“Aho­ra soy más se­ria en el agua”

MIEN­TRAS COM­PI­TE EN BRA­SIL, DO­LO­RES LO­LA MO­REI­RA SE PRE­PA­RA FÍ­SI­CA Y PSI­CO­LÓ­GI­CA­MEN­TE PA­RA LLE­GAR A LOS JUE­GOS OLÍM­PI­COS DE 2020

Galería - - Mirador / Internacional -

Do­lo­res Lo­la Mo­rei­ra vol­vió de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río de Ja­nei­ro en 2016, traía una idea en la ca­be­za: ta­tuar­se los cin­co ani­llos olím­pi­cos en su mu­ñe­ca de­re­cha, por­que la ex­pe­rien­cia en la ciu­dad bra­si­le­ña ha­bía si­do tan im­pac­tan­te que que­ría de­jar­la mar­ca­da en su piel. Los días en la Vi­lla Olím­pi­ca — de la que no po­día sa­lir por ser me­nor de edad—, el ho­nor de ser la aban­de­ra­da de la de­le­ga­ción uru­gua­ya, la na­ve­ga­ción en las aguas más di­fí­ci­les que le to­có sur­car en to­da su ca­rre­ra —al pun­to que se to­pó con una puer­ta de he­la­de­ra flo­tan­do a me­tros de su bar­co—, y ha­ber si­do par­te de la ma­yor com­pe­ten­cia de­por­ti­va del mun­do, eran pa­ra ella mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra jus­ti­fi­car esa de­ci­sión.

Sin em­bar­go, en Uru­guay se to­pó con un im-

Cuan­do la re­ga­tis­ta

pre­vis­to que no po­día sor­tear, aun­que ajus­ta­ra las ve­las o cam­bia­ra la di­rec­ción del bar­co: sus pa­dres. Te­nía 17 años y le di­je­ron que has­ta que no fue­ra ma­yor de edad no te­nía per­mi­so pa­ra ta­tuar­se; por lo tan­to, ten­dría que es­pe­rar has­ta des­pués del 16 de fe­bre­ro, cuan­do cum­pli­ría 18 años. Pe­ro an­tes de ese tiem­po sur­gió un ele­men­to que mo­di­fi­có la de­ci­sión pa­ter­na: en di­ciem­bre de 2016, en Nue­va Ze­lan­da, se con­sa­gró cam­peo­na mun­dial ju­ve­nil en la ca­te­go­ría lá­ser ra­dial. Fue tal la ale­gría por el lo­gro al­can­za­do que la ne­ga­ti­va se fue a pi­que y ella pu­do ha­cer­se su an­sia­do di­bu­jo en co­lor ne­gro.

Si bien la ca­rre­ra de Mo­rei­ra ha­bía co­men­za­do a co­brar fuer­za en 2015, el cie­rre del 2016 la con­vir­tió en una de las de­por­tis­tas uru­gua­yas más des­ta­ca­das y se hi­zo fre­cuen­te que fue­ra no­ti­cia por la ob­ten­ción de al­gu­na me­da­lla en dis­tin­tas com­pe­ten­cias. La úl­ti­ma fue en se­tiem­bre, cuan­do con­quis­tó otro ga­lar­dón im­por­tan­te: fue oro en la Se­ma­na Olím­pi­ca de Enos­hi­ma, la ciu­dad don­de en 2020 se dispu­tarán los Jue­gos Olím­pi­cos.

A su re­gre­so de Ja­pón, y lue­go de unos días de des­can­so, Mo­rei­ra (19 años) con­ver­só con

en las ins­ta­la­cio­nes del Yacht Club Uru­gua­yo, lu­gar al que lle­gó en 2015, cuan­do de­jó su Pay­san­dú na­tal pa­ra de­di­car­se de lleno a la ve­la. Vi­ve con sus dos her­ma­nas —una es co­ci­ne­ra; la otra es­tu­dia pa­ra ser con­ta­do­ra— en un apar­ta­men­to del Cor­dón, y es­tá ter­mi­nan­do el li­ceo a tra­vés del pro­gra­ma Uru­guay Es­tu­dia, que per­mi­te a de­por­tis­tas cur­sar es­tu­dios a tra­vés de tu­to­rías pa­ra ren­dir des­pués los exá­me­nes. En el fu­tu­ro se ima­gi­na

ga­le­ría

co­mo psi­có­lo­ga de­por­ti­va o pro­fe­so­ra de edu­ca­ción fí­si­ca.

Cuan­do no en­tre­na va al ci­ne o a la ram­bla a to­mar ma­te. Ni an­tes, ni aho­ra, fue de sa­lir de noche, y pre­fie­re no de­cir el nom­bre de su pa­re­ja fut­bo­lis­ta. Sus va­ca­cio­nes son bre­ves, en la ca­sa fa­mi­liar de La Tu­na; en ve­rano apro­ve­cha pa­ra prac­ti­car en Pun­ta del Es­te, por­que allí se en­cuen­tran ve­le­ris­tas ar­gen­ti­nas y es­te año es­tá pre­vis­to que lle­guen a en­tre­nar com­pe­ti­do­ras de otras na­cio­na­li­da­des, lo que per­mi­te au­men­tar el ni­vel de exi­gen­cia.

Mo­rei­ra an­da en óm­ni­bus por­que no tie­ne au­to; a ve­ces se da cuen­ta de que la re­co­no­cen, pe­ro po­cos se ani­man a sa­lu­dar­la, y otros tie­nen du­das de si es o no, co­mo le ocu­rrió a la se­ño­ra que en un su­per­mer­ca­do co­deó a su ma­ri­do y le pre­gun­tó si la chi­ca que es­ta­ba en la co­la era “Lo­la Morales”.

RUM­BO A BRA­SIL. Aho­ra Mo­rei­ra tie­ne un nue­vo desafío. En­tre el domingo 18 y el sá­ba­do 24 par­ti­ci­pa­rá en la Co­pa Bra­sil y la Co­pa Bra­sil de la Ju­ven­tud, que se dispu­tarán en Flo­ria­nó­po­lis. Co­mo ocu­rre ca­si siem­pre que via­ja, irá acom­pa­ña­da por Luis Chiap­pa­ro, su en­tre­na­dor des­de 2014.

Chiap­pa­ro sos­tu­vo que si bien no es una dis­ci­pli­na ma­si­va, la his­to­ria de la ve­la en Uru­guay ha te­ni­do pun­tos al­tos, tan­to a ni­vel ju­ve­nil co­mo de adul­tos. En los úl­ti­mos 30 años, di­jo, el país con­quis­tó ocho cam­peo­na­tos mun­dia­les en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías. Tam­bién se des­ta­ca el oc­ta­vo pues­to que lo­gró Ale­jan­dro Fo­glia en los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres. “El ni­vel de los na­ve­gan­tes es muy bueno. Hay una tra­di­ción fuer­te en náu­ti­ca, por más que po­cos lle­guen a lu­ga­res des­ta­ca­dos”, di­jo a

¿Por qué Mo­rei­ra lo­gró des­ta­car­se sien­do tan jo­ven? Pa­ra Chiap­pa­ro, la res­pues­ta a esa pre­gun­ta se com­po­ne de va­rias par­tes. En pri­mer lu­gar, di­jo, el fee­lling que tie­ne con el bar­co. “Vos en el bar­co no te­nés re­lo­jes ni na­da, to­do de­pen­de de có­mo lo sen­tís. Siem­pre le di­go 'co­mu­ni­ca­te con el bar­co, in­ter­pre­ta­lo'. Ella sien­te los mo­vi­mien­tos, tie­ne la ca­pa­ci­dad de no­tar los pe­que­ños cam­bios y así lo va ajus­tan­do. De re­pen­te tie­ne que sen­tar­se cin­co cen­tí­me­tros más ade­lan­te, o ti­rar la ve­la un cen­tí­me­tro más. Son va­ria­bles que ella sa­be in­ter­pre­tar”, di­jo Chiap­pa­ro.

En se­gun­do lu­gar, ex­pli­có el en­tre­na­dor, es­tá la per­se­ve­ran­cia y la ca­pa­ci­dad de la re­ga­tis­ta. “Por al­go su bar­co se lla­ma Ga­rra cha­rrúa; ella se rear­ma y se sa­be re­cu­pe­rar. Una re­ga­ta tie­ne va­rias bo­yas. Por la pri­me­ra se pa­sa más o me­nos a los 12 mi­nu­tos. De re­pen­te ella pa­sa por esa bo­ya en el lu­gar nú­me­ro 25 pe­ro des­pués lle­ga a la bo­ya fi­nal 42 mi­nu­tos des­pués, en se­gun­do lu­gar. No se da por ven­ci­da, sa­be usar la ca­be­za pa­ra pa­sar a otros bar­cos, por­que to­ma de­ci­sio­nes que le per­mi­ten avan­zar”, ex­pli­có. Pa­ra Chiap­pa­ro, “la ga­rra y la fuer­za de vo­lun­tad” de Mo­rei­ra com­pen­san las ven­ta­jas fí­si­cas que tie­nen sus com­pe­ti­do­ras, por­que en ge­ne­ral las ve­le­ris­tas son más al­tas.

El en­tre­na­mien­to de Mo­rei­ra en el agua es va­ria­do. En él in­ci­den la in­ten­si­dad del vien­to y el ta­ma­ño de las olas, y en fun­ción de eso se de­fi­ne, por ejem­plo, si na­ve­ga de cos­ta­do. Chiap­pa­ro va en un bar­co a su la­do, dan­do las in­di­ca­cio­nes. Otra par­te de la prác­ti­ca con­sis­te en ha­cer pa­sa­das por bo­yas con otros com­pe­ti­do­res, pa­ra ver la for­ma de ade­lan­tar­se.

En ge­ne­ral, Mo­rei­ra en­tre­na en el agua por la tar­de fren­te al Yacht Club de Mon­te­vi­deo. En esos en­tre­na­mien­tos es fre­cuen­te que com­pi­ta con re­ga­tis­tas hom­bres, por­que fí­si­ca­men­te son más fuer­tes y eso la ayu­da a me­dir­se con más in­ten­si­dad. Pa­sa un pro­me­dio de dos ho­ras dia­rias en el bar­co, pe­ro en com­pe­ten­cia son mu­chas más: hay oca­sio­nes en que se sube a la em­bar­ca­ción a las diez de la ma­ña­na y ter­mi­na pa­sa­das las cin­co de la tar­de. Pa­ra en­fren­tar esas exi­gen­cias ne­ce­si­ta un tra­ba­jo fí­si­co in­ten­so, que ca­da ma­ña­na prac­ti­ca en el Yacht con la pro­fe­so­ra María Frins, quien se ocu­pa de eso en el club.

En ese ám­bi­to tra­ba­ja pier­nas, tron­co y ab­do­mi­na­les, pa­ra evi­tar le­sio­nes de es­pal­da. Una re­ga­ta du­ra unos 55 mi­nu­tos y du­ran­te las com­pe­ten­cias dispu­ta dos o tres por día en una “pos­tu­ra an­ti­na­tu­ral”. En su ca­so, ade­más, hay un ele­men­to ex­tra que es la al­tu­ra: ella mi­de 1,65 y el pro­me­dio de las re­ga­tis­tas des­ta­ca­das es de 1,72 me­tros. Esos cen­tí­me­tros de me­nos re­quie­ren un es­fuer­zo ma­yor pa­ra man­te­ner­se fir­me y lle­var el bar­co de la ma­ne­ra co­rrec­ta. En eso tam­bién in­ci­de la ali­men­ta­ción: en ge­ne­ral, tie­ne que su­bir de pe­so, por­que la fal­ta de cen­tí­me­tros la tie­ne que com­pen­sar con una ma­yor ma­sa mus­cu­lar. DE PAY­SAN­DÚ AL MUN­DO. La ca­sa de Mo­rei­ra en Pay­san­dú es­tá so­bre el río Uru­guay y por eso des­de chi­ca prac­ti­ca­ba ve­la. Su pa­dre — due­ño de un ase­rra­de­ro, en el que tra­ba­ja su ma­dre— prac­ti­ca­ba wind­surf y sus pri­mos op­ti­mist. Los bar­cos y el agua siem­pre le lla­ma­ron la aten­ción y em­pe­zó a na­ve­gar con el mis­mo en­tu­sias­mo con el que ju­ga­ba al hoc­key o al te­nis.

Sin em­bar­go, hu­bo un mo­men­to en que de­ci­dió de­jar de la­do el res­to de las dis­ci­pli­nas y de­di­car­se so­lo a la ve­la. Fue des­pués de una char­la que dio Fo­glia a su re­gre­so de los Jue­gos Olím­pi­cos de Lon­dres, cuan­do ella te­nía 13 años. “Si él lle­gó, yo quie­ro lle­gar tam­bién”, pen­só. Adiós te­nis, adiós hoc­key. Si que­ría ser re­ga­tis­ta, de­bía en­fo­car­se so­lo en eso. Así se lo co­mu­ni­có a sus pa­dres, que des­de un prin­ci­pio la apo­ya­ron.

Em­pe­zó prac­ti­can­do en Pay­san­dú, pe­ro en­se­gui­da se dio cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba pro­gre­sar, así que los vier­nes des­pués de cla­se via-

ga­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.