Los nu­be ne­gra

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Por Clau­dia Amen­gual

Cuan­do nos lle­gan, los re­pro­du­ci­mos sin de­di­car­le ni un se­gun­do de re­fle­xión o les res­ta­mos im­por­tan­cia y los ol­vi­da­mos. Sin em­bar­go, de­jan hue­lla. In­clu­so en nues­tra sen­si­bi­li­dad ca­si sa­tu­ra­da an­te la ava­lan­cha de las re­des, hay es­pa­cio pa­ra que se nos cue­le su pes­ti­len­cia y nos va­ya­mos im­preg­nan­do de ella. Hue­len mal; ha­cen da­ño. No so­lo a quie­nes son blanco de su agra­vio, sino a quie­nes los re­ci­bi­mos en nues­tro te­lé­fono, in­clu­so si los sub­es­ti­ma­mos y cree­mos que nos he­mos acos­tum­bra­do a ellos. Por con­si­de­rar­los ino­cuos ― di­ver­ti­dos, al­gu­nas ve­ces― les he­mos fran­quea­do el pa­so y les he­mos re­ga­la­do nues­tro ines­ti­ma­ble tiem­po. Y así, un día, sin dar­nos cuen­ta, sen­ti­mos un ma­les­tar nue­vo, una sen­sa­ción des­agra­da­ble mez­cla de as­co y abu­rri­mien­to, un de­ses­pe­ra­do de­seo de res­pi­rar ai­re fres­co. Es­ta­mos in­to­xi­ca­dos por ellos. Se nos han co­la­do en el áni­mo y, aun­que pa­rez­ca que no pa­sa na­da, ha­cen me­lla.

Son los men­sa­jes de odio y quien los en­vía es lla­ma­do en tér­mi­nos mo­der­nos ha­ter, es de­cir, odia­dor, el que abo­rre­ce. Van des­de bur­las e iro­nías has­ta la crí­ti­ca más des­car­na­da o la di­fa­ma­ción, ca­si siem­pre sin prue­bas. Bus­can des­truir, cas­ti­gar, ejer­cer al­gu­na for­ma de ven­gan­za o aca­so de jus­ti­cia, crear enemi­gos y adep­tos. Se apli­can a lo pú­bli­co y tam­bién a lo do­més­ti­co. Y a ve­ces re­sul­tan atrac­ti­vos por su in­ge­nio. Si uno es de los que se de­lei­tan con las mi­se­rias de los otros, tie­ne pa­ra en­tre­te­ner­se.

Es­tá, por ejem­plo, el chis­te­ci­to mor­daz que in­clu­ye una fo­to en bi­ki­ni de al­gu­na fun­cio­na­ria pú­bli­ca me­ti­da en car­nes ― co­mo si las gor­di­tas no tu­vie­ran de­re­cho―, y es­tán las reite­ra­das de­nun­cias de to­do ti­po a al­gún sos­pe­cho­so de co­rrup­ción o las re­fe­ren­cias a la se­xua­li­dad de aquel o de es­te. Los ha­ters son crea­ti­vos pa­ra la mal­dad, pe­ro les cues­ta pro­du­cir un men­sa­je po­si­ti­vo, de alien­to. En ca­si to­do en­cuen­tran ra­zo­nes pa­ra ali­men­tar la sus­pi­ca­cia y se vuel­ven unos de­cep­cio­na­dos per­pe­tuos. No es­tán so­los, por su­pues­to. Es cóm­pli­ce quien se ha­ce eco de su pré­di­ca. Cla­ro que es­ta com­pli­ci­dad no es gra­tui­ta. Par­ti­ci­par en la di­vul­ga­ción de es­tos men­sa­jes im­pli­ca acep­tar las re­glas del jue­go. Y la pri­me­ra re­gla di­ce que na­die es­tá exen­to. Ma­ña­na pue­de llo­rar el que hoy se di­vier­te a cos­ta aje­na.

Pa­re­cen una ton­te­ría.

Es cier­to que la pa­la­bra odio sue­na a nues­tros oí­dos co­mo la ma­ni­fes­ta­ción de una fu­ria ex­tre­ma y lu­ce exa­ge­ra­da en es­te con­tex­to. El odio, se­gún lo de­fi­ne la Real Aca­de­mia, im­pli­ca no so­lo sen­tir “an­ti­pa­tía y aver­sión ha­cia al­go o ha­cia al­guien”, sino desear el mal al ob­je­to de ese sen­ti­mien­to. Es po­si­ble que quien en­vía es­tos men­sa­jes no sea cons­cien­te del da- ño que cau­sa con ellos o no mi­da los efec­tos. En cual­quier ca­so, con in­ten­ción o sin ella, se des­tru­ye a la li­ge­ra. Y uno se pre­gun­ta por qué esa ne­ce­si­dad de he­rir des­de que abren los ojos has­ta que se acues­tan.

Hay gen­te que dis­fru­ta des­tru­yen­do. Otra que de­fien­de sus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas o sus creen­cias re­li­gio­sas ata­can­do a quie­nes no co­mul­gan con ellas. Al­gu­nas ve­ces tie­nen un sen­ti­do me­siá­ni­co, la ten­ta­ción de sal­var a los de­más mar­cán­do­les el ca­mino con su aren­ga. Las re­des les pro­por­cio­nan el lu­gar per­fec­to pa­ra pro­pa­gar su ver­dad, sea cual sea. Así que no va­ci­lan en en­viar noche y día cuan­to men­sa­je ne­ga­ti­vo re­ci­ben o crean, y no se pre­gun­tan si el re­cep­tor es afín a ellos. Me cons­ta que al­gu­nos se sien­ten in­có­mo­dos al re­ci­bir es­tos men­sa­jes y, por de­li­ca­de­za, evi­tan el em­ba­ra­zo­so trá­mi­te de pe­dir al emi­sor que ten­ga la ama­bi­li­dad de omi­tir­los en su pró­xi­ma ca­de­na.

No se tra­ta de ne­gar la reali­dad ni de li­mi­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión. Que ca­da uno di­ga lo que quie­ra y se ha­ga car­go de eso. El pro­ble­ma ra­di­ca en la im­pu­ni­dad y en los ex­ce­sos. Los ha­ters can­san. Tie­nen vo­ca­ción de sie­ga y no de siem­bra. La cos­tum­bre ha dis­mi­nui­do la per­cep­ción de has­tío y ha­ce­mos co­mo que nos de­sen­ten­de­mos. Al ca­bo de años de bom­bar­deo, con­si­de­ra­mos na­tu­ral su pre­sen­cia, una mo­les­tia me­nor que se pa­sa por al­to sin ma­yo­res con­se­cuen­cias.

Sin em­bar­go, si nos de­te­ne­mos a pen­sar en lo que trans­mi­ten, qui­zá nos sor­pren­da­mos al des­cu­brir­nos anega­dos por una sen­sa­ción mo­les­ta. Tan­ta car­ga de pe­si­mis­mo ha­ce que el ce­lu­lar du­pli­que su pe­so. Des­per­tar­se con su ma­la on­da, su in­ten­ción de las­ti­mar a otro ―aun­que ese otro nos dis­gus­te y pen­se­mos que me­re­ce al­gún ti­po de san­ción―, su ci­nis­mo, su hu­mor no siem­pre cer­te­ro, aca­ba por abru­mar­nos por­que, de al­gún mo­do, tam­bién nos en­vuel­ven en su cli­ma de desáni­mo que to­do lo os­cu­re­ce. Ese desáni­mo exis­ten­cial es tre­men­do. Es­tán pe­lea­dos con la vi­da y bus­can con­ta­giar su tris­te­za. En el fon­do dan un po­co de pe­na.

Sí, qui­zá sea de­ma­sia­do lla­mar­los ha­ters. Yo pre­fie­ro lla­mar­los los nu­be ne­gra y los evi­to to­do cuan­to pue­do. n

Hay gen­te que dis­fru­ta des­tru­yen­do. Otra que de­fien­de sus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas o sus creen­cias re­li­gio­sas ata­can­do a quie­nes no co­mul­gan con ellas. Al­gu­nas ve­ces tie­nen un sen­ti­do me­siá­ni­co, la ten­ta­ción de sal­var a los de­más mar­cán­do­les el ca­mino con su aren­ga. Las re­des les pro­por­cio­nan el lu­gar per­fec­to pa­ra pro­pa­gar su ver­dad, sea cual sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.