Al fin hu­ma­nos

LA SO­PRANO IN­GLE­SA SA­RAH BRIGHT­MAN PRE­SEN­TA SU NUE­VO DIS­CO DI­CIEM­BRE EN EL AN­TEL ARE­NA

Galería - - Columna: Nobleza Obliga - Por Clau­dia Amen­gual

El cam­bio es per­ma­nen­te,

pe­ro hay pe­río­dos en los que pa­re­ce más in­ten­so. Me pre­gun­to si se­rá un ego­cen­tris­mo de mi par­te con­si­de­rar que es­te es uno de esos pe­río­dos. Quie­ro de­cir, ¿có­mo eva­luar si es­ta épo­ca que me ha to­ca­do es más vehe­men­te en lo que res­pec­ta al cam­bio o si es so­lo una idea mía por el me­ro he­cho de es­tar in­mer­sa en ella?

He for­mu­la­do la pre­gun­ta a jó­ve­nes que tie­nen la edad de mis hi­jas y la res­pues­ta ha si­do uná­ni­me: tam­bién ellos pa­de­cen el vér­ti­go. Me sor­pren­dió ha­ce unos días, du­ran­te una con­ver­sa­ción in­for­mal al ter­mi­nar una cla­se, sa­ber que mis alum­nos se sen­tían abru­ma­dos por la tec­no­lo­gía. Qui­zá no al gra­do de al­gu­nos de no­so­tros, sus ma­yo­res, pe­ro sí des­de esa po­si­ción de ines­ta­bi­li­dad que pro­po­ne la va­ria­ción cons­tan­te y que no per­mi­te ni un se­gun­do de res­pi­ro.

Son vein­tea­ñe­ros y, co­mo me ex­pli­ca­ban, na­cie­ron an­tes de la ex­plo­sión de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Al­gu­nos, in­clu­so, evo­ca­ban ― con la mis­ma son­ri­sa en­ter­ne­ci­da de los vie­ji­tos que re­cuer­dan tiem­pos idos― las pe­lí­cu­las en VHS o aquel chi­rri­do in­so­por­ta­ble al co­nec­tar­nos a la red.

La char­la sur­gió en­rai­za­da en cues­tio­nes prác­ti­cas. El ce­lu­lar, no es no­ve­dad de­cir­lo, plan­tea un desafío pe­da­gó­gi­co in­elu­di­ble y, ca­da tan­to, se im­po­ne re­dis­cu­tir y re­ne­go­ciar su in­te­gra­ción pro­duc­ti­va al au­la. ¿Có­mo ar­mo­ni­zar sus ven­ta­jas con su po­ten­cial in­va­si­vo? ¿Has­ta qué pun­to nos he­mos con­ver­ti­do en es­cla­vos su­yos? ¿Nos he­mos vuel­to adic­tos? Y, lo más im­por­tan­te en tan­to cam­bio de pa­ra­dig­ma de las re­la­cio­nes hu­ma­nas, ¿có­mo he­mos mo­di­fi­ca­do al­gu­nos há­bi­tos que nos obli­gan a aban­do­nar ám­bi­tos de se­gu­ri­dad en los que an­tes era más di­fí­cil pe­ne­trar y que aho­ra se ven­ti­lan con una im­pu­ni­dad alar­man­te? La pri­va­ci­dad y la in­ti­mi­dad, por ejem­plo.

Mis alum­nos ma­ni­fes­ta­ban una cier­ta an­gus­tia por­que ni si­quie­ra el im­pul­so fres­co de su ju­ven­tud, ni su lu­mi­no­so des­par­pa­jo, ni su per­cep­ción de in­mor­ta­li­dad al­can­za­ban pa­ra mi­ti­gar­les la mo­les­tia de sen­tir que ca­mi­na­ban so­bre una cuer­da flo­ja. Me di cuen­ta de que su po­si­ción era ― es― más de­li­ca­da que la mía. No di­go que no me afec­te, pe­ro a de­ter­mi­na­da al­tu­ra de la vi­da ya hay una ba­se he­cha que per­mi­te ju­gar el par­ti­do in­cor­po­ran­do las nue­vas re­glas a las vie­jas. Ellos lo tie­nen más di­fí­cil por­que es­tán dan­do los pri­me­ros pa­sos pa­ra in­ser­tar­se en el mun­do de los adul­tos y de­ben ha­cer fren­te a la reali­dad que se les abre, ten­ta­do­ra. Es una reali­dad fas­ci­nan­te e ili­mi­ta­da en las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce, pe­ro tam­bién acuo­sa, res­ba­la­di­za, de bor­des in­cier­tos. No ha­cer los mo­vi­mien­tos ne­ce­sa­rios, rá­pi­do y bien, im­pli­ca un ries­go. El ries­go es que­dar fue­ra de jue­go.

Al ver su per­ple­ji­dad, su re­sig­na­da acep­ta­ción de los he­chos, re­co­no­cí en es­tos jó­ve­nes a la mis­ma cria­tu­ra vul­ne­ra­ble, asus­ta­da, con­tra­dic­to­ria, que fui a su edad y que, de al­gún mo­do, si­go sien­do. Vi mis ojos en sus ojos, y los ojos de mis pa­dres y los de mis abue­los. El mis­mo azo­ra­mien­to. La tec­no­lo­gía avan­za a una ve­lo­ci­dad que no per­mi­te la adap­ta­ción emo­cio­nal de las per­so­nas. En lo más fino de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, nues­tros an­te­pa­sa­dos y no­so­tros no te­ne­mos tan­tas di­fe­ren­cias.

Por eso, aun­que pa­rez­ca que se las sa­ben to­das y nos mi­ren a ve­ces con el des­dén de la om­ni­po­ten­cia, aun­que se bur­len de nues­tra di­fi­cul­tad pa­ra asi­mi­lar la tec­no­lo­gía y se enojen an­te nues­tra tor­pe­za o nues­tra re­sis­ten­cia, tam­bién los jó­ve­nes su­fren al ver­se ex­pues­tos de un mo­do tan des­car­na­do a un cam­bio que los su­pera.

El no sa­ber si la in­ti­mi­dad de su se­xo es­tá re­ser­va­da al ám­bi­to de la pa­re­ja o si un día pue­de apa­re­cer en las pan­ta­llas de la hu­ma­ni­dad en­te­ra. El sen­tir que cual­quier co­sa va­le, que da lo mis­mo, que es un to­do con­tra to­dos y un sál­ve­se quien pue­da. Que co­mo na­die cree na­da, da igual y no hay que preo­cu­par­se. Que cual­quier men­ti­ra pron­to se ol­vi­da y que el ho­nor es un con­cep­to pe­ri­mi­do por­que no hay for­ma de que la ca­lum­nia o el agra­vio de­je una hue­lla du­ra­de­ra. Esa gran con­fu­sión crea un abis­mo, una fal­ta de cer­te­zas, una in­se­gu­ri­dad emo­cio­nal que los de­ja frá­gi­les y des­nu­dos an­te la obli­ga­ción del fu­tu­ro. Su­fren. Cla­ro que su­fren. Y, al igual que los más ve­te­ra­nos, tie­nen con­flic­tos de adap­ta­ción con es­tas nue­vas for­mas de la con­vi­ven­cia.

Mien­tras es­cri­bo es­ta co­lum­na oi­go en la ra­dio una no­ti­cia que me dis­trae: Ida Vi­ta­le ha re­ci­bi­do el Pre­mio Cer­van­tes. La emo­ción es tan­ta que ne­ce­si­to de­cir al­go y de­cir­lo ya, aun­que no es­té en la lí­nea de lo que ve­nía es­cri­bien­do. Cuán­to, cuán­to, cuán­to me ale­gra es­te re­co­no­ci­mien­to que no so­lo la enal­te­ce a ella, sino a to­dos los uru­gua­yos. Y cuán­to me ale­gra, más allá de ban­de­ras, que aún se va­lo­re la poe­sía. Al fin hu­ma­nos, ne­ce­si­ta­mos un es­pa­cio de en­cuen­tro con lo más pu­ro y aca­so ol­vi­da­do de nues­tra esen­cia. Qui­zá, aho­ra que lo es­cri­bo, no ha­ya, des­pués de to­do, tan­ta dis­tan­cia en­tre lo de más arri­ba y es­to. n

La tec­no­lo­gía avan­za a una ve­lo­ci­dad que no per­mi­te la adap­ta­ción emo­cio­nal de las per­so­nas. En lo más fino de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, nues­tros an­te­pa­sa­dos y no­so­tros no te­ne­mos tan­tas di­fe­ren­cias.

Con­si­de­ra­da por al­gu­nos

co­mo la so­prano más exi­to­sa del mun­do y co­no­ci­da por ser pio­ne­ra en el mo­vi­mien­to de mú­si­ca ópe­ra pop, Sa­rah Bright­man es la úni­ca ar­tis­ta que en­ca­be­zó las lis­tas de Bill­board de mú­si­ca clá­si­ca. Acu­mu­la más de 180 pre­mios de oro y pla­tino en más de 40 paí­ses. Su em­ble­má­ti­ca apa­ri­ción en El fan­tas­ma de la ópe­ra, su dúo con An­drea Bo­ce­lli en Ti­me to Say Goodb­ye, y su ac­tua­ción en el Con­cier­to pa­ra Dia­na en 2007, los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 1992 y de Bei­jing 2008 son los hi­tos de su ca­rre­ra que le han sig­ni­fi­ca­do mi­llo­nes de co­pias ven­di­das.

“Es­pe­rar lo ines­pe­ra­do”. Eso de­ben ha­cer sus fa­ná­ti­cos, se­gún Bright­man, en los con­cier­tos de la gi­ra que co­mien­za es­te sá­ba­do 24 en Bra­sil y que el jue­ves 6 de di­ciem­bre la trae­rá a Montevideo. Ade­más de ha­cer una re­tros­pec­ti­va con al­gu­nos de sus gran­des éxi­tos, pre­sen­ta­rá su ál­bum nú­me­ro 15, Hymn. Es su nue­va gra­ba­ción de es­tu­dio des­de Dream­cha­ser, en 2013, y el te­ma que da nom­bre al dis­co es una ins­pi­ra­do­ra co­lec­ción de can­cio­nes or­ques­ta­das y arre­gla­das pa­ra in­ter­pre­tar con un co­ro, que en ca­da país can­ta con una for­ma­ción lo­cal. Se gra­bó du­ran­te los úl­ti­mos dos años en Ham­bur­go, Mia­mi, Lon­dres, Van­cou­ver, Los Án­ge­les, Nue­va York y Bu­da­pest.

Una ma­ña­na, con una her­mo­sa vis­ta al Em­pi­re Sta­te y des­pués de desa­yu­nar ca­fé con “de­li­cio­sas co­okies ame­ri­ca­nas”, Bright­man aten­dió a por te­lé­fono y en una con­ver­sa­ción re­la­ja­da con­tó de­ta­lles de su dis­co, su show y ha­bló so­bre la mú­si­ca de hoy.

Era un tra­ba­jo que que­ría ha­cer. Sa­lí de un tiem­po bas­tan­te desafian­te en el pro­gra­ma es­pa­cial ru­so (en­tre­nó du­ran­te un tiem-

ga­le­ría ¿Có­mo de­fi­ne su nue­vo ál­bum?

mo el pop más lo­co, o el rock, o co­mo quie­ras lla­mar­le a lo que se ha­ce hoy. Así era co­mo él pen­sa­ba, él es­ta­ba muy me­ti­do en lo que su­ce­día, era di­fe­ren­te. Y es­toy se­gu­ra de que si él vi­vie­ra hoy es­ta­ría ab­so­lu­ta­men­te de acuer­do con to­dos los ti­pos de mú­si­ca. En­ton­ces, no se pue­de pa­rar la evo­lu­ción en nin­gún sen­ti­do, y la mú­si­ca ca­da vez más es crea­da pa­ra el pú­bli­co, y es ha­cia don­de va.

Creo que pro­ba­ble­men­te cuan­do can­té la can­ción de la es­tre­lla chi­na Chen Qi­gang, en los Jue­gos Olím­pi­cos de Pe­kín (2008). Fue un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so es­tar can­tan­do en lo al­to del glo­bo ( jun­to al chino Liu Huan), en mandarín y en in­glés al mis­mo tiem­po. Fue un gran mo­men­to en mi vi­da.

¡Sí, cla­ro! Ten­go va­rias pie­zas en es­pa­ñol que van jun­tas en el set list. Pe­ro no sien­to que mi es­pa­ñol sea muy bueno y tra­ba­jo mu­cho pa­ra me­jo­rar­lo. Es un idio­ma her­mo­so y se fun­de muy bien con la mú­si­ca. Tie­ne una his­to­ria muy her­mo­sa, pe­ro no es el que yo en­cuen­tro más sen­ci­llo. En­cuen­tro más fá­cil el ita­liano y, aun­que pa­rez­ca ra­ro, tam­bién el ru­so. Nun­ca me fue muy fá­cil el fran­cés, y el es­pa­ñol cuan­do es­toy ha­cien­do un dúo lo apren­do y vie­ne a mí rá­pi­do pe­ro tam­bién se va muy rá­pi­do. Creo que en la vi­da ha­ce­mos tan­ta co­sa que no hay tiem­po de pro­fun­di­zar de­ma­sia­do en la gra­má­ti­ca, eso lle­va una vi­da. Así que in­ten­to, ha­go lo me­jor que pue­do.

No, nun­ca es­tu­ve y es­toy real­men­te in­tere­sa­da en co­no­cer. Me en­can­ta ir a Amé­ri­ca del Sur, siem­pre, amo las au­dien­cias. In­clu­so en el mun­do de hoy, que es tan fá­cil via­jar, no mu­cha gen­te va a di­fe­ren­tes paí­ses en un pe­río­do de tiem­po tan cor­to. En­ton­ces, me sien­to una pri­vi­le­gia­da si soy ca­paz de ex­pe­ri­men­tar la co­mi­da y las cul­tu­ras de esos lu­ga­res. Aun­que es­toy por pe­río­dos cor­tos, tra­to de pro­bar co­sas nue­vas mien­tras es­toy allí.

Es­cu­cho mú­si­ca de los di­fe­ren­tes con­ti­nen­tes to­do el tiem­po, y to­do lo que es­cu­cho de ahí lo dis­fru­to mu­cho. No pue­do de­cir es­ta pie­za vie­ne de Bra­sil o vie­ne de Chi­le, ca­da país ob­via­men­te tie­ne su pro­pio sen­tir y su pro­pio sa­bor, pe­ro no po­dría de­cir­te dón­de em­pie­zan las di­fe­ren­cias en­tre un país y otro.

Her­mo­sa ilu­mi­na­ción, que es gran par­te de la es­ce­no­gra­fía, or­ques­ta, y por su­pues­to que mu­cho co­ro. La mi­tad se­rá muy re­tros­pec­ti­vo, con to­das las can­cio­nes por las que la gen­te me co­no­ce y que le en­can­ta es­cu­char. La se­gun­da par­te tam­bién ten­drá una re­tros­pec­ti­va y ade­más el nue­vo ál­bum. La dos par­tes son muy dis­tin­tas.

El co­ro es lo­cal (se­rá el co­ro Rap­so­dia, el mis­mo que can­tó con los Ro­lling Sto­nes) por­que ca­da país tie­ne un co­ro her­mo­so y yo pre­fie­ro ha­cer­lo así, por­que le da to­da una tex­tu­ra di­fe­ren­te. Es muy ex­ci­tan­te ha­cer­lo de esa ma­ne­ra. Es­toy lle­van­do mi ban­da y to­do el equi­po téc­ni­co. Y ten­go unos tra­jes in­creí­bles. Hay her­mo­sos di­se­ños de pa­sa­re­la he­chos pa­ra que sean muy tea­tra­les. Ten­go un arre­glo de mar­ca con Swa­rovs­ki, que me dan unos cris­ta­les ma­ra­vi­llo­sos que in­cor­po­ro en mu­chos de es­tos ves­ti­dos, al­gu­nos de ellos de Os­car de la Ren­ta. No siem­pre to­do es so­bre la mú­si­ca. La gen­te apre­cia tam­bién có­mo se ven las co­sas.

Sí, por­que el de­ta­lle le ex­pli­ca más a la gen­te lo que es­tás tra­tan­do de trans­mi­tir, y eso pue­de ser des­de una pie­za que te­nés en tu mu­ñe­ca a lo que sea. To­do es im­por­tan­te y eso lo apren­dí cuan­do tra­ba­jé en tea­tro: tie­ne que ha­ber una ra­zón pa­ra to­do lo que es­tá ahí. n

¿Cuá­les de sus con­cier­tos que­da­rán por siem­pre en su me­mo­ria?

Ha can­ta­do en es­pa­ñol en va­rias opor­tu­ni­da­des. ¿Lo va a ha­cer en el con­cier­to en Uru­guay? “El de­ta­lle le ex­pli­ca más a la gen­te lo que es­tás tra­tan­do de trans­mi­tir, y eso pue­de ser des­de una pie­za que te­nés en tu mu­ñe­ca a lo que sea. To­do es im­por­tan­te y eso lo apren­dí cuan­do tra­ba­jé en tea­tro: tie­ne que ha­ber una ra­zón pa­ra to­do lo que es­tá ahí”. Es­tu­vo mu­chas ve­ces en Amé­ri­ca La­ti­na pe­ro nun­ca en Uru­guay. ¿Co­no­ce mú­si­ca del con­ti­nen­te? ¿Có­mo se­rá el show en Uru­guay? ¿Cuán­tas per­so­nas vie­nen con us­ted? ¿Es­tá de­trás de ca­da de­ta­lle del show? Sa­rah Bright­man pre­sen­ta Hymn. Jue­ves 6 de di­ciem­bre, a las 21 ho­ras, en An­tel Are­na. En­tra­das en­tre 2.200 y 5.500 en ven­ta en Tic­kan­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.