Fun­da­ción Can­gu­ro: en­cen­der es­tre­llas

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Por Clau­dia Amen­gual

tie­nen que ver a ve­ces con la ac­ti­vi­dad de nues­tros pa­dres. Así, los pa­si­llos de una ra­dio y las sa­las de un hos­pi­tal fue­ron pa­ra mí cas­ti­llos en­can­ta­dos, bos­ques, cue­vas de pi­ra­tas y na­ves es­pa­cia­les. Allí apren­dí a trans­for­mar el abu­rri­mien­to en ima­gi­na­ción. Cons­truí mun­dos pa­ra­le­los ple­nos de fantasía don­de de­co­di­fi­ca­ba la reali­dad no siem­pre ama­ble y la fui in­te­gran­do, te­ñi­da de otros co­lo­res, a mi com­pren­sión del mun­do.

Uno de esos lu­ga­res fue el Cen­tro Hos­pi­ta­la­rio Pe­rei­ra Ros­sell, don­de mi ma­dre tra­ba­ja­ba. Re­cuer­do ha­ber­la acom­pa­ña­do en al­gu­na in­cur­sión fue­ra de horario y tran­si­tar en­tre el sus­to y la ma­ra­vi­lla mien­tras es­pe­ra­ba que ter­mi­na­ra su ta­rea. A mis ojos de ni­ña, aque­llo era una pe­que­ña ciu­dad por cu­yas ca­lle­ci­tas ar­bo­la­das tra­ji­na­ban se­res blan­cos y una co­mu­ni­dad de mu­je­res so­las o fa­mi­lias que se mo­vían en gru­pos de dos o de tres, ca­si siem­pre con un ni­ño en bra­zos o pren­di­do de la mano. No era un lu­gar fe­liz. Sin em­bar­go, lo re­cuer­do con la azo­ra­da fas­ci­na­ción de lo que no aca­ba de com­pren­der­se, y sien­to al­go de nos­tal­gia cuan­do pien­so en aque­llos des­preo­cu­pa­dos días. Par­te de mi iden­ti­dad es­tá en esos re­cuer­dos.

Dé­ca­das más tar­de vol­ví a atra­ve­sar la puer­ta del Pe­rei­ra. Pa­re­cía sus­pen­di­da en el tiem­po, tan­to que no me hu­bie­ra sorprendido si uno de aque­llos guar­dias de an­tes me hu­bie­ra fran­quea­do el pa­so. Co­mo era de es­pe­rar, a me­di­da que atra­ve­sa­ba las mis­mas ca­lle­ci­tas flan­quea­das por los mis­mos edi­fi­cios, las emo­cio­nes ve­nían en tro­pel y so­lo pu­de man­te­ner­las a ra­ya al lle­gar al úl­ti­mo edi­fi­cio, pin­ta­do de ama­ri­llo, mi des­tino.

Allí es la se­de de la Fun­da­ción Can­gu­ro, que des­de 2016 tra­ba­ja pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de los pri­me­ros me­ses de aque­llos be­bés que, por dis­tin­tas ra­zo­nes, no re­ci­ben la aten­ción fa­mi­liar ne­ce­sa­ria. La idea fuer­za que sos­tie­ne a la Fun­da­ción es la de nu­tri­ción afec­ti­va y tie­ne que ver con la pro­vi­sión de una se­rie de ac­tos fí­si­cos que im­pli­can el con­tac­to piel con piel, la voz y la mi­ra­da, la con­ten­ción emo­cio­nal, así co­mo tam­bién los cui­da­dos de la ali­men­ta­ción y la hi­gie­ne con­tem­pla­dos no des­de la frial­dad de un de­ber, sino des­de una res­pon­sa­bi­li­dad amo­ro­sa.

Co­mo se in­di­ca en su pá­gi­na, “aque­llos be­bés que re­ci­ben amor y son bien­ve­ni­dos al mun­do, lo­gran ma­ne­jar me­jor el es­trés, re­du­cir los um­bra­les del mie­do y la ex­ci­ta­ción; así co­mo au­men­tar la so­cia­bi­li­dad, la se­gu­ri­dad y la au­da­cia al sen­tir­se acom­pa­ña­dos. La nu­tri­ción afec­ti­va fa­vo­re­ce tam-

Los lu­ga­res de jue­go de la in­fan­cia

bién la ad­qui­si­ción de len­gua­je, las ha­bi­li­da­des so­cia­les, las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so e in­mu­no­ló­gi­co…”.

Los be­bés que lle­gan a la fun­da­ción son aten­di­dos to­dos los días del año du­ran­te las vein­ti­cua­tro ho­ras. Los vo­lun­ta­rios ― de los cua­les no­ven­ta por cien­to son mu­je­res― se di­vi­den en tur­nos de acuer­do con un cro­no­gra­ma que re­quie­re una al­ta exi­gen­cia de cum­pli­mien­to. De ahí que, ade­más de atra­ve­sar una eva­lua­ción que per­mi­te de­ter­mi­nar su ap­ti­tud y de re­ci­bir la ca­pa­ci­ta­ción per­ti­nen­te, de­ban ma­ni­fes­tar un com­pro­mi­so a la al­tu­ra de la de­li­ca­dí­si­ma ta­rea que rea­li­zan.

En la ac­tua­li­dad, fun­cio­nan en un ala pe­que­ña don­de so­lo hay ca­pa­ci­dad pa­ra diez be­bés que se dis­tri­bu­yen en sa­li­tas acon­di­cio­na­das con mú­si­ca sua­ve y pa­re­des blan­cas, de­co­ra­das con mo­ti­vos in­fan­ti­les. Acom­pa­ña­da por su pre­si­den­ta, la doc­to­ra Pamela Mo­rei­ra, re­co­rrí las ins­ta­la­cio­nes. Emo­cio­na ver la ternura con que los vo­lun­ta­rios, cu­bier­tos con un delantal li­la, atien­den al be­bé que les ha si­do asig­na­do. Y emo­cio­na más aún ver có­mo re­ci­ben a cam­bio la re­com­pen­sa de una mi­ra­da lle­na de per­ple­ji­dad e inocen­cia, aca­so la for­ma más pu­ra del agra­de­ci­mien­to.

Al ter­mi­nar el re­co­rri­do, la doc­to­ra Mo­rei­ra y la psi­có­lo­ga So­le­dad Viey­tes, di­rec­to­ra téc­ni­ca de la fun­da­ción, me pu­sie­ron al tan­to de al­gu­nos da­tos po­si­ti­vos re­co­gi­dos en es­tos dos años. Los be­bés que egre­sa­ron ha­bían au­men­ta­do de pe­so y te­nían me­jor tono mus­cu­lar, su es­trés ha­bía dis­mi­nui­do y el ci­clo de sue­ño y vi­gi­lia se ha­bía re­gu­la­ri­za­do. El es­fuer­zo va­le la pe­na.

Pre­gun­té có­mo ma­ne­ja­ban el ape­go ha­cia esos se­res tan in­de­fen­sos, es­tre­lli­tas te­nues que ape­nas in­si­nua­ban su bri­llo, y qué sen­tían cuan­do los be­bés aban­do­na­ban el lu­gar rum­bo a una reali­dad que no siem­pre era aus­pi­cio­sa. La doc­to­ra Mo­rei­ra me di­jo con se­re­na fir­me­za que su labor con­sis­te en dar lo me­jor “aquí y aho­ra”, y que en eso se con­cen­tran. La psi­có­lo­ga Viey­tes agre­gó que, cuan­do un be­bé se mar­cha, lle­va con­si­go ― ade­más de un ajuar que, gra­cias a las do­na­cio­nes, le pre­pa­ran― el le­ga­do de amor de la fun­da­ción, y que esa im­pron­ta que­da pa­ra siem­pre. Por eso ca­da egre­so se ce­le­bra. El be­bé se lle­va, ade­más, un dia­rio don­de día a día han re­gis­tra­do los he­chos de su bre­ve exis­ten­cia y don­de que­da cons­tan­cia del afec­to. Una co­pia de ese dia­rio per­ma­ne­ce en la fun­da­ción co­mo par­te de la his­to­ria de vi­da que con­for­ma la iden­ti­dad de ese in­di­vi­duo.

Una obra de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas re­quie­re vo­lun­tad, com­pro­mi­so y en­tre­ga. Pe­ro el fac­tor hu­mano no bas­ta. Hay re­que­ri­mien­tos ma­te­ria­les con­cre­tos y se vuel­ve im­pres­cin­di­ble el apo­yo de par­ti­cu­la­res y em­pre­sas. La pró­xi­ma me­ta es tras­la­dar­se a una sa­la más am­plia don­de las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des pue­dan lle­var­se a ca­bo en un es­pa­cio in­te­gra­do y don­de ha­ya lu­gar pa­ra re­ci­bir con co­mo­di­dad a las ma­dres y a los pa­dres que vie­nen a vi­si­tar a sus hi­jos. En la con­se­cu­ción de es­ta me­ta, to­do apo­yo es bien­ve­ni­do y ca­da gra­ni­to de are­na cuen­ta. Re­co­no­ci­mien­tos co­mo el Pre­mio de De­re­chos Hu­ma­nos que aca­ba de otor­gar­le la Unión Eu­ro­pea son un in­cen­ti­vo y una se­ñal de que se va por la sen­da co­rrec­ta.

Mien­tras re­co­rría las sa­li­tas y es­cu­cha­ba las his­to­rias de tan­to amor y tan­to do­lor reuni­dos, ideas y emo­cio­nes se con­fun­dían. Pen­sa­ba en mis hi­jas y en su na­ci­mien­to. Pen­sa­ba en mí ― có­mo evi­tar­lo― y en las que­jas ri­dí­cu­las con las que tan­tas ve­ces es­tro­peo mis días. En có­mo to­dos ne­ce­si­ta­mos mi­ra­das, pa­la­bras y ca­ri­cias. Y pen­sa­ba en lo inade­cua­do que es juz­gar a esas ma­dres y a esos pa­dres que, por mo­ti­vos dis­tin­tos, de­le­gan en otros el cui­da­do de sus hi­jos. Y en có­mo la Fun­da­ción Can­gu­ro los re­ci­be sin re­pro­ches, sin pre­gun­tas, des­de la con­vic­ción pro­fun­da de que lo im­por­tan­te es el ni­ño, y que, con hu­mil­dad, sin pre­ten­sio­nes de om­ni­po­ten­cia, es po­si­ble en­cen­der al­gu­na es­tre­lla. n

Emo­cio­na ver la ternura con que los vo­lun­ta­rios, cu­bier­tos con un delantal li­la, atien­den al be­bé que les ha si­do asig­na­do. Y emo­cio­na más aún ver có­mo re­ci­ben a cam­bio la re­com­pen­sa de una mi­ra­da lle­na de per­ple­ji­dad e inocen­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.