La nue­va fa­vo­ri­ta

DES­PUÉS DEL ÉXI­TO DE ES­CUA­DRÓN SUI­CI­DA Y SU NO­MI­NA­CIÓN AL OS­CAR POR MAR­GOT ROB­BIE SE CON­SO­LI­DA EN HOLLY­WOOD CON UN ROL PRO­TA­GÓ­NI­CO EN REI­NAS Y SU DE­BUT CON QUEN­TIN TA­RAN­TINO EN

Galería - - Mirador / Educación -

La lle­ga­da de Mar­got Rob­bie

a la úl­ti­ma edi­ción de los Pre­mios Os­car, a prin­ci­pios de mar­zo, pa­re­cía la cul­mi­na­ción del año más im­por­tan­te de su ca­rre­ra. La ac­triz, que em­pe­zó ha­ce una dé­ca­da con un pe­que­ño pa­pel en una pe­lí­cu­la de ba­jo pre­su­pues­to que nun­ca se es­tre­nó, se con­vir­tió en una re­fe­ren­cia pa­ra los fa­ná­ti­cos de los có­mics por su pa­pel co­mo Har­ley Quinn en Es­cua­drón sui­ci­da. Tam­bién se­du­jo a la crí­ti­ca con su in­ter­pre­ta­ción de la pa­ti­na­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Ton­ya Har­ding, que le va­lió una no­mi­na­ción co­mo Me­jor ac­triz a los Os­car. Pe­ro es­ta aus­tra­lia­na de 28 años, que se mu­dó a Ca­li­for­nia con la es­pe­ran­za de en­con­trar su lu­gar en el ci­ne, tie­ne pro­me­te­do­res pro­yec­tos pa­ra el año que vie­ne. Y por eso, di­cen, en 2019 se co­ro­na­rá en­tre las fa­vo­ri­tas de Holly­wood.

Des­pués de me­ses de ex­pec­ta­ti­va, se con­fir­mó que Mar­got in­ter­pre­ta­rá a Sha­ron Ta­te, la mo­de­lo y ac­triz ca­sa­da con Ro­man Po­lans­ki que fue ase­si­na­da dos se­ma­nas an­tes de dar a luz por la sec­ta de Char­les Man­son. Así se vol­vió la nue­va mu­sa de Quen­tin Ta­ran­tino, que la es­co­gió co­mo una de las pro­ta­go­nis­tas pa­ra su pró­xi­ma —y es­pe­ra­da— pe­lí­cu­la: On­ce Upon a Ti­me in Holly­wood. Y no es po­ca co­sa: el pro­yec­to, que lle­ga­rá al ci­ne cuan­do se cum­plan 50 años de la ma­sa­cre, tam­bién es un re­en­cuen­tro con su com­pa­ñe­ro de El lo­bo de Wall Street, Leo­nar­do Dica­prio.

Mien­tras los fa­ná­ti­cos es­pe­ran el nue­vo tra­ba­jo de Ta­ran­tino, Mar­got tam­bién es­ta­rá en el ci­ne co­mo Eli­za­beth I en Las dos rei­nas, una pe­lí­cu­la que mues­tra una lu­cha en­tre la mo­nar­ca y Ma­ría, rei­na de Es­co­cia, que ter­mi­nó con una gue­rra ci­vil. Con el pe­lo ro­jo, una pró­te­sis de na­riz y una pa­li­dez im­pac­tan­te, la ac­triz de­mues­tra que es ca­ma­leó­ni­ca y mu­chos ru­mo­rean, in­clu­so, con la po­si­bi­li­dad de que se vuel­va una de las fa­vo­ri­tas en los pró­xi­mos Pre­mios Os­car. “Es­toy en un mo­men­to in­creí­ble, que cos­tó es­fuer­zo y em­pe­zó ha­ce mu­cho tiem­po. Nun­ca pen­sé que es­ta­ría en es­te si­tio”, di­jo en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta Har­per’s Ba­zaar.

UNA VI­DA LE­JOS DEL FLASH. Es di­fí­cil ima­gi­nar que la des­pam­pa­nan­te ac­triz que po­só con un ves­ti­do de Cha­nel en la al­fom­bra ro­ja de la úl­ti­ma edi­ción de los Os­car cre­ció en un cam­po de las afue­ras de Gold Coast, una pe­que­ña ciu­dad en el sur de Queens­land, Aus­tra­lia. Su­ce­de que Mag­got, co­mo le di­cen sus co­no­ci­dos, es la ter­ce­ra de cua­tro hi­jos de la fi­sio­te­ra­peu-

ta Sa­rie Kess­ler, una ma­dre que crio a su fa­mi­lia prác­ti­ca­men­te so­la, ro­dea­da de la na­tu­ra­le­za.

La ma­yor par­te de su fa­mi­lia to­da­vía vi­ve en aque­lla es­tan­cia aus­tra­lia­na, que la ac­triz ter­mi­nó de pa­gar co­mo re­ga­lo de cum­plea­ños de 60 pa­ra su “mentora”. “Es que mi ma­dre tie­ne un co­ra­zón de oro y es mi com­pa­ñe­ra”, di­jo a Har­per’s Ba­zaar. Con su pa­dre, sin em­bar­go, nun­ca man­tu­vo la mis­ma re­la­ción: “No soy co­mo él en lo ab­so­lu­to”, se li­mi­tó a con­tar en la mis­ma en­tre­vis­ta. Lo úni­co que com­par­ten es el amor por el cam­po. Su pa­dre era due­ño de una gran­ja don­de la ac­triz pa­só al­gu­nos ve­ra­nos an­tes de mu­dar­se a Ca­li­for­nia pa­ra bus­car un lu­gar en los es­tu­dios de Holly­wood.

An­tes de si­quie­ra pen­sar en mu­dar­se a Es­ta­dos Uni­dos, Mar­got pa­só par­te de su ado­les­cen­cia tra­ba­jan­do co­mo lim­pia­do­ra de ca­sas. Tam­bién pre­pa­ró sand­wi­ches en Sub­way y tra­ba­jó en una tien­da de surf. El po­co con­tac­to que ha­bía te­ni­do con la ac­tua­ción se re­du­cía a unas cla­ses de tea­tro que to­mó en la es­cue­la. Un día, mien­tras es­ta­ba en la tien­da de surf, un pro­duc­tor que fil­ma­ba una pe­lí­cu­la de ba­jo pre­su­pues­to por la zo­na le pre­gun­tó si que­ría ha­cer una au­di­ción. Y no lo pen­só dos ve­ces. Co­mo cual­quier chi­ca a los 16 años y sin mu­cha pre­pa­ra­ción, sin­tió mu­cha ver­güen­za, pe­ro no te­nía na­da que per­der. “Nun­ca vi lo que pa­só y tam­po­co creo que se ha-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.