Una ayu­da fa­mi­liar

Galería - - Mirador / Internacional -

Los sín­to­mas son cla­ros: las per­so­nas que su­fren fo­bias tie­nen gran­des ni­ve­les de an­sie­dad, con­fu­sión y frus­tra­ción. Pe­ro mu­chas ve­ces uti­li­zan ex­cu­sas o eva­den si­tua­cio­nes pa­ra di­si­mu­lar o es­con­der su te­mor. “Pue­den sen­tir ver­güen­za o mie­do al re­cha­zo de los otros y ocul­tan lo que les pa­sa pa­ra que no se preo­cu­pen”, di­ce Ga­brie­la Ló­pez Re­ga, pro­fe­so­ra agre­ga­da de la Clí­ni­ca Psi­quiá­tri­ca en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. En ese es­ce­na­rio, la des­in­for­ma­ción del en­torno pue­de agra­var el pro­ble­ma. Los fa­mi­lia­res y gru­pos de pa­res sue­len dis­mi­nuir el al­can­ce de la fo­bia por­que, a me­nos que con­di­cio­ne sus re­la­cio­nes, sien­ten que es un con­flic­to me­nor. “De he­cho, en la psiquiatría se plan­tea que hay un fac­tor ge­né­ti­co, al­guien en la fa­mi­lia ya tu­vo una fo­bia y se na­tu­ra­li­za. Son hi­pó­te­sis, pe­ro que lle­van a nor­ma­li­zar una si­tua­ción que en ver­dad es un pro­ble­ma”, ex­pli­ca la psi­quia­tra in­fan­til Do­ris Cwai­gen­baum.

Los psi­quia­tras re­co­mien­dan es­tar aten­tos a los cam­bios de hu­mor, irri­ta­bi­li­dad, dis­mi­nu­ción del in­te­rés y el re­trai­mien­to. En vez de mi­ni­mi­zar el pro­ble­ma, tam­bién se acon­se­ja pres­tar aten­ción y en­fren­tar los mie­dos irra­cio­na­les que sien­te el otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.