Mo­de­lo: Pro­duc­ción: Ma­qui­lla­je y pe­lo:

Galería - - Mirador / Internacional - Sol Boutmy So­fía Mi­ran­da Mon­te­ro Pa­me­la Cam­bre @pa­me­cam­bre­ma­keup Agra­de­ce­mos a Bar­dot, Lo­tus, Mag­ma, Pe­ca­rí, Rap­so­dia y Tien­da por su co­la­bo­ra­ción en es­ta pro­duc­ción.

gra­duar­se, con­tó que una de las co­sas que más pi­den son los la­bios ro­jos o bor­dó ma­te, las pes­ta­ñas pos­ti­zas y “las más ju­ga­das” se ani­man a pe­dir glit­ter y mu­cho high­ligh­ter. El de­li­nea­do en los ojos no pue­de fal­tar.

EL PEI­NA­DO. Al­gu­nas de­ci­den de­jar­se el pe­lo al na­tu­ral, pe­ro mu­chas otras pre­fie­ren arre­glár­se­lo. Flo­ren­cia Po­llio, que tra­ba­ja jun­to a Con­si Ni­co­la, ex­pli­có que los pei­na­dos que más pi­den son las co­las al­tas, las me­dias co­las y las on­das al agua. “Sue­len ser pei­na­dos más tran­qui­los por­que, quie­ras o no, son chi­cas y no es­tán acos­tum­bra­das a ha­cer­se co­sas muy ela­bo­ra­das. Me di­cen: ‘Ha­ce­me el pei­na­do que pa­re­ce que me hu­bie­ra he­cho yo’”, con­tó. De to­dos mo­dos, ex­pli­có que ca­da vez más se ani­man a po­ner­se to­ca­dos sim­ples, en me­tal, pie­dras o ná­car, que dan un to­que di­fe­ren­te y ayu­dan a dar un cie­rre al pei­na­do.

Ca­mi­la se con­si­de­ra una per­so­na sen­ci­lla, y por eso ya tie­ne de­ci­di­do ir con el pe­lo sin de­ma­sia­da pro­duc­ción. Sus ami­gas man­dan fo­tos y los pei­na­dos que más apa­re­cen son la co­la al­ta y la me­dia co­la. “Las chi­cas vie­nen con un mes de an­ti­ci­pa­ción, con la idea del ves­ti­do, y se man­dan ha­cer to­ca­dos pa­ra el pe­lo, ca­ra­va­nas, bra­za­le­tes o apli­ques”, di­jo Po­llio.

COM­PA­ÑÍA Y AL­TU­RA. Pa­ra la fies­ta, tan­to los chi­cos co­mo las chi­cas tie­nen que ele­gir a la per­so­na que los acom­pa­ña­rá. “In­vi­ta­mos una se­ma­na an­tes y, por lo ge­ne­ral, in­ten­ta­mos bus­car gru­pos de ami­gas y ami­gos pa­ra ir to­dos jun­tos”, con­tó Ja­cin­ta. Y agre­gó, en­tre ri­sas, que el mo­men­to en que se jun­tan pa­ra lla­mar a esa per­so­na es muy di­ver­ti­do. Hay un de­ta­lle a te­ner en cuen­ta: el chi­co no pue­de que­dar más ba­jo que ella en la fo­to fi­nal. “Si la per­so­na que pen­sás in­vi­tar es más ba­ja, ya es un te­ma pa­ra al­gu­nas”, di­jo una de las con­sul­ta­das; “el va­rón tie­ne que ser más al­to”, di­jo otra; “si pa­sa eso, es un ho­rror”, con­clu­yó la úl­ti­ma.

Al pa­re­cer, la di­fe­ren­cia de al­tu­ra en­tre el hom­bre y la mu­jer pue­de ser una de las ra­zo­nes fun­da­men­ta­les que ha­cen que la elec­ción de los za­pa­tos que­de pa­ra úl­ti­mo mo­men­to. Las que son al­tas van con za­pa­tos cha­tos, mien­tras que las ba­jas eli­gen pla­ta­for­mas. “Son un te­ma los za­pa­tos”, di­jo Emi­lia, no so­lo por la al­tu­ra, sino por la co­mo­di­dad pa­ra una fies­ta de tan­tas ho­ras. Ale­xia Bert­he­lemy, di­se­ña­do­ra de Mut­ma, con­tó que la ten­den­cia es­tá yen­do ha­cia una pla­ta­for­ma más es­ti­li­za­da. “Las chi­cas de ese pú­bli­co más teen quie­ren es­tar al­tas (ta­co de 14 cm y pla­ta­for­ma de 8 o 6 cm)”, ex­pli­có. De igual for­ma, con­tó que la pro­pues­ta va­rió con el tiem­po. “Nos fui­mos afi­nan­do y pro­po­nien­do otro ti­po de ta­cos, un po­qui­to más ba­jos y de di­fe­ren­tes al­tu­ras”.

Res­pec­to al co­lor, Bert­he­lemy ex­pli­có que las chi­cas jó­ve­nes sue­len ir a co­lo­res neu­tra­les co­mo el ne­gro (el que más se ven­de), el nu­de o el bei­ge. “No jue­gan mu­cho con el co­lor de los za­pa­tos”, di­jo. El za­pa­to ce­rra­do no es una op­ción; llue­va, true­ne o ha­ya un gra­do ba­jo ce­ro, van de san­da­lias. Al igual que con la ro­pa, los za­pa­tos tam­bién de­ben ser apro­ba­dos por las ami­gas y, se­gún con­tó la di­se­ña­do­ra, to­das ter­mi­nan usan­do los mis­mos di­se­ños. “No les im­por­ta, al re­vés; si la ami­ga tie­ne uno y le re­sul­ta, van y se com­pran uno igual. Prio­ri­zan otras co­sas, co­mo es­tar có­mo­das y al­tas”, con­clu­yó. n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.