­te­vi­deo, con­ti­nua­rá con una ca­ra­va­na por la ram­bla y ter­mi­na­rá con un al­muer­zo en el Museo del Ca­rrua­je.

En la ex­pla­na­da del Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo

DI­SE­ÑO ALE­MÁN. Uru­guay, pe­se a ser un mer­ca­do pe­que­ño, fue uno de los po­cos paí­ses fue­ra de Ale­ma­nia en los que se ar­mó el 2002, y el úni­co que tu­vo una plan­ta pri­va­da de ar­ma­do que no le per­te­ne­cía a BMW. Tal vez sea por ese mo­ti­vo que los 750 BMW 2002 que se en­sam­bla­ron en la plan­ta, ubi­ca­da en Cua­reim y Ge­ne­ral Frei­re, tu­vie­ron un im­pac­to tan fuer­te en la his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo lo­cal. Aun­que si se le pre­gun­ta a un miem­bro de la tri­bu, co­mo Ja­vier Puig, di­rá que el mo­ti­vo del éxi­to y la per­ma­nen­cia de es­te mo­de­lo es que “50 años des­pués si­gue re­pre­sen­tan­do lo me­jor del di­se­ño ale­mán”.

“El mo­de­lo ca­ló hon­do en el co­ra­zón de los fie­rre­ros acá en Uru­guay”, ex­pli­ca Fe­de­ri­co Sier­pien, uno de los or­ga­ni­za­do­res del en­cuen­tro, quien ade­más de ser un apa­sio­na­do del mo­de­lo, es­tá vin­cu­la­do la­bo­ral­men­te a la mar­ca. “Sé que hay al­gu­nos que no tie­nen el au­to y que igual van a se­guir la ca­ra­va­na pa­ra fes­te­jar­le el cum­plea­ños. Tie­ne mi­les de adep­tos en Uru­guay por­que se en­sam­bló acá; fa­ná­ti­cos, me­cá­ni­cos, gen­te que lo tu­vo usa­do, gen­te que lo com­pró O Km”, ex­pli­ca Ser­pien sa­tis­fe­cho con la mag­ni­tud que ha ido to­man­do el fes­te­jo que pen­só jun­to con Ale­jan­do Gue­rra, Jor­ge San­gui­net­ti y Pa­blo Acos­ta.

“Al­gu­nos au­tos son pa­ra ir del pun­to A al pun­to B. Sin em­bar­go, au­tos co­mo el 2002

son pa­ra dis­fru­tar el tra­yec­to”, afir­ma Puig, un enamorado del mo­de­lo des­de ni­ño que par­ti­ci­pa­rá con su 2002 del año 73. Re­cuer­da que el pri­me­ro en el que an­du­vo era de su ve­cino. “Las ve­ces que pu­de an­dar en él me lla­ma­ba la aten­ción el ca­rác­ter, la res­pues­ta, la agi­li­dad y de­por­ti­vi­dad del au­to”, cuen­ta. Re­cién ha­ce un año y me­dio pu­do cum­plir el sue­ño de te­ner el su­yo.

Sin em­bar­go, su di­se­ño no es lo úni­co que se des­ta­ca de es­te mo­de­lo. “Es un au­to icó­ni­co por­que sal­vó a la com­pa­ñía BMW de ser ab­sor­bi­da por la Mer­ce­des Benz”, ex­pli­có el co­no­ce­dor de es­te y otros mo­de­los de la mar­ca ale­ma­na, Gus­ta­vo Pa­ro­di, re­fi­rién­do­se a la épo­ca de la pos­gue­rra en la que BMW se en­con­tra­ba en cri­sis. “En ese con­tex­to se reali­zó una jun­ta de ac­cio­nis­tas que de­ci­dió arries­gar­se con la pro­duc­ción de nue­vos mo­de­los”. Así sur­ge el BMW 1600 y co­mo con­ti­nua­ción el 2002, que era si­mi­lar al anterior pe­ro con un mo­tor más gran­de. “Es­to ocu­rre en 1968, que fue un año bi­sa­gra por el Ma­yo Fran­cés, las re­be­lio­nes estudiantiles en to­do el mun­do y la in­va­sión de Che­cos­lo­va­quia”.

HE­CHO ACÁ. En 1968, año en que se em­pie­zan a ar­mar los 2002 en Uru­guay, es­ta­ba vi­gen­te la Ley de In­te­gra­ción Na­cio­nal, una nor­ma­ti­va que res­trin­gía las im­por­ta­cio­nes. Pa­ra que un mo­de­lo in­gre­sa­ra al mer­ca­do uru­gua­yo de­bía en­sam­blar­se con un por­cen­ta­je de pie­zas im­por­ta­das y otro de pie­zas ar­ma­das en Uru­guay. “Ba­jo ese me­ca­nis­mo se im­por­ta­ron mu­chos

co­ches, al­gu­nos Ford y otros BMW”, re­cuer­da Pa­ro­di. “Abun­da­ban las plan­tas de ar­ma­do, los au­tos eran en su ma­yo­ría ar­ma­dos acá, muy po­cos eran im­por­ta­dos”, agre­ga Sien­pier. Al mis­mo tiem­po re­gía la Ley de Im­por­ta­cio­nes con Com­pen­sa­to­rias, que exi­gía a los im­por­ta­do­res a ex­por­tar mer­ca­de­ría por igual va­lor que el de la mer­ca­de­ría im­por­ta­da.

La his­to­ria de los 2002 en­sam­bla­dos en Uru­guay va de la mano con la del em­pre­sa­rio ga­lle­go Jo­sé Ari­jón, que fue el úni­co en el mun­do en ar­mar los 2002 en una plan­ta que no fue­ra de BMW. “Los ale­ma­nes, que no son de con­fiar mu­cho, con­fia­ron en él y le die­ron la po­si­bi­li­dad de ar­mar­los en Uru­guay, lo que fue un he­cho histórico”, ase­gu­ra Pa­ro­di.

Pa­ra po­der en­sam­blar au­tos en Uru­guay, Ari­jón tu­vo que co­men­zar a fa­bri­car tor­ni­llos y ac­ce­so­rios pa­ra au­tos en cue­ro, que lue­go ex­por­ta­ba pa­ra ge­ne­rar cré­di­tos que le per­mi­tie­ran cum­plir con la nor­ma­ti­va vi­gen­te e im­por­tar las pie­zas que ne­ce­si­ta­ba pa­ra en­sam­blar los vehícu­los. Su plan­ta fun­cio­nó has­ta prin­ci­pios de los 90, cuan­do de­jó de ser con­ve­nien­te pro­du­cir acá al cam­biar la nor­ma­ti­va y abrir­se el mer­ca­do a las im­por­ta­cio­nes.

PA­SIÓN DE FA­MI­LIA. Eduar­do Gó­mez Ca­bre­ra uti­li­za su BMW, más que na­da, pa­ra asis­tir a los even­tos del Mon­te­vi­deo Clas­sic Car Club jun­to con sus so­bri­nos nie­tos. Es un apa­sio­na­do de los au­tos, em­pe­zó a co­rrer a los 17 en el in­te­rior y su es­pe­cia­li­dad es en re­gu­la­ri­dad, otra for­ma de com­pe­tir en au­to­mo­vi­lis­mo. Le en­can­ta có­mo se com­por­ta el 2002 en las cur­vas y con­si­de­ra que no es di­fí­cil man­te­ner­lo, por­que al ha­ber­se ar­ma­do en Uru­guay hay mu­chos me­cá­ni­cos que tra­ba­ja­ron en el en­sam­bla­do y que a su vez en­tre­na­ron a otros.

“Mi pri­mer au­to me lo com­pré a los 24 años, fue un 2002 blan­co y lo ven­dí cuan­do me ca­sé”, cuen­ta Jo­sé Luis Echevarría. “Un día, en el año 1996, me cru­cé con es­te 2002 en la ca­lle, fre­né al due­ño y le pre­gun­té si lo vendía. Me di­jo que no, que ha­cía 20 años que lo te­nía. Le hi­ce un par de co­men­ta­rios so­bre el au­to y me di­jo: ‘No lo ven­do aho­ra pe­ro el día que lo ha­ga quie­ro que lo ten­gas tú’. Me lla­mó al año y en ese mo­men­to mi se­ño­ra es­ta­ba es­pe­ran­do nues­tro se­gun­do hi­jo y pre­ci­sá­ba­mos un au­to; Jo­sé Ig­na­cio fue la ex­cu­sa pa­ra com­prar ese 2002”, re­cuer­da.

“Man­te­ner­lo cues­ta muy po­co por­que fran­ca­men­te no se rom­pe nun­ca. Tie­ne una me­cá­ni­ca su­per­sim­ple; lo que sí pue­de cos­tar ca­ro son los re­pues­tos. He traí­do de Ale­ma­nia al­gu­nas pie­zas y por su­pues­to que son ca­ras, pe­ro lo de to­dos los días, si no te­nés accidentes, es muy ma­ne­ja­ble. Nun­ca le tu­ve que ha­cer co­sas im­por­tan­tes y el mo­tor nun­ca lo tu­ve que

abrir; tie­ne el mis­mo de cuan­do lo com­pré en el año 97, sin ha­ber­le he­cho ab­so­lu­ta­men­te na­da”, ex­pli­ca Echevarría.

Can­de­la­ria To­rren­dell tie­ne su 2002 en el ta­ller. Lo es­tá arre­glan­do jun­to con su no­vio, Fer­nan­do Ama­co­ria, con quien se ca­sa­rá en di­ciem­bre. Cuen­ta que nun­ca ha­bía pen­sa­do te­ner­lo has­ta que sus pa­dres los sor­pren­die­ron al dár­se­lo co­mo re­ga­lo de ca­sa­mien­to.

Lo que más le gus­ta del au­to — que per­te­ne­ce a su fa­mi­lia des­de ha­ce 20 años, co- rrió va­rios rallys y un año las 19 ca­pi­ta­les— es el rui­do de su mo­tor. Coin­ci­de con Jo­sé Luis Echevarría en que man­te­ner­lo cues­ta po­co y con­si­de­ra que el se­cre­to de la po­pu­la­ri­dad de es­te mo­de­lo es que en su épo­ca era un au­to mo­derno y de­por­ti­vo, y al mis­mo tiem­po se po­día usar to­dos los días. Es­tá exo­ne­ra­do de pa­ten­te de ro­da­dos por ser anterior a 1975 y pa­ga un se­gu­ro con­tra to­do ries­go que cues­ta 300 dó­la­res.

“Ade­más de ser un clá­si­co, es un au­to que siem­pre le en­can­tó a mi pa­dre, por­que en su ju­ven­tud era el que to­dos que­rían te­ner”, ex­pli­ca el pi­lo­to Ni­co­lás Co­ra­llo, que com­par­te su 2002 con su pa­dre Jor­ge. “Lo com­pra­mos ha­ce nue­ve años, to­tal­men­te des­ar­ma­do y en pleno pro­ce­so de res­tau­ra­ción. Ahí nos me­ti­mos en la di­fí­cil ta­rea de ar­mar­lo nue­va­men­te, pe­ro lue­go de em­pe­zar la res­tau­ra­ción de­ci­di­mos cam­biar el rum­bo pa­ra mo­di­fi­car­lo y rea­li­zar una ré­pli­ca de un mo­de­lo de­por­ti­vo es­pe­cial que se lla­ma­ba 2002 Al­pi­na”, di­ce.

“Arre­glar­lo es to­do un te­ma por­que los re­pues­tos son muy di­fí­ci­les de con­se­guir, no so­lo en Uru­guay, sino a ni­vel mun­dial”, ex­pli­ca Co­ra­llo. Con­si­de­ra que el mo­de­lo mar­có un mo­men­to muy bueno pa­ra la mar­ca en el mun­do de las com­pe­ten­cias: “Lo usa­mos en prue­bas de cir­cui­tos, al­gu­na prue­ba de re­gu­la­ri­dad y even­tual­men­te los fi­nes de se­ma­na sa­li­mos a dar al­gu­na vuel­ta. Al es­tar mo­di­fi­ca­do de­be­ría lle­gar a unos 190 o 200 Km/h, aun­que no lo he­mos pro­ba­do”.

EL 2002 EN LA PIS­TA. Mi­guel Ame­glio he­re­dó el amor por los BMW de su pa­dre, que era muy clien­te de la mar­ca. En los 60 su pa­dre tu­vo un BMW 1600, que es el mo­de­lo anterior al 2002, que com­par­te con es­te la ca­rro­ce­ría. Lue­go com­pró un 2002 TI.

“Yo ya te­nía ex­pe­rien­cia en otras categorías“, cuen­ta Ame­glio, que fue co­rre­dor du­ran­te mu­chos años: “Fue Jo­sé Ari­jón el que me in­vi­tó en 1972 a par­ti­ci­par de las Seis ho­ras de An­cap”. Ese año in­te­gró la dupla ga­na­do­ra con Al­do Da­cal en el se­gun­do equi­po de BMW que co­rrió en el Au­tó­dro­mo del Pi­nar. El pri­mer equi­po es­tu­vo in­te­gra­do por Die­go Fer­nán­dez y Ra­fael Pau­llier. Ese día, su 2002 del año 70 se im­pu­so an­te mo­de­los co­mo un Fiat 125, un Al­fa Romeo 1300 y un Peu­geot 504.

El víncu­lo de Mi­guel con el au­to­mo­vi­lis­mo si­guió con otros mo­de­los y en otras categorías, pe­ro has­ta hoy re­cuer­da al BMW 2002: “Sin du­da era el me­jor au­to que ha­bía en pla­za en esa épo­ca”. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.